Chavín de Huántar, nuevos hallazgos gracias a robots

Con el uso de pequeños robots dotados de microcámaras, se realizó uno de los hallazgos más importantes de los últimos 50 años en el Monumento Arqueológico Chavín de Huántar, ubicado en la región Áncash. Se trata de tres nuevas galerías subterráneas que presentan los primeros entierros humanos encontrados de la época Chavín.

“El hallazgo de las galerías tiene una doble particularidad. El uso de nuevas tecnologías que revelaron espacios que han permanecido cerrados desde la época Chavín, y la riqueza de la información arqueológica que los investigadores esclarecerán para enriquecer el conocimiento que se tiene del Monumento Arqueológico Chavín de Huántar”, explicó el viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales del Ministerio de Cultura, Luis Felipe Villacorta.

Estos descubrimientos, llevados a cabo por especialistas del Programa de Investigación Arqueológica y Conservación de Chavín de Huántar de la Universidad de Stanford, permiten tener un mayor conocimiento de las tradiciones ceremoniales y religiosas de la cultura Chavín.

“Los nuevos hallazgos nos muestran un mundo de galerías que tienen su propia organización, con contenidos distintos entre ellos. Los arqueólogos tendrán trabajo durante muchos años explorando el mundo Chavín, del cual solo hemos raspado la superficie con estos descubrimientos”, declaró el Dr. John W. Rick, de la Universidad de Stanford, California, director del programa de investigación.

Hasta el momento solo se conoce el 15% del Monumento Arqueológico Chavín de Huántar. Sin embargo, ya con el uso de pequeños robots se espera lograr descubrir la distribución de las galerías subterráneas y lo que albergan, lo cual nos revelará el mapa de la actividad ritual y la parafernalia asociada a la compleja vida ceremonial de este famoso templo.

Fuente

Unicode incorporará los jeroglíficos egipcios

Milenios después de ser usada por última vez, la escritura de los antiguos egipcios acaricia el sueño de la inmortalidad y la viralidad del mundo digital. Un futuro cercano que amenaza con hacer danzar a teclados y pantallas al ritmo de las «palabras divinas» de la tierra de los faraones, contagiados por la canción con la que la banda estadounidense The Bangles alcanzó el éxito a finales de 1986.

El complejo universo de los jeroglíficos, descifrado tras el hallazgo de la piedra de Rosetta en el siglo XVIII, centra ahora el baile de Unicode, el estándar de codificación de caracteres pergeñado para permitir el tratamiento informático, la transmisión y la visualización de textos en múltiples lenguajes. Su consorcio acaba de hacer público un borrador para la codificación de los jeroglíficos egipcios. «Contar con estos caracteres en Unicode permitirá que la gente pueda enviar textos con jeroglíficos sin necesidad de fuentes especiales o no estandarizadas.

Se podrá buscar en documentos y a través de internet así como copiar y pegar texto en diferentes aplicaciones», relata a EL MUNDO Deborah Anderson, lingüista y directora del Script Encoding Initiative, un proyecto de la Universidad de California en Berkeley que apoya la misión y trabaja desde 2002 en la tarea de preservar idiomas a través de Unicode. «Cuando enviamos un mensaje en el móvil, usamos el correo electrónico, escribimos un documento en un procesador de textos o buscamos en internet, estamos empleando Unicode», reseña.

El reto de revivir el lenguaje de los faraones y sumarlo a la revolución digital no está exento de obstáculos. «Hasta ahora el avance ha sido prometedor pero complicado porque la lengua egipcia y en especial su sistema de escritura requiere también de un análisis profundo de la interacción entre la fónica, la semántica y la posición espacial de cada signo», explica a este diario Antonio J. Morales, egiptólogo de la madrileña Universidad de Alcalá de Henares.

«No es lo mismo que un signo esté arriba que abajo, a la izquierda que a la derecha, y en principio las fuentes Unicode, una vez extiendan su repertorio hasta incluir casi todos los jeroglíficos conocidos hoy en día, aún tendrán que lidiar con el posicionamiento de los mismos en pantallas de móviles, tabletas o consolas», agrega este especialista en epigrafía, director de una excavación en la milla de oro de Luxor y uno de los rostros de la Egiptología española con más proyección internacional.

«En general, los egiptólogos usamos un software porque permite no sólo emplear signos sino situarlos, cambiarlos de escala o ponerlos en un lugar concreto del grupo de signos sin que ello sea una tarea harto complicada. Eso, por ahora, resulta casi imposible en un móvil por ejemplo, y no lo permite el lenguaje Unicode en general. Con el tiempo imagino que se luchará contra este problema y se resolverá también».

Los artífices del borrador -un grupo multidisciplinar de lingüistas, diseñadores de fuentes, informáticos y egiptólogos- afrontan todavía la faraónica misión de sumar al sistema miles de jeroglíficos. Se estima que entre 750 y 1.000 fueron empleados durante los imperios antiguo, medio y nuevo. La cifra, sin embargo, se disparó durante el período grecorromano, en tiempos de Alejandro Magno o Cleopatra, hasta alcanzar los 7.000 símbolos.

«El borrador presenta un sistema unificado y lógico de taxonomía que traerá un orden a los diversos y contradictorios intentos de enumerar de una manera sistemática la gran cantidad de jeroglíficos del período tardío», arguye en conversación con este diario Barbara Richter, experta en Egiptología de Berkeley y otra de las colaboradoras de la iniciativa. «En estos momentos se necesitan horas para revisar los distintos catálogos en busca de un signo en particular», admite la autora de los jeroglíficos que ilustran esta página. «Es el tiempo que me ha llevado componer estos emoji».

La revolución faraónica del Unicode será el final del suplicio para muchos académicos. «Les facilitará la tarea de crear textos y buscarlos», avanza Anderson. Las limitadas posibilidades actuales de Unicode tienen como base el listado de signos trazado en la década de 1950 por el egiptólogo Alan Henderson Gardiner a partir de 1071 caracteres. «La nueva clasificación, que tiene tres niveles, es elegante en su simplicidad. El primero preserva las agrupaciones básicas de signos de Gardiner con la que todos los estudiantes y académicos ya están familiarizados. El segundo divide este grupos entre subcategorias lógicas facilitando la búsqueda de un signo por tipo y el tercero ubica al signo concreto dentro de su subgrupo», enumera Richter.

La irrupción en el Unicode sorteará la obsolescencia de los programas actuales como Sesh, WinGlyph o Vector Office; facilitará la búsqueda de signos y la datación de documentos cuya época se hallan aún por determinar y allanará el camino a la indexación de textos.

Más allá de las aulas y centros de investigación, el nuevo sistema y su ingente número de caracteres abrirán las puertas al público en general. Googlear, traducir o wasapear como si se fuera un escriba del antiguo Egipto será una realidad paralela a las bondades que festeja la comunidad científica. «Será posible usar los jeroglíficos como emoticonos, especialmente teniendo en cuenta que un solo signo puede encerrar a veces el significado de una palabra completa», confirma Richter. Desde cruzar un «Hola», un «Bienvenido» o un «Adiós» hasta expresar un estado de ánimo a través de los logogramas de un hombre feliz alzando los brazos; servicial sosteniendo una bandeja con ofrendas o alimentos; fraternal enlazando su mano con el prójimo o vencido con el cuerpo del revés.

Un universo de opciones que, unido a unos forofos por la Egiptología que son legión planetaria, revitalizará un lenguaje que pervive sobre los muros de majestuosos templos y tumbas o en los papiros rescatados milagrosamente de los enterramientos. Aplicaciones para la enseñanza de idiomas como Duolingo -un sitio web fundado en 2011 destinado al aprendizaje gratuito de idiomas- podrían añadir, además, el antiguo egipcio a su catálogo de lenguas vivas. «Sería un apoyo para la difusión de los jeroglíficos», esboza Anderson. «Resulta muy interesante porque se está desarrollando un sentimiento de protección de estas lenguas y sistemas de escritura que, con el tiempo, podrían perderse si uno no las cuida, estudia y desarrolla», vocea Morales.

El proyecto está financiado por el Fondo Nacional para las Humanidades (NEH, por sus siglas en inglés), una agencia del gobierno estadounidense. «Es un logro que éste y otros organismos públicos financien el estudio de textos y sistemas de escritura. En Alemania se aprobó hace poco un proyecto de estudio del hierático y se financió con seis millones de euros. Las comparaciones son horribles pero en España creo que no hemos dedicado seis millones a un solo proyecto en humanidades en la vida», censura el egiptólogo sevillano, doctorado en la Universidad estadounidense de Pennsylvania.

El nuevo sistema continúa instalado en el laboratorio, completando su complicado engranaje. «Una vez que los caracteres que permiten jugar con las posiciones se publiquen en la versión 12.0 de Unicode, alrededor del próximo marzo, se necesitarán uno o dos años para que aparezcan en las fuentes», pronostica Anderson. «Para sumar el resto de signos, especialmente los de épocas tardías, se necesitarán años antes de aparecer por Unicode».

Un tesoro que promete nuevos hallazgos. «Es un período en el que se manejaron jeroglíficos muy inusuales. El proyecto es especialmente importante porque permitirá transcribir los textos y hacerlos susceptibles de ser buscados, algo imposible en estos momentos. Los escribas de esta época fueron muy creativos», recalca Richter. El desafío será entonces trasladar y volcar todos los pliegos. «Las publicaciones previas han usado jeroglíficos dibujados a mano o elaborados por ordenador en formato de imagen y tendrán que ser escritas en Unicode», desliza Richter. «Tal vez podamos usar aprendizaje automático e inteligencia artificial para la tarea de escanear los viejos textos y convertirlos en Unicode», propone.

«La digitalización de los textos jeroglíficos -asevera- los guardará para la posteridad y abrirá su uso y estudio a una audiencia más amplia. Será una esperanza también para otros idiomas antiguos del mundo que se encuentra en declive». Las palabras divinas que, esbozadas por escribas y miembros de la corte, surcaron el Nilo hace 4.000 años estarán listas para escurrirse entre nuestros dedos, vagar entre bits y danzar heroicas entre un sinfín de pantallas.

Fuente: El mundo

¿Descifrado el manuscrito Voynich?

¿Se ha resuelto el misterio del manuscrito Voynich de 600 años de antigüedad? Un experto afirma que es un manual de salud escrito para una ‘dama de bien hacer’ para ayudarle a tratar problemas ginecológicos.

Voynich
Ahora un académico británico afirma que el misterioso documento medieval identifica los remedios herbales y es sólo un manual de salud para una mujer rica que busca tratar condiciones ginecológicas

– El manuscrito Voynich fue descubierto en un monasterio italiano en 1912.
– Los criptógrafos han estado tratando de descifrar el texto durante décadas.
– Está lleno de ilustraciones de plantas exóticas, estrellas y misteriosas figuras humanas.
– Las ligaduras latinas describen los remedios y la información médica.
– Él cree que cada carácter representa una palabra abreviada, y no una letra.
– Las mismas «palabras dominantes» aparecieron en documentos médicos y el Voynich.

Voynich
La mezcla intrigante del libro de la escritura elegante y los dibujos de plantas extrañas y de mujeres desnudas tiene algo de creer que sostiene poderes mágicos

Durante más de un siglo, los investigadores han estado tratando de descifrar textos antiguos encontrados en el manuscrito Voynich. El documento de 600 años de antigüedad se describe como «el texto medieval más misterioso del mundo».Está lleno de ilustraciones de plantas exóticas, estrellas y misteriosas figuras humanas, así como muchas páginas escritas en un texto desconocido. Ahora, un académico británico afirma que el documento es, de hecho, un manual de salud para una señora «acomodada» que busca tratar las condiciones ginecológicas.

Nicholas Gibbs, que es un experto en los manuscritos médicos medievales, dijo que llegó a la conclusión después de descubrir que el texto está escrito en ligaduras latinas que describen los remedios de la información médica estándar.

Las ligaduras latinas fueron «desarrolladas como atajos escriptoriales» y se han utilizado desde tiempos griegos y romanos.

Por ejemplo, el signo común (&) se desarrolla a partir de una ligadura cuando se combinan las letras latinas e y t (deletreado ‘et’ que significa ‘y’).

Voynich
El manuscrito, que se celebra actualmente en la Universidad de Yale, pasó por varios propietarios antes de que terminara en manos de un librero de Londres llamado Wilfrid Voynich en 1912

El Sr. Gibbs, que afirma ser un investigador de historia profesional, escribió sobre su trabajo para el suplemento literario Times. Él escribió estudiando el latín medieval «se hizo obvio que cada carácter en el manuscrito de Voynich representó una palabra abreviada, y no una letra».

Él encontró las mismas «palabras dominantes» aparecidas en estos documentos médicos y el Voynich. Muchos de los atajos parecían haber sido «copiados» de otros tratados médicos, dijo.

Las imágenes de mujeres desnudas y plantas curativas también sugirieron que se refirió a la aromaterapia, practicada por el sanador griego Hipócrates y el naturalista romano Plinio el Viejo. Él cree que las ilustraciones de los remedios de la planta, las cartas del zodiaco y las instrucciones en baños termales indican que quienquiera que escribió el documento tenía una buena comprensión de la medicina medieval.

El baño era practicado por griegos y romanos ya lo largo de la Edad Media como una forma de salud y curación. La curación de las quejas ginecológicas y otras enfermedades femeninas a menudo involucraban «tomar las aguas», ya sea bañándolas o ingeriéndolas.

El Sr. Gibbs también observó los cilindros-estufas de cocinar medievales con los recipientes hirviendo invertidos que fueron utilizados para las infusiones. Esta imagen coincide con la de una estufa en un manual escrito por el cirujano y botánico Hieronyus Brunschwygk (1450-1512). Sin embargo, él todavía no puede traducir completamente las recetas.

El principal problema, dice, es que el manuscrito no tiene sus índices.

«En aras de la brevedad», escribió el Sr. Gibbs, «el nombre de la planta y el malestar eran superfluos en el texto, siempre que pudieran encontrarse en los índices con un número de página».

VoynichEl manuscrito es ampliamente celebrado entre los criptógrafos y la datación por radiocarbono sugiere que tuvo entre escrito a principios del siglo XV. El texto, que ahora se lleva a cabo en la Biblioteca Beinecke de la Universidad de Yale, fue pasado por varios propietarios antes de que terminara en manos de un librero de Londres llamado Wilfrid Voynich en 1912.

El señor Gibbs pasó tres años estudiando el manuscrito y afirma que Voynich era un «vendedora de libros tortuosos que alentaba los «chiflados y teorías de la conspiración» que le siguieron.

La mezcla intrigante del libro de la escritura elegante y los dibujos de plantas extrañas y de mujeres desnudas tiene algo de creer que sostiene poderes mágicos. Incluso ha aparecido en el último juego de ordenador Assassin’s Creed, así como en las novelas de Indiana Jones, cuando Indiana decodificó el Voynich y lo usó para encontrar la ‘Piedra Filosofal’.

Según el Sr. Gibbs, Voynich fingió que había sido escrito por Roger Bacon.

Bacon era un fraile y filósofo del siglo XIII que ocultó sus obras con código para que la iglesia no pudiera descifrar lo que había escrito. El texto terminó en manos de un librero llamado Wilfrid Voynich en 1912. Pero esa teoría fue descartada cuando el manuscrito tenía fecha de carbono y se encontró que se originó entre 1404 y 1438.

Sr. Gibbs dice que nadie reconoció la escritura porque asumieron que era código.

El problema era que ninguno de los criptógrafos eran historiadores; ninguno conocía manuscritos medievales», dijo.

Él cree que el manuscrito muestra una serie de ingredientes para las recetas con las cantidades necesarias.

«Los seres humanos no son naturalmente complicados. Ellos buscan atajos en todo el lugar», dijo, pero añadió que el manuscrito todavía estaba demostrando’ resistente a la interpretación ‘.

En agosto del año pasado, Siloe, una pequeña editorial situada en el norte de España, se aseguró el derecho de clonar el documento. «Tocar el Voynich es una experiencia», dijo Juan José García, director de Siloe, con sede en Burgos, en el norte de España.

«Es un libro que tiene tal aura de misterio que cuando lo ves por primera vez … te llena de una emoción que es muy difícil de describir».

Siloe, que se especializa en facsímiles de manuscritos antiguos, ha comprado los derechos de hacer 898 réplicas exactas de la Voynich. Las copias serán tan fieles que cada mancha, agujero, lágrima cosida en el pergamino será reproducido. La empresa siempre publica 898 réplicas de cada obra que clona – un número que es un palíndromo, o una figura que lee lo mismo hacia atrás o hacia delante.

La editorial planea vender los clones, también conocidos como facsímiles, entre 7.000 y 8.000 euros cada uno (6.030 a 6.891 euros o 7.800 a 8.900 dólares) cada vez que se completan, y cerca de 300 personas ya han realizado pedidos previos.

Fuente

¿Hallada la tumba de Ankhesenamun, esposa de Tutankhamon?

El famoso arqueólogo Zahi Hawass y su equipo dicen que encontraron evidencias de una tumba que podría pertenecer a la esposa del rey Tut, Ankhesenamun.

Ankhesenamun

Los arqueólogos eventualmente planean excavar la nueva tumba, que se encuentra cerca de la tumba del faraón Ay (1327-1323 aC) en el Valle de los Reyes, «Estamos seguros de que hay una tumba allí, pero no sabemos a quién pertenece», dijo Hawass.

El 7 de julio, National Geographic Italia publicó un artículo en italiano que sugiere que un equipo liderado por Hawass había encontrado una nueva tumba en el Valle de los Reyes, y Hawass confirmó ese descubrimiento.

«Estamos seguros de que hay una tumba escondida en esa área porque encontré cuatro depósitos de fundación», dijo Hawass, explicando que los depósitos de fundación son «escondites en el suelo que estaban llenos de objetos votivos como vasijas de cerámica, restos de alimentos y otras herramientas como indicativo de que se está iniciando una construcción de tumba «.

«Los antiguos egipcios usualmente hacían cuatro o cinco depósitos de fundación cada vez que comenzaban la construcción de una tumba«, dijo Hawass. Además, «el radar detectó una subestructura que podría ser la entrada de una tumba«.

En cuanto a cuyos restos fueron enterrados allí, Hawass dijo que la tumba podía pertenecer a Ankhesenamun, que era la esposa de Tutankhamun (reinado 1336-1327 AC). Ankhesenamun se casó con Ay después de que el rey Tut muriera, por lo que es posible que su tumba se encuentra cerca de Ay, Hawass dijo.

Hawass dijo que dirigirá las excavaciones futuras en el sitio.

Hawass fue jefe del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto entre 2002 y 2011, y fue el primer ministro de Egipto para antigüedades después de que el puesto se creó en enero de 2011. Renunció al puesto en julio de 2011. Actualmente, Hawass es Director de la expedición italiana En el Valle de los Reyes.

En un correo electrónico a Live Science el 10 de julio, Hawass advirtió que hasta que las excavaciones tengan lugar, no puede decir con certeza que una tumba ha sido descubierta, y todavía es posible que no haya tumba. «Todo es posible hasta que excavamos», dijo Hawass.

Fuente

Tahtib: Renace el arte marcial de los faraones

El Tahtib parece ser el arte marcial el más antiguo conocido y que todavía se practica hoy en día.

Tahtib
Algunos movimientos Tahtib están grabados en las paredes de la tumba nº15 de la necrópolis de Beni Hassan, una localidad del Egipto Medio, situada en la orilla oriental del Nilo, a unos veinte kilómetros al sur de Menia y unos 270 kilómetros al sur de El Cairo.

«La historia del Tahtib es muy simple, pero muy larga. Durante tres mil años fue un entrenamiento militar y en los 2,000 siguientes se convirtió en un juego folclórico que sobrevivió en el Alto Egipto (sur)», dijo Adel Paul Boulad, el instructor y creador del «Tahtib Moderno».

Curiosamente, Boulad descubrió el Tahtib en 1999 en Madrid, cuando le preguntó a su amigo Mohamed Shukri, bailarín y percusionista profesional, por aquella «extraña» tradición que llevaba a los jóvenes del sur del país a luchar con palos a la caída de la tarde.

Tahtib

Shukri le contó al egipcio la verdadera historia de lo que hasta entonces este había creído un simple baile folclórico y, desde ese momento, Boulad aprovechó sus visitas a Egipto para perderse por pueblos remotos y buscar las raíces del Tahtib.

«Lo que vi me dejó boquiabierto, encontré a gente en pueblos del Alto Egipto que hablaba como los maestros de artes marciales japoneses», aseguró.

Tahtib

Boulad quiso devolver el Tahtib al lugar que le corresponde entre las artes marciales y, tras convertirse en el primer instructor de esta disciplina en siglos, vio su sueño cumplido con la organización en 2014 del primer torneo nacional de este arte marcial en Francia.

Consciente de que el Tahtib necesitaba renovarse para sobrevivir, Boulad introdujo algunos cambios: prescindió de la aparatosa galabiya -túnica tradicional egipcia-, le confirió una estructura de deporte moderno y «abrió la puerta» a la participación de la mujer en la lucha, que antes le estaba prohibida.

TahtibLas reglas del Tahtib son simples: el luchador tiene que rozar la cabeza del contrincante, lo que otorga la victoria automáticamente, pero está prohibido golpearla con fuerza. También es motivo de eliminación directa atacar los antebrazos o las manos del contrincante y soltar el palo. Todo lo demás está permitido.

Los primeros indicios de este arte marcial se encuentran en unos relieves tallados en piedra en Abusir, conjunto piramidal construido durante la Quinta Dinastía faraónica (2500-2350 a.c.) y ahora, en el S. XXI, jóvenes egipcios se vuelven a interesar por él.

Los deportistas formaron a una señal de Boulad un enorme círculo alrededor del tatami, para dar comienzo a la competición ante un público enmudecido y los jueces preparados para anotar sus puntos y fallos.

Primero, los diferentes equipos escenificaron una «tashkida» -serie de movimientos predefinidos-, luego participaron en combates de «360 grados», en los que un solo defensor tiene que arreglárselas para mantener a raya a tres atacantes.

Posteriormente, en la modalidad llamada «codified just» se trataba de reflejar las máximas vitales que el Tahtib enseña mediante la lucha: «crecimiento interior, responsabilidad, respeto y autoconfianza», beneficios generales de la artes marciales que, según Boulad, el Tahtib «amplifica» gracias al uso del bastón y la percusión.

Para concluir el evento deportivo, tuvieron lugar los combates individuales, durante los que la expectación del público y los contrincantes llegó a su cenit.

Los combatientes se acechaban el uno al otro moviéndose cautelosamente en círculos, mientras los percusionistas anunciaban con un ritmo cada vez más vertiginoso el inminente choque, que consistía en un intercambio de rápidas fintas y estocadas que se resolvía en apenas unos segundos.

El ganador de este primer campeonato fue Nasser, a quien un orgulloso Boulad entregó el trofeo.

«Estoy muy orgulloso de haber conseguido que este tesoro que tenemos en Egipto se esté empezando a recuperar», afirmó.

Tras lograr que el Tahtib fuera reconocido en la Unión Mundial de Artes Marciales y que fuera declarado «Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad» por la UNESCO el año pasado, Boulad ha conseguido que este deporte regrese a la tierra que lo vio nacer hace 5,000 años.

Fuente

Göbekli Tepe: culto al cráneo en el templo más antiguo del mundo

Göbekli Tepe. En el templo más antiguo del mundo se rendía culto al cráneo. Enterrados entre las ruinas Göbekli Tepe, un santuario de más de 11.000 años en la península de Anatolia han aparecido fragmentos de 3 calaveras talladas con un estilo nunca antes visto. Las esculpió una sociedad que no conocía el metal, la cerámica ni la agricultura.

Los cráneos pertenecen a una mujer y dos hombres adultos de entre 20 y 50 años. Vivieron durante el Neolítico. Poco después de su muerte, sus congéneres descarnaron las cabezas e hicieron las incisiones con herramientas de piedra. Ejecutaron muescas a lo largo de eje sagital, perforaron el parietal izquierdo para colgar la calavera y colorearon su superficie con pintura color ocre.

“Este descubrimiento es espectacular porque supone la primera evidencia del uso de huesos de los muertos en Göbekli Tepe”, explica Julia Gresky, científica que ha liderado la investigación, del Instituto Alemán de Arqueología, en Berlín. En este caso lo cráneos decorados podrían ser parte del culto a sus parientes fallecidos -creían que los muertos protegían a los vivos y les transmitían su sabiduría- o para exponer ante el pueblo a enemigos recién liquidados en una lucha.

El templo lo descubrió el arqueólogo alemán Klaus Schmidt en 1994. Partió en su busca tras leer documentos de los años sesenta que hacían referencia a un montículo con restos arqueológicos cerca de la aldea de Urfa. Una vez en el terreno descubrió que el lugar era un viejo conocido de los pastores que lo habían apodado “colina panzuda”, Göbekli Tepe en turco. Un año después habían sacado a la luz lo que escondía aquella barriga de tierra: veinte círculos de piedra caliza con pilares en forma de T de casi 6 metros de altura y 40 toneladas de peso. Estaban decorados con elocuentes relieves de animales. Leones, toros, jabalíes, zorros, gacelas, serpientes y pájaros palpitan aún tallados en las rocas.

Fue erigido por una sociedad que aún subsistía con lo cazado y recolectado. “Los monumentales edificios de piedra llenos de simbolismo de este lugar han proporcionado una visión sin precedentes de los sistemas de creencias y la manera de ver el mundo de los primeros pobladores de la etapa de transición al Neolítico”, ilustra la arqueóloga.

En la Anatolia neolítica y en Oriente Próximo era común hacer modificaciones al cráneo de los muertos como parte del ritual de enterramiento, pero nunca antes se había observado el particular estilo que lucen los cráneos del Göbekli Tepe. En el yacimiento Tell Qaramel, en Siria, acumulaban calaveras. Hacían construcciones con ellas en el yacimiento de Çayönü de Turquía. Y en otros puntos del globo las pintaban de colores y decoraban las zonas correspondientes a los rasgos faciales con una pasta.

La evidencia fósil más antigua que se conoce de esta práctica es de hace 14.700 años. Son bóvedas craneales modificadas para usar como copa. Se encontraron en el suroeste de Inglaterra, en la cueva Gough, en Cheddar Gorge, Somerset. Dos son cráneos de adultos y una de un niño de unos tres años. Dos fueron descubiertos en los años veinte del siglo pasado y otro en 1987, pero hasta 2011 no se habían estudiado exhaustivamente. Esta práctica también se ha observado en los habitantes de la Cueva del Mirador, en Atapuerca, en la Edad de Bronce.

Los hombres de Cro-Magnon cogían la cabeza de su compañero muerto hace pocas horas. Con ayuda de herramientas y sus propios dientes arrancaban y limpiaban escrupulosamente los tejidos blandos hasta dejar tan solo el hueso reluciente. Cortaban los labios, las mejillas y la lengua, y extraían los ojos. A continuación, retiraban los huesos de la cara y la base del cráneo hasta quedarse con la bóveda, que pulían y retocaban para eliminar bordes afilados. Con esta copas beberían algún líquido, quizá sangre, como parte de un ritual.

Fuente

Hallada una colección arqueológica en la basura

La colección arqueológica hallada en la basura suma 600 piezas de «evidente interés» histórico. Los expertos recopilan 594 vestigios recabados en la zona de A Guarda, Ourense y Salamanca. Identifican herramientas del Paleolítico y Mesolítico y cerámica romana.

Bifaz de Ourense | Piezas que los expertos fechan en el Paleolítico antiguo y que, por sus características, se pueden relacionar con localizaciones situadas en el entorno de la ciudad de Ourense y el río Miño. En concreto, los técnicos apuntan a Toén.

A lo largo de sus miles de años de antigüedad, las cerca de 600 piezas arqueológicas que componen la colección de José Manuel García de la Villa han pasado por guerras, invasiones, infinidad de tormentas, aguaceros y veranos de sequía, revoluciones tecnológicas… incluso por el «boom» del ladrillo que -en las últimas décadas- arrasó con no pocos yacimientos del país. Sin embargo, a pesar de esa larga y agitada singladura, los últimos meses de las piezas han sido especialmente movidos.

Bifaz de Salamanca | Bifaz de cuarzo de las proximidades de Salamanca. Los expertos creen que pueden proceder de la zona de Azucarera de Salamanca, El Berrueco o Algabate, ya que García de la Villa estudió en Salamanca durante su juventud.

A mediados de enero la viuda del psiquiatra García de la Villa, que era quien había reunido la colección en su juventud, decidió deshacer del material. Su marido había fallecido en 2014 y desde hacía año las piedras acumulaban polvo en el trastero de casa. Durante una limpieza, unos obreros sacaron las cajas que contenían las piezas y las arrojaron a unos sacos para escombro amontonados en la calle Paz, en Torrecedeira. Allí, entre trozos de ladrillo, fragmentos de hormigón y tablas apolilladas, las encontró poco después una pareja.

Peso para redes de A Guarda | Ejemplo de peso para redes de la costa de A Guarda. Los expertos contratados por el Concello de Vigo encontraron bastantes elementos similares, que son frecuentes en este tipo de contextos arqueológicos.

Al reparar en la forma de las piedras -muchas son bifaces tallados- y en que la mayoría estaban minuciosamente etiquetadas, decidieron avisar a la Policía Local, que a su vez contactó con la arqueóloga del Concello. Ese mismo día el material se trasladó al Museo Quiñones de León. Entonces era pronto para determinar el valor exacto de la colección, pero ya se sospechaba que podía tener cierto interés histórico.

Picos camposanquienses | Dos ejemplos de «picos camposanquienses» de la costa de A Guarda. Los expertos del Concello estiman que tienen entre 9.000 y 6.000 años y que se usaban en actividades marisqueiras y en el trabajo con la madera.

Ahora, varios meses después, los técnicos contratados por el Concello confirman aquella primera intuición. La vieja colección de García de la Villa tiene un «evidente interés» histórico y reúne herramientas y trozos de cerámicas de miles de años de antigüedad. En total los especialistas contabilizaron 594 piezas repartidas en 11 cajas distintas. La inmensa mayoría (266) proceden de la costa suroeste de Galicia, más concretamente de A Guarda. Hay también material que se relaciona con Ourense y otro con Salamanca.

Cerámica prehistórica | Cerámica de características prehistóricas. Los expertos contratados por el Concello para su análisis creen que parte de este material puede proceder de Salamanca, más concretamente de zonas como El Berrueco o Algabate.

Todas esas piezas las habría recogido el psiquiatra hace décadas, impulsado por su hambre de saber y afición a la arqueología. En la capital charra, García de la Villa había estudiado de joven, lo que explicaría las piezas que los expertos vinculan con puntos próximos a aquella ciudad, como la Azucarera de Salamanca, El Berrueco o Algabate. Las piezas de Ourense tendrían una explicación similar: el médico podría haberlas recogido durante el tiempo que trabajó en el psiquiátrico de Toén.

Hacha pulimentada | Pequeña hacha pulimentada que se enmarca entre los elementos de la industria lítica hallados por los expertos y que incluye piezas microlíticas de sílex y cuarzo hialino. El material se almacenaba en las cajas de la colección.

Fuente: Carlos Prego

Hallado un cinturón carolingio en Cantabría (Aspio)

Aspio. Hallado un excepcional adorno de cinturón de la Alta Edad Media en la cueva cántabra del Aspio.

El último número de la revista científica ‘Pyrenae. Revista de Prehistòria i Anqiguitat de la Mediterrànea occidental‘, publicada por la Universidad de Barcelona, recoge en sus páginas un estudio dedicado a un fragmento de terminal de cinturón altomedieval hallado en la cueva del Aspio (Ruesga), en Cantabria.

Se trata de un objeto «excepcional, muy poco habitual» en España y el primero de este tipo recuperado en una excavación arqueológica, según destacan los encargados de la misma en un comunicado, en el que precisan que el resto proceden del mercado de antigüedades y hay «dudas» sobre su verdadero origen.

Jesús y Miriam en el Sondeo 3 de la cueva del Aspio

El descubrimiento se produjo en el marco del proyecto de intervención arqueológica en la cueva del Aspio, dirigido por Rafael Bolado del Castillo y Miriam Cubas desde el año 2013.

Esta investigación aborda el estudio de los distintos usos y ocupaciones de la cueva, cuyos principales episodios se datan en el Paleolítico Superior, la Edad del Bronce y la Edad de Hierro.

En el proyecto, que cuenta con apoyo y financiación de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria, colabora un amplio grupo de investigadores.

Dos de ellos, José Ángel Hierro Gárate y Enrique Gutiérrez Cuenca, especialistas en arqueología medieval, han sido los responsables de llevar a cabo el estudio de la pieza junto con los directores de la excavación.

ADORNO

Aunque apenas tiene 3 centímetros de longitud, este objeto fabricado con una aleación de cobre aporta información relevante. Servía para decorar el extremo de una correa de cinturón, haciendo juego con una hebilla que no ha sido localizada.

Está decorado con un motivo de tipo vegetal en relieve, identificado como el ‘Árbol de la Vida’, ampliamente representado tanto en la decoración arquitectónica como en las artes menores durante la Alta Edad Media y que conoció una gran difusión en Europa durante el siglo IX.

Sus características formales han permitido relacionarlo con otros objetos similares conservados en el Romische-Germanische Zentralmuseum de Mainz (Alemania), vendidos hace décadas a esa institución por coleccionistas andaluces. Aunque se supone que fueron hallados en el sur de España, su verdadera procedencia es desconocida.

Tanto estos ornamentos como el del Aspio parecen ser imitaciones locales en bronce y latón de modelos francos realizados en plata dorada, que toman como ejemplo terminales de correa y apliques de cinturón de la segunda mitad del siglo IX como los descubiertos en Roermond (Países Bajos) y Duesminde (Dinamarca).

La distribución de este tipo de objetos de adorno personal incluye todo el imperio carolingio, formado por Francia, gran parte de Alemania, Suiza y el norte de Italia, así como las regiones fronterizas de este espacio geográfico: los territorios eslavos del este, Escandinavia al norte, la Inglaterra anglosajona por el oeste e Italia meridional por el sur.

MODA CAROLINGIA

Como indica este hallazgo de El Aspio la «moda carolingia» también llegó a los territorios cristianos de la península Ibérica en el siglo IX, para sustituir a la de influencia bizantino y mediterránea de la anterior época visigoda.

Esta aportación es de gran importancia, ya que apenas se conoce nada relacionado con la vestimenta en los territorios peninsulares durante este siglo.

PÉRDIDA ACCIDENTAL

En cuanto a la presencia de una pieza de ese tipo en una cueva como El Aspio, los investigadores ven «muy probable» que se deba a una pérdida accidental, ya que hasta el momento no se han hallado restos que puedan relacionarse con ella, aunque otras opciones, como su procedencia de un depósito sepulcral, siguen abiertas.

En cualquier caso, el hallazgo y la identificación de una pieza de este tipo viene a reforzar la importancia arqueológica de la cueva, llamada a ser un «referente» en la zona del alto Asón por la variedad y calidad de su registro arqueológico, con una secuencia que arranca en el Paleolítico y llega hasta la plena Edad Media.

Info

Fuente

Descubierto campamento vikingo en Torksey

Torksey. Un equipo de arqueólogos de las universidades de Sheffield y York ha descubierto un gran campamento que albergó a miles de vikingos que se preparaban para la conquista de Inglaterra a finales del siglo IX.

Establecido en Torksey, a orillas del río Trent en Lincolnshire, el campamento fue utilizado como la posición defensiva y estratégica de los vikingos invasores durante los meses de invierno.

La investigación ha revelado cómo el campamento fue utilizado por miles de guerreros vikingos, mujeres y niños que vivían allí temporalmente en alojamientos de tiendas de campaña. También utilizaron el sitio como base para reparar barcos, fundir metales robados, fabricar, comerciar y actividades lúdicas.

Torksey

La profesora Dawn Hadley, que ha dirigido la investigación del Departamento de Arqueología de la Universidad de Sheffield, ha explicado que «el campo de los vikingos en Torksey era mucho más que un puñado de guerreros robustos, una base enorme, más grande que la mayoría de las ciudades de la época, completada con comerciantes, familias, banquetes y entretenimiento».

«De lo que se ha encontrado en el sitio, sabemos que estaban reparando sus barcos allí y fundían el oro y la plata saqueados para hacer lingotes o barras de metal con las que solían comerciar», ha señalado.

Encuentran más de 300 monedas en Torksey

También ha habido más de un millar de hallazgos por detectores de metal y arqueólogos, incluyendo más de 300 monedas. Incluyen más de 100 monedas de plata árabes que habrían llegado a la zona a través de rutas comerciales establecidas por los vikingos.

Torksey

«Los vikingos habían atacado a menudo los monasterios costeros expuestos y regresaban a Escandinavia en invierno, pero a finales del siglo IX llegaron en mayor número, y decidieron quedarse. Esto envió un mensaje muy claro de que ahora planeaban no sólo para saquear e incursionar sino para controlar y conquistar», ha dicho el profesor Julian Richards, del Departamento de Arqueología de la Universidad de York.

La ubicación exacta y la escala del campo en Lincolnshire se ha debatido durante muchos años, pero ahora la investigación de Sheffield y York está comenzando a revelar la verdadera extensión del campo. Ahora se cree que tuvo por lo menos 55 hectáreas de tamaño, más grande que muchos pueblos y ciudades de la época, incluyendo York.

Torksey

Utilizando el análisis del paisaje, la investigación ha sido capaz de revelar la topografía del campamento. Con el río Trent al oeste y las tierras circundantes propensas a inundaciones a este día, su valor como posición defensiva se hace evidente.

Fuente

Tzompantli, hallan 350 cráneos en el altar de Tenochtitlán

Tzompantli era un altar donde se empalaban ante la vista pública las cabezas aún sanguinolentas de los cautivos sacrificados con el fin de honrar a los dioses. Es una estructura que derivaba de la práctica entre los antiguos mesoamericanos de decapitar a las víctimas de los sacrificios humanos y conservar sus cráneos en una especie de empalizada de madera.

Tzompantli

Desde su hallazgo en 2015 hasta la fecha, en los vestigios del tzompantli de la gran Tenochtitlán se han encontrado 350 cráneos, informó este miércoles el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma en un recorrido por la zona.

La estructura se ubica en la calle de Guatemala 24, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Los investigadores que continúan trabajando en el sitio estiman que podría haber muchos más restos humanos.

Tzompantli

En el predio, que es propiedad privada, especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) localizaron hace dos años, a dos metros de profundidad, una plataforma rectangular con una longitud estimada en más de 34 metros, en la que había, en su núcleo, un elemento circular elaborado de cráneos humanos unidos con argamasa de cal, arena y gravilla de tezontle.

En agosto de 2015 Matos adelantó al periódico La Jornada que era muy probable que la estructura correspondiera al Gran Huey Tzompantli de la capital mexica, el altar donde se empalaban ante la vista pública las cabezas de quienes eran sacrificados para honrar a los dioses. Los datos recabados desde entonces confirman ahora ese supuesto.

Matos y su colega Raúl Barrera explicaron que, de acuerdo con las fuentes históricas del siglo XVI y las investigaciones arqueológicas, los tzompantli eran “basamentos muy bajos, alargados, y que en su parte superior tenían clavados una serie de postes de madera con travesaños, en los cuales se colocaban los cráneos de los decapitados en determinadas ceremonias”.

Según los cronistas de la época, en la Gran Tenochtitlan había un tzompantli principal y otros pequeños.

Arqueólogos y especialistas en la materia pertenecientes al INAH, comunicaron ante medios de comunicación, el hallazgo del Tzompantli de Tenochtitlán, situado debajo del Templo Mayor en el predio de República de Guatemala. a pesar de se desconoce todavía el número total de cráneos que componen esta pared conformada entre otros elementos, por cal y arena, sería uno de los vestigios más relevantes para la arqueología en México.
FOTO: INAH

La primera temporada de salvamento y estudios que se realizaron en el predio de Guatemala 24 fue de febrero a junio de 2015. El elemento circular que estaba al centro de la plataforma estaba formado por cráneos pegados con argamasa de cal, arena y tezontle, “en una forma que no se había detectado anteriormente asociado al recinto sagrado de Tenochtitlán”.

El muro de tezontle, con un recubrimiento de estuco y piso de lajas, está orientado de norte a sur, y a su alrededor había mandíbulas y fragmentos de cráneos dispersos.

Este tzompantli corresponde a la sexta etapa constructiva del Templo Mayor (1486-1502). Otra parte de esta estructura arquitectónica fue destruida en la época colonial por la construcción de un edificio ahora histórico, pero se pueden ver en el piso las huellas de los orificios de los postes o vigas de madera donde se insertaban los cráneos. Tales oquedades oscilan entre 25 y 30 centímetros de diámetro, separadas a una distancia de entre 60 y 80 cm.

La mayoría de los cráneos —algunos con orificios en los parietales pero otros sin esta característica— corresponden a hombres adultos jóvenes, pero también hay algunos de mujeres y de niños. Muchos de estos cráneos podrían ser de enemigos de los mexicas que eran capturados, sacrificados y decapitados, como una advertencia de su poderío. Algunos de esos restos también fueron removidos y alterados durante la Conquista.

Tzompantli

Tanto el Templo de Ehécatl y el Juego de Pelota (que presentaron este miércoles las autoridades federales de cultura), como el tzompantli, son citado en las crónicas históricas de Hernán Cortés, Bernal Díaz del Castillo, Andrés de Tapia, Bernardino de Sahagún, Francisco López de Gómara, José de Acosta y Hernando Alvarado Tezozómoc, entre otros, “lo cual muestra la estrecha relación que existe entre estos edificios y el Templo Mayor”.

También se sabe que a principios del siglo XX, Leopoldo Batres, el pionero de la arqueología moderna en México, encontró en la calle de Guatemala algunas esculturas en forma de cabezas de serpiente, un altar con almenas y restos de muros asociados a fragmentos de cráneos humanos, que seguramente eran parte de este tzompantli.

En 1914, el antropólogo Manuel Gamio hizo excavaciones en un predio contiguo encontrando restos que debieron formar parte de esa misma plataforma. Con las obras de construcción del Metro, volvieron a surgir parte de esos muros, pero hasta ahora con las nuevas evidencias es posible afirmar que se trata del gran Tzompantli de México-Tenochtitlan, reiteró Matos.

Los trabajos de rescate e investigación de esta estructura forma parte del Programa de Arqueología Urbana que cumplirá 40 años en 2018.

Por el momento se continuará la exploración y la consolidación de los elementos encontrados en el tzompantli. No se tiene fecha prevista para abrir el espacio al público.

Fuente

Descubren el templo del dios del viento en Tenochtitlan

Descubren el templo del dios del viento en Tenochtitlan. Los trabajos arqueológicos han posibilitado que salga a la luz parte del templo y del edificio donde se celebraba el juego de la pelota, los cuales quedarán resguardados próximamente en un museo subterráneo.

En el predio Guatemala número 16 del Centro Histórico de la Ciudad de México, especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hallaron el templo dedicado al dios del viento en Tenochtitlan, Ehécatl, en la zona arqueológica del Templo Mayor.

“También se descubrió una plataforma de nueve metros de ancho, delimitada por el cabezal poniente de la cancha del juego de pelota”, señaló el arqueólogo mexicano Eduardo Matos Moctezuma.

El Templo Ehécatl-Quetzalcoatl y una cancha del “juego de la pelota”. EFE

Señaló que dicha edificación es una estructura similar de entre 34 y 36 metros de longitud, la cual en su parte posterior tiene adosados un par de cuerpos circulares y están separados por un andador de 1.10 metros.

Además, como parte del Programa de Arqueología Urbana (PAU), expertos del iNAH encontraron -a espaldas de la Catedral Metropolitana- una plataforma de nueve metros de alto limitada por el cabezal poniente de una cancha de juego de pelota.

Dicho espacio está alineado al adoratorio del dios guerrero Huitzilopochtli (que junto con el recinto dedicado a Tláloc se encontraba en la cima del Templo Mayor) y ahí se descubrieron restos de una escalinata por donde ingresaban los combatientes a la cancha ritual.

Los edificios estuvieron en uso por lo menos desde 1481, pasando por los gobiernos de Tízoc, Ahuízotl y Moctezuma Xocoyotzin, hasta 1519, cuando llegaron los españoles a la capital azteca.

Frente al adoratorio a Tláloc, dios que residía en el Templo Mayor, estaba el templo a Ehécatl, deidad que con sus vientos despejaba el cielo y también atraía a la lluvia; explicó el arqueólogo Raúl Barrera, quien en 2010 encontró los vestigios de 500 años de antigüedad.

El lugar de las ofrendas

El arqueólogo Raúl Barrera, responsable del Programa de Arqueología Urbana, describió una de las ofrendas encontradas cerca del juego de pelota.

«Se trata de 32 conjuntos de cervicales, de cuello, que fueron seguramente decapitados y sacrificados en el juego de pelota», explicó.

Pese a que se pretende que esté abierto al público, aún no tienen fecha para que la población lo visite.

«No hay fecha por una simple razón: estamos excavando», acotó Matos.

En 2016, excavaciones del Programa de Arqueología Urbana revelaron que el Templo de Ehécatl-Quetzalcóatl estaba alineado con la capilla de Tláloc del Templo Mayor, paralelo también al juego de pelota.

El museo

Este museo, que estará abierto al público, estará debajo de un hotel, dado que el predio donde se encontraron los vestigios pertenecen a un particular que tenía estos planes de construcción, que no serán obstaculizados después del acuerdo alcanzado con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

“Estamos convencidos de que el pasado puede confluir sobre el presente”, señaló hoy en un recorrido el director del PAU, Raúl Barrera, sobre el acuerdo, una práctica que no es nueva en un Centro Histórico de la capital mexicana que todavía guarda numerosos secretos prehispánicos sin descubrir bajo sus calles.

Eduardo Matos Moctezuma, investigador emérito del INAH, destacó que la construcción del edificio no va a “afectar para nada” los vestigios, y que todavía es pronto para precisar cuando el público podrá comenzar a visitarlos.

Los trabajos arqueológicos lo que han hecho ha sido “ratificar” lo que ya contaban los cronistas de la época, entre ellos Fray Bernardino de Sahagún, sobre Tenochtitlan, argumentó Matos Moctezuma.

Del Templo de Ehécatl se ha podido descubrir la parte posterior; en su momento, fue una gran estructura de 34 metros de largo y cuatro de alto, que jugaba con las formas rectangulares y semicirculares.

Tenía al menos cuatro cuerpos y, de acuerdo con los cronistas del siglo XVI, a su interior “se entraba a través de las fauces de una serpiente”, ya que el acceso, al parecer, fue construido con la forma de este animal, indicó el investigador.

Por otra parte, la parte que ha quedado a la luz del recinto en que se celebraba el juego de la pelota es el de unas escalinatas que, probablemente, eran la vía que tenían los combatientes para ingresar a la cancha. Fue construido coincidiendo con la estructura actual de la calle Guatemala y su orientación era de oriente a poniente, como era habitual, dado que el juego guardaba una vinculación simbólica con el Sol.

Barrera a su vez relató que a la llegada de los españoles a Tenochtitlan, Moctezuma invitó al conquistador español Hernán Cortés a ese lugar para que presenciara juego de la pelota.

A Cortés le gustó tanto que “llevó jugadores a España para exhibirlos, que Carlos V (de Alemania y I de España) pudiera presenciar el juego de pelota”, comentó.

Aun así, agregó, los españoles “nunca entendieron que se trataba de un juego ceremonial”.

Ichkabal, la ciudad maya más grande

Ichkabal está en Quintana Roo, National Geographic le hará su programa, será presentada ante investigadores en Washington y por primera vez podrá recibir turistas a finales de este año o principios del 2018.

Este año Ichkabal abrirá sus puertas al público, la ciudad maya más grande y antigua que Chinchén Itza que fue descubierta apenas hace una década al sur de Quintana Roo. Su peso histórico es tal, que será presentada oficialmente ante la comunidad arqueológica y científica del mundo en Washington. Incluso National Geographic le prepara un programa especial.

Ichkabal pertenece al periódico preclásico, por lo que es más antigua que Chinchén Itza (periodo clásico y posclásico) o Uxmal (periodo clásico), por lo que constituye la primera ciudad en importancia de los Mayas en la Península de Yucatán.

“Se descubrió hace 10 años y es tan grande que no había en ese momento manera de cuidarlo y vigilarlo, por eso el INAH lo cerró para que la selva lo resguardara”, comentó Darío Flota, director del Fideicomiso de Promoción Turística de la Riviera Maya.

Será a finales de este año o inicio del 2018 cuando Ichkabal abra sus puertas al turismo, su presentación oficial para este segmento será en la Ciudad de México y Nueva York en los próximos meses.

Esta nueva ciudad maya se sumará al corredor arqueológico del sur de Quintana Roo, que está conformado por Chacchoben, Dzibanché, Kinichná, Kohunlich y Oxtankah.

Según el arqueólogo Enrique Nalda, director del Proyecto Arqueológico Sur de Quintana Roo comentó que:

«Ichkabal que en lengua maya significa entre bajos, es el que se refiere a la dinastía Kaan la más poderosa en el periodo Clásico. Recientes hallazgos en el sitio de Dzibanché a sólo 10 kilómetros al sudoeste de Ichkabal y donde el INAH ha trabajado de manera sistemática durante 22 años, demuestran que dicha estirpe se asentó ahí entre 450 y 620 d.C. y más tarde se trasladó a Calakmul. A partir de estos descubrimientos empezamos a disertar dónde estarían los orígenes de este linaje.

Algunos expertos proponen que se encuentran en El Mirador, una zona arqueológica localizada en la frontera guatemalteca. Sin embargo, hoy día consideramos que no es necesario ir tan lejos, que habría que rastrear la región en busca de un sitio de cierta monumentalidad que hubiese tenido una ocupación importante durante los cuatro primeros siglos de nuestra era. Ichkabal, con tres kilómetros de radio, es el lugar adecuado para indagar los inicios de la dinastía Kaan.»

Fuente

El misterio del geoglifo más grande de Perú

El misterio del geoglifo más grande de Perú. Nadie sabe exactamente quiénes y para qué se construyó esta enorme «serpiente» con más de 5,000 hoyos que asciende por los contrafuertes andinos vecinos a Tambo Colorado, en Pisco.

Monte Sierpe es un poblado vecino a Humay por donde pasa la autopista Vía Los Libertadores, que une Pisco con Ayacucho. Está a solo veinte minutos de la Panamericana Sur y llama la atención por un viejo campanario casi en escombros que algún día fue la capilla de una hacienda pisqueña.

Monte Sierpe está a solo siete kilómetros de Tambo Colorado, una sede administrativa construida por los incas para controlar sus dominios costeños hasta Chincha y Lunahuaná. Aquí hay un buen estacionamiento para los turistas y un pequeño museo de sitio. Pero casi nadie se detiene en Monte Sierpe pues ignoran la existencia de uno de los mayores enigmas de la arqueología peruana.

El enorme geoglifo fue descubierto gracias a la fotografía tomada en 1933 por Robert Shippee, pionero de las expedicones aéreas en el Perú. La imagen fue publicada ese mismo año por la National Geographic Magazine.

El más grande

Desde entonces se tejieron muchas hipótesis sobre su construcción y utilidad, pero si en algo coinciden los arqueólogos es en que se trata del geoglifo más grande del Perú, con casi 1,600 metros de largo y un ancho que varía entre 8 y 17 metros.

Lo enigmático es que la «piel» del geoglifo está compuesta por aproximadamente 6,000 hoyos de diferente manufactura y tamaño. Algunos alcanzan 1.50 metros de diámetro y poco más de un metro de profundidad. La «piel» sube y baja por las laderas y es interrumpida por cinco o seis «veredas».

Desde la zona más alta del geoglifo, los hoyos parecen las escamas de una gigantesca serpiente, con la «cola» en los campos de cultivo vecinos a la autopista y la «cabeza» formada por una quebrada que guarda la silueta de la testa de una víbora. En medio de esta quebrada se encuentran los hoyos mejor elaborados y mejor conservados. Sobre estos hay unas grandes piedras desde donde se tiene una magnífica visión de la serpiente que corre exactamente de norte a sur, teniendo como horizonte unas gigantescas dunas que llegan hasta la orilla del mar, entre Pisco y Paracas.

Este es precisamente el mejor ángulo para contemplar el movimiento de la Vía Láctea. Y viene al caso si consideramos que, en el antiguo Perú, el trajín de la Vía Lactea fue un marcador de tiempo, casi como un calendario nocturno vinculado íntimamente con las tareas agrícolas. También es necesario considerar que las sombras de la Vía Láctea fueron muy importantes para los antiguos sabios y astrónomos. Entre estas sombras sobresale el «machacuay» o serpiente cósmica.

Las hipótesis

Desde su descubrimiento, Monte Sierpe llamó la atención de destacados arqueólogos. Dwight Wallace fue el primero en estudiar el sitio. Le llamó la atención no hallar rastros de tumbas ni de vegetales en los hoyos. Esto fue comprobado por Frederic Engel y posteriormente por John Hyslop, quien postuló que se podría tratar de un enorme lugar de almacenamiento inca, relacionado con el centro administrativo de Tambo Colorado.

En el interín no faltaron las explicaciones esotéricas y extraterrestres, hasta que los arqueólogos Charles Stanish y Henry Tantaleán publicaron un estudio donde demuestran que «con la tecnología prehispánica pétrea y el uso de picos y arados, un joven podría excavar o construir uno de estos agujeros fácilmente en dos o tres horas en promedio (…). Un simple cálculo revela que 10 trabajadores podrían construir esta banda entera en 300 días; 50 trabajadores en 60 días; y 100 trabajadores en un mes…».

En el mismo informe, postulan que el geoglifo de Monte Sierpe pudo servir como un enorme almacén de «tributos» entregados por las poblaciones locales a los incas de Tambo Colorado. Incluso, afirman que existieron grupos de hoyos para cada ayllu aportante Relacionan el geoglifo con el hallazgo de Alejandro Chu y Gary Urton en el centro arqueológico de Incahuasi, en Lunahuaná: un espacio similar a un tablero de ajedrez que sirvió para la administración inca de tributos agrarios.

Pero siguen siendo hipótesis que alimentan el misterio de Monte Sierpe.

Fuente

Samabaj, la ciudad sumergida del Lago de Atitlán

Samabaj, La ciudad sumergida del Lago de Atitlán. Los restos arqueológicos mayas que yacen en el fondo del Lago de Atitlán serán examinados por un grupo de expertos enviados por la Unesco, a petición del Gobierno guatemalteco, informó la Organización.

La misión comenzará el próximo otoño boreal con el examen de los restos arqueológicos sumergidos en el lago, para “proponer un plan de gestión” de ese patrimonio que tenga en cuenta la opinión de los habitantes de la región, para quienes “reviste una importancia sagrada”, dijo la arqueóloga María Helena Barba Meinecke.

Barba, que dirigirá el proyecto, es la responsable del programa de arqueología subacuática de la Península del Yucatán en el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) y miembro del Consejo Consultivo Científico y Técnico de la Convención del Patrimonio Cultural Subacuático de la Unesco.

«La misión se dividirá en tres partes, primero estudiaremos el grado de afectación y las condiciones de los restos, después generaremos una serie de iniciativas regionales de apoyo, y por último trabajaremos conjuntamente con la comunidad indígena«, señaló la arqueóloga.

La experta, que trabaja desde hace 15 años con comunidades indígenas de México, subrayó que el último punto es “clave”, ya que con esta exploración no pretende «alterar ninguna creencia» relacionada con esos “vestigios sagrados”, sino estudiar este patrimonio nacional.

En el Lago de Atitlán, el más profundo de Centroamérica, se descubrieron en 1996 numerosos restos arqueológicos del pueblo maya conocido como Samabaj, que al parecer estaba en una isla que pudo haber quedado sumergida tras un desastre natural.

Samabaj

La decisión de estudiar el fondo del lago fue tomada por los Estados Partes de la Convención de la Unesco sobre la protección del patrimonio cultural subacuático, que se celebró en París el 30 y 31 de mayo, informó la Unesco en un comunicado.

Reunidos este jueves en París, los representantes de los doce países que integran el Consejo Consultivo de la Convención acordaron nombrar a la representante mexicana al frente de la misión guatemalteca.

Samabaj

Previamente, los Estados Partes, crearon en su VI reunión el Registro de Buenas Prácticas para la conservación y difusión de ese patrimonio e inscribieron sus siete primeros modelos, dos de ellos mexicanos, cuatro españoles y uno portugués, indicó la nota.

Estos son el Museo arqueológico subacuático de Playa Bonita y la participación de las comunidades locales en la protección de su patrimonio cultural en el Nevado de Toluca, ambos en México; y el Programa PRCASC para la protección de 130 sitios del patrimonio subacuático del Mar de Cascaes, en Portugal.

Las iniciativas españolas son el proyecto de Protección jurídica del patrimonio arqueológico subacuático en Andalucía; Un naufragio romano para la sociedad, el pecio de Bou Ferrer, de Villajoyosa (Alicante); y Prospección y excavación arqueológica del pecio Deltebre I e Investigación arqueológica en los pecios Cala Cativa I/ Cap del Vol (Port de la Selva), los dos en Cataluña.

Fuente

El Tesoro del Carambolo en el Arqueológico Nacional

El Tesoro del Carambolo se va de viaje. Otra vez. En esta ocasión su destino no traspasará las fronteras nacionales, como ya hizo en el invierno de 2014 cuando se expusieron tres piezas en el Metropolitan de Nueva York. Será con motivo del 150 aniversario del Museo Arqueológico Nacional por el que el centro madrileño, que comenzó su andadura en marzo de 1867, ha organizado una importante exposición donde se mostrarán las mejores piezas del patrimonio arqueológico español, procedentes de 63 museos, entre las que se encuentra el Tesoro del Carambolo, propiedad del Ayuntamiento de Sevilla.

Así lo anunció el centro madrileño durante la presentación de los tres grandes eventos que se han organizado para celebrar su siglo y medio de vida. Serán dos las piezas del tesoro sevillano las que viajen hasta la capital. El proceso está siguiendo todos los pasos previstos. El museo, que ya ha solicitado el préstamo de algunos de los objetos significativos del Carambolo, está a la espera de que se cierren por parte del Consistorio hispalense todos los trámites administrativos previos.

Camas (Sevilla) – La cuadrilla de trabajadores que realizó el hallazgo en 1958

Y es que el Tesoro del Carambolo es propiedad municipal pero está depositado en el Museo Arqueológico, cuya titularidad es estatal pero gestiona la Junta de Andalucía. Por ello, es la Junta de Gobierno la que debe autorizar el préstamo de las obras. El primer paso, la consulta al Arqueológico, está completado y el centro museístico localizado en la plaza de América ha dado ya luz verde al viaje de estas dos piezas del Carambolo. Ahora, el Ayuntamiento está a la espera de un informe de la dirección general de Cultura, que previsiblemente será favorable pero que es necesario para llevar el expediente para su aprobación en la Junta de Gobierno local.

Así, el Tesoro del Carambolo, o parte de él, formará parte de la muestra temporal El poder del pasado. 150 años de arqueología en España, que tendrá lugar en octubre. Una exposición, que está comisariada por el catedrático Gonzalo Ruiz Zapatero, y que tiene como objetivo presentar la historia y el desarrollo de la arqueología española para entender cómo se ha generado nuestra visión del pasado. Ciento cincuenta objetos, representativos de su tiempo, plasmarán una visión de nuestro pasado desde la arqueología: una perspectiva material y visual de la historia de la actual España.

El Tesoro del Carambolo ha sido expuesto fuera del Museo Arqueológico en varias ocasiones, como sucedió en 1990 en el Pabellón de Fibes, en 1992 en el Alcázar o en 2000 en Cajasol. La última vez que algunas piezas del conjunto salieron de la ciudad para participar en una gran exposición fue en el año 2015. Entonces tuvo como destino el Metropolitan de Nueva York, en la que era su primera salida fuera del país. Hasta allí viajaron tres piezas del tesoro para la exposición From Assyria to Iberia: Crossing Continents at the dawn of the Classical Age, que estuvo en cartel del 15 de septiembre al 4 de enero de 2015. Fueron, en concreto, un brazalete cilíndrico, un frontil con rosetas (pectoral) y un collar, tasado todo en 4,8 millones (del lote, solo el collar supone 3 millones), según la valoración que se hizo en su momento a efectos del seguro.

El Carambolo se expuso por última vez en el Arqueológico de Sevilla en 2009. Fue con motivo del 50 aniversario de su descubrimiento. La muestra, El Carambolo. 50 años de un tesoro, estuvo abierta hasta el 28 de febrero de 2010 y contenía las 21 piezas de oro de 24 quilates labradas entre los siglos VII y VIII antes de Cristo descubiertas en Camas en 1958.

Destruido el yacimiento romano de «El olivar»

Antonio Garrido, miembro de la asociación y que participó en la única campaña de excavaciones de este yacimiento durante los meses de mayo y junio de 2001, cree que esta maquinaria pesada fue introducida en una de las fincas privadas que abarca el yacimiento, ubicado en el municipio de Chipiona, «con la clara intencionalidad de arrasar los restos arqueológicos».

 

El yacimiento arqueológico de El Olivar, que ocupa varias fincas privadas, fue un centro de producción agraria en época romana. En él, se documentaron una zona residencial, un alfar con varios hornos, necrópolis, y estructuras hidráulicas, entre las que destacaba una noria para la extracción de agua. Esta noria, ubicada en una finca colindante a la arrasada ahora, también fue destruida hace unos meses.

Garrido ha denunciado el caso al Ayuntamiento chipionero, al que ha instado a que informe del asunto a la Delegación Territorial de la Consejería de Cultura, para que se exijan responsabilidades por este destrozo.

La propia Delegación Territorial de Cultura, que llegó a incoar expediente para la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de este yacimiento, ha explicado que, según la legislación de protección del patrimonio es el propietario de la finca el responsable de conservar y mantener los restos arqueológicos.

Fuentes de este departamento han explicado que Cultura ha instado varias veces a los propietarios de las fincas a que cumplan con esta responsabilidad.

Tras tener conocimiento del último incidente a través de un correo electrónico, la Junta enviará a un técnico a la zona para que realice una inspección y valore los hechos.

La asociación Caepionis, según ha recordado Antonio Garrido, ha tratado en este tiempo de «acercar posturas» entre los propietarios de las fincas en las que fue hallado el yacimiento, y por que ello no pueden hacer uso de ellas, y el Ayuntamiento, al que propusieron que se hiciera una permuta de los terrenos, pero la iniciativa no terminó de concretarse. «Lo ocurrido ha sido la crónica de una muerte anunciada», ha señalado Garrido.

La Asociación Cultural Caepionis ha comunicado también los hechos al Seprona de la Guardia Civil.

Fuente

Cuatro pecios españoles incluidos por la UNESCO

La VI Reunión de Estados Partes de la Convención de Patrimonio Cultural Subacuático, reunida hoy en París, ha aprobado la inclusión de cuatro proyectos españoles en el Registro de Buenas Prácticas en materia de protección, conservación y difusión del Patrimonio Cultural Subacuático.

Pecio Bou Ferrer

Han sido incluidos en el prestigioso Registro los proyectos ‘Un naufragio romano para la sociedad, el pecio de Bou Ferrer (Villajoyosa, Alicante), ‘Prospección y excavación arqueológica del pecio Deltebre I (Cataluña), ‘Investigación arqueológica en los pecios Cala Cativa I/ Cap del Vol (Port de la Selva), Cataluña’ y ‘Protección jurídica del patrimonio arqueológico subacuático en Andalucía’,

Pecio Bou Ferrer

Se trata de la primera inclusión –junto con dos proyectos de México y un proyecto presentado por Portugal- que la Convención realiza en el Registro de Buenas Prácticas en materia de protección, conservación y difusión del Patrimonio Cultural Subacuático, tras la aprobación en 2015 de un nuevo procedimiento por el que invitaba a los Estados Parte a proporcionar ejemplos de buenas prácticas en este campo, con el fin de fomentar la sensibilización y la difusión del patrimonio cultural subacuático.

El pecio Bou Ferrer, una gran nave mercante romana, naufragada a mediados del s. I d.C. frente a las costas de Villajoyosa (Alicante), es el único gran mercante del periodo romano, en todo el Mediterráneo, que combina un inigualable estado de conservación, junto con una profundidad bajo el mar asequible a los arqueólogos subacuáticos. A cargo del equipo dirigido por el arqueólogo Carlos de Juan, la excavación es además un ejemplo de accesibilidad, tanto del sitio, por medio de visitas dirigidas, como de los materiales recuperados, por la futura exposición en el Museo de Villajoyosa.

Pecio Bou Ferrer

De los interesantes trabajos realizados durante las últimas décadas por el Centro de Arqueología Subacuática de Cataluña, la Unesco reconoce la ejemplaridad de dos de ellos. El pecio Deltebre tiene restos de uno de los barcos hundidos durante los conflictos bélicos relacionados con el ataque a Tarragona, por parte de la escuadra británica, al mando del Almirante Jon Murray.

En 2008 se produjo el hallazgo fortuito que tenía peligro de expolio por hallarse cerca de la costa y a tan solo 7 metros de profundidad. Se protegieron los restos formando un talud que permite que el deterioro de los elementos orgánicos sea mínimo. Del mismo modo, se decidió la extracción de parte de la carga y se realizó una exposición itinerante, ya presentada en Girona, Alicante, Barcelona, Tarragona, Deltebre y Tortosa, para dar a conocer este yacimiento, su historia y su valor como patrimonio cultural subacuático.

Los de Cala Cativa y Cap de Vol son dos pecios importantes por su cargamento y por las técnicas de construcción naval: Cala Cativa I y Cap del Vol, los dos hundidos en el municipio de Port de la Selva.

Pecio Bou Ferrer

Unesco también ha señalado como ejemplar la legislación desarrollada por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, que reaccionaba ante la amenaza que vive el patrimonio arqueológico subacuático, tanto por actividades ilícitas como legítimas que pueden llegar a afectarle de manera negativa.

Una Ley 14/2007, de 26 de noviembre, de Patrimonio Histórico de Andalucía, creaba las figuras «Zonas Arqueológicas», en los espacios claramente delimitados en los que se ha comprobado la existencia de restos arqueológicos de interés relevante. Y «Zonas de Servidumbre Arqueológicas», en aquellos espacios claramente determinados en los que se presuma, fundadamente, la existencia de restos arqueológicos y se considere necesario adoptar medidas precautorias.

Fuente

Las minas del rey Salomón: Nuevos hallazgos

Las minas del rey Salomón. El arqueólogo Erez Ben-Yosef, de la Universidad de Tel Aviv comenzó las excavaciones en el sitio en 2013. El año pasado, 2016, él y su equipo se encontraban excavando los restos de varias estructuras amuralladas, entre ellas, una puerta fortificada, cuando descubrieron lo que les pareció que eran excrementos de animales de un origen relativamente reciente.

Un grupo de arqueólogos descubrió estiércol de 3.000 años en un antiguo campo minero ubicado en una meseta de arenisca conocida como Colina de los Esclavos. En el área abundaban las minas de cobre y los campamentos de fundición, donde el mineral era calentado y convertido en metal.

Erez Ben-Yosef“Pensamos que algunos nómades habían acampado allí con sus cabras hace una décadas”, contó Ben-Yosef, ya que el estiércol todavía contenía material vegetal que no se había descompuesto.Pero cuando el laboratorio entregó el fechado por radiocarbono, confirmamos que estábamos hablando de burros y ganado del siglo X a.C. Era difícil de creer”.

Y si la gran antigüedad y el extraordinario estado de conservación de los excrementos fueron sorprendentes, las implicancias de los resultados del fechado son todavía más sorprendentes.

“Hasta que comenzamos con el proyecto en 2013, éste era considerado un sitio de fines de la edad de Bronce relacionado con el Imperio Nuevo de Egipto en los siglos XIII a.C y comienzos del XII a.C.”, explica Ben-Yosef. Existen pruebas claras de una presencia egipcia durante esos siglos, y los visitantes actuales al cercano Parque del Valle de Timna son recibidos con signos que representan a egipcios antiguos.

Rey Salomón

Pero el fechado de alta precisión con radiocarbono de los excrementos, además de los textiles y otros materiales orgánicos, demuestra que la época de apogeo del campamento minero fue el siglo X a.C., era de los reyes bíblicos David y Salomón.

El rey Salomón era reconocido por su gran sabiduría y riqueza, y entre sus muchos proyectos edilicios figura un templo en Jerusalén generosamente dotado de objetos de oro y bronce. Una estructura semejante habría requerido enormes cantidades de metal de actividades mineras a escala industrial en algún punto de Medio Oriente, pero las Escrituras nada dicen sobre su ubicación.

En la década de 1930, el arqueólogo estadounidense Nelson Glueck anunció haber encontrado las famosas minas mientras exploraba el valle de Arabá, rico en cobre, una falla geológica que se extiende desde el Mar Muerto hasta el Mar Rojo, a caballo de la actual frontera entre Israel y Jordania.

Las minas del rey Salomón

“Se sabe que todo a lo largo del Arabá hay depósitos de cobre y hierro”, explica Glueck en un artículo titulado “Tras la pista de las minas del Rey Salomón”, en el número de febrero último de National Geographic. “Eran explotadas de manera intensiva en tiempos antiguos, particularmente en épocas del rey Salomón”. Muchos arqueólogos que siguieron los pasos de Glueck, sin embargo, sostienen que David y Salomón no fueron los reyes poderosos descriptos en la Biblia. Afirman que, en cambio, fueron jefes menores incapaces de organizar una operación minera importante y orquestar el comercio de larga distancia. También hay quienes objetan la tradicional cronología bíblica, que ubica a los reinados de David y Salomón en el siglo X a.C. Como resultado, dice Thomas Levy, profesor de arqueología de la Universidad de California.

Pero los descubrimientos efectuados en décadas recientes podrían reivindicar la fe de Glueck en el registro bíblico de los hechos.

En 1997, Levy inició excavaciones en múltiples capas en Khirbat en-Nahas, un sitio al sudeste de Jordania que según Gluck podía ser un antiguo centro de producción de cobre. Levy y su equipo cavaron más de seis metros de desechos de cobre hasta llegar a suelo virgen, lo que indicaba que allí se había producido metal en gran escala. “Nuestras excavaciones refuerzan muchas de las ideas de Glueck”, escribió Levy en 2006.

El reciente descubrimiento en el valle de Timna suma créditos a Glueck, que descubrió y dio nombre al sitio Colina de los Esclavos en 1934. La actividad minera de ese lugar todavía no se relaciona con Salomón, pero sugiere que en la región había una sociedad compleja, muy probablemente los edomitas, antiguos enemigos de los israelitas.

Siempre se discutió la precisión de pasajes bíblicos según los cuales el rey David entraba con su ejército en el desierto en busca de los edomitas. Pero Ben-Yosef dice que los muros fortificados que encontró alrededor del campo de fundición indican que muy probablemente haya sido un blanco militar.

Si como dice la Biblia, David hizo entrar en vereda a los edomitas, pudo haber estado en posición de exigir un tributo, afirma Ben-Yosef. “Hay una posibilidad cierta de que Jerusalén haya obtenido su riqueza gravando estas actividades mineras”.

Las muestras de excremento incluían semillas y polen tan intactos que el equipo pudo determinar la dieta de los animales, lo que arrojó otra sorpresa: el alimento era importado de una zona a más de 160 kilómetros al norte, cerca de la costa del Mediterráneo. Jerusalén queda a 300 kilómetros, un viaje de dos semanas a lomo de burro en tiempos antiguos.

El comercio a larga distancia era clave para la supervivencia en este sitio remoto rodeado de desierto. Las provisiones debían ser acarreadas a lomo de burro, incluso la fuente de agua más cercana estaba a 20 kilómetros, por lo que este emprendimiento era complejo y costoso.

“En este período el metal era un producto esencial, semejante al petróleo en la actualidad. Así que debían invertir mucho en esta operación en medio del desierto”, explica Ben-Yosef.

En la Colina de los Esclavos se desenterraron más de 1.000 toneladas de restos de fundición, lo que indica que se trata de una producción a escala industrial digna de un reino o estado antiguo.

Sigue en discusión si los israelitas o los sodomitas alcanzaron semejante nivel de desarrollo durante el siglo X a.C.

Fuente:

Hallados los restos de 3 gliptodontes

Gliptodontes. El equipo de expertos procedentes de la Dirección General de Patrimonio Cultural de Santiago del Estero se encuentra realizando las tareas de rigor a fin de extraer los restos fósiles del Gliptodonte encontrado en un establecimiento productivo en la localidad de Weisburd, departamento Moreno.

En este marco, los investigadores descubrieron que no se trata de un animal prehistórico, sino tres.

Los restos fueron encontrados muy cerca del primer hallazgo y no descartan que podrían ser parte de una misma familia y formaron parte de una manada.

Estas piezas, podrían arrojar mucha luz, con datos que hasta ahora se ignoraban sobre la denominada Megafauna Sudamericana, que se extinguió «a fines del Pleistoceno y comienzos del Oloceno», según explicara oportunamente el Dr. Diego Catriel León, del Instituto de Folclore, Lingüística y Arqueología (que dirige Luis Garay, de la Unse).
El propietario del centro productivo, Alejandro Quarín, dijo que el nuevo descubrimiento causó gran alegría al equipo de rescate que se trata de un ejemplar de mayores dimensiones que el encontrado al primero y otro más pequeño”.

Asimismo indicó que ambos estarían con sus componentes óseos completos.

Cabe mencionar que las actividades de los rescatistas continuarán de manera minuciosa por varias semanas.

Plan de rescate de los Gliptodontes

Desde la Dirección de Patrimonio Cultural brindaron detalles del plan trazado para proceder a una extracción lo más segura posible para los restos del gliptodonte (de un género a determinar), que fueran hallados en un campo cercano a la localidad de Weisburd, en el departamento Moreno, días atrás.

Al respecto, el titular del área, Alejandro Yocca, precisó que ya se están haciendo dos pozos accesorios (ver gráfico) para facilitar un mejor rescate de los restos óseos del animal prehistórico, por ello probablemente el martes estaría viajando nuevamente un equipo de expertos, para comenzar con el trabajo más delicado.

El Glyptodon

Glyptodon (griego para «diente con surco o esculpido») es un género extinto de un gran mamífero acorazado perteneciente a la subfamilia Glyptodontinae, emparentado con los armadillos que vivió durante la época del Pleistoceno. Era aproximadamente del mismo tamaño y peso que un Volkswagen Escarabajo, aunque de forma más aplanada. Con su caparazón óseo redondeado y extremidades agazapadas, recuerda superficialmente a las tortugas, y a los dinosaurios anquilosaurios, como ejemplo de la evolución convergente de linajes distantes hacia formas similares.

Los primeros datos del genoma de momias egipcias

El estudio revela que los antiguos egipcios estaban más estrechamente relacionados con poblaciones antiguas del Cercano Oriente

Verena Schünemann realiza exámenes paleogénicos en la Universidad de Tuebingen. © Johannes Krause

[pullquote]El estudio encontró que los antiguos egipcios estaban más estrechamente relacionados con las antiguas poblaciones del Levante, y también estaban estrechamente relacionados con las poblaciones neolíticas de la Península de Anatolia y Europa.[/pullquote] Un equipo internacional de científicos, dirigido por investigadores de la Universidad de Tuebingen y el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, recuperó con éxito y analizó ADN antiguo de momias egipcias que datan de aproximadamente 1400 aC a 400 CE, incluyendo el primer genoma a partir de tres individuos, estableciendo las antiguas momias egipcias como una fuente fiable de material genético para estudiar el pasado antiguo. El estudio encontró que los egipcios modernos comparten más ascendencia con los africanos subsaharianos que los egipcios antiguos, mientras que los egipcios antiguos se posicionan para ser los más estrechamente relacionados con la gente antigua del Cercano Oriente.

Egipto es un lugar prometedor para el estudio de poblaciones antiguas. Tiene una historia rica y bien documentada, y su ubicación geográfica y muchas interacciones con poblaciones de áreas circundantes, en África, Asia y Europa, la convierten en una región dinámica. Los recientes avances en el estudio del ADN antiguo presentan una intrigante oportunidad de probar los conocimientos existentes sobre la historia egipcia usando datos genéticos antiguos.

Sin embargo, los estudios genéticos de momias egipcias antiguas son raros debido a problemas metodológicos y de contaminación. Aunque algunas de las primeras extracciones de ADN antiguo fueron de restos momificados, los científicos han planteado dudas sobre si los datos genéticos, especialmente los datos del genoma nuclear, de las momias serían confiables, incluso si pudiera ser recuperado. «La preservación potencial del ADN tiene que ser considerada con escepticismo», confirma Johannes Krause, Director del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena y autor principal del estudio. «El clima caliente de Egipto, los altos niveles de humedad en muchas tumbas y algunos de los químicos utilizados en las técnicas de momificación, contribuyen a la degradación del ADN y se cree que hacen que la supervivencia a largo plazo del ADN en momias egipcias sea improbable». De este estudio para extraer el ADN nuclear de tales momias y para demostrar su fiabilidad usando métodos robustos de la autentificación es una brecha que abre la puerta al estudio directo adicional de restos momificados.

Para este estudio, un equipo internacional de investigadores de la Universidad de Tuebingen, el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, la Universidad de Cambridge, la Academia Polaca de Ciencias y la Sociedad de Antropología, Etnología y Prehistoria de Berlín, examinó la diferenciación genética y la continuidad de la población en un lapso de tiempo de alrededor de 1.500 años, y comparó estos resultados con las poblaciones modernas. El equipo tomó muestras de 151 individuos momificados del sitio arqueológico de Abusir el-Meleq, a lo largo del río Nilo en Medio Egipto, de dos colecciones antropológicas recibidas y comisariadas en la Universidad de Tuebingen y la Colección de Cráneos Felix von Luschan en el Museo de Prehistoria de la Staatliche Museen zu Berlin, Stiftung Preussicher Kulturbesitz.

En total, los autores recuperaron los genomas mitocondriales de 90 individuos, y los conjuntos de datos del genoma de tres individuos. Fueron capaces de utilizar los datos reunidos para probar hipótesis anteriores extraídas de datos arqueológicos e históricos, y de estudios de ADN moderno. «En particular, estábamos interesados ​​en ver cambios y continuidades en la composición genética de los antiguos habitantes de Abusir el-Meleq», dijo Alexander Peltzer, uno de los autores principales del estudio de la Universidad de Tuebingen.

El equipo quería determinar si las poblaciones ancestrales investigadas se vieron afectadas a nivel genético por conquista y dominación durante el período estudiado y compararon estas poblaciones con poblaciones comparativas egipcias modernas. «Queríamos probar si la conquista de Alejandro Magno y otras potencias extranjeras ha dejado una huella genética en la población egipcia antigua», explica Verena Schuenemann, líder del grupo en la Universidad de Tuebingen y uno de los autores principales de este estudio.
Relación genética estrecha entre los antiguos egipcios y las antiguas poblaciones en el Cercano Oriente

El estudio encontró que los antiguos egipcios estaban más estrechamente relacionados con las antiguas poblaciones del Levante, y también estaban estrechamente relacionados con las poblaciones neolíticas de la Península de Anatolia y Europa. «La genética de la comunidad de Abusir el-Meleq no sufrió ningún cambio importante durante los 1.300 años que estudiamos, lo que sugiere que la población permaneció genéticamente relativamente poco afectada por la conquista y el gobierno extranjeros», dice Wolfgang Haak, líder del grupo en el Instituto Max Planck Por la Ciencia de la Historia Humana en Jena. Los datos muestran que los egipcios modernos comparten aproximadamente un 8% más de ancestros en el nivel nuclear con las poblaciones africanas subsaharianas que con los antiguos egipcios. «Esto sugiere que un aumento en el flujo del gen subsahariano en Egipto ocurrió en los últimos 2.000 años», explica Stephan Schiffels, líder del grupo en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena. Posibles factores causales pueden haber sido la mejora de la movilidad a lo largo del río Nilo, el aumento del comercio de larga distancia entre el África subsahariana y Egipto y la trata de esclavos transahariana que comenzó hace aproximadamente 1.300 años.

Este estudio contrarresta el escepticismo previo sobre la posibilidad de recuperar ADN antiguo confiable de momias egipcias. A pesar de los posibles problemas de degradación y contaminación causados ​​por el clima y los métodos de momificación, los autores fueron capaces de utilizar secuenciación de ADN de alto rendimiento y sólidos métodos de autenticación para garantizar el origen antiguo y la fiabilidad de los datos. El estudio muestra así que las momias egipcias pueden ser una fuente fiable de ADN antiguo, y pueden contribuir en gran medida a una comprensión más precisa y refinada de la historia de la población de Egipto.

Fuente: Max Planck Institute

Seis sitios arqueológicos serán inundados por la represa Angostura

Seis sitios arqueológicos serán afectados por la represa de Angostura, el espejo de agua que inyectará vida al Proyecto Majes-Siguas II, con fines de irrigación de tierras y producción hidroeléctrica. Llegado el momento, este almacén hídrico será el de mayor capacidad de Perú con 1,140 hectómetros cúbicos acumulados.

Como suele ocurrir en todo tipo de obras de construcción civil, el costo ambiental y cultural es grande. Angostura no es la excepción, y así lo confirma el contenido de la Resolución Directoral N° 069-2017 de la Dirección General de Patrimonio Arqueológico del Ministerio de Cultura, emitida el 16 de marzo último.

Allí se detalla que en la zona existe pintura rupestre sobre roca en seis sitios plenamente identificados cuyas áreas sumadas totalizan aproximadamente 8 hectáreas. Los trabajos de identificación estuvieron a cargo de Kevin Freder Huánuco Naupay, en calidad de director del proyecto.

INFORME.

Se menciona que dos sectores en especial, serán inundados cuando la presa quede concluida y el recurso hídrico empiece a acumularse, en tanto los restantes cuatro quedarán afectados en diferente medida, ya que no podrán ser recuperados.

La resolución menciona que Kevin Huánuco remitió el informe de sitio en donde precisa lo siguiente: “Las pinturas rupestres de los sitios arqueológicos Huaypune IV Sector 1 y Huaypune IV Sector 2, no fueron retiradas durante la intervención dadas las características de las rocas que funcionan como soporte de las pinturas rupestres, que no soportarían su extracción, lo que llevaría a la fracturación de la piedra soporte de las pinturas”.

En buena cuenta, consideran imposible el retiro de las rocas que contienen las ilustraciones con una antigüedad de al menos tres mil años, aunque también reconocen que en la cuarta expedición programada por los supervisores del Ministerio de Cultura, fue imposible verificar lo informado por el especialista, esto debido a la falta de logística adecuada.

Como medida de mitigación de los daños derivados de este afán por el desarrollo, el Ministerio de Cultura dispuso formular un registro audiovisual de todo este patrimonio dejado por nuestros antepasados. Para lograr esto se ha dispuesto tareas específicas destinadas a tener un registro fotográfico que deberá estar al alcance de las entidades culturales de la región Arequipa.

El registro audiovisual deberá contener lo siguiente: Ubicación, cronología, contexto en el que están las pinturas, técnicas y estilo estudiados, estudios físico-químicos de las pinturas, interpretación de las imágenes y explicación del proceso que tomará la obra de construcción de la represa Angostura.

Para garantizar el impacto de esta información, la comisión técnica deberá entregar el registro fílmico a la comunidad y difundirlo por internet y los medios de comunicación. La empresa Concesionaria Angostura Siguas S.A. debe entregar el estudio a la Dirección de Calificación de Intervenciones Arqueológicas, a la biblioteca del Museo Nacional de Arqueología, a la biblioteca del Ministerio de Cultura y a la Dirección Desconcentrada de Cultura de Arequipa.

PRECEDENTE.

Revisando información sobre los costos culturales de obras de este tipo en el mundo, se tiene como ejemplo claro la llamada “represa de la tres gargantas” que embalsa el río Yangtsé en China, para desarrollar el más grande complejo hidroeléctrico y sistema de navegación segura por esta vertiente.

La obra demoró 23 años en ser construida y otros 25 en ser aprobada. El 20 de setiembre de 2016, finalmente, se dio por concluidas las obras de manera oficial.

En la memoria del informe final, se menciona que la zona inundada, equivalente a un área siete veces mayor a la de Angostura en Arequipa, dejó cubiertas reliquias ancestrales y otros elementos de las eras paleolítica y neolítica, restos que eran muy importantes para la gente.

También se destruyó tumbas de aristócratas y obras de las dinastías Ming y Qing que quedaron por debajo de la línea de almacenamiento, aunque una parte fue rescatada, no se alcanzó este beneficio para todo el conjunto cultural chino.

Trabajos.

El registro fílmico de los seis sitios debe empezar a levantarse el primer día de junio, tienen hasta agosto para el informe final.

Fuente: Nery Alemán

Campo magnético y arqueología

El campo magnético y la arqueología

El campo magnético y la arqueología

Albert Einstein consideraba que el origen del campo magnético de la Tierra era uno de los cinco problemas no resueltos más importantes de la física. El debilitamiento del campo geomagnético, que se extiende desde el núcleo del planeta hacia el espacio exterior y que fue registrado por vez primera hace 180 años, ha hecho que algunos se preocupen por el bienestar de la biosfera, teniendo en cuenta que dicho campo ayuda a protegerla.

Pero un nuevo estudio a cargo de investigadores de la Universidad de Tel Aviv (TAU), la Universidad Hebrea de Jerusalén y la de California en San Diego, esta en Estados Unidos y las dos primeras en Israel, ha conducido a la conclusión de que no hay razón para alarmarse: el campo geomagnético de la Tierra ha estado oscilando durante miles de años, sin que por tanto un debilitamiento progresivo implique que esa va a ser la tendencia de los años futuros.

El campo magnético y la arqueología

Los datos obtenidos del análisis de asas de vasijas de Judea de las cuales se conoce bien en qué época se fabricaron, proporcionan información sobre los cambios en la intensidad del campo geomagnético entre los siglos octavo y segundo antes de Cristo. Lo que toda esta información indica es que dicho campo oscilaba, registrándose un pico durante el siglo VIII a.C.

Erez Ben-YosefLa cerámica, la arcilla cocida, los ladrillos de barro cocidos, la escoria de cobre, casi cualquier cosa que fue calentada y después enfriada, puede convertirse en un sistema de registro de los componentes del campo magnético terrestre en el momento del suceso, tal como señala Erez Ben-Yosef, del Instituto de Arqueología de la TAU, coautor del nuevo estudio. Las cerámicas en concreto poseen diminutos minerales a modo de “grabadores” magnéticos que almacenan información sobre el campo magnético del momento en que, por ejemplo, la arcilla se hallaba en el horno. El comportamiento del campo magnético en el pasado puede ser pues estudiado examinando los objetos arqueológicos hechos con los materiales idóneos.

Fuente

¿Qué pasa con la tumba de Tutankamon?

¿Qué pasa con la tumba de Tutankamon?

tumba de Tutankamon

Llevamos alrededor de un año recibiendo informes periódicos de que hay algo tras las paredes de la tumba de Tutankamón. Los resultados análisis hablan de cámaras selladas, pero hay un problema. Las autoridades egipcias se niegan a hacer públicos los datos.

En 2015, un equipo de investigadores liderado por el especialista japonés en análisis de radio Hirokatsu Watanabe practicó un análisis mediante radar de penetración terrestre y halló indicios de dos posibles cámaras tras las paredes de la tumba de Tutankamón, en el Valle de los Reyes.

Tras practicar una termografía por infrarrojos, arqueólogos de la asociación francesa para la conservación del patrimonio (Heritage, Innovation and Preservation) apoyaron la tesis de una cámara secreta. En mayo de 2016, un equipo patrocinado por National Geographic practicó una nueva prueba de Georradar, pero los resultados fueron negativos. Sin embargo, los técnicos hallaron indicios de diferencias en la pintura de dos de las paredes de la cámara, como si las hubieran sellado y pintado con posterioridad a su construcción.

infrarojos Tutankamon

¿El problema?

Ninguno de los análisis practicados hasta ahora han podido ser verificados (o rebatidos) por ningún otro especialista porque el Ministerio de Antigüedades Egipcio se niega a hacer públicos los datos de los análisis. Tan solo sabemos los resultados que el ministro de antigüedades egipcio, Mamdouh Eldamaty quiere que sepamos a través de una rueda de prensa, pero los datos nunca se hacen públicos. La tumba de Tutankamón va a pasar por un tercer análisis que ejecutará el profesor de la Universidad de Turín Francesco Portelli, quien ya ha adelantado a Live Science que tampoco puede comentar nada sin el permiso del Ministerio.

Para añadir más misterio al ministerio, The National Geographic Society también ha prohibido expresamente a los miembros de la expedición de 2016 hacer públicos datos sobre la investigación. Al parecer la popular institución divulgativa ha adoptado el mismo secretismo a petición del gobierno egipcio. La política de no revelar los datos de los sucesivos análisis para que puedan ser revisados por pares ha suscitado un aluvión de críticas entre la comunidad científica.

¿Qué tiene que ocultar el gobierno egipcio? Nos gustaría decir que tanta precaución se debe a que han descubierto algo impresionante y no quieren revelarlo hasta estar seguros, pero todos los indicios apuntan precisamente a lo contrario. Diversos investigadores que no han querido dar su nombre a conocer explican que si el ministerio de antigüedades no quiere hacer públicos los datos es precisamente porque servirían para confirmar que no hay nada tras las paredes de la cámara de Tutankamón.

Desde los altercados de la revolución de 2011 conocidos como Primavera Árabe, el turismo en Egipto se ha visto muy afectado por la inestabilidad política. Se cree que las autoridades egipcias saben que no hay nada pero siguen practicando análisis y ofreciendo ruedas de prensa para poder mantener viva la llama del entusiasmo turístico al calor de un posible nuevo descubrimiento.

Fuente: Carlos Zahumenszky

Mundos 3D a partir de imágenes tomadas con el móvil

Mundos 3D a partir de imágenes tomadas con el móvil. Investigadores de la Universidad Técnica de Viena han desarrollado, en el marco del proyecto de investigación Harvest4D, un algoritmo que procesa grandes cantidades de datos para generar mundos virtuales a partir de imágenes tomadas con el móvil. El software podría adaptarse a campos tan dispares como la arqueología, la arquitectura, la ingeniería o el entretenimiento.

Mundos 3D
Modelo 3D realizado a partir de fotos y escáner láser. Fuente: Universidad de Viena. Mundos 3D

Mostrar el mundo en tres dimensiones ya no resulta una tarea propia de la ciencia ficción. Los escáneres 3D actuales pueden capturar la imagen de un objeto, un edificio o incluso una ciudad entera y generar a partir de esos datos un modelo virtual. Sin embargo, en la mayoría de los casos se trata de procesos bastante complejos.

El proyecto de investigación Harvest4D, dirigido por la Universidad Técnica de Viena, en Austria, ha permitido el desarrollo de un algoritmo que facilitaría la tarea, generando mundos virtuales a partir de imágenes no capturadas necesariamente para ese propósito. Incluso facilitaría la captura de 4D, lo que permitiría estudiar el avance de esos mundos de forma progresiva, conforme pasa el tiempo.

Esta aplicación sería de gran utilidad por ejemplo para la investigación y alerta de inundaciones, aunque el software en general se podría adaptar a otros campos tan dispares como la arqueología, la arquitectura, la ingeniería o el entretenimiento.

«Hasta ahora la creación de imágenes 3D reales se lleva a cabo utilizando métodos muy complicados, como los escáneres láser», explica el profesor Michael Wimmer, director de la investigación, en un comunicado de la universidad. Ello implica que sea una tarea llevada a cabo por expertos, que analizan un objeto o escena cuidadosamente para reunir datos de su forma y ocasionalmente de su color, con los que después construir modelos digitales tridimensionales.

Mundos 3D
Busto reconstruido en 3D a partir de 100 fotos de móvil. Fuente: Universidad de Viena. Mundos 3D

A diferencia de una cámara, que reúne información del color acerca de las superficies dentro de su campo de visión, los escáneres 3D reúnen información sobre su geometría. El resultado es un modelo que describe la posición en el espacio tridimensional de cada punto analizado. Se trata, por tanto, de un proceso farragoso, que implica esfuerzo por parte de quien edita los datos, y la necesidad inicial de tomar imágenes de alta resolución. «Esa es la única manera de generar superficies claras, lisas y bonitas a partir de una nube de puntos tridimensional”, añade el profesor.

Mundos 3D a partir de imágenes 2D

Sin embargo, la nueva investigación aspira a un cambio de paradigma radical en esta área. Para ello parten de la base de que los dispositivos que pueden tomar imágenes de alta resolución cada vez son más comunes. Sin ir más lejos, los propios smartphones. Además, mientras hace pocos años tener un dron equipado con cámaras se concebía como un equipo de alta tecnología, hoy se trata de una herramienta asequible.

Mundos 3D
Mundos 3D

Se necesitan entonces métodos de cálculo apropiados para generar mundos tridimensionales a partir de grandes colecciones de datos. «No sólo se trata de montar imágenes juntas en el ordenador; hay que usarlas para calcular el modelo completo en 3D», explica otro miembro del equipo, Reinhold Preiner.

De esta forma se consigue que una pieza se pueda mover libremente y verse desde cualquier ángulo en la pantalla, incluyendo aquellos que no aparecían originalmente en las imágenes. En la práctica, ha supuesto que se pueda estudiar y analizar una excavación virtualmente; incluso desde casa y en alta calidad.

Para lograrlo es necesario el desarrollo de programas que toleren errores, pues los datos nunca son perfectos. De hecho, a veces las imágenes están desenfocadas o muestran los objetos en condiciones de luz diferentes. Sin embargo, el método de Harvest4D permite procesar este tipo de imágenes de forma automática. Por ejemplo, la prueba de la excavación arqueológica se creó a partir de fotos completamente ordinarias, aunque la estructura más irregular se midió con un escáner láser.

Con todo, el nivel de detalle de la visualización no siempre tiene que ser el mismo, puede variar en función de la relevancia que aporte a la visión global. Así, volviendo al ejemplo de la excavación, para una mampostería ordinaria basta con una representación más básica, mientras se requiere mayor detalle para ver los valiosos frescos de la pared. Esto se soluciona incorporando adicionalmente imágenes de alta resolución de los frescos al modelo 3D, pero para la construcción general valen las otras.

Igualmente, a menos que se necesiten los datos para fines científicos, no es necesario utilizar el máximo nivel de detalle. De esta forma se pueden presentar modelos 3D incluso en ordenadores portátiles y teléfonos inteligentes, aunque con algo menos de precisión. Para ello el software recurre a técnicas especializadas que permiten mostrar grandes nubes de puntos pese a que no caben en la memoria de este tipo de dispositivos.

4D, el tiempo virtual

Pero aún hay más. Si se conoce el momento en que se tomaron las imágenes, se puede añadir una dimensión temporal a las tres dimensiones espaciales, e investigar cómo cambia el mundo en 4D. Esto también resulta una tarea compleja para los ordenadores, ya que muchas veces no se sabe si el objeto representado cambia realmente, o es el efecto de haber tomado la imagen con condiciones de luz, ángulos o dispositivos diferentes.

Mientras a una persona le puede resultar bastante fácil detectarlo, se trata de un gran reto para un ordenador, pero en ello se centra ahora la investigación. Como consecuencia, el algoritmo se podría aplicar a la investigación de inundaciones en su propio tiempo virtual.

Por Patricia Pérez Corrales

Guardar

Cultura Copiapó: Hallan 3 momias de 900 años

Cultura Copiapó: Hallan 3 momias de 900 años. Dos trabajadores agrícolas han sido protagonistas de uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de Chile al descubrir tres momias con una antigüedad de más de 900 años.

La Policía de Investigaciones de Chile (PDI), indicó este miércoles que los agricultores dieron con una sepultura que contenía los restos momificados de dos niños y la osamenta de una mujer con una data de más de 900 años, además de algunos utensilios como vasijas de cerámica y juguetes que presumiblemente corresponderían a la Cultura Copiapó.

Cultura Copiapó

Cultura Copiapó

La Cultura Copiapó es un grupo prehispánico que habitó en la región de Atacama durante el denominado período Intermedio Tardío entre el 1000 y el 1400 cuando se fusiona con las poblaciones diaguitas sometidas a los incas quienes también sometieron el territorio de esta cultura.

Las tres momias fueron encontradas en el sector de Iglesia Colorada en el Fundo Bauza, unos 800 kilómetros al norte de la capital chilena. Según radio Bío Bío, los oficiales de la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medio Ambiente y el Patrimonio Cultural (Bidema), encontraron los cuerpos envueltos en tela de camélidos y fibras vegetales, lo que explicaría su grado de conservación.

momias-chile-02

Los menores habrían fallecido entre los 5 y 7 años de edad, mientras que los restos óseos femeninos corresponderían a una mujer de entre 50 y 60 años, según los primeros análisis.

Los restos serán enviados a Santiago para que el Consejo de Monumentos Nacionales haga los estudios pertinentes, mientras se realizan los trámites necesarios para que las momias queden en la zona, específicamente en la Universidad de Atacama.

Este es el primer descubrimiento de este tipo en el sector, considerada como un sitio arqueológico, y se cree que se trataba de un espacio dedicado a los ritos funerarios.

Fuente

Guardar

Descubren la tumba de Aristóteles

Descubren la tumba de Aristóteles. El descubrimiento fue revelado este jueves durante el congreso internacional «Aristóteles, 2.400 años». Este viernes, los más de 250 estudiosos del filósofo provenientes de 40 países visitarán el eminente lugar.

tumba-aristoteles3

Un equipo de arqueólogos griegos dicen que han descubierto la tumba de Aristóteles. Después de más de dos décadas de excavaciones, la tumba de uno de los filósofos más grandes de la historia podría estar en Estagira (Grecia), su ciudad natal.

«No tenemos ninguna evidencia pero sí fuertes indicios que nos llevan casi a la certeza», ha asegurado el arqueólogo Kostas Sismanidis, director de las excavaciones.

[pullquote]Según el equipo de arqueología, las características del edificio descubierto hacen pensar que no puede ser otra cosa que el mausoleo del discípulo de Platón.[/pullquote]

«Aristotelión», la tumba de Aristóteles

Según el equipo de arqueología, las características del edificio descubierto hacen pensar que no puede ser otra cosa que el mausoleo del discípulo de Platón. Los restos del yacimiento arqueológico han sido hallados bajo restos de una torre bizantina construida con posterioridad. Esa construcción posterior era lo que había hecho dudar al principio a los arqueólogos, que llevan desde 1990 trabajando en el yacimiento.

la tumba de Aristóteles

El edificio desenterrado es una gran tumba rectangular con suelo de mármol y una bóveda que en otros tiempos alcanzaba los 10 metros de alto. Estaba recubierta con tejas de la fábrica de cerámica real, lo que revela la inminencia de los restos que debía contener.

la tumba de Aristóteles

Dentro de la tumba se han encontrado más de 50 monedas de la época de Alejandro Magno, diversos objetos de cerámica y el rastro de un antiguo altar destinado a sacrificios que ha sido destruido.

Emplazada entre una galería del siglo V a.C. y un templo de Zeus del siglo VI a.C., la tumba reposa en el ágora de la ciudad y tiene unas vistas panorámicas.

El convencimiento de los arqueólogos viene además acompañado de dos fuentes literarias que señalan que ese es el lugar exacto del enterramiento de Aristóteles. Uno de ellos es el manuscrito 257 de la Biblioteca Marciana de Venecia y otro, una biografía árabe de Aristóteles.

Según los dos registros, tras la muerte del filósofo en la isla de Eubea en el 322 a.C. los habitantes de Estagira llevaron sus cenizas en una urna de cobre, la enterraron en el gran sepulcro y erigieron un altar en un lugar llamado «Aristotelión» donde se reunía su asamblea.

Fuente

Collar Maya de 1.620 cuentas de nácar expuesto por primera vez

Un collar Maya que buscaba emular la piel de un pez al moverse, la cual está conformado por 1.620 lentejuelas de concha nácar y 34 pendientes de diferentes tonos rosados, se exhibirá por primera vez en el Museo del Templo Mayor dentro de la exposición Oxtankah. Lujo y poder, la cual se inauguró ayer.

Collar Maya

 

El collar maya fue descubierto en el año 2000 dentro de un entierro encontrado en la zona arqueológica de Oxtankah, ubicada en la bahía de Chetumal, Quintana Roo. Estaba colocado en el pecho del personaje principal de la cámara funeraria, en la que también se hallaron otros seis individuos entre adultos y niños.

Los especialistas tienen indicios de que el personaje era un miembro de la clase alta debido a la parafernalia con la que fue enterrado.

Las piezas —que datan del periodo Clásico Tardío-Terminal (600-900 d.C.)— se encontraron desarmadas, por lo que un equipo de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se abocaron a su restauración.

Collar Maya

Hortensia de Vega Nova, directora del Proyecto Arqueológico de Oxtankah; el arqueólogo Emiliano Melgar Tísoc y la restauradora perito Lourdes Gallardo Parrodi, fueron los encargados del proyecto y en el curso de la investigación descubrieron que aunque la vestimenta tiene el aspecto de pectoral o collar, debido a que las cuentas estaban unidas en forma imbricada y con brillo sólo en una de sus caras, formaron parte de la indumentaria del individuo.

[pullquote]“Los artesanos quisieron emular la piel del pez plateado de nombre xihua, oriundo de aquella región y de gran valor para los mayas, por eso las lentejuelas, al moverse y brillar, semejan escamas”, explicó De Vega.[/pullquote]

Los artesanos quisieron emular la piel del pez plateado de nombre xihua, oriundo de aquella región y de gran valor para los mayas, por eso las lentejuelas, al moverse y brillar, semejan escamas”, explicó De Vega.

Las piezas fueron confeccionadas con cuatro especies diferentes de moluscos, dos de almejas y dos de caracoles, “de las cuales tres provienen de aguas marinas del Caribe y una de agua dulce, probablemente de Belice o del Petén guatemalteco que es zona de ríos. El nácar de agua dulce emite colores claros y el de agua marina tiene tonos oscuros; los artesanos mezclaron ambas especies, lo cual indica que estaban buscando el color nacarado”, señaló Emiliano Melgar.

Los especialistas determinaron que las 1.620 lentejuelas, cuentas circulares nacaradas con las que se armó la mayor parte de la vestimenta, fueron elaboradas con moluscos Pinctada imbricata y Psoronaias. Para los 28 pendientes rectangulares y tres pares de colgantes en forma de L, que rematan el objeto, se ocuparon caracoles Strombus gigas y Strombus alatus. Estas especies no pertenecen al litoral de la bahía de Chetumal ni son fáciles de obtener, lo cual añade un valor cultural especial al objeto.

El collar maya remite al estrecho vínculo que tuvieron los mayas prehispánicos con su entorno natural, en especial el acuático. “Esa buena relación de simbiosis les permitió sobrevivir en el área por más de mil 400 años”, refirió De Vega Nova, quien continúa con la investigación de Oxtankah y sus relaciones con otros asentamientos de la bahía de Chetumal.

Un collar maya y más piezas para celebrar.

Collar Maya

Para festejar el 25 aniversario del Programa de Arqueología Urbana (PAU), que se realiza en el Centro Histórico de la Ciudad de México, el INAH realiza la exposición Revelaciones de la arqueología mexica, en la que muestra los hallazgos más recientes en la Plaza Manuel Gamio y en predios de la calle Guatemala.

Cuauhxicalco, el Calmécac, el Templo de Ehécatl-Quetzalcóatl, la Cancha de Juego de Pelota y el Huei Tzompantli, son los cinco lugares vinculados con la vida mexica, donde se han encontrado ofrendas entre las redes de cableado telefónico y de drenaje.

Entre los hallazgos destacan los huesos de una mujer de aproximadamente 70 años, que fue depositada bocabajo de forma flexionada, hace 550 años.

Raquel Vargas
raquel.vargas@razon.com.mx

¿Un templo Neandertal de 175.000 años?

¿Un templo Neandertal de 175.000 años? Descubierta en el fondo de una cueva de Francia una construcción hecha con estalagmitas.

templo Neandertal

 

Iluminados Iluminados con antorchas, los neandertales se adentraron en la cueva. Pasaron las primeras cámaras, que los osos utilizaban para hibernar. Recorrieron largas galerías hasta donde no llegaba ninguna luz del día. Eran lo bastante anchas para avanzar sin tener que agacharse. Bordearon los pequeños lagos del interior de la cueva. A 336 metros de la entrada encontraron una cámara enorme, como la nave de una iglesia, de 30 metros de longitud por 20 de anchura y 5 de altura.

bruniquel templo Neandertal

Fue el lugar que eligieron para construir su obra. Dos anillos de piedras que levantaron con fragmentos de estalagmitas. En el centro del anillo más grande, de casi siete metros de diámetro, situaron dos pequeñas acumulaciones de estalagmitas. Como un Stonehenge en miniatura. Con la diferencia de que Stonehenge rendía culto al sol y estos anillos se crearon en un reino de oscuridad. Y de que Stonehenge fue construido por Homo sapiens hace 4.500 años y los anillos de estalagmitas fueron obra de neandertales hace unos 175.000 años.

bruniquel neandertal 175. 000
Reconstrucción 3D

Son la obra más antigua que se ha descubierto de los antiguos pobladores de Europa. Un descubrimiento que demuestra que los neandertales tenían “un nivel de organización social más complejo de lo que se pensaba hasta ahora” y que eran capaces de realizar actividades en las profundidades de las cuevas, según los resultados de la investigación que se presentan esta semana online en la revista Nature.

¿Un templo Neandertal?

“Esto no era un campamento ni un lugar donde vivían. ¿Para qué iban a ir tan lejos de la luz del día?”, declara por correo electrónico Jacques Jaubert, prehistoriador de la Universidad de Burdeos (Francia) y primer autor de la investigación. Según Jaubert, “podríamos asumir algún tipo de comportamiento simbólico o ritual”, pero advierte que la función de los anillos de estalagmitas se desconoce.

Las construcciones fueron descubiertas en 1990 en la Cueva de Bruniquel, situada en el sur de Francia ante un meandro del río Aveyron. Sin embargo, no se han podido fechar hasta ahora. La datación de 176.500 años (con un margen de error de 2.100 años) es lo que indica que fueron obra de neandertales, ya que es la única especie conocida en el sur de Europa en aquella época.

bruniquel-neandertal-175000-anos-4

Sin embargo, no se han encontrado fósiles de neandertales ni herramientas de piedra en la cueva de Bruniquel. Los investigadores tampoco han estudiado todavía si los restos de otros animales hallados en las cámaras de la cueva más próximas a la entrada tienen marcas de cortes o algún otro signo de actividad humana, informa Jaubert.

Las construcciones, que incluyen los dos anillos y cuatro acumulaciones de piedras, están formadas por unas 400 piezas. Sumadas, pesan 2,2 toneladas. La mayoría de estas piezas, con un peso medio de 5,5 kilos, tienen unos 30 centímetros de longitud, lo que indica que fueron talladas expresamente del mismo tamaño para elaborar las construcciones.

Si el anillo grande mide casi siete metros de diámetro, el pequeño mide poco más de dos. Las paredes, formadas por hasta cuatro capas superpuestas de estalagmitas, llegan a cuarenta centímetros de altura. Debió ser un trabajo de semanas o meses para un grupo de varios neandertales. El número de individuos que participó en la construcción no se ha podido determinar.

bruniquel-neandertal-175000-anos-5

Muchas de las piezas presentan manchas oscuras causadas por fuego. Asimismo, en uno de los anillos se ha encontrado un fragmento de hueso de 6,7 centímetros de longitud, probablemente de un oso o de un gran herbívoro, que fue sometido a altas temperaturas. Todo ello demuestra que los neandertales de Bruniquel ya controlaban el fuego y explica que pudieran adentrarse hasta el fondo de la cueva.

“Es un descubrimiento excepcional”, declara Robert Sala, director del Institut de Paleoecologia Humana i Evolució Social (Iphes) en Tarragona. “Se suma a otras investigaciones que en los últimos años han cambiado la imagen de los neandertales al demostrar que ya tenían comportamientos modernos. Pero tiene el gran valor de la datación de 175.000 años, porque los comportamientos modernos de los neandertales se habían observado en fechas más recientes y quedaba la duda de si los habían adquirido imitando a los Homo sapiens, que se extendieron por Europa hace poco más de 40.000 años. Ahora queda claro que los neandertales tenían comportamientos que consideramos modernos y que no los copiaron de nadie”.

Fuente

Encuentran 900 sitios arqueológicos en Afganistán

Encuentran 900 sitios arqueológicos en Afganistán. Fortificaciones, templos budistas e islámicos, asentamientos nómadas y monasterios fueron ubicados gracias a fotografías en alta resolución.

900 sitios arqueológicos
900 sitios arqueológicos

Representantes del Gobierno de Afganistán y de la UNESCO anunciaron ayer en Roma el reciente descubrimiento de 900 yacimientos arqueológicos en Kabul, hallados gracias a las fotografías de alta resolución proporcionadas por la OTAN.

El consejero del presidente de Afganistán en Programas de Desarrollo, Mohammad Qayoumi, explicó que la elección de Roma para ilustrar estos descubrimientos se debe a «las buenas relaciones de amistad que unen a Afganistán e Italia».

Unas buenas relaciones que se sustentan en la participación de Italia en proyectos culturales en Afganistán desde 1957, como por ejemplo la colaboración que realizó el Ministerio italiano de Cultura en la restauración del Museo Nacional de Kabul en 2004.

El hallazgo de los 900 yacimientos arqueológicos se remonta a 2015 cuando el Gobierno afgano, presidido por Ashraf Ghani, propuso realizar una profunda evaluación de seis zonas mineras de Kabul antes de comenzar unas excavaciones.

Ayudados por la OTAN, que proporcionó imágenes detalladas de la zona, en menos dos años se han localizado en una superficie de 16 mil kilómetros cuadrados unos 2 mil 500 yacimientos arqueológicos, de entre los que se encontraban los 900 recién descubiertos.

Como resultado de este proyecto también se han hallado fortificaciones de arcilla, templos budistas e islámicos, asentamientos nómadas, monasterios o un caravansar, edificación que en Oriente se usaba como posta o posada en la ruta de las caravanas.

La directora de la UNESCO en Afganistán, Patricia McPhilips, puso de manifiesto también hoy en Roma que las fotografías de la OTAN fueron «indispensables porque proporcionan un auténtico mapa arqueológico digital de Afganistán».

La alta resolución de las imágenes tomadas por los satélites de la OTAN permitió estudiar también áreas arqueológicas que se encuentran en territorios de alto riesgo por conflictos bélicos, «un escenario demasiado peligroso para el trabajo de los arqueólogos», agregó McPhilips.

En relación a estos escenarios, la directora de la UNESCO en Afganistán lamentó que los conflictos amenacen la supervivencia y la identidad del país y señaló que, por ello, que su trabajo se centra en «tutelar los testimonios de toda forma de civilización».

En su comparecencia ante los medios, McPhilips se refirió también a la aplicación «revolucionaria» de lo que denominó «arqueología preventiva» en el país, un concepto que hace referencia al estudio de un espacio antes de realizar cualquier tipo de excavación o intervención.

El proyecto se ha podido llevar a cabo gracias a la financiación del Banco Mundial que ha aportado siete millones de dólares (unos 6.27 millones de euros) para «tutelar y preservar el patrimonio afgano», dijo por su parte el representante del organismo monetario, Michael Stanley.

Stanley anunció que el Banco Mundial destinará en el futuro «dos o tres millones más» de dólares (entre 1.79 y 2.69 millones de euros) a la UNESCO para preservar el patrimonio afgano, pero hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que sigan su ejemplo porque, opinó, «aún así no es suficiente y se necesitan más donaciones».

Fuente

Cueva de Atxurra, hallado tesoro de 14.000 años

Cueva de Atxurra, hallado tesoro de 14.000 años. Un equipo arqueológico de la Diputación de Bizkaia ha hallado en la cueva de Atxurra, cerca de Lekeitio, un «santuario» que contiene catorce paneles con al menos 70 grabados de animales del paleolítico superior, en concreto del periodo magdaleniense medio/superior de hace 12.500/14.500 años.

Cueva de Atxurra

Se trata de un hallazgo determinante y excepcional en el conocimiento del arte parietal paleolítico durante el magdaleniense cantábrico-pirenaico gracias a la gran cantidad de paneles y figuras decoradas localizadas -solamente comparable con Altxerri, Ekain o Erberua en el entorno más próximo- y por la presencia de algunos suelos intactos con material arqueológico.

La cueva de Atxurra, que permanecerá cerrada, se encuentra a unos tres kilómetros de la localidad costera de Lekeitio, fue excavada como yacimiento arqueológico por Jose Miguel de Barandiarán en 1934 y 1935 y es muy conocida por los espeleólogos de la zona.

Cueva de Atxurra

Los grabados rupestres no habían sido hallados hasta ahora porque se encuentran en unas peligrosas repisas, a unos cuatro metros de altura del suelo, de una galería que está a casi 300 metros de la entrada y a la que se accede tras pasar arrastrándose por una gatera.

Además, la figuras de los animales no son fáciles de ver al haber desaparecido la mayoría de los pigmentos negros, posiblemente carbón, y quedar los raspados en la piedras, hechos con herramientas de sílex.

Cueva de Atxurra

El hecho de estar en repisas altas y peligrosas ha evitado que la gran mayoría de espeleólogos pisaran la zona y esos «suelos intactos» han posibilitado encontrar debajo de las pinturas restos arqueológicos de importancia, como una lámina de sílex y un trozo de carbón posiblemente usados para hacer las figuras de los animales, aunque uno de ellos tiene un «grafiti» por encima con las letras JMN.

El arqueólogo Diego Garate, que descubrió las pinturas con el espeleólogo Iñaki Intxaurbe, ha explicado en una rueda de prensa en Bilbao que se trata de un «hallazgo muy importante» y que no es una cueva más del Cantábrico y los Pirineos con grabados rupestres. «Es una santuario, es de ‘champions'», ha dicho.

La Diputación lo sitúa al nivel de la cuevas guipuzcoanas de Altxerri y Ekain o la vizcaína de Santimamiñe.

Los grabados de la cueva de Atxurra

Entre las figuras representadas, Garate ha destacado la de un bisonte con una veintena de lanzas clavadas en la panza. «Este pobre es posiblemente el animal más cazado de toda Europa», ha comentado el arqueólogo, que ha señalado que las pinturas rupestres de caza no suelen tener más de tres «proyectiles».

Cueva de AtxurraGarate ha explicado que hasta ahora solo han hecho cuatro inspecciones en Atxurra y que aún no han explorado la tercera parte de la cueva, por lo que el número de paneles y animales representados, de forma superpuesta unos encima o dentro de los otros, podría superar los 70 contabilizados, en su mayoría bisontes y caballos, aunque también hay cabras, ciervos o renos.

La investigación arqueológica de la cueva de Atxurra continuará durante un primer periodo de tres años y se prevé lenta porque obligará a instalar andamios y equipos de seguridad para poder estudiar las pinturas situadas en las repisas y analizar el tercio final de la cueva.

La Diputación y Garate han destacado que este hallazgo no ha sido casual, sino que forma parte del estudio que se comenzó hace diez años para revisar los yacimientos arqueológicos vizcaínos descubiertos por Barandiarán.

Gracias a esta investigación en la última década se han hallado pinturas paleolíticas en once cuevas de Bizkaia, que se unen a las tres que ya se conocían antes de 2004.

Video

Arqueología Musical

Proyecto Europeo Arqueología Musical. Investigadores del Área de Música de la Universidad de Valladolid (UVa), en España, participan en un proyecto del Programa Cultura de la Unión Europea sobre arqueología musical denominado EMAP (European Music Archaeology Project) que conjuga investigación científica, divulgación y creación artística y musical con el objetivo de poner en valor el patrimonio musical de los distintos pueblos y culturas que habitaron en el actual continente europeo.

arqueologia-musical3

El consorcio del proyecto, que tiene una duración de cinco años (2013-2018), está formado por diez universidades y centros de investigación, administraciones públicas e instituciones artísticas y musicales europeas de siete países (Italia, Chipre, Alemania, Suecia, Austria, Reino Unido y España), entre ellas la Universidad de Valladolid como único socio español. No obstante, la iniciativa cuenta con otros 24 partners asociados entre los que se encuentran otras entidades españolas como el Museo Arqueológico Nacional (MAN), la Asociación para el Estudio Experimental de la Cerámica Arqueológica (AEECA), el Museo Numantino, la Fundación Joaquín Díaz o el Museo de la Ciencia de Valladolid.

Como explican los investigadores de la Universidad de Valladolid Juan P. Arregui y Raquel Jiménez, se trata de la primera vez que se desarrolla un proyecto subvencionado de estas dimensiones que tiene como núcleo central la arqueología musical, una disciplina que se ocupa del estudio de los vestigios de actividad musical en la Prehistoria y la Antigüedad, como son los restos arqueológicos de instrumentos musicales, evidencias iconográficas o fuentes escritas. Para ello, se necesita de la colaboración de especialistas de diversas áreas como la arqueología, la musicología, la acústica y la filosofía.

arqueologia-musical

En el marco del proyecto, coordinado por la Comune di Tarquinia (Italia), el papel de la UVa se centrará en la parte de investigación y difusión de resultados de carácter científico. En concreto, como detallan los investigadores, el objetivo es “revalorizar el patrimonio organológico musical de la península Ibérica y situarlo dentro del contexto europeo, así como realizar réplicas de instrumentos musicales».

Éstas réplicas de alta calidad, junto con otras fabricadas por las demás universidades y centros de investigación del EMAP, serán objeto de una exposición itinerante titulada ‘ARCHÆOMUSICA – Exploring the Sounds and Music of Ancient Europe’ (Explorando los sonidos y la música de la antigua Europa), en la que se mostrará la diversidad de la investigación sobre arqueología musical en el continente, cómo es la fabricación de instrumentos antiguos o juegos y actividades experimentales en torno a estos instrumentos y sus sonidos, de forma física y virtual. La exposición recorrerá diversos lugares del continente entre junio de este año, 2016, y mayo de 2018, y realizará una parada en el Museo de la Ciencia de Valladolid entre febrero y mayo de 2017.arqueologia-musical2

Paralelamente a la exposición, el proyecto ha creado una serie de materiales educativos y didácticos dirigidos a escolares. En colaboración con la ilustradora vallisoletana Raquel Aparicio, el equipo de la Universidad de Valladolid trabaja en un cuento infantil divulgativo sobre arqueología musical, protagonizado por una niña que puede viajar en el tiempo y conocer instrumentos musicales de diferentes culturas gracias a una bramadera (un instrumento musical que existe desde el Paleolítico) mágica.

También se está realizando un documental (a cargo del Royal Conservatoire of Scotland) con entrevistas a científicos y visitas a yacimientos arqueológicos, museos y laboratorios en el que se podrá visionar todo el trabajo de investigación asociado al proyecto, cómo es la reconstrucción de procesos productivos y la fabricación de las réplicas de instrumentos.

Por otro lado, EMAP organiza otro tipo de eventos de difusión a nivel científico y finalmente, el proyecto tiene una perspectiva artística con la organización de distintos eventos musicales, como conciertos y talleres. En este sentido, se grabarán CDs de tipo artístico (con creaciones nuevas contemporáneas a partir de instrumentos reconstruidos) y otros de carácter científicos en los que se explorarán las posibilidades acústicas de los instrumentos, los métodos de ejecución, etc.

El Área de Música de la UVa realiza estudios de materiales arqueológicos musicales de cualquier cultura ibérica, desde el Paleolítico hasta la actualidad, aunque en el contexto de EMAP “se están investigando y fabricando réplicas del proceso productivo exacto de instrumentos de cerámica de varios periodos, como de la Edad del Hierro, las trompetas numantinas del siglo II antes de Cristo, un patrimonio muy interesante que apenas estaba investigado, o los tambores de cerámica de Al Andalus, de los que se dispone de más de un centenar de piezas que han sido objeto de escasos estudios», apuntan Juan P. Arregui y Raquel Jiménez.

El primer paso en estos estudios es la identificación de los instrumentos musicales hallados en los yacimientos arqueológicos, su clasificación y catalogación. Posteriormente, se realizan análisis de los vestigios (empleando fotografía arqueológica, dibujos, planos, y estudios de materiales, procesos productivos, huellas de uso o dataciones) y trabajos musicológicos, investigando su funcionamiento acústico y uso musical.

En este sentido, la arqueología experimental es una parte fundamental del proceso de investigación, ya que a partir de los estudios arqueológicos y musicológicos es posible reconstruir el proceso productivo de los instrumentos y crear, gracias a la ayuda de alfareros tradicionales, réplicas funcionales que permiten probar sus capacidades acústicas y musicales. Estas reconstrucciones posibilitan conocer otros aspectos como las escalas musicales empleadas o los timbres que escucharon nuestros antepasados.

También las fuentes escritas, como las disponibles en Grecia o Roma, las representaciones de músicos e instrumentos (iconografía) o el estudio de la música y los instrumentos tradicionales o de otras culturas ofrecen información clave para entender muchos de los restos arqueológicos.

Fuente: UVA/DICYT)

Cerveza china con receta secreta de 5.000 años

Cerveza china con receta secreta de 5.000 años. Una nueva investigación revela una receta de cerveza china de 5.000 años y muestra datos que proporcionan la primera evidencia directa de la producción de cerveza, lo que demuestra que una avanzada técnica de fabricación de cerveza se estableció en China hace unos 5.000.

Cerveza china

Por primera vez, hasta donde sabemos, somos capaces de identificar la presencia de la cebada en los materiales arqueológicos de China mediante la aplicación de un método recientemente desarrollado sobre la base de la morfometría de fitolitos, precediendo restos macrobotánicos de cebada. El método distingue con éxito los fitolitos de cebada autóctonos de China.

Las vasijas de cerámica de Mijiaya revela la primera evidencia directa de la fabricación de cerveza china, basada en el análisis del almidón, los fitolitos y los residuos químicos. Los datos revelan una receta de cerveza sorprendente en el que el mijo sorgo (Panicum miliaceum), cebada (Hordeum vulgare), las lágrimas de Job (Coix lacryma-jobi) y algunos tubérculos fueron fermentados juntos. Los resultados indican que en China estableció una tecnología avanzada de fabricación de cerveza mediante el uso de herramientas especializadas y la creación de condiciones favorables para la fermentación hace alrededor de 5.000 años.

Cerveza china

Hasta ahora, el más antiguo registro escrito de la cerveza en China aparece en unas inscripciones de oráculo en hueso de finales de la Dinastía Shang hace cerca de 3.000 años, en las que se indicaba que los antiguos chinos utilizaban granos malteados como mijo, cebada y trigo como principales ingredientes en la elaboración de la cerveza.

Sin embargo, algunos estudios plantean la hipótesis de que la tradición Shang de fabricación de cerveza tuvo sus orígenes en el período neolítico Yangshao de entre 5.000 y 7.000 años de antigüedad, cuando las aldeas agrícolas a gran escala se establecieron en el valle del río Amarillo.

Cerveza china

En el nuevo estudio, los investigadores excavaron dos fosos subterráneos que datan de entre 3.400 y 2.900 a.C. en Mijiaya, un sitio arqueológico cerca de un afluente del río Wei en el norte de China.

En los fosos se recuperaron tres tipos de recipientes: ollas de boca ancha, embudos y ánforas jiandiping, las cuales tenían residuos amarillentos en su interior.

Las formas y estilos de los recipientes indican que fueron utilizados en tres etapas distintas en el proceso de elaboración de cerveza: elaboración, filtración y almacenamiento, informaron los investigadores en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences.

Curiosamente, cada uno de los fosos también contenía una estufa de cerámica, la cual podía servir como equipo de calefacción para calentar los granos machacados en la elaboración de la cerveza.

Cerveza china

Cerveza China con ingrediente inesperado

El análisis morfológico de los granos de almidón y de los fitolitos dentro de los artefactos reveló mijo, cebada, lágrimas de Job y tubérculos, dijo Jiajing Wang de la Universidad de Stanford, quien dirigió el estudio.

Algunos granos de almidón tienen muestras de daños que corresponden precisamente a los cambios morfológicos desarrollados durante el malteado y machado observados en sus propios experimentos de elaboración de cerveza, dijo Wang.

Cerveza china

En algunos artefactos también encontraron la presencia de oxalato, un subproducto en la elaboración de cerveza, lo que apoya aún más su uso como recipientes para elaborar cerveza.

[pullquote]»Nuestros datos ofrecen la evidencia directa más antigua de la producción de cerveza China, lo que muestra que la técnica avanzada de elaboración de cerveza se estableció alrededor de hace 5.000 años»[/pullquote]

«Nuestros datos ofrecen la evidencia directa más antigua de la producción de cerveza in situ en China, lo que muestra que la técnica avanzada de elaboración de cerveza se estableció alrededor de hace 5.000 años«, escribieron Wang y sus colegas en el artículo.

Wang contó que el descubrimiento de la cebada en tales artefactos fue una sorpresa para los investigadores.La cebada era el ingrediente principal para la fabricación de la cerveza en otras partes del mundo, como en el antiguo Egipto, dijo, y la planta de cebada podría haberse extendido hasta China junto con el conocimiento de su uso especial en la fabricación de cerveza.

«Es posible que cuando la cebada se introdujo desde el oeste de Eurasia en la Llanura Central de China, que venía con el conocimiento de que el grano era un buen ingrediente para la fabricación de la cerveza «, dijo Wang. «Por lo tanto, no sólo fue la introducción de un nuevo cultivo, sino también los conocimientos asociados con el cultivo.»

El estudio también incluyó a Li Liu de la Universidad de Stanford, Terry Ball de la Universidad Brigham Young y Fulai Xing del Instituto de Arqueología de la provincia de Shaanxi.

Además, la identificación de residuos de cebada en los artefactos de Mijiaya representa la evidencia más antigua conocida de la cebada en China, lo que retrasa la aparición de ese grano en el país en cerca de 1.000 años, indicaron.

cerveza-china-5000-anos-04

La cebada fue domesticada por primera vez en el oeste de Eurasia y después fue introducida en China, cabe suponer que por la estepa de Asia Central, pero el momento y naturaleza de la adopción inicial del cultivo en China aún no se entiende del todo.

El nuevo estudio indica que el cultivo se pudo haber utilizado como un ingrediente en la elaboración de cerveza mucho antes de convertirse en un alimento agrícola básico.

«La producción y consumo de cerveza Yangshao pudo haber contribuido a la aparición de sociedades jerárquicas en la llanura central, región conocida como ‘la cuna de la civilización china'», indicó en el artículo.

Fuente

Mochicas: harán pruebas de ADN a la Señora de Cao

Señora de Cao
La Señora de Cao, reina y sacerdotisa. Bajo las telas que cubrían el cuerpo de la Señora de Cao apareció una armadura de 1.100 piezas de cobre dorado de 200 kilos, dos bastones ceremoniales y armas. Todo ello, emblemas de poder sólo encontrados antes en tumbas de personajes masculinos de alto rango como el Señor de Sipán. Pero, además, los tatuajes de arañas y serpientes que adornan el cuerpo de la Señora indicarían, según Régulo Franco, que se le atribuían poderes sobrenaturales, ya que estos animales son símbolos de la fertilidad de la tierra.

La finalidad es determinar si la dignataria mochica y su séquito de cinco personas, con el que fue enterrada, tienen un nivel de parentesco.

Señora de Cao
En 2005, arqueólogos peruanos encontraron en el norte de Perú el sepulcro intacto de una gobernante mochica que vivió en el siglo V d.C.

Un equipo de expertos de la Universidad de Harvard llegará a Trujillo en los próximos días para tomar muestras de ADN del cuerpo momificado de la Señora de Cao, así como de su séquito de cinco personas hallado en su tumba, para determinar si existe un nivel de parentesco, y de qué tipo.

Así lo anunció el director del Museo de Cao, Régulo Franco, quien indicó que los resultados de los estudios – que serán dirigidos por el arqueólogo estadounidense Jeffrey Quilter, director del Museo Peabody de Arqueología y Etnología de la Universidad de Harvard – estarán listos a fin de año o a inicios del 2017.

Franco recordó que el descubrimiento de la Señora de Cao, en el 2005, repercutió en la concepción que se tenía de la sociedad mochica. Sus restos son exhibidos en el Museo de Sitio de Cao, inaugurado en el 2009, que recibe anualmente más de 40 mil visitantes, entre nacionales y extranjeros. El objetivo es alcanzar las 60 mil visitas al año.

¿Quién fue la Señora de Cao?

Después de su descubrimiento en el departamento de La Libertad y de las investigaciones científicas de rigor, los avances fueron dados a conocer el 15 de mayo de 2006, por un equipo de arqueólogos peruanos dirigidos por Régulo Franco Jordán del Ministerio de Cultura del Perú con la cooperación financiera de la Fundación Augusto N. Wiese.

Esta mujer, que vivió hacia el año 400 d.C., unos 150 años después que el Señor de Sipán, fue enterrada con diversos símbolos de poder, entre ellos una corona de oro decorada con una cara salvaje sobrenatural y dos grandes mazas o bastones ceremoniales, así como varias armas. Además, algunos de los individuos enterrados junto a ella, como la joven que se encontraba a su lado, fueron sacrificados para acompañar a su señora al más allá.

Señora de Cao
Reconstrucción de la Señora de Cao.

Todo esto hace del descubrimiento de la Señora de Cao algo único en la arqueología peruana, ya que es la primera gobernante femenina de la que se tiene constancia. Su hallazgo echa por tierra muchas de las teorías que se habían formulado hasta entonces, según las cuales la mochica era una sociedad guerrera y teocrática, y gobernada por hombres. Walter Alva, el descubridor de Sipán, manifestó su sorpresa al ver que «muchos de los atuendos y símbolos de poder se encuentran en el ajuar de una mujer, ya que hemos considerado a los mochicas una sociedad patriarcal gobernada por varones». Según afirmó Régulo Franco, la Señora posiblemente «fue una mujer líder en su época» y desempeñó un papel político y religioso importante en su sociedad; entre otras cosas habría dirigido los sacrificios humanos que demandaban los rituales mochicas.

Como en el caso del Señor de Sipán, la revista National Geographic se hizo eco del descubrimiento y en julio de 2006 publicó un artículo titulado «El misterio de la momia tatuada». Y en 2009 se inauguró el moderno Museo de Cao, junto a la huaca Cao Viejo, que entre otros hallazgos realizados en el yacimiento alberga el ajuar funerario y los restos de la Señora de Cao. En el museo se ha dispuesto una sala especial para que los visitantes puedan maravillarse con la visita a la Señora y su rico ajuar, magníficos testimonios de la cultura mochica, una de las más complejas y sofisticadas de América.

Mamut devorado en el Pleistoceno

Encuentran un mamut devorado por humanos en el Pleistoceno. Hace más de 13.000 años, un mamut murió en Tultepec. Probablemente se acercó al lago que había entonces en este municipio al norte de la Ciudad de México y cuando se agachaba a beber, o a comer unas hierbas, notó que sus patas se hundían en el fango con sus tres o cuatro toneladas de peso, hasta que supo que nunca podría salir de allí.

mamut devorado
Un mamut devorado en el Pleistoceno

Como su osamenta ha aparecido destazada, hecha piezas, y su cráneo a un lado, todo indica a que antes o después de morir cayó en manos de los pobladores de aquel tiempo y estos se dieron un banquete.

“Chingón, hoy tacos de mamut”, debieron de relamerse aquellos cazadores mexicanos del Pleistoceno Superior al encontrarse la suculenta presa.

luis-cordoba-inah-mamut

“Hay huesos que faltan. Otros sí guardan su relación anatómica. Esa variedad de posiciones nos hace interpretar que hubo intervención humana”, explica Luis Córdoba, arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia. El mamut apareció en diciembre en una obra de drenaje. “En ese momento se decidió tapar los restos, porque se venían las fiestas de Navidad y de fin de Año”, aclara el director de la excavación, una fosa vallada y rodeada de vecinos asombrados, sobre todo de niños que miran los huesos con ojos pasmados y a veces pronuncian esa palabra nueva y maravillosa: «Mamut«, «mamut«.

Como la osamenta está hecha pedazos, todo indica que el mamut cayó en manos de cazadores

¿Qué es un mamut? –le preguntó antes de llegar a su madre la niña Fernanda Lechuga, de 12 años.

Son como los elefantes de Ice Age…

¡Uy! –saltó ella–, ¡voy a ver a Manny y a Ellie!

Antes de poder ver uno en persona, Fernanda había visto a los mamuts varias veces en el DVD de su casa, pero no sabía que se llamaban así. Creía que se llamaban Manny y Ellie y que habían nacido en los estudios 20th Century Fox.

Costillas, cúbitos, radios, falanges, fémures, vértebras del mamut se ven desordenadas desde arriba de la fosa. El el cráneo quedó hacia abajo, con sus colmillos dados la vuelta y la base de los molares a la vista. La base de los molares de un mamut. Eso es una cosa muy especial. Tiene una forma corrugada que recuerda a la primera pisada de Neil Armstrong en la Luna.inah-mamut1

En el rescate de los huesos colaboran empleados municipales. Gente que normalmente se dedica a cubrir baches y que durante unas semanas está haciendo arqueología. “Está de pelos trabajar aquí, lo estamos disfrutando rebién”, exclama José Antonio Corona dentro del agujero, con una paleta de albañil que mueve con delicadeza de anticuario.

El mamut devorado de Tultepec

El enorme mamut apareció en una pista perdida y sin pavimentar

Pero, atención: no es la primera vez que aparece un mamut en Tultepec. “Desde hace años se encontraron restos en obras. El primer reporte de periódico es de 1963, pero por falta de información en aquellos años no se daba aviso a la autoridad”, comenta Córdoba, un arqueólogo serio y de barba que nunca ha tenido teléfono móvil. “Es una distracción”, dice, consecuente con su vínculo profesional con la antigüedad.

El animal se encontraba a dos metros y medio bajo tierra, en la calle La Saucera –una pista perdida y sin pavimentar que ahora es conocida en todo el municipio, rebautizada con un nuevo nombre magnífico: “Donde el mamut”–. Por sus grandes colmillos de un metro y treinta de largo se cree que era macho. Murió con menos de 25 años. Midió unos tres metros de altura.

luis-cordoba-inah-mamut1

Hasta hoy lo más famoso de Tutepec eran sus talleres de pirotecnia. Ahora el Ayuntamiento quiere incorporar a su patrimonio la osamenta del mamut devorado y planea solicitar al Instituto Nacional de Antropología e Historia su custodia para exhibirla en su Casa de la Cultura. Si les permiten guardarla, su puesta de largo podría ser memorable. El esqueleto del Pleistoceno alumbrado en la noche por el resplandor de fuegos de artificio. «Mamut», «mamut», susurrando los niños.

Pablo de Llano

Día Internacional de los Museos: Mapa Mundial Interactivo 2016

Mapa Interactivo para el Día Internacional de los Museos. Elige tu país y tu ciudad y consulta los Museos disponibles!!

Día Internacional de los Museos

El Día Internacional de los Museos celebra hoy el 38 aniversario con una nueva edición que bajo el tema «Museos y Paisajes Culturales» que presupone una forma de responsabilidad de los museos con respecto al paisaje del que forman parte, al cual pueden aportar su contribución de conocimientos y competencias propias, siendo protagonistas activos de su gestión y buen mantenimiento. La misión principal de los museos es velar sobre el patrimonio, que esté dentro o fuera de sus muros. Su vocación natural es de ampliar su misión y desplegar sus propias actividades en el campo abierto del patrimonio cultural y del paisaje que los entorna y del cual pueden asumir la responsabilidad, en grados diversos.

El objetivo del Día Internacional de los Museos es sensibilizar al público sobre el hecho de que “Los museos son un medio importante para los intercambios culturales, el enriquecimiento de culturas, el avance del entendimiento mutuo, la cooperación y la paz entre los pueblos”. Se celebra cada año el 18 de mayo o alrededor de esta fecha y los eventos y actividades organizados para la celebración pueden durar un día, un fin de semana o toda una semana.

Un poco de historia sobre el «Día Internacional de los Museos«…

Antes de crear oficialmente el Día Internacional de los Museos, en 1951 el ICOM reunió a la comunidad museística internacional en torno a un encuentro llamado La cruzada de los museos para debatir sobre “Museos y Educación”. La idea del Día Internacional de los Museos partió de la intención de mejorar la accesibilidad a los museos surgida en dicho encuentro.

El Día Internacional de los Museos se estableció oficialmente en 1977, tras la adopción de una resolución durante la Asamblea General del ICOM en Moscú (Rusia) para crear un evento anual “con el objetivo de unificar más las aspiraciones creativas y los esfuerzos de los museos y llamar la atención del público mundial sobre su actividad”. El objetivo del Día Internacional de los Museos era transmitir el mensaje de que “Los museos son un medio importante para los intercambios culturales, el enriquecimiento de culturas, el avance del entendimiento mutuo, la cooperación y la paz entre los pueblos”.

Puesto que el acontecimiento reunía cada vez a más museos y, con el objetivo de favorecer la diversidad en la unidad, en 1992 el ICOM propone por primera vez un tema: Museos y medio ambiente.

Arqueología robada: recuperadas 44 piezas egipcias.

Arqueología robada: recuperadas 44 piezas egipcias. Egipto recuperó el lunes 44 piezas arqueológicas de diversas épocas históricas, entre ellas una estatua grecorromana, que fueron llevadas a Francia de contrabando, informó el ministro egipcio de Antigüedades, Jaled al Anani.

Arqueología robada

Desde el año 2015, Egipto ha recuperado un total de 546 antigüedades de Suiza, Estados Unidos, Alemania, Austria y Bélgica, entre otros países. Las excavaciones ilegales y el contrabando de antigüedades es relativamente frecuente en Egipto y se acentuó desde 2011 debido a la inestabilidad política y de seguridad en el país.

6 años para recuperar la arqueología robada

En un comunicado, Al Anani explicó que las autoridades galas entregaron las antigüedades a la Embajada egipcia en París después de más de seis años de negociaciones y medidas legales.

El supervisor general del Departamento de Arqueología Recuperada, Shaban Abdelgauad, recordó que esas 44 piezas, junto a otras recuperadas el año pasado, habían sido incautadas en el aeropuerto francés «Charles de Gaulle» en marzo y noviembre de 2010.

Sobre las piezas, Abdelgauad destacó que la estatua de piedra caliza de la época grecorromana (332 a.C.-395 d.C) representa a una mujer.

El resto son cabezas de husillos, pendientes, cruces, objetos de madera y manos, que eran usadas como instrumentos musicales, que datan de la época cristiana copta egipcia (395-641 d.C.).

 

 

Tesoro vikingo de 1000 años descubierto en Escocia

Tesoro Vikingo. Muestran las primeras imágenes de un tesoro vikingo enterrado en un campo escocés durante más de 1.000 años.

Tesoro Vikingo

Los objetos fueron encontrados dentro de una olla desenterrada en Galloway e incluyen objetos raros, como un broche de plata de Irlanda y seda de la última moda en Estambul, así como objetos de oro y cristal.

Tesoro Vikingo

Los objetos datan de los siglos IX y X, y son solo parte de un tesoro mayor de alrededor de 100 piezas, que según los expertos es el descubrimiento más importante e Tesoro Vikingo en Escocia desde hace más de un siglo.

Tesoro Vikingo

Richard Welander, de centro Historic Environment Scotland, dijo: «Antes de retirar los objetos, tomamos la inusual medida de someter la olla a una radiografía, con el fin de poder obtener una idea aproximada de lo que había dentro y planificar mejor la extracción de tan delicado proceso. Este ejercicio nos ofreció una visión tentadora, pero no me preparó para lo que estaba por llegar.«

Tesoro Vikingo

El tesoro Vikingo

«Estos impresionantes objetos nos ofrecen una visión sin precedentes de lo que estaba pasando en la mente de los Vikingos de Galloway de hace tantos esos años»

Tesoro Vikingo

La Treasure Trove Unit ahora estimará el valor de los objetos.

«Nos hablan de la sensibilidad de una época, revelan rivalidades reales y algunos de los objetos, incluso existen objetos con un subyacente sentido del humor por el que los vikingos no siempre son reconocidos.»

Tesoro Vikingo

Los objetos, que se encontraron por el «detectorista de metales» Derek McClennan en septiembre de 2014, están ahora con la Treasure Trove Unit, que es la responsable de la estimación del valor del tesoro en nombre de la Office of Queen’s and Lord Treasurer’s Remembrancer.

Tesoro Vikingo

Los expertos dicen de este tesoro vikingo que es el descubrimiento más importante de Vikingos en Escocia desde hace un siglo.

Tesoro Vikingo

NASA: ¿Descubren restos de una civilización perdida bajo 2,3 km de hielo?

antartida-civilizacion4

NOTICIA FALSA

Hace unas semanas que circula por la red la siguiente noticia:


«Recientemente la NASA ha publicado una fotografía de rayos infrarrojos de la misión Operación IceBridge que lleva a cabo en la Antártida y que muestra lo que sería un descubrimiento fascinante, las imágenes revelaron lo que algunos expertos creen que podría ser la existencia de un posible antiguo asentamiento humano que yace bajo la impresionante friolera de 2,3 kilómetros de hielo.

El intrigante descubrimiento fue hecho durante los ensayos con aviones equipados con la última tecnología de la NASA, Topographic Laser Altimeter System (ATLAS) que tiene como objetivo controlar los cambios en el hielo polar.

«Hay muy poco margen de error cuando se trata de fotones individuales que golpean en la óptica de fibras individuales, es por eso que nos sorprendió cuando nos dimos cuenta de estas características anormales en las imágenes«, explica Nathan Borrowitz, científico del proyecto IceBridge e investigador del hielo marino de NASA’s Goddard Space Flight Center in Greenbelt, Maryland.

«A partir de ahora, sólo podemos especular acerca de lo que son, estas características no son sino la puesta en marcha de ICESat-2 en 2017 que podría dar lugar a otros descubrimientos importantes y una mejor comprensión de las características geomorfológicas de la Antártida», añade.

antartida-civilizacion1
Aunque el científico de NASA Nathan Borrowitz solo diga que las imágenes son definitivamente intrigantes, para otros expertos son claramente la prueba de estructuras antiguas.

Un asentamiento humano enterrado bajo el hielo de 2,3 kilometros

antartida-civilizacion2El arqueólogo, Ashoka Tripathi, del Departamento de Arqueología de la Universidad de Calcuta cree que las imágenes son una clara evidencia de un antiguo asentamiento humano sepultado bajo una capa de hielo de 2,3 km de espesor.

«Son claramente algún tipo de estructura de origen humano, se asemejan a una especie de estructura piramidal. Los patrones nos muestran claramente que solo debemos esperar formaciones geomorfológicas naturales que se encuentran en la naturaleza. Y aquí tenemos pruebas de ingeniería humana. El único problema es que estas fotografías se tomaron en la Antártida con un espesor de 2,3 kilómetros de hielo. Esto es claramente desconcertante, por el momento no tenemos ninguna explicación para esto.»
, admite.

«Estas fotos reflejan solo una pequeña parte de la masa total de la tierra de la Antártida. Posiblemente hay muchos otros sitios cubiertos de hielo. Sólo nos muestra lo fácil que es subestimar el tamaño y la escala de los asentamientos humanos del pasado.«, dice el Dr. Tripathi.

Los restos de una civilización perdida

El mapa del almirante turco Piri Reis, 1513 d.C, muestra la costa sin de la Antártida.

El historiador y cartógrafo de la Universidad de Cambridge, Christopher Adam, cree que podría haber una explicación racional.

«Una de las historias más sorprendente de los mapas es la del almirante turco Piri Reis en 1513 dC, que reflejó correctamente la costa de la Antártida hace más de 500 años. Lo que es más fascinante de este mapa es que muestra la costa de la Antártida sin hielo. ¿Cómo es esto posible cuando las imágenes de la costa subglacial de la Antártida sólo se observaron por primera vez después del desarrollo del radar de penetración terrestre en 1958? ¿Es posible que la Antártida no siempre haya estado cubierta de hielo? Esto podría ser la evidencia de que es una posibilidad. «, reconoce.

«Un ligero cambio de polos o el desplazamiento del eje de rotación de la Tierra en tiempos históricos es, posiblemente, la única explicación racional que viene a la mente, pero sin duda necesita más investigación antes de saltar a ninguna conclusión«.

 

 

 

 


LA NOTICIA ES FALSA

La parte izquierda es de hecho una imagen de la Antártida, pero fue hecha por el Landsat 8. La segunda imagen no es ni siquiera del mismo continente: es una imagen de Google MAPS de Saqqara en Egipto , que muestra una pirámide enterrada.

Los científicos mencionados en el artículo no parecen existir, si bien: «Nathan Borrowitz, científico del proyecto de IceBridge» es notoriamente ausente si realizamos alguna búsqueda en Google (el primer resultado es un ingeniero de ventas de San Francisco), la supuesta imagen de Nathan Borrowitz es realmente de otro científico de la NASA: Alexander Kashlinsky.

La persona de la foto llamada «Ashoka Tripathi, del Departamento de Arqueología de la Universidad de Calcuta» es en realidad el Dr. Rakesh Tewari, Directora General del Servicio Arqueológico de la India (ASI) . Por lo que sabemos, el Dr. Tewari no tiene nada que ver con la NASA o la Antártida en absoluto.

Amor eterno, una madre abraza a su hijo desde hace 4.800 años

Amor eterno, una madre abraza a su hijo desde hace 4.800 años. Unos arqueólogos en Taiwán han hecho un descubrimiento realmente excepcional han encontrado un fósil humano de 4.800 años de antigüedad de una madre sujetando a un niño en sus brazos.

madre-abraza-bebe-4800f
Una madre abraza a su hijo desde hace 4.800 años

Las 48 piezas de restos encontrados en tumbas en la zona de Taichung son el resto más antiguo de actividad humana encontrada en Taiwán central. El descubrimiento más llamativo ha sido ese, el del esqueleto de una joven madre mirando hacia su hijo, agarrado en sus brazos.

madre-abraza-bebe-4800-01
Una madre abraza a su hijo desde hace 4.800 años

«Cuando lo desenterramos, todos los arqueólogos y miembros de la plantilla no nos lo podíamos creer. ¿Por qué? Porque la madre estaba mirando hacia abajo, al bebé que sujetaba en sus manos», declaró Chu Whei-Lee, del departamento de antropología del Museo Nacional de Ciencia Natural de Taiwán.

madre-abraza-bebe-4800-03

madre-abraza-bebe-4800-02
Una madre abraza a su hijo desde hace 4.800 años

La excavación empezó en mayo de 2014 y tardó un año en completarse. Se utilizó la datación por radiocarbono para determinar la antigüedad de los fósiles, que incluían a cinco niños.

Descubierto en Chartres el sarcófago intacto de un bebé merovingio

El 12 de abril, los arqueólogos de la ciudad de Eure-et-Loir, descubrieron el sarcófago de un bebé merovingio sellado desde el siglo VI .

sarcofago-bebe-merovingio

En la nave de la iglesia de Saint-Martin-au-Val de Chartres, Eure-et-Loir, en la misma que reposa saint Lubin, el primer obispo de la ciudad, los arqueólogos acaban de hacer un descubrimiento tan interesante como emocionante.

Bajo un edificio que data del siglo XI, construido sobre las ruinas de un gran santuario de época galo-romana, el equipo del departamento de arqueología de la ciudad, dirigido por Bruno Bazin, ha puesto al descubierto un pequeño sarcófago de piedra caliza blanca, estando perfectamente sellado y que se remonta a época merovingia, el nombre de la primera dinastía, fundada por Clovis, que gobernó Francia entre el siglo V y el VIII. La sepultura inviolada del entierro de un bebé se encuentra en medio de una necrópolis de la que la mayoría son sarcófagos de adultos que fueron saqueados hace mucho tiempo.

sarcofago-bebe-merovingio1

Un bebé, donde no se le espera

«Antes de siquiera abrirlo, sabíamos que era la tumba de un niño pequeño y que la materia orgánica estaría extremadamente bien conservada en el interior. La cubierta del sarcófago intacto no mostraba ninguna grieta y era evidente que estaba perfectamente sellado», dice Emilia Portat, arqueoantropóloga del grupo. «Su apertura es un momento que nos tenía a todos emocionados, no sólo porque era un bebé, sino por la sencilla razón de que lo que encontramos en el interior sería lo que habría desde el día su funeral, hace cerca de 1500 años.»

sarcofago-bebe-merovingio2

En el sarcófago, el pequeño esqueleto está allí, sobre una fina capa de depósito de color marrón oscuro, y alrededor de él preciosos objetos que los arqueólogos llaman «el mobiliario». «Después de medir los huesos largos y someter a un primer estudio los dientes, creemos que el niño tenía entre 4 y 8 meses», dice Emilia Portat. «Sin embargo, la presencia de un niño tan joven en una necrópolis como esta, construida para afianzar el poder y el prestigio de una élite local merovingia podría ser cierta», añadió. Los especialistas saben muy poco de los ritos funerarios de los niños en esa época.

Conocer el rito funerario de los niños merovingios

sarcofago-bebe-merovingio5

Todos los arqueólogos encontraron y encuentran que este pequeño sarcófago va a llenar ese vacío. En primer lugar, los objetos de la tumba: «El bebé, que manifiestamente no era un cualquiera, llevaba un pequeño brazalete de metal en su muñeca izquierda, pero no una joya préstada, era algo hecho especialmente para él, a su medida. Después se depositaron sobre el hombro derecho, grandes cuentas de ámbar, tal vez porque se consideren como una protección para ciertos males. De unos tres centímetros de diámetro, no son totalmente redondas, tienen caras y están perforadas. Los estudios futuros permitirán conocer si estaban vinculados originalmente formando un collar. Por último, alrededor de su cabeza, había un conjunto compuesto de dos elementos de perlas de vidrio fundido unidas por alambre de cobre, como un pendiente para adultos, pero conectados por un elemento de metal y de cuerda o tela. Los objetos aún tienen que ser más estudios.«

… Y las intenciones de los adultos

sarcofago-bebe-merovingio4

«Por otra parte, también tenemos una gran cantidad de material orgánico preservado para estudiar, por ejemplo, si el niño tenía debajo de él un pequeño colchón o una pequeña cama, si tenía pañales, si estaba vestido. Tenemos muchos restos de insectos que confiamos a un entomólogo, que por su parte dirá si el cuerpo fue objeto de una exposición pública, como se hacía en este periodo con las élites de los adultos muertos, o incluso la época del año en que tuvo lugar el funeral», dice Emilia Portat. «Todo esto, y el estudio del esqueleto en sí nos dará no sólo información sobre el niño, su dieta y su salud, sino también de las intenciones de vida y lo que nos han querido transmitir los merovingios a través del rito funerario reservado para el niño.»

Los primeros resultados se esperan para finales de año o tal vez un poco más pronto, por la datación por carbono 14 para confirmar la fecha del entierro en el siglo VI, como se creen los arqueólogos.

Fuente

Palmira, el antes y el después de los terroristas

Un año después de que fuera tomada por los terroristas de Daesh, la ciudad siria de Palmira  fue recientemente vuelta a tomar por las fuerzas sirias apoyadas por los ataques aéreos rusos. Anteriormente uno de los sitios históricos más apreciados del mundo, muchos objetos fueron destruidos por las fuerzas de los terroristas en una purga iconoclasta.

Joseph Eid, un fotógrafo de la agencia de noticias AFP, tomó fotos del lugar solamente hace dos años y ahora ha comparado las imágenes con «antes y un después» de los daños. «Desde luego el Templo de Bel nunca será el mismo.«, dijo el director de antigüedades de Siria, Mamoun Abdulkarim, en declaraciones al periodico Times of Israel: «Según nuestros expertos, definitivamente seremos capaces de restaurar un tercio de lo destruido, o tal vez aún más si realizamos estudios adicionales con ayuda de la UNESCO y se convocan a arqueólogos y expertos de todos las partes del mundo para venir a realizar el trabajo con nosotros porque este lugar es sin duda parte de la herencia de toda la humanidad.»

palmira-antes-despues-05
El templo de Bel antes y después de que fuera destruido por los terroristas en septiembre de 2015
palmira-antes-despues-17
El Templo de Bel data del 32 d.C
palmira-antes-despues-16
Revisando los daños causados en el Templo de Bel
palmira-antes-despues-07
Lo que queda del Arco del Triunfo
palmira-antes-despues-08
El templo de Baal solia mirarse entre estas dos columnas
palmira-antes-despues-12
Los restos del Templo de Bel
palmira-antes-despues-01
Restos del Templo de Bel
palmira-antes-despues-11
Restos del Museo de Palmira
palmira-antes-despues-09
Restos del Museo de Palmira

palmira-antes-despues-13
Estatuas destruidas en el Museo de Palmira

palmira-antes-despues-14

Fuente: Julija Nėjė

Descubren 600 kilos de monedas romanas en Sevilla

Unas máquinas destaparon este miércoles en Tomares (Sevilla) 19 ánforas romanas que contienen unos 600 kilos de monedas de bronce del siglo IV después de Cristo, un hallazgo que los arqueólogos que han trabajado en la zona consideran único en España y quizás en el mundo.

Las ánforas se han encontrado durante unas obras de acometida paralelas al camino interno del parque Zaudín de Tomares, donde las máquinas han dejado al descubierto los recipientes romanos llenos de monedas, según han explicado fuentes de la investigación arqueológica.

monedas-romanas-sevilla1

Las monedas tienen en el anverso la figura de un emperador y en el reverso diversas alegorías romanas, como la abundancia, y los investigadores han enfatizado que no se ha encontrado nunca tal acumulación de piezas y además tan homogéneas.

monedas-romanas-sevilla2

Se da la circunstancia de que las monedas, probablemente hechas en Oriente, están en flor de cuño, es decir, que no han circulado y por tanto no tienen desgaste.

monedas-romanas-sevilla3

Las ánforas, algunas rotas y otras enteras, no son las usadas para el transporte de vino o grano, sino de tamaño más pequeño, y estaban en un receptáculo específico habilitado al efecto, que estaba sellado y cubierto con materiales rotos.

monedas-romanas-sevilla4

La hipótesis inicial de los investigadores es que las monedas estaban acumuladas en ese receptáculo para el pago de impuestos imperiales o para pagar las levas del Ejército. Las monedas encontradas ya han sido depositadas en el Museo Arqueológico de Sevilla, según han precisado las fuentes.

monedas-romanas-sevilla5

monedas-romanas-sevilla6

Dashur: Encuentran una cámara oculta en la pirámide acodada

piramide-de-Dashur

Dashur.– Unos nuevos análisis realizados con la técnica de detección de muones (partículas de energía que penetran los objetos) han confirmado la presencia de una segunda cámara en la pirámide acodada de Dahshur, al sur de El Cairo, informó hoy el Ministerio egipcio de Antigüedades.

En un comunicado, el departamento gubernamental señaló que la utilización de esta técnica, en el marco del proyecto «Scan Pyramids», que comenzó en 2015, permitió mostrar la estructura interna de la pirámide gracias a los muones.

«Esta técnica ha confirmado la teoría de la presencia de una segunda cámara, así como otras teorías que ya se conocían», dijo a Efe Patricia Attar, directora de clientes de la agencia de comunicación Gen-G, colaboradora del Instituto para la Preservación e Innovación en Patrimonio, que participa en el proyecto.

Esta confirmación es parte de los resultados de los análisis que un equipo de expertos japoneses de «Scan Pyramids» realizó en diciembre de 2015 y enero de 2016, y que presentó ayer a las autoridades egipcias, indicó la nota.

Además, Attar y el comunicado señalaron que los resultados de los análisis rechazan la posibilidad de la existencia de una tercera cámara, como había planteado anteriormente el equipo japonés.

Los muones son partículas cósmicas que están presentes permanentemente y de manera natural en la Tierra y que son capaces de penetrar profundamente cualquier material.

El pasado 17 de enero, el Instituto para la Preservación e Innovación en Patrimonio anunció que un grupo de expertos egipcios descubrió muones en el interior de la pirámide de Keops, en Guiza, a las afueras de El Cairo.

Estas partículas podrían ayudar a explicar el sistema de construcción y desvelar más secretos de esos mausoleos de 4.500 años de antigüedad, uno de los objetivos de «Scan Pyramids».

En ese proyecto se utilizan cuatro innovadoras técnicas no invasivas que no dañan las antigüedades y se hace uso de nuevas tecnologías, como los drones y la termografía infrarroja.

Además, se usa la fotogrametría y el láser en todo el área de Dahshur y Guiza para hacer una reconstrucción en 3D de sus monumentos, pirámides, templos y la esfinge.

Durante la presentación del proyecto de «Scan Pyramids», se insistió en que son técnicas ya utilizadas anteriormente, como en volcanes activos y en la central nuclear de Fukushima, en Japón.

Fuente

Proyecto «Gran Acuífero Maya», el mundo subacuático maya

En mayo inicia el proyecto Gran Acuífero Maya, que estudiará cenotes y cuevas en la Península de Yucatán.

Gran Acuífero Maya
Explorar y escanear el “inframundo” maya es la tarea que emprendarán arqueólogos, biólogos, oceanógrafos y geólogos a partir de mayo. Gran Acuífero Maya (FOTO: Karla Ortega)

Arqueólogos, biólogos, oceanógrafos y geólogos emprenderán a principios de mayo la primera etapa de una aventura de largo alcance que aspira a explorar y escanear el “inframundo” maya, el sistema de cuevas y cenotes que se extiende bajo el subsuelo de la Península de Yucatán.

Gran Acuífero Maya
Este proyecto de registro contemplo el sistema de cuevas y cenotes que se extiende bajo el subsuelo de la Península de Yucatán. Gran Acuífero Maya (FOTO: Michel Westmoreland)

Se trata del proyecto el Gran Acuífero Maya que en los próximos cinco años se dedicará a registrar el número de cenotes y los vestigios arqueológicos y paleontólogicos que se esconden bajo las aguas de esa área maya que abarca los estados de Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

Gran Acuífero Maya
El equipo de expertos explorará los vestigios arqueológicos y paleontólogicos que se esconden bajo las aguas de esa área maya, que abarca los estados de Campeche, Quintana Roo y Yucatán. Gran Acuífero Maya (FOTO: Paul Niklen)

Según el arqueólogo Guillermo de Anda Alanís, quien lidera este proyecto auspiciado por National Geographic, el CAF-Banco de Desarrollo para América Latina y el Aspen Institute México —que es dirigido por el doctor Juan Ramón de la Fuente—, en ese territorio existen alrededor de seis mil cenotes, de los que sólo unos cuantos han sido explorados. En Quintana Roo, donde hay contacto más directo con la costa y existe una predisposición para la formación de grandes extensiones de cuevas inundadas, están los dos sistemas subterráneos más grandes del mundo, Sac Aktún (de 230 kilómetros lineales) y Ox Bel Ha (de 256 kilómetros), que guardan una gran cantidad de vestigios arqueólogicos, explica en entrevista el también explorador de la National Geographic Society.

Gran Acuífero Maya
En ese territorio existen alrededor de seis mil cenotes, de los que solo unos cuantos han sido explorados. Además están los dos sistemas subterráneos más grandes del mundo, Sac Aktún (de 230 kilómetros lineales) y Ox Bel Ha (de 256 kilómetros). Gran Acuífero Maya (FOTO: Corey Jaskolski)

En los últimos años, explica De Anda, los espacios inundados que se extienden por la península han arrojado relevantes hallazgos sobre el poblamiento temprano en América, ejemplares de fauna extinta y contextos que dan cuenta de la importancia que la antigua civilización maya dio a estos espacios que los consideraba “la entrada a la región oscura del Universo, al inframundo del que provenía la lluvia y donde reinaban importantes deidades”.

Gran Acuífero Maya
Los espacios inundados que se extienden por la península han arrojado relevantes hallazgos sobre el poblamiento temprano en América, ejemplares de fauna extinta y contextos que dan cuenta de la importancia que la antigua civilización maya dio a estos sitios. Gran Acuífero Maya (FOTO: Michele Westmorland)

Para este proyecto, que cuenta con el aval del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), De Anda Alanís y el ingeniero Corey Jaskolski, también explorador de NatGeo, crearon un método de registro basado en un sofisticado software que permitirá reproducir en 3D los restos arqueológicos o paleontológicos inundados, sin sacarlos de su contexto original. Esto, apunta el arqueólogo, revolucionará la forma de hacer arqueología subacuática, pues podrán registrar digitalmente el mayor número de materiales arqueológicos y convertirlos en modelos tridimensionales: “La idea es crear una gran base de datos digital que podremos compartir con colegas investigadores, quienes podrán tener acceso a esos materiales, sin necesidad de bucear en esas áreas, a veces inaccesibles”, explica.

Gran Acuífero Maya
Para esta empresa se creaó un método de registro basado en un sofisticado software que permitirá reproducir en 3D los restos arqueológicos o paleontológicos inundados, sin sacarlos de su contexto original. Gran Acuífero Maya (FOTO: Karla Ortega)

Esta metodología, que ya fue probada en el cenote Holtún, en Chichén Itzá, consiste en tomar medidas de los objetos con fotografías de muy alta resolución, las cuales son procesadas en un software diseñado por Jaskolski especialmente para el proyecto. Quien tenga acceso a estos materiales, detalla el investigador, podrá ver a detalle el objeto, “incluso mucho mejor que si estuviera en el agua porque estos modelos se pueden manipular, voltear, medir, acercarlos, hasta reproducirlos, podemos tener una réplica exacta en nuestras manos”.

Lo importante es que esta tecnología evita que alteremos los sitos, lo único que necesitamos es tomar fotos y con ello podemos tener las medidas. Si hay necesidad de obtener ADN o análisis de isótopos, entonces sí se necesitaría una pequeña muestra del objeto”, detalla.

Gran Acuífero Maya, arqueología y sustentabilidad.

Durante esta primera etapa de exploración, De Anda Alanís colaborará con un equipo de 12 personas, entre arqueólogos e investigadores de National Geographic, del INAH, la Universidad Tecnológica de la Riviera Maya y de la UNAM, quienes comenzarán explorando la zona sur de Quintana Roo hacia Bacalar. “Después subiremos a la zona de Carillo Puerto, donde hay una gran cantidad de sitios arqueológicos no registrados en los diversos cuerpos de agua que hay; luego iremos de Tulum hasta Cobá, seguiremos hacia el Oeste, a una zona de lagunas, en los límites entre Quintana Roo y Yucatán”, indica el arqueólogo.

Gran Acuífero MayaAdemás del conteo y registro detallado de estos cuerpos inundados, que ayudará a actualizar el Atlas de cuevas y cenotes que ha realizado el INAH, este proyecto también busca medir la calidad del agua y proponer políticas de turismo sustentable en la zona.

En el contexto del desarrollo turístico que hay en la zona maya, lo cual también incluye el buceo recreativo, es necesario proponer políticas públicas para la protección de estos espacios, sostiene el investigador. “Sí hay alteraciones, se han reportado saqueos; se han dado casos en los que mueven un cráneo y lo ponen en una piedra para tomar la foto, toman vasijas y las rompen. O los buzos de las cuevas esconden piezas para protegerlas. Quizá no es mal intencionado, pero está mal porque el contexto es lo más importante para la arqueología, a veces mucho más que el objeto mismo”, explica.

Por eso, añade, resulta urgente realizar un registro detallado de los materiales y contextos arqueológicos o paleontológicos. “Hay que concientizar a la gente de la riqueza cultural que tenemos”, apunta el arqueólogo. De Anda está convencido de que esos espacios subterráneos aún tienen mucho que decir sobre la cultura maya.

Hasta ahora, recuerda, se sabe que en un momento de crisis, quizá de sequía, los mayas utilizaron estos espacios para rituales, que incluían el sacrificio humano y el depósito de ofrendas. Algunos cenotes también servían como observatorios astronómicos, que indicaban el momento adecuado para comenzar la siembra y la cosecha.

Fuente

Jebel al-Mutawwaq: arqueólogos españoles y las tumbas-dolmen

El proyecto de excavaciones arqueológicas de monumentos megalíticos funerarios de Jebel al-Mutawwaq, que alberga más de 1.100 dólmenes (unos 12 km2) se encuentra en el área de Qareisan Spring, Medio Wadi az-Zarqa, se inició en agosto de 2012 y se encuentra bajo la co-dirección de Juan Muñiz de la «Universidad Pontificia de Salamanca» (España) y de Andrea Polcaro de la «Università degli Studi di Perugia» (Italia).

Jebel al-Mutawwaq

El objetivo del proyecto es investigar las características arquitectónicas de los dólmenes Edad del Bronce Antiguo de Jebel al-Mutawwaq y recoger los materiales con el fin de conocer las estructuras funerarias. En particular se trata de entender si las diferentes tipologías arquitectónicas de dólmenes estidiados en los últimos años por la misión española en Jebel al-Mutawwaq están relacionados con diferentes períodos cronológicos. Las diferencias sociales y la relación entre les familias y este tipo de monumentos como tumbas. Otro objetivo es delinear la relación la Edad del Bronce Antiguo, en la parte superior de Jebel al-Mutawwaq y las necrópolis megalíticas cercanas. Por otra parte, la continua destrucción sufrida de los dólmenes de Jebel al-Mutawwaq y alrededor Qareisan Spring, es causada por las actividades modernas agrícolas, necesita trabajo y asesoramiento urgente de documentación arqueológica de estos monumentos y del pueblo Edad del Bronce Antiguo, junto con la valorización del terreno y de los edificios principales que en un futuro van a desaparecer por completo.

Jebel al-Mutawwaq

En 1989 el equipo español de la Universidad de Oviedo dirigido por Juan Antonio Fernández-Tresguerres Velasco comenzó una colaboración con el Instituto Francés de Arqueología del Oriente Medio, durante el que Fernando Junceda realizó un primer mapa de Jebel al-Mutawwaq y realizó el primer inventario de la estructuras megalíticas. Las excavaciones continuaron en diferentes áreas del Sitio (en particular el pueblo EB I) desde la muerte prematura del Prof. Fernández-Tresguerres en 2011. Desde 2008 varias campañas se llevaron a cabo con el fin de modernizar y sistematizar los estudios sobre la zona de Jebel Al-Mutawwaq. En 2009 y 2012 de la nueva base cartográfica fue hecha por la empresa SL Arqueocad que incluye la estructura campos megalíticos (dólmenes y túmulos) de la organización de Jebel al-Mutawwaq. Durante la campaña de Abril de 2012, más de 5000 puntos se tomaron de las estructuras, incluyendo tanto la pared exterior y las casas conservadas. Estas estructuras están fechadas a finales del Calcolítico y en el comienzo de la Edad del Bronce.

El propósito y la realización de este plan fue la creación de una red de bases que incluyen referencias a las campañas llevadas a cabo en el sitio web para el futuro. Después de que el prof. Fernández-Tresguerres murió, en una reunión en Oviedo sus estudiosos Juan Muñiz y Valentin Alvarez con Andrea Polcaro de la Universidad de Perugia, en el invierno de 2012, el nuevo proyecto sobre la exploración del Jebel al-Mutawwaq se organizó campo dolmen. Ahora el proyecto está coordinado por Juan Muñiz de «Pontificia Universidad de Salamanca», España, y Andrea Polcaro de la «Università degli Studi di Perugia», Italia.

Jebel al-Mutawwaq

Juan Ramón Muñiz, actual director de la excavación: «Esta es la concentración de dólmenes más significativa, porque se desarrolla por este valle y continua por el valle Hmeid. Se trata de tumbas, pero no son simples tumbas, un dolmen es un hecho colectivo, puesto que se necesita un gran número de personas para alzar estas piedras, para poder hacer este monumento«.

Tras permanecer inermes durante cinco milenios, casi como eternos testigos de aquellos antepasados, prácticamente la mitad de los dólmenes han sido abatidos o despedazados por los actuales habitantes de los entornos, para levantar terrazas de cultivo o abrir caminos rurales.

Desde 1996, cuando había 1.100 dólmenes, al menos 440 han sido demolidos, víctimas del desarrollo agrícola en la zona, donde sólo el poblado y una parte de sus alrededores cuenta con la protección especial de las autoridades, que compraron los terrenos.

En 27 años de campañas, la misión dirigida por Muñiz, a la que desde hace cuatro cursos se ha unido la Universidad italiana de Perugia, ha excavado más de 30 de esos dólmenes, además de zonas del poblado y la muralla que lo rodea.

Jebel al-Mutawwaq
Jebel al-Mutawwaq

«Sabemos que el dolmen es un enterramiento secundario donde se acumulan los huesos más significativos del difunto«, indica Muñiz antes de explicar que los muertos eran despojados de sus restos orgánicos en otro lugar y eran posteriormente depositados bajo tierra en el hueco dejado por las tres grandes piedras que suelen dar forma a los imponentes dólmenes.

En estos mausoleos, precisa, «se introducen los huesos largos y el cráneo. Como la tumba es secundaria se reutiliza en numerosas ocasiones y en un solo dolmen se pueden encontrar restos de cinco o seis personas«.

Junto a uno de estos monumentos funerarios, Muñiz explica como un camino descubierto recientemente prueba que «la necrópolis dolménica está directamente conectada con el poblado«.

Según comenta, esta es la primera vez que se ha documentado en la zona meridional del Levante Mediterráneo esta vinculación directa entre una población y su cementerio.

El poblado en torno al que se desarrolla la necrópolis ocupa trece hectáreas de terreno y tiene más de 300 «estructuras domésticas, que podríamos llamar casas ya, repartidas dentro de un área amurallada«.

Muñiz cuenta, que las más de 1.000 personas que llegaron a vivir en esta población del Bronce Antiguo, permanecieron en ella apenas 50 años y, cuando se fueron, dejaron las casas «cerradas con piedras y las puertas selladas, como si hubiese una intención de retornar en algún momento«.

Pero nunca lo hicieron, a pesar de que en sus hogares dejaron todas sus pertenencias, que permanecieron enterradas a lo largo de cinco milenios sin que nadie volviera a por ellas, hasta que esta misión arqueológica comenzó sus excavaciones.

Por qué se fueron de ahí de manera tan repentina y a dónde, continúa siendo un misterio, porque como explica el arqueólogo asturiano, «no hay huellas de destrucción ni de incendio«.

Las hipótesis, dice, giran de momento sobre un posible terremoto o un cambio en las condiciones en el entorno.

«Esto es muy interesante, porque (gracias) a la excavación y a los resultados obtenidos es como si pudiésemos ver una fotografía de un momento exacto en el que se desarrolla esa estructura social«, subraya el experto.

A través de los restos dejados atrás por aquel pueblo, continúa Muñiz, se puede ver como los habitantes de Jebel Mutawwaq «conservan costumbres» de la era anterior (el Calcolítico) como el enterramiento de niños en jarras dentro del área doméstica.

«Sin embargo, ya empiezan a aparecer elementos que se van a reforzar durante la Edad del Bronce», como un importante «desarrollo social», manifestado en la «intención colectiva de vivir juntos«.

Esto queda reflejado en la muralla que bordea el poblado y, sobre todo, en los dólmenes, prueba del ingente esfuerzo por construir algo en común.

Fuentes:

Web del proyecto

Noticia

Hatshepsut: Hallan los primeros grabados en piedra de la mujer faraón

Uno de bloques muestra cómo los rasgos femeninos fueron modificados hasta asemejarse a los de un varón y el otro cómo su nombre fue borrado. Especialistas del Instituto Alemán de Arqueología han hallado en Egipto las primeras imágenes talladas en piedra de la mujer faraón Hatshepsut con rasgos femeninos.

hatshepsut-mujer-faraon

[pullquote]Numerosos monumentos de Hatshepsut, que fue considerada ‘el rey-reina’, fueron destruidos, por lo que sus representaciones como mujer son extremadamente raras.[/pullquote]

Su exitoso reinado se prolongó durante dos décadas. Sin embargo, los egipcios intentaron borrar su nombre y sus imágenes de la historia por el hecho de ser mujer: era una fémina en un mundo dominado por los hombres.

Numerosos monumentos de Hatshepsut, que fue considerada ‘el rey-reina’, fueron destruidos, por lo que sus representaciones como mujer son extremadamente raras.

Sin embargo, los arqueólogos germanos han hallado en la isla de Elefantina (en Asuán) varios bloques de piedra tallados que probablemente pertenecieron a un palacio desconocido de la reina Hatshepsut y que nos muestran los cambios de su imagen a lo largo de su reinado, informa su estudio publicado en la revista digital Live Science.

hatshepsut-mujer-faraon1

Uno de bloques muestra cómo los rasgos femeninos fueron modificados hasta asemejarse a los de un varón y el otro cómo su nombre fue borrado.

Según el experto en antigüedades egipcio Mahmoud Afify, el edificio donde se produjo el descubrimiento pudo haber sido erigido durante los primeros años de su reinado, antes de ser representada como un rey masculino.

RT

El oro de «La necrópolis de El Caño»

El oro de «La necrópolis de El Caño». Bajo el sol radiante en las llanuras de la provincia de Coclé, la arqueóloga Julia Mayo y su equipo de investigadores reabrirán hoy las excavaciones del Parque Arqueológico El Caño.

El oro de "La necrópolis de El Caño"

Toca limpiar y habilitar el sitio nuevamente para continuar con los estudios que se iniciaron en 2005, y que cuatro años más tarde dieron como resultado el hallazgo de piezas importantes de orfebrería y cerámica, denominadas por muchos como “El Dorado de Panamá”.

Ubicado aproximadamente a 180 kilómetros de la ciudad de Panamá, El Caño cuenta con un complejo funerario de seis tumbas, que fueron excavadas por un grupo de investigadores liderados por Mayo.

Julia-Mayo-Clocle
Julia Mayo, arqueóloga y presidenta de la Fundación El Caño. Autora de Guerreros de oro. Los señores de Río Grande en Panamá. Asegura que la necrópolis de El Caño fue construida alrededor del año 450 d.C. y abandonada en el 1000 d.C.

Fueron cerca de 150 piezas las que se encontraron, entre ellas prendas de oro, adornos y utensilios de todo tipo, cuyo valor histórico mereció la portada de la revista National Geographic en enero de 2012.

Más allá de la investigación científica, esta nueva apertura marca consigo el inicio de nuevos objetivos que Mayo a través de la Fundación El Caño –entidad creada en 2009 para preservar el patrimonio histórico de estas piezas– se ha propuesto para promover el valor académico y social del yacimiento.

Uno de los más relevantes es que a partir de marzo próximo, las excavaciones estarán abiertas al público, en especial a grupos escolares interesados en ampliar su currículo de historia precolombina de Panamá.

Esta iniciativa forma parte de los programas de trabajo que la Fundación El Caño busca fomentar para destacar al sitio arqueológico como “fuente de información y de conocimiento de la cultura de Coclé”, explica Mayo.

El oro de «La necrópolis de El Caño»

El oro de "La necrópolis de El Caño"

El oro de "La necrópolis de El Caño"

El oro de "La necrópolis de El Caño"

El oro de "La necrópolis de El Caño"

 

La necrópolis de El Caño

La necrópolis de El Caño es un yacimiento vivo.

La necrópolis de El Caño
El hallazgo de un sepulcro de 43 cuerpos en 2015 podría aportar mayor evidencia sobre los rituales funerarios de los coclé. Los detalles de este hallazgo serán divulgados próximamente en el boletín científico ‘Revista de Arqueología Iberoamericana’.

La necrópolis de El Caño se trata de un camposanto que a pesar del tiempo permanece absorto y a la espera de poder contar la historia de sus antiguos beneficiarios, los coclé.

En su haber como arqueóloga, Julia Mayo había logrado trazar parte de la identidad de los coclé, cuyas principales piezas de oro y cerámica, encontradas durante las primeras excavaciones en 2009, les mereció el apelativo de “guerreros de oro de Panamá”.

Una sociedad sofisticada, marcial, jerarquizada, cosmogónica y de gran sensibilidad artística, son algunas de las cualidades atribuidas a este grupo, que sobrevivió hasta principios del siglo XVII, según los investigadores.

En su libro, Guerreros de oro. Los señores de Río Grande en Panamá, Mayo y los científicos que conforman la Fundación El Caño, aseguran que la necrópolis de El Caño fue construida alrededor del año 450 d.C. y abandonada en el 1000 d.C., fecha que para Mayo coincide con dificultades vistas en otras culturas del continente y que obedece a periodos de sequía o un posible fenómeno de El Niño.

En 2015, más de mil piezas de cerámica y centenares más de oro, piedra y resina se contabilizaron en su repositorio de datos, con el afán de crear un perfil más preciso sobre estos antiguos habitantes del istmo.

Ese mismo año, durante la excavación de un entierro, colocado en el interior de una gran fosa, se encontró una séptima tumba, identificada por el equipo de arqueólogos como “T7”, cuyo interior contenía un total de 43 individuos en posición primaria y cuyas figuras principales son un adulto y un niño.

Este hallazgo, cuyos detalles serán publicados durante los próximos meses en la Revista de Arqueología Iberoamericana, aporta nueva evidencia que en el futuro ayudaría a completar las memorias de esta civilización antigua.

Para la fundación El Caño, los cementerios resultan una fuente de información valiosa para estudiar las estructuras sociales, así como los sistemas de parentesco e identidad etnocultural.

La necrópolis de El Caño y Julia Mayo

En ese sentido, las tumbas de la necrópolis de El Caño presentan un marcado sentido escénico y un acervo de expresiones simbólicas, apunta la arqueóloga Julia Mayo en su libro Guerreros de oro. Los señores de Río Grande en Panamá (2015).

Mayo agrega en el texto que los coclé utilizaron elementos como vasijas, diseños y, probablemente, algunos cuerpos que personifican valores o conceptos abstractos que se deben interpretar con mucho cuidado.

El hallazgo de la tumba “T7” desveló a 43 cuerpos, en donde dos figuras, un adulto y un niño, fueron colocados sobre el resto de las osamentas, como si fueran las siluetas principales del sepulcro. Esto podría poner en sobremesa, información relevante para conocer la historia de los antiguos moradores de Río Grande.

En entrevista con este diario, Mayo explica que a primera vista es posible imaginar que los cuerpos acompañantes sean personas que se suicidaron o fueron sacrificadas para acompañar a las figuras protagonistas en su viaje al más allá.

Un esquema digital, reproducido por el arqueólogo Miguel Ángel Hervás Herrera, demuestra que las osamentas destacadas eran las únicas adornadas con ajuares funerarios.

Por ejemplo, una figura antropomorfizada de un murciélago pescador, hecha con resina y fundas de oro, fue encontrada en el pecho del infante, indicando la posibilidad de que el niño sea la figura de más alto rango en esta sepultura.

Los cuerpos restantes pertenecen a mujeres, infantes y varones guerreros.El artículo que presentará Mayo a la Revista Iberoamericana de Arqueología, sobre estos hallazgos, llevará implícito una propuesta metodológica que permita determinar quiénes son las figuras principales en esta fosa.

“Aunque normalmente se cuentan y examinan los ajuares de cada osamenta para determinar quién es el más significativo, nos hemos encontrado con dos cuerpos aderezados con un número similar de ajuares, que nos dificulta determinar quién es el verdadero dueño de la tumba”, señala Mayo.

Por otro lado, el niño llevaba también un número superior de brazaletes y pectorales “que denotan estatus”, con respecto al adulto, añade la arqueóloga.

La propuesta metodológica para la necrópolis de El Caño consistirá en incorporar un análisis del sepulcro, pero visto desde un punto de vista escénico. “Es decir que cada cuerpo en la fosa ha muerto para representar algo”, plantea Mayo, quien añade que existe la posibilidad de que se trate de una corte infantil, si se toman en consideración algunos detalles en los restos acompañantes como el sexo, la edad y qué llevaban puesto, por ejemplo.

La investigación, continúa Mayo, propondrá realizar estudios en los ajuares funerarios, ya que ellos representan la identidad simbólica y el rol social del individuo que los porta.

“Hay elementos que son típicamente masculinos, otros femeninos, algunos son utilizados exclusivamente por guerreros o por sacerdotes”, detalla Mayo.

Durante la exploración de la fosa, además, se encontraron 753 vasijas de cerámicas, 20 de metal, 11 piezas de resina, 50 artefactos y elementos de piedra y 99 artículos de dientes de animal.

Para Julia Mayo, el hallazgo servirá de marco para poder identificar, a corto plazo, otros artefactos y ajuares similares y conocer a profundidad, los mecanismos de funcionamiento de la jefatura de Río Grande y su modelo social.

Fuente

Descubiertos 100 esqueletos en un parking de Barcelona

Descubiertos 100 esqueletos en un parking de Barcelona. El Servicio de Arqueología de Barcelona intenta dar respuestas al enigma del descubrimiento de huesos grandes y de calaveras de unos cien individuos encontrados en el subsuelo del párking del edificio David, en la calle Aribau, entre Travessera de Gràcia y Diagonal, con motivo de unas obras de ampliación del supermercado Mercadona de esa misma calle.

Descubiertos 100 esqueletos en un parking de Barcelona

Se trata de un gran osario que fue enterrado en una fosa cuadrangular procedente de un desaparecido cementerio cercano, pero aún se desconoce su origen. La fosa tiene más de un siglo de antigüedad, por lo que es anterior a la construcción del gigantesco inmueble de la empresa David, que gestiona en ese enclave una extensión de 40.000 metros cuadrados.

El hallazgo se produjo el martes de la semana pasada cuando operarios de la empresa Styl Area Construccions escarbaban el suelo y empezaron a salir restos humanos sepultados, por lo que tuvo que personarse un juez de guardia y un médico forense. Las primeras pruebas indican que los esqueletos son anteriores a la guerra civil y que no presentan signos de violencia. «Como mínimo tienen cien años de antiguedad y seguramente algunos más, pero no lo sabremos con exactitud hasta que conozcamos los resultados de la datación realizada con carbono 14», informa Josep Pujades, responsable de intervenciones arqueológicas, que dependen del Institut de Cultura de Barcelona.

Todavía hay mucho por explorar

Todavía se desconoce el número exacto de cuerpos, pero la montaña de huesos encontrada apunta a un centenar, y aún queda terreno por explorar. «El procedimiento es exhumar, limpiar, ordenar los huesos, en su mayoría restos de calaveras, fémures, tibias y húmeros, y contar todos los fémures de la pierna derecha para saber el número mínimo de individuos que se encuentran en el osario», explica Pujades, que asegura que no se trata de una fosa común, sino de huesos de mujeres y hombres, y de niños y ancianos, trasladados desde una necrópolis cercana.

En un principio se pensó que podían provenir del antiguo convento del Buen Pastor, pero esta hipótesis ha quedado descartada. «Estuvo pocos años, desde 1886 hasta la guerra civil, cuando las hermanas de la orden de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor fueron desalojadas de allí. No cuadra la cantidad de restos encontrados con el camposanto que podía tener ese convento», precisa el responsable de intervenciones arqueológicas, que también descarta que se trate de profanaciones de tumbas que tuvieron lugar en la Semana Trágica, entre el 26 de julio y el 2 de agosto de 1909. «Son demasiados cuerpos», insiste Pujades. También se analizará si esas personas fallecieron mayoritariamente a consecuencia de una epidemia como el tifus, que en el año 1914 provocó la muerte de 2.300 barceloneses. El origen de la epidemia estaba en el canal de Montcada, contaminado por aguas fecales del Eixample.

El servicio de arqueología ha iniciado una búsqueda documental para saber dónde se ubicaban los entierros primarios tras realizar el trabajo de campo, ya que este martes por la tarde los técnicos del área de antropología se llevaron todos los huesos al laboratorio. Solo quedaban unos pocos, los más difíciles de sustraer. «Es un lugar donde no estaba previsto encontrar nada», concluye Pujades.

Fuente

Un equipo de arqueólogos polacos excava en Medina Elvira

Medina ElviraLos arqueólogos vuelven a Medina Elvira casi siete años después de la última campaña de 2009. En un proyecto financiado por el Gobierno de Polonia, el yacimiento situado en el término municipal de Atarfe acoge desde el 12 de abril y hasta el 2 de mayo a un equipo de once investigadores polacos coordinados por el profesor Marian Rebkowski, del Institute of Archaeology and Ethnology, Polish Academy of Science. Este grupo, dirigido por Antonio Malpica, catedrático de la UGR y responsable del yacimiento, llevará a cabo la primera fase del proyecto a tres años en la que se realizará una prospección geomagnética dirigida por Tomasz Maria Herbich y se investigarán diferentes zonas cubriendo una superficie que abarcará aproximadamente unas 15 hectáreas, lo que permitirá localizar nuevas evidencias de restos arqueológicos, además de obtener datos sobre la organización espacial del yacimiento. Al mismo tiempo, otros investigadores llevarán a cabo un escaneo láser de buena parte del terreno para su correcta documentación.

medina-elvira1Nueva campaña en Medina Elvira

Que sea Polonia la que financie esta nueva campaña en Medina Elvira es algo habitual en el mundo de la arqueología, como demuestran los distintos proyectos de investigación que se desarrollan en Egipto, donde están implicados un buen número de países. «Hay unos fondos para estudiar el mundo árabe, pero como la situación política es tan complicada en Siria o Jordania se ha transferido parte de este dinero para estudiar Medina Elvira», señala Antonio Malpica después de que fuera aprobada la memoria de las intervenciones de 2009, lo que ha permitido que los investigadores puedan volver a mancharse de barro en el sitio arqueológico.

Esta campaña cuenta con la participación de la Universidad de Varsovia, el Instituto de Cultura Material de Polonia, la Universidad de Florencia y la UGR. En cuanto a la presencia de los expertos polacos, Malpica subraya que son unos expertos con un gran prestigio a nivel mundial. Parte de este autoridad procede de la II Guerra Mundial, cuando Hitler arrasó Varsovia. Los polacos, a partir de 1945, iniciaron una campaña de restauración y a buscar la identidad eslava a través de las intervenciones arqueológicas. A partir de ahí generaron un método de trabajo muy sofisticado que ha sido exportado a toda Europa Occidental en un momento en el que la Arqueología Medieval estaba en sus inicios.

Los trabajos se centran de momento en realizar un estudio pormenorizado del yacimiento. Para desempolvar los picos y las palas hay que pedir un proyecto nuevo en el que Malpica aparecerá como responsable. «Nunca se hizo una prospección geofísica completa porque vale un dineral, ahora hemos elegido varios sitios concretos y es una campaña que comenzamos con todas las expectativas porque la parte cristiana del yacimiento apenas se conoce. Hay zonas en las que se ha encontrado mucha cerámica, lo que indica que había una gran densidad de ocupación», señala Malpica sobre una población cristiana que se mantuvo desde la época Tardorromana hasta el siglo XI, cuando se abandonó este enclave.

Así que es altamente probable que se encuentren restos de edificaciones. De hecho, los trabajos realizados hasta ahora estaban centrados en verificar las intervenciones realizadas en el siglo XIX. A partir de ahí se sientan las bases de que estos estudios son reales, que nadie se ha inventado la fabulosa historia de Medina Elvira. El yacimiento, que tiene una extensión total de más de 300 hectáreas, también contará en esta fase con un escaneo láser de buena parte del terreno, una ‘radiografía’ para dibujar los restos que permanecen ocultos debajo del suelo.

Fuente