¿Nuevas evidencias de vikingos en América?

Vikingos en AméricaVikingos en América. Un nuevo descubrimiento ha puesto de manifiesto que los vikingos podrían haberse adentrado cientos de millas más lejos en América del Norte de lo que se pensaba. Es conocido que llegaron a la punta del continente hace más de 1.000 años, pero la magnitud de su exploración ha seguido siendo un misterio, escribe el historiador Dan Snow.

Después de una larga caminata a través de terreno pantanoso y atravesando bosques de pinos con un spray de pimienta para protegerse contra los ataques de osos, Sarah Parcak y su pequeño equipo de arqueólogos trabajan en un promontorio expuesto el viento helado en América del Norte. Agotados, pero felices, han sido guiados hasta Rosee en Terranova por la más alta tecnología de la arqueología moderna, datos obtenidos desde satélites a 383 millas (600 km) por encima de la Tierra. Pero una vez  estaban allí solo tenían que usar paletas y pinceles, una poderosa combinación de lo nuevo con lo viejo que les permitió hacer lo que podría ser un descubrimiento asombroso.

Cuentan que llegaron inspirados por las viejas crónicas que muchos han tratado como cuentos de hadas, pero estában allí en busca de Vikingos en América.

Vikingos en América CanadáAlrededor del año 800 d.C. Inglaterra sintió la furia de estos hombres del norte. Portmahomack fue una de las comunidades más prósperas e importantes de Escocia. Estaba en una bahía protegida en Easter Ross, al borde de las tierras altas, estaba bien situado como punto de referencia para los comerciantes, viajeros y peregrinos que se movían a lo largo de la costa este. Recientes excavaciones nos han revelado la existencia de un rico monasterio en su corazón, se copiaron las Escrituras en pergamino cuidadosamente preparado por los monjes, artesanos expertos creaban hermosos ornamentos religiosos con incrustaciones de joyas, los escultores tallaban intrincadas cruces célticas, el comercio es la fuente de estas riquezas. El mar trajo riqueza, pero el mar también trajo la destrucción.

Vikingos en América

Los arqueólogos han revelado que Portmahomack fue destruida repentinamente y en su totalidad. Encontraron fragmentos rotos de esculturas que se mezclaban con las cenizas de los edificios incendiados. El asentamiento fue aniquilado. Es imposible estar seguro, pero ahora los historiadores piensan que la explicación más probable es que fue atacada y saqueada. Cuando visité, un par de meses antes del viaje a Point Rosee, sostuve un pedazo de cráneo en la mano, presumiblemente de un monje.

Estaba destrozado por un fuerte golpe, la hoja de la espada dejó un surco profundo que hace que la causa de la muerte clara. ¿Quiénes eran estos hombres que sacrificaban a sacerdotes y aniquilaron uno de los lugares cristianos más antiguos de Gran Bretaña? Es casi seguro que eran hombres que no les preoccuba en absoluto el Dios de los cristianos, hombres que vinieron en barcos desde el norte y el oeste, hombres que buscaban riquezas: los Vikingos.

El ataque a Portmahomack es la única incursión vikinga en Gran Bretaña sobre la cual tenemos evidencia arqueológica. Otros, como el ataque a Lindisfarne más o menos al mismo tiempo, se hacen eco sólo a través de los informes registrados en las crónicas. En conjunto, estas dos incursiones violentas marcan el inicio de una época de ataques de todo el Mar del Norte. Los vikingos o los nórdicos se expandieron fuera de Suecia, Dinamarca y Noruega, conocedores de unas habilidades técnicas de navegación enormemente sofisticadas y una excelente tecnología en la construcción naval, se desplazaron hacia el resto del mundo.

Los Vikingos conquistaron Normandía en Francia – la tierra de los norteños – incluso llegaron a partes de Italia y el Levante. También fundaron Dublín, hacieron incursiones profundas en Inglaterra y subieron por la isla a través del Atlántico Norte. Orkney, Shetland, Fair Isle e Islandia.

Incluso cruzaron a Groenlandia, donde esquivando los icebergs consiguieron llegar a tierra. Pero tal vez su mayor logro es el que envuelto en la más misterio. ¿Hubieron Vikingos en América del Norte? Si es así, ¿fue una visita fugaz o colonizaron siglos antes de la llegada de Cristóbal Colón?

Vikingos en América

Los descendientes de los vikingos dejaron las Sagas, hermosas obras de la literatura en la que realidad y ficción se mezcla en un lengujae mitopoético. Ellas afirman claramente que el intrépido Leif Erikson dirigió una expedición a la costa este de América del Norte. Describen sus puertos y una gran abundancia de recursos naturales. Uno de los misterios más fascinantes de la historia es si estos se puede creer.

En 1960, un ligar en la punta más septentrional de Terranova en Canadá, L’Anse aux Meadows, fue investigado y los arqueólogos estaban convencidos que se trataba de un asentamiento vikingo. El mundo se despertó con el hecho de que los vikingos habían llegado a América del Norte antes de que otros europeos. Pero ningún otro lugar ha sido identificado, la búsqueda de Vikingos en América se estancó. Hasta ahora.

Sarah Parcak utiliza imágenes de satélite para buscar irregularidades en el suelo, potencialmente causadas por estructuras artificiales que se encuentran debajo. Ha utilizado esta técnica para encontrar sitios antiguos en Egipto y hace unos años ella recorrió el Imperio Romano, donde se identificó el sitio del gran faro en Portus cerca de Roma y varios otros edificios. El año pasado, decidió buscar a los Vikingos.

No le resulta fácil, viajaban rápido y no dejaban nada atrás, no construían teatros de piedra. Viajanban en grandes barcos con una fuerte quilla de roble de delgados tablones superpuestos en abanico para formar el icónico y elegante casco. El timón se realizaba con madera de abedul con bonitos diseños trenzadoa. Velas hiladas a partir de lana. La comida solia ser escabeche de arenque, cordero ahumado usando excrementos de renos y salmón fermentado, pero lo hicieron sin dejar una huella y el equipo de Parcak está determinado a encontrarlas aunque sean pocas.

Vikingos en AméricaSe escanearon en imágenes de satélite toda la costa este de los Estados Unidos. Varios sitios han aparecido como lugares que vale la pena seguir, pero tenían que decidirse por uno. Al final se optó por un promontorio, casi la punta muy occidental de Terranova, 400 millas más al sur y oeste del único asentamiento de Vikingos en América del Norte.

Daba a dos bahías, ofreciendo protección a los buques de cualquier dirección del viento. Parcak vio rarezas en el suelo donde destacó unos patrones y unas decoloraciones que sugerían estructuras artificiales hechos por el hombre, posiblemente de casas comunales de Vikingos.

Era el momento de dejar el laboratorio y salir al campo. Durante un par de semanas Parcak llevó al equipo hasta el lugar donde sondearon el suelo con cuidado y que había visto por primera vez gracias a un satélite a cientos de millas de distancia de altura.

El clima de Terranova era brutal  granizo, vendavales, sofocante sol y lluvia,  las prospecciones fueron inundadas, los equipos volaron, pero animados a encontraron algo tentador.

Meses antes, en su laboratorio, Sarah mostró una imagen que pensó que podría ser un lugar de asentamiento, y efectivamente, cuando empezó a excavar en el lugar exacto, se encontró algo. Algo que podría llegar a ser un gran avance. Con cuidado, tras extraer varias capas de la tierra, se encontró lo que parecía ser una hoguera.

Vikingos en América

Una roca ennegrecida testificó la presencia de altas temperaturas y bajo ella habían pilas de carbón mezclado con hierro y barro cocido – un depósito de hierro necesita ser horneado a altas temperatiras para eliminar impurezas y permitir que el hierro esté preparado para su fundición.

“Estoy absolutamente encantada,” dice Parcak. “Por lo general en la arqueología, sólo se consigue nunca escribir una nota al pie en los libros de historia, pero lo que parecen tener en el punto Rosee puede ser el comienzo de un capítulo completamente nuevo. Este nuevo lugar podría desvelar más secretos sobre los Vikingos, si de verdad fueron los primeros europeos en ocupar brevemente América del Norte y revela que los Vikingos se atrevieron a explorar mucho más lejos en el Nuevo Mundo de lo que pensábamos”.

Inmediatamente se comprobó que no podía haber otra explicación para estos depósitos. El historiador de Terranova Olaf Janzen dijo que era cierto, que no existe constancia de otros grupos de colonos en Terranova. Nada se ha probado todavía, pero parece que Parcak podría haber encontrado las evidencias de pruebas de una exploración vikinga en América del Norte que va mucho más allá del lugar descubierto en los años 60.

Vikingos en AméricaEste hallazgo “tiene el potencial de cambiar la historia”, dice Douglas Bolender, un experto en asentamientos vikingo que ha pasado 15 años tras los Vikingos a través del norte del Atlántico. “En este momento la respuesta más simple es que se parece a una pequeña área de actividad, tal vez conectado a una granja más grande.” Excitado se muestra impaciente para ver lo que revela la excavación adicional. Tiene la esperanza de que serán descubiertas semillas u otros materiales orgánicos que pueden ser datados mediante carbono.

Si Parcak ha encontrado evidencia de otro sitio de Vikingos en América esto se puede convertir una nueva búsqueda de asentamientos vikingos en todo el este de Canadá y Nueva Inglaterra, tal vez hasta el sur de Nueva York e incluso más allá. La tecnología ha desbloqueado largas historias olvidadas de nuestro pasado la tecnología es cada día más sofisticada y precisa. Para aquellos de nosotros que estamos fascinados por los viajes de los intrépidos Vikingos en América, se acerca un tiempo muy interesanate y esclarecedor.

Fuente: BBC






Deja un comentario

Uso de cookies en Historia y Arqueología

www.historiayarqueologia.net utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia como usuario de esta web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche AQUÍ para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies