Chavín de Huántar, nuevos hallazgos gracias a robots

Con el uso de pequeños robots dotados de microcámaras, se realizó uno de los hallazgos más importantes de los últimos 50 años en el Monumento Arqueológico Chavín de Huántar, ubicado en la región Áncash. Se trata de tres nuevas galerías subterráneas que presentan los primeros entierros humanos encontrados de la época Chavín.

“El hallazgo de las galerías tiene una doble particularidad. El uso de nuevas tecnologías que revelaron espacios que han permanecido cerrados desde la época Chavín, y la riqueza de la información arqueológica que los investigadores esclarecerán para enriquecer el conocimiento que se tiene del Monumento Arqueológico Chavín de Huántar”, explicó el viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales del Ministerio de Cultura, Luis Felipe Villacorta.

Estos descubrimientos, llevados a cabo por especialistas del Programa de Investigación Arqueológica y Conservación de Chavín de Huántar de la Universidad de Stanford, permiten tener un mayor conocimiento de las tradiciones ceremoniales y religiosas de la cultura Chavín.

“Los nuevos hallazgos nos muestran un mundo de galerías que tienen su propia organización, con contenidos distintos entre ellos. Los arqueólogos tendrán trabajo durante muchos años explorando el mundo Chavín, del cual solo hemos raspado la superficie con estos descubrimientos”, declaró el Dr. John W. Rick, de la Universidad de Stanford, California, director del programa de investigación.

Hasta el momento solo se conoce el 15% del Monumento Arqueológico Chavín de Huántar. Sin embargo, ya con el uso de pequeños robots se espera lograr descubrir la distribución de las galerías subterráneas y lo que albergan, lo cual nos revelará el mapa de la actividad ritual y la parafernalia asociada a la compleja vida ceremonial de este famoso templo.

Fuente

El Propileo, compara ahora y antes – 10 fotos de Grecia

02 de 10- El Propileo - Ahora y antes

A la cima del promontorio sacro se ha llegado siempre por un único camino: el del lado oeste. En las demás laderas, las abruptas e inaccesibles pendientes han servido como defensa y protección natural. A pesar de ello, ya desde el período micénico, fueron además externamente reforzadas y más tarde, en el siglo V a.C., tanto Temístocles como Cimón, usaron con el mismo fin los grandes bloques de piedra poros, una toba local que restaron de la devastación persa.

Hoy día, se puede ascender al promontorio sacro subiendo por una antiquísima y pronunciada cuesta que conserva restos de una amplia escalera exterior, obra de los romanos.

El enorme y rudo arco Beulé (llamado así en recuerdo del arqueólogo francés que lo descubrió en 1852) es de época anterior. Fue construido por los romanos en el siglo III d.C., en tiempos de las invasiones germanas, con el fin de vigilar cualquier posible aproximación a la Acrópolis.

Más tarde, en el margen izquierdo del mismo lado, se levantó el imponente monumento de mármol de Himeto que semeja a una torre. Probablemente, estaba coronado por el carro con cuatro caballos del rey Pérgamo, el cual sería reemplazado más tarde por las estatuas de Antonio y Cleopatra y, más tarde aún, por la estatua de Agripa, yerno de Augusto, quien encargó la inscripción que podemos leer hoy.

Ya desde tiempos micénicos, la entrada en la cima de la cuesta estaba protegida con bastiones, substituidos después por un magnífico pasaje: el Propileo. Cuando Fidias se hace cargo de los trabajos de construcción de la roca sacra, este pasaje deja su sitio a un edificio rectangular, concebido como punto culminante de la sacralidad del espacio.

La Vía Sagrada, es decir, el camino que recorría la importante procesión de las Panateneas, pasaba a través de un vestíbulo principal, que servía asimismo como entrada: los Propileos. Su construcción, que según las inscripciones halladas en las excavaciones costó 2000 talentos, se inició en el 435 a.C. bajo la supervisión del arquitecto Mnesicles y quedó bruscamente interrumpida tres años más tarde, a comienzos de la Guerra del Peloponeso, sin llegar a completarse nunca.

El material utilizado en la construcción es, fundamentalmente, mármol pentélico combinado, sobre todo alrededor de la entrada, con el mármol gris de Eleusis, de tal manera que se consigue romper la monotonía del blanco y resaltar ciertos elementos arquitectónicos característicos.

En cada lado del núcleo central, de forma rectangular, hay dos alas, una al norte y otra al sur, de dimensiones desiguales, como quiere la tradición sobre los lugares sacros.

El edificio principal mide 18,20×25 metros y cada fachada cuenta con seis columnas dóricas de 8,81 metros de altura que sostienen arquitrabe, friso y frontispicio. El espacio interno, con una doble columnata jónica, queda interrumpido por una escalera que conduce a la Acrópolis.

Un muro divide el templo en dos fachadas, una a oriente y otra a occidente, cubiertas con tejados de altura desigual para adaptarse a la desigual inclinación de las pendientes. Los imponentes grupos escultóricos de mármol que decoraban los techos provocaron la admiración del mundo antiguo. En cada lado del próstilo de la entrada, cada una de las dos alas estaba diseñada de modo que diera la impresión de un edificio con tres columnas dóricas. Sin embargo, sólo se completó el ala norte, la llamada Pinacoteca, que albergaba las obras de los grandes pintores de la época, como Polignoto.

El ala sur, como señalábamos antes, quedó reducida a un pequeño próstilo con tres columnas tras el cual no hay un local cerrado, sino un pasaje que conduce a la terraza donde se levantó el templo de Atenea Nike.

Este pequeño templo mide 8,27×5,44 metros y tiene cuatro columnas jónicas de 4,66 metros de altura tanto en la fachada principal como en la posterior. Su construcción, encomendada a Calícrates, duró varios años y se completó después del 430 a.C. El templo se edificó sobre los restos de un viejo bastión micénico que estaba en la época cubierto con bloques de caliza. En su interior encontramos la antigua xóana, estatua de madera, de Nike Aptera (Victoria sin alas). Sobre los arquitrabes corre, decorando los cuatro laterales, un friso longitudinal que mide 25 metros. Una parte del mismo, conservada en la actualidad en el Museo Británico, ha sido substituida con copias.

En el lado oriental, el friso representa a los dioses del Olimpo, con Atenea en pie entre Zeus y Poseidón. En los restantes lados, aparecen escenas de batallas entre griegos y amazonas o entre griegos y persas. También los frontispicios habrían estado decorados, probablemente con representaciones de la Amazonomaquia (guerras entre amazonas) o de la Gigantomaquia (guerras entre gigantes).

En torno al 410 a.C., se levantó un estilóbato o basamento decorado con bajorelieves. Algunos de ellos se conservan hoy en el Museo de la Acrópolis. Vemos Nikes aladas en diversas posturas: unas con los vestidos casi transparentes, como si estuvieran mojados, ceñidos al cuerpo, otras tan delicadamente esculpidas que con las alas abiertas parecen volar. Estos relieves son modelos ejemplares del denominado orden lujurioso.

01 - La Acrópolis

03- El Promontorio

El Promontorio, compara ahora y antes – 10 fotos de Grecia

03 de 10- El Promontorio - Ahora y antes

Saliendo de los Propileos, en el mismo ángulo y en el punto más destacado del promontorio sacro de la Acrópolis, podemos ver el imponente templo de la diosa Atenea: el Partenón.

Una vez, exactamente enfrente de los Propileos, se erguía la colosal estatua de bronce dorado de Atenea Prómaco, la diosa armada para la lucha que protege la ciudad. Esta obra de Fidias medía siete metros y medio de altura. Iluminada por los rayos del sol lanzaba destellos que podían divisar los marineros que deseaban alcanzar el puerto de Pireo.

En el lado sur del promontorio estaban los Témenos de Higía («la Salud») y de Artemisa Brauronia, así como también la Calcoteca, donde se conservaban las ofrendas. En el lado opuesto, en el norte, se encontraban los santuarios más antiguos: el grotos de Apolo y Pan, el santuario de la ninfa Aglauro – cuyo profundo pozo data de época micénica- y la residencia de las Arréforas, las doncellas vírgenes cuya misión era tejer el velo que, durante las ceremonias de las Panateneas, ofrendaban a Atenea.

Las vírgenes partían del Cerámico, en el lado noroeste de la ciudad, cruzaban el Agora, ascendían por los Propileos y seguían la Vía Sagrada, pasando por el Erecteion y el margen septentrional del Partenón, para acabar, así, enfrente del lado sur.

En este punto se alzaban los altos muros que demarcaban un amplio terreno con los restos de los monumentos destruidos por los persas en el 480 a.C. Durante las excavaciones llevadas a cabo el siglo pasado, este lugar se reveló una importante fuente de esculturas antiguas, la mayor parte de ellas son ex-votos y decoraciones de templos del período comprendido entre el 550 y el 480 a.C., actualmente conservadas en el Museo de la Acrópolis. Pausanias, que visitó la Acrópolis inmediatamente después del 150 d.C., cuenta en sus valiosos escritos cómo él mismo vio la llanura entera cubierta de estatuas votivas.

02 - El Propileo

04- El Partenón

El Partenón, compara ahora y antes – 10 fotos de Grecia

04 de 10- El Partenón - Ahora y antes

En la actualidad, en la llanura rocosa se yergue colosal e imponente la mole del Partenón, el monumento sagrado por excelencia, considerado ya en la Antigüedad una obra maestra de la arquitectura griega y del equilibrio ático.

Comienza a construirse en el 447 a.C, sobre las ruinas de un viejo templo consagrado a la diosa Atenea que había sido destruido por los persas. El arquitecto del Partenón fue Ictino, pero Fidias supervisó personalmente las obras y realizó las esculturas que lo decoraban. Se inauguró en el 438 a.C., aunque no fue completado hasta el 432.

Se mantuvo prácticamente inalterado hasta el siglo VI d.C. Más tarde, en el 1400 d.C., fue transformado en iglesia cristiana, despúes en mezquita y, por último, en depósito de municiones, conservando, sin embargo, la mayor parte de sus mármoles. El dogo veneciano Morosini en 1687 abrió fuego contra el templo, que sufrió gravísimos daños provocados por los impactos de cañón. En el año 1803, Lord Elgin substrajo numerosos mármoles que llevó a Londres. Cuando los griegos recobraron su independencia, el Partenón y el resto de la Acrópolis fueron despojados de las adiciones medievales turcas. En 1930 se restauró la entera columnata norte. Sin embargo, los trabajos de restauración duran hasta hoy.

El Partenón está completamente construido con mármol pentélico. Sus dimensiones son 69,54×30,87 metros. Se levanta sobre un estilóbato a tres niveles y sus columnas dóricas, ocho en las fachadas menores y diecisiete en los laterales mayores, miden 10,43 metros de altura y tienen una base de 1,905 metros de diámetro. La impresión de absoluta armonía se consigue gracias al genial estudio de las relaciones entre las diversas partes que lo integran y al uso casi imperceptible de las llamadas correcciones ópticas. Así, el estilóbato tiene unos siete centímetros de inclinación (¡en 70 metros!), los tambores centrales de las columnas se engruesan dos tercios de su altura y se inclinan levemente hacia el centro del edificio, las columnas de las esquinas son ligeramente más anchas y están más cerca de la columna de al lado.

Sobre las columnas, los arquitrabes sostienen el frontispicio dórico donde alternan triglifos y delicadas métopas, cuyas escenas fueron elaboradas por Fidias en su taller.

Las métopas del lado occidental representan escenas de la Amazonomaquia, las del lado norte escenas de la guerra de Troya, las del lado sur escenas de la Centauromaquia y las del lado oriental, junto a la entrada principal, escenas de la Gigantomaquia, la lucha entre los dioses y los gigantes. Aunque numerosas métopas se han perdido, algunas pueden verse aún en su lugar originario, mientras otras están en Londres y París.

Los dos lados menores acaban en frontispicios, decorados una vez más con esculturas de Fidias. En el frontispicio occidental, que es visible desde los Propileos, se narra la pugna entre Atenea y Poseidón por el nombre de la ciudad. Entre los dos dioses hay una rama de olivo, el don de la victoriosa Atenea. Actualmente, de este frontispicio se pueden ver sólo pocos rasgos, pero lo conocemos bien gracias a los diseños que se trazaron antes de los cañonazos de Morosini.

El frontispicio oriental representa el momento del nacimiento de Atenea de la cabeza de Zeus mientras los demás dioses del Olimpo observan la escena. Son extraordinarias las estatuas de Dionisio, recostado en el extremo izquierdo, y de Afrodita, sentada indolentemente con un hermoso vestido en el lado opuesto. Ambas estatuas, como la mayor parte de las restantes, se encuentran actualmente en el Museo Británico.

 

 

En los ángulos del frontispicio podemos admirar un magnífico trabajo de Fidias: en el ángulo izquierdo, aparecen las dos poderosas y exuberantes cabezas de los caballos del carro de Helios (el Sol), en el derecho casi desaparece como escondiéndose la cabeza del caballo del carro de Selene (la Luna).

En el interior, en un estrecho corredor que separa las 46 columnas en torno al vestíbulo del muro del templo, podemos ver la que es, probablemente, la obra más famosa de Fidias: un friso longitudinal de 160 metros que circunda la parte superior del templo. Este friso nos hace revivir la emoción de la procesión de las Panateneas, procesión que se celebraba cada cuatro años en el mes de Hecatombeón (15 de julio – 15 de agosto) y duraba doce días. Inicia en el lado noroeste con los jinetes que se preparan en el Cerámico, continúa mostrando en cada lado numerosas escenas de los participantes en las ceremonias, para acabar en la entrada principal del templo con la ofrenda del velo a la diosa.

La mayor parte de estos relieves se hallan asimismo en Londres y sólo se conservan en su lugar originario unas cuantas escenas, como las de la preparación de los jinetes antes del comienzo de la procesión.

La cella tenía seis columnas dóricas en cada lado menor y en su interior se custodiaban las ofrendas de más valor. El lado oriental era el lugar sagrado por excelencia. Medía cien pies áticos de longitud (unos 30 metros) y una doble columnata la dividía en tres amplias naves.

La nave central acababa en tres columnas que sostenían la colosal estatuá de oro y marfil de Atenea Parthenos, de casi 15 metros de altura, obra también de Fidias. El armazón de la estatua era de madera, el cuerpo de marfil y las ropas y los pertrechos militares estaban laminados con oro batido.

La diosa estaba representada de pie, llevando en el pecho la milagrosa égida con la Gorgona y en la cabeza el yelmo ático decorado con esfinges y caballos alados. Con la mano izquierda, la diosa asía una Nike que, a su vez, se levantaba sobre un pilar. Con la mano derecha, sostenía el escudo apoyado en el suelo. La cara interna del escudo estaba decorada con una representación de la Gigantomaquia y con la serpiente tutelar de la Acrópolis, y la cara externa con una batalla de las Amazonas. En esta escena, aparecen entre los griegos que derrotaron a las amazonas, el mismo Fidias, que se representa a sí mismo como un anciano calvo, y Pericles, disfrazado de hoplita, lo que provocó que el genial escultor fuera acusado de sacrilegio.

Incluso las suelas de las enormes sandalias de la diosa estaban decoradas con escenas de la Centauromaquia, mientras que en la base de la estatua se narraba el nacimiento de Pandora representado con figuras de oro aplicadas sobre el mármol.

En el año 426 a.C., la estatua fue trasladada a Constantinopla donde, según una de las versiones, fue destruida por un incendio. Hoy día podemos tener una idea precisa de cómo era gracias a las numerosas descripciones conservadas y a varias copias arcaicas de menores dimensiones.

Entre el Partenón y el Erecteion podemos ver los cimientos, levantados directamente sobre la roca, de otro importante templo destruido por los persas: el de Atenea Polias. Según cálculos astronómicos basados en la orientación del mismo, puede concluirse que fue edificado en el 529 a.C. La decoración de los frisos, hoy en el Museo de la Acrópolis, es del 525 a.C.

03 - El Promontorio

05- El Erecteion

El Erecteion, compara ahora y antes – 10 fotos de Grecia

05 de 10- El Erecteion - Ahora y antes

Más al norte, en el extremo septentrional de la Acrópolis, se yerguen los blancos muros del Erecteion, un peculiar edificio de mármol pentélico consagrado al culto de antiguas divinidades.

Fue construido durante la Guerra del Peloponeso, entre el 421 y el 406 a.C, probablemente por el arquitecto Mnesicles. El templo sufrió varios incendios y fue restaurado antes de ser transformado en una iglesia cristiana en el siglo VI d.C.

Cuando la Acrópolis se convirtió en manos de los turcos en una fortaleza, el Erecteion sirvió para alojar el harem del jefe militar. Cuando Grecia recobró su independencia, se devolvió al Erecteion su forma inicial liberándolo de todas las adiciones y restaurándolo.

La cella, de forma rectangular, mide 20,03 x 11,21 metros y cuenta con esbeltas columnas jónicas en el lado este. El vestíbulo está dividido en cuatro partes: en la principal, la del lado oriental, se custodiaba la vieja estatua de Atenea, la xóana (hecha con madera de olivo).

Ante la diosa ardía la famosa Llama Eterna, obra del escultor Calímaco. La parte occidental está también dividida en tres vestíbulos y contiene los altares de Poseidón, del legendario Erecteo, de Hefaistos y de Butos, un héroe local. La pequeña entrada oeste conducía al témenos de la ninfa Pandroso, el Pandroseio, donde crecía el olivo sacro de la diosa Atenea. Desde aquí, una escalera lleva a la tumba de Cécrope, el mítico rey de Atenas, situada justo bajo el margen noroeste del Erecteion.

En el lado norte, situado en un plano inferior para adaptarse a un desnivel del terreno de aproximadamente tres metros hacia abajo, se abre un pórtico con cuatro columnas jónicas en la fachada y con dos en los laterales. Aquí se encuentra la bóveda que, con probabilidad, alojaba a la serpiente tutelar: la serpiente sacra de Erecteo a la que los atenienses ofrecían cada mes tortas de miel.

La decoración jónica de la puerta, a través de la cual se pasaba del pórtico al templo principal, era espléndida. El techo estaba decorado con losas de mármol. En una de ellas hay una abertura que nunca se llegó a cerrar ya que se decía que había sido causada por un rayo que Zeus había lanzado a Erecteo.

En el lado izquierdo del propileo, hay tres orificios en la roca: se dice que son las huellas que dejó el tridente de Poseidón cuando el dios lo clavó en la roca haciendo brotar de ella una fuente de agua salada.

En el lado opuesto, ante el Partenón, hay otro pórtico que, en lugar de columnas, presenta seis figuras femeninas de unos 2,30 metros de altura. Vitrubio les dio el nombre de «Cariátides» porque las jóvenes que posaron como modelos provenían de Carie, una ciudad cercana a Esparta. Visten túnicas jónicas y llevan sobre la cabeza un cesto que funciona como capitel. La segunda koré (muchacha) de la izquierda fue substraída por Lord Elgin y en su lugar se ha colocado una copia de yeso. En la actualidad, las cinco Cariátides restantes son también copias: sus originales se conservan en el Museo de la Acrópolis para protegerlos de la contaminación atmosférica.

Desde las murallas de la Acrópolis, nuestra vista abarca la ciudad entera. En el lado nordeste, cerca del Museo, vemos surgir a los pies de la colina el Teatro de Dionisio, y más abajo, a lo lejos, las columnas del templo de Zeus Olimpio y la mole blanca del Estadio, construido para albergar en 1896 los primeros Juegos Olímpicos de la era Moderna. En el lado opuesto, encontramos las dos ágoras romanas, con la Biblioteca de Adriano y la Torre de los Vientos y, más hacia el oeste, el ágora griega, con el imponente templo de Hefaistos aún en excelentes condiciones de conservación.

04 - El Promontorio

06- El Teatro de Dionisio

El teatro de Dionisos, compara ahora y antes – 10 fotos de Grecia

06 de 10- El teatro de Dionisos - Ahora y antes

En el siglo VI a.C., cuando Pisístrato introdujo en Atenas el culto a Dionisio, se construyó a los pies de la Acrópolis un pequeño templo consagrado al dios. A finales, del mismo siglo, comienzan a celebrarse los primeros festivales en su honor.

En un principio, los espectadores se sentaban en la ladera de la colina para asistir a las actuaciones musicales y teatrales. Muy pronto comienzan a instalarse allí graderíos de madera y el lugar donde tenían lugar las actuaciones toma la forma de un círculo perfecto. El escenario recibió el nombre de orchestra -del verbo orchoumae, que significa «danzar»- ya que el coro danzaba en torno al thymeli, el altar del dios. Más tarde, se construyó un edificio también de madera que tenía una doble función: servía como separación entre el teatro y el templo y como almacén y camerino. En este teatro Esquilo, Sófocles, Eurípides y Aristófanes representaron sus obras maestras.

En el siglo IV a.C. las gradas de madera se substituyeron por asientos de toba local (poros), algunos de los cuales han llegado hasta nuestros días. Fue entonces cuando el teatro tomó su forma característica. Se calcula que tenía capacidad para 17.000 personas. Contaba con 64 gradas divididas en dos niveles por un pasillo semicircular. La primera fila estaba reservada a los ciudadanos ilustres y era la única que tenía asientos de mármol pentélico, 67 en total, la mayor parte de los cuales se conserva en la actualidad. Trece pequeñas escalinatas radiales que partían desde el escenario conducían a las gradas.

 

En el otro lado de la orchestra, se erigió una imponente estructura escenográfica a dos niveles con una columnata en cada lateral. Durante el período helenístico, sufrió numerosas transformaciones, como la adición del proscenio que hizo que el uso del espacio circular de la orchestra quedara obsoleto.

En el 61 d.C., Nerón toma parte personalmente en uno de los certámenes musicales. Es en esta época cuando la orchestra adquiere su forma semicircular y la fachada y el proscenio se adornan con hileras de columnas. Más tarde, estas columbatas se embellecieron con estatuas y relieves, todos ellos destruidos durante la invasió goda del siglo II d.C. que el noble bizantino Fedro utilizó para decorar la tribuna.

En el lado derecho de ésta vemos, además de varias escenas de culto, la representación del nacimiento de Dionisio: ante Zeus desente, Hermes sostiene en brazos al dios niño. También son de época romana la pavimentación de mármol, conservada hasta nuestros dias, y la barrera que circunda el escenario. La barrera se construyó, como protección, cuando empezaron en el teatro las luchas de gladiadores y servía asimismo para poder celebrar ¡regatas!, cerrando su parte posterior de y llenando la orchestra de agua.

05 - El Erecteion

07- El Odeón de Herodes

El Odeón de Herodes, compara ahora y antes – 10 fotos de Grecia

07 de 10- El Odeón de Herodes Ático - Ahora y antes

EL ODEÓN DE HERODES ÁTICO – En el año 161 d.C., el noble griego Tiberio Claudio Hérodes Atico levantó un teatro en memoria de su esposa, Ana Aspasia Regila.

El edificio era un local cerrado que albergaba espectáculos musicales. De ahí el nombre de Odeón. La parte dedicada al auditorio, el koilon, tenía 32 filas de asientos y podía dar cabida a unos 5000 espectadores. A los asientos se llegaba por seis escaleras oblongas y cinco más para las filas más superiores.

Como era tradicional en los teatros romanos, la orchestra tenía planta semicircular y los asientos comunicaban directamente con el escenario. Este último estaba situado en la parte posterior de la escena y tenía tres niveles, dos de los cuales se conservan todavía.

La fachada estaba adornada con una doble hilera de columnas y las entradas se abrían en los extremos de la parte posterior.

 

Entre 1950 y 1961, se restauró el área del auditorio y se pavimentó con mármol jentélico. También se pavimentó la orchestra, en este caso con mármol de Himeto. Todo ello con el objetivo de volver a representar en el Odeón las tragedias y comedias del teatro clásico, tradición que revive todos los veranos en el Festival de Atenas. El Odeón de Hérodes Atico y el Teatro de Dionisio se comunican mediante una estoa («pórtico») de la misma época que el Odeón.

La estoa tiene dos naves de 163 metros de longitud y 17,65 metros de anchura y forma una galería que corre al lado sur de la Acrópolis. Se llamó Estoa de Eumenes por el nombre de su donador: el rey de Pérgamo Eumenes II, ferviente admirador de Atenas, quien vivió en el siglo II d.C. El pórtico servía como refugio para los espectadores en caso de mal tiempo. Fue destruido por los turcos, aunque se conservan aún algunos muros en las laderas de la colina sagrada. 

06 - El Teatro de Dionisos

08- El Ágora

El Ágora, compara ahora y antes – 10 fotos de Grecia

08 de 10- El Ágora - Ahora y antes

El Ágora. Durante el período arcaico en la cara noroeste de la Acrópolis, entre las colinas de las Ninfas y los Aerópagos sólo había un cementerio. Sin embargo, desde el 600 a.C., este lugar se va paulatinamente edificando y habitando y en no mucho tiempo pasa a convertirse en el centro de la vida pública de Atenas, así como la Acrópolis era el centro de la vida religiosa.

Los atenienses acudían a este lugar de encuentro ciudadano, a este amplio espacio abierto donde, como la palabra «ágora» indica, se concentraban gentes y edificios. A pesar de los ingentes daños que aquí causaron los persas, el Ágora había sido ya restaurada mucho antes de la época de Pericles. Con los romanos continúa creciendo: los arquitectos habían abandonado el concepto de un espacio central abierto y, de este modo, comienzan a construir edificios públicos incluso en el Ágora misma.

En el 267 d.C., una de las invasiones hérulas la destruye por completo y durante los 150 años siguientes no es sino un lugar lleno de ruinas, al otro lado de las nuevas murallas de la ciudad.

Durante el siglo V a.C., en el emplazamiento del Ágora se construye un amplio gimnasio que estuvo en uso hasta finales del siglo siguiente. A partir de entonces, toda el área se puebla de humildes asentamientos, semejantes a los que todavía encontramos en la actualidad en la cercana Placa.

En el lado occidental del Ágora, podemos ver sobre una colina el Templo de Hefaistos, el cual, a pesar de estar consagrado a Hefaistos y Atenea, recibe desde la Edad Media el nombre de Teseón. El Hefaisteón se conserva en excelentes condiciones gracias a una restauración efectuada en el siglo VII d.C. y al hecho de haber sido transformado en el año 1300 en una iglesia ortodoxa dedicada a San Jorge. Con el fin de convertirlo en templo cristiano, se añadió un arco, se tabicó el espacio existente entre las columnas y se abrieron varias tumbas en el suelo de la nueva iglesia, protegida por una cúpula. Todos estos añadidos han sido eliminados en la actualidad y el templo ha vuelto, a su forma primitiva.

La construcción da inicio en el 448 a.C., inmediatamente después de la firma del tratado de paz con Persia, y sigue un diseño similar al de otros tres templos: el de Poseidón en Sunion, el de Némesis en Ramnous y el de Ares, trasladado en época romana desde la provincia ática de Acarne al Ágora donde fue reconstruido. Todo hace creer que los cuatro edificios sean obra de un único arquitecto de identidad desconocida.

El Hefaisteion es un templo períptero de cien pies áticos de longitud (32,77 metros) con seis columnas dóricas en las fachadas y trece en los laterales. Cada columna mide 5,88 metros de altura y tiene veinte profundas acanaladuras. Los frisos, hoy perdidos, contenían relieves con representaciones de la Centauromaquia y de la apoteosis de Heracles. Conservamos, sin embargo, las diez métopas de la fachada, que narran los Trabajos de Heracles, y las primeras cuatro métopas de cada lateral, con los Trabajos de Teseo.

Probablemente estas últimas contribuyeron, tal y como señalamos antes, a que en la Edad Media el edificio fuera rebautizado. En su interior, el templo tenía dos pilares dóricos de 5,38 metros de altura, los cuales, siguiendo un estilo absolutamente innovativo, sostenían un arquitrabe que se prolongaba hasta las columnas exteriores. De este modo se destacaba graciosamente el espacio entre la parte delantera y las columnas laterales formando una especie de antecámara.

Esta nueva autonomía espacial quedaba resaltada gracias a una métopa situada sobre el arquitrabe, en la que se veían escenas de batallas contra cíclopes y gigantes. Como en el Partenón, el templo tenía al interno de los tres laterales una doble hilera de columnas dóricas en dos niveles. Cada lado habría estado cubierto con una mano de estuco dorado que hoy se ha perdido. Aquí se custodiaban las estatuas de Hefaistos y Atenea, obra del escultor Alcámenes. En el lado derecho hay varias tumbas de caídos en la guerra de liberación griega, algunos de ellos son británicos y dos son italianos.

En la parte del Ágora que mira hacia la colina del Teseón quedan restos de edificios públicos del siglo V a.C. Entre ellos podemos destacar por su importancia: la Estoa de Zeus Eleutherios -defensor de la Libertad-, el templo de Apolo Patróos, el Metroon -peculiar construcción que albergaba tanto el sagrario de la Madre de los dioses como los Archivos de Estado-, el Buleuterio -donde se reunían los 500 miembros del Parlamento-, y el edificio circular, denominado Tholos, en el que los Pritanes acudían a comer y a ejercer sus funciones gubernamentales.

Ante el Metroon, sobre un largo pedestal de mármol, estaban las figuras de bronce dorado de los diez Héroes epónimos que habían dado nombre a las diez tribus del Atica. En la parte delantera del pedestal había unos tablones de anun-cios de madera donde se exponían todas las disposiciones legales oficiales y las noticias.

Justo enfrente del templo de Apolo Patróos, podemos ver los cimientos del templo de Ares, construido en el siglo V a.0 en Acarné por el ignoto arquitecto del Teseo. Por orden de Augusto, el templo fue trasladado, como símbolo de victoria, a su emplazamiento en el Ágora. Los railes del tren Atenas-Pireo cruzan los edificios del extremo norte del Agora.

En este punto, las excavaciones sacaron a la luz la Estoa Basileos, sede del Arconte bajo cuya presidencia se reunía el consejo de los Aerópagos para juzgar casos de homicido, incendio y sacrilegio. Aquí se celebró en el 399 el juicio contra Sócrates.

En el lado norte, podemos ver los restos de la Eliaia, el Tribunal más importante del Ática. Durante el período helenístico, se construyeron en el lado oriental y meridional del Ágora tres amplios pórticos a dos niveles. El rey egipcio Tolomeo VI dedicó, probablemente, como gimnasio el pórtico sur. De él nos quedan en la actualidad sólo unos cuantos restos sobre los cuales se edificarían más tarde los baños públicos.

El pórtico oriental fue construido por Atalo II, rey de Pérgamo (159-138 a.C.) y hoy día domina el Ágora, tras una atenta y cuidadosa remodelación llevada a cabo por la Escuela americana entre 1953 y 1956. La fachada, restaurada con mármol pentélico, tiene 116,5 metros de largo, 45 columnas dóricas en el nivel inferior y 45 columnas jónicas en el superior. El interior mide 19,5 metros de profundidad y está dividido en dos naves mediante una hilera longitudinal de 25 columnas de orden jónico en el nivel inferior y 25 de orden corintio en el superior.

En el año 267 d.C., la Estoa de Atalo fue incendiada por los hérulos. Sus restos quedarían posteriormente incorporados a los nuevos muros. En la actualidad podemos observar su estructura desde el segundo piso. La Estoa alberga el Museo del Ágora donde se exhiben los hallazgos de las excavaciones arqueológicas. 

En época romana, en el 14 a.C., el yerno de Augusto, Agripa, levantó en el centro de la plaza un grandioso edificio: el Odeón. Era un auditorio semicircular colocado en el interior de un local cerrado de planta cuadrangular, que tenía en cada lado hileras longitudinales de columnas, cubiertas y a dos niveles. El Odeón fue destruido en el 267 d.C. Sobre sus ruinas se edificó hacia el 400 d.C. el imponente Gimnasio de los Gigantes, denominado así por las colosales estatuas de un gigante y dos tritones que decoraban el propileo y que podemos contemplar aún hoy.

07- El Odeón de Herodes

09 - El Templo de Poseidón

El Templo de Poseidón, compara ahora y antes – 10 fotos de Grecia

09 de 10- El Templo de Poseidon - Ahora y antes

EL TEMPLO DE POSEIDON EN CABO SUNION. El cabo Sunion, extremo oriental del Atica, se adentra en el mar Egeo: es la primera porción de tierra que avistan los navegantes procedentes de las islas Egeas o de las costas de Asia Menor; es la última que dejan atrás quienes parten de Atenas. Por ello, ya en tiempos remotos, se erigió aquí un templo consagrado a Poseidón, el dios del mar.

Desde fines del siglo VII a.C. en adelante, comenzaron a emplazarse en este mismo lugar los colosales kouroi (estatuas de muchachos) que se conservan en la actualidad en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas. A comienzos del siglo V, en la punta del cabo, dio inicio la construcción de un templo arcaico de toba local (poros) que, en el 480 a.C., sería destruido por los persas antes de ser ultimado.

 

En su lugar se construyó, entre el 445 y el 440 a.C., un amplio templo dórico del que se conservan quince columnas -nueve en el lado sur y seis en el lado norte-.

Originalmente había seis columnas en las fachadas y trece en los laterales, con dieciséis canaladuras en cada fuste en lugar de las veinte tradicionales. El interior del templo poseía la disposición tripartita clásica: un pórtico, una cella (habitación central) y un ophistodomos (habitación trasera). Sin embargo, como en el Hefaisteo también aquí el arquitrabe superior se extiende a lo largo de la cella hasta llegar a la columnata externa. El pórtico estaba decorado internamente con una métopa jónica de mármol de Paros que representaba escenas de batallas contra las amazonas.

08- El Ágora

10- El Templo de Afaya en Egina

El Templo de Afaya, compara ahora y antes – 10 fotos de Grecia

10 de 10 - El Templo de Afaya - Ahora y antes

EL TEMPLO DE AFAYA EN EGINA. Situada exactamente en el centro del golfo de Sarónica, entre Atenas, Corinto y Epidauro, la pequeña isla griega de Egina goza de una posición privilegiada.

Habitada desde el Neolítico, ha llegado hasta nuestros días gran cantidad de materiales que nos hablan de la vida y la civilización de sus primeros pobladores. Durante la denominada Edad Media Griega, la isla quedó desierta, pero en torno al 850 a.C., se asientan en ella pueblos dóricos procedentes de Epidauro.

En el siglo VII a.C., Egina era ya una de las mayores potencias navales. Sabemos también que fue la primera ciudad griega que acuñó moneda. Como aliada de Esparta y demás ciudades del Peloponeso, fue durante muchos años una poderosa adversaria de Atenas en el campo naval, hasta que dos derrotas y la toma de la ciudad en el 457 a.C. la sometieron a Atenas.

Durante su período de esplendor, en la isla -ya famosa por sus talleres de bronce, latón y alfarería– se erigieron hermosos santuarios. El más célebre es el santuario de Afaya, una diosa del lugar relacionada con la diosa cretense Briomarte y, más tarde, identificada con Atenea.

A unos 20 Km. de la ciudad, en una imponente terraza artificial que domina por completo el golfo de Sarónica, se abría un recinto sagrado con un templo del período arcaico.

Hacia el 510 a.C., este antiguo templo fue destruido y reemplazado por una de las obras maestras de la arquitectura arcaica griega: un amplio templo dórico construido con toba local y recubierto con losas de mármol decoradas con ilustraciones pictóricas.

El templo, períptero, presentaba seis columnas dóricas en cada fachada, doce en cada uno de los dos laterales y, en el interior, dos en el pórtico y dos en el opisthodomos. La cella quedaba dividida en tres naves por dos hileras de cinco columnas. Sobre ellas, había otra hilera de columnas más pequeñas que sostenían el techo. El aspecto polícromo original se ha perdido.

Sin embargo, gran parte de las columnas y fragmentos de los arquitrabes, las métopas y los muros de la cella se restauraron entre 1956 y 1960. Los orificios entre las columnas revelan la existencia anterior de travesaños. Los frisos se cuentan entre las obras cumbres del arte arcaico griego. Estaban decorados con representaciones escultóricas de mármol de Paros que narraban las empresas de los héroes egeos, en particular las de Ayante y su padre, Telamón, durante la guerra de Troya, bajo la mirada vigilante de Atenea.

En 1811, Coquerel las descubrió y las vendió después a Luis I de Baviera, quien encargó su restauración al escultor Thordwaldsen. Este realizó un pésimo trabajo, tras el cual las esculturas fueron expuestas en el Musco de Munich, donde permanecen en la actualidad.

Muchos años después, durante unas excavaciones efectuadas en el recinto sagrado, salieron a la luz los restos de un tercer friso, que se custodian hoy en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas. Probablemente formaban parte de una obra anterior que estaba destinada al friso occidental, destruido por los persas en el 490 a.C., y que fue expuesta más tarde en recuerdo de la ferocidad asiática.

09- El Templo de Poseidón

01 - La Acrópolis

La Acrópolis, compara ahora y antes – 10 fotos de Grecia

01 de 10- La Acrópolis - Ahora y antes

Desplaza la barra central para comparar presente y pasado

La Acrópolis. Atenas ocupa casi la totalidad de la llanura comprendida entre el golfo de Sarónico y las montañas atenienses. En el centro de esta área mítica surge imponente el lugar donde continúa aún latiendo, después de tantos siglos, el corazón de la ciudad: el promontorio calizo de la Acrópolis. En torno a él, nacieron y se desarrollaron los mitos más antiguos; en él vivió el legendario rey Teseo.

Fortificado con altas murallas desde los tiempos micénicos, aquí se edificó, alrededor del 550 a.C., en tiempos de Pisístrato, el palacio residencial consagrado al culto de los dioses, cuyos restos son todavía visibles en la actualidad. A partir de ese momento, se van añadiendo continuamente gran cantidad de templos y estatuas. Cuando en el año 480 a.C. los persas redujeron en ruinas la roca de la Acrópolis, bastó un breve período de tiempo para que todos los edificios fueran nuevamente reconstruidos. Y esta reconstrucción se convirtió en el símbolo del triunfo de Atenas.

Pericles, bajo cuyo mando estaba la ciudad, se rodeó de los mayores artistas de la época, guiados por el genio supervisor de Fidias. En pocos años, la Acrópolis adquiere el grandioso aspecto que hace de ella una joya única, un símbolo del elegante equilibrio ático y una de las mayores obras maestras del mundo occidental. A los monumentos ya existentes, vinieron a sumarse un nuevo y espléndido templo consagrado a Atenea Virgen, el Partenón, y una imponente entrada, los  Propileos

Más tarde, se construyó el pequeño templo de Atenea Nike y, en el extremo norte del promontorio, se levantó el Erecteion, peculiar edificio que alojó a algunas de las más antiguas deidades.

Durante el último período de la dominación romana, y más aún durante la Edad Media griega, la Acrópolis sirvió a los fines para los que había sido inicialmente construida: se utilizó como fortaleza. Los edificios clásicos fueron circundados con nuevos sistemas defensivos, de tal manera que, si bien por una parte quedaban escondidos a la vista, por otra quedaban también protegidos. A pesar de ello, los mármoles sagrados sufrieron graves y numerosos daños a causa de las luchas entre los conquistadores turcos y los venecianos. A lo largo de las repetidas invasiones muchos de ellos fueron robados. Lo mismo sucedió con una cantidad considerable de estatuas y frisos, los llamados Mármoles de Elgin, que toman su nombre del Lord británico que, a principios del siglo XIX, los substrajo y envio por barco a Londres, ciudad en la que se conservan actualmente.

Tras la emancipación de Grecia del dominio turco, en 1832, los edificios antiguos se purificaron de añadidos posteriores y, después de las sucesivas excavaciones arqueológicas y restauraciones, la Acrópolis tomó su aspecto actual. Recientemente, un nuevo peligro, la contaminación atmosférica, ha hecho necesaria la substitución de algunas esculturas originales con copias.

02- El propileo

La pirámide de Dyeser se inaugurará en 2017

EL CAIRO – 30 de octubre de 2017. La pirámide de Dyeser se inaugurará en 2017

La pirámide de Dyeser

El Ministerio de Antigüedades de Egipto está trabajando actualmente en el mantenimiento y la restauración de la pirámide Dyeser para inaugurarla antes de finales de este año, tal como estaba previsto.

«El sector de proyectos del Ministerio de Antigüedades casi ha terminado el trabajo de restauración de la Pirámide Dyeser; la pirámide definitivamente se inaugurará en 2017», dijo Waad Aboul Ela, director del sector de proyectos.

El reconocido arqueólogo egipcio Zahi Hawas dio seguimiento a los trabajos de restauración de la pirámide de Dyeser que se están llevando a cabo en un esfuerzo por consolidar el monumento de 4.600 años contra el tiempo. La pirámide Dyeser es la primera estructura de piedra en la historia construida, rey de la tercera dinastía de Egipto.

El gabinete ha decidido asignar 15.3 millones de libras egipcias (726.834 €) para consolidar la restauración y el mantenimiento de la pirámide. La restauración y el mantenimiento de la pirámide se detuvieron en 2011, después de que el informe de la UNESCO emitido en septiembre del mismo año indicara que las fachadas exteriores de la pirámide habían sufrido por falta de mantenimiento a lo largo de los siglos.

Además, la eliminación de los bloques a nivel de suelo del cuerpo de la pirámide condujo a la creación de muchas cavidades muy grandes en varias áreas, así como a la aparición de muchos bloques que colgaban sin pilares para soportarlos.

El informe también confirmó la existencia de algunos problemas en el trabajo de restauración. Más tarde, se difundieron rumores de que la pirámide fue eliminada de la Lista del Patrimonio Mundial.

El trabajo de restauración de la pirámide comenzó en 2006 y estaba programado para finalizar en 2009. Pero los temores por la seguridad de la pirámide aumentaron después del informe de la UNESCO, que reconoció que muchas irregularidades ocurrieron durante al trabajo de la compañía de mantenimiento; por lo tanto, todo el trabajo de restauración se detuvo desde entonces.

Estas irregularidades fueron técnicas, particularmente en el uso de la piedra caliza para taponar las aberturas que emergieron en la base de la pirámide, dando lugar a la distorsión de la forma externa de la pirámide. Además, la carga excesiva de la pirámide se convirtió en una amenaza.

Fuente: Egypttoday

Resuelto el misterio del transporte de piedras de la Gran Pirámide

Un pergamino explica cómo los egipcios transportaron 170.000 toneladas de piedra caliza desde Asuán hasta Guiza, a 857 kilómetros.

Ha sido durante siglos uno de los mayores enigmas del mundo: cómo una sociedad de la Edad de Bronce sin apenas tecnología construyó la Gran Pirámide de Egipto en Giza, el más antiguo y único sobreviviente de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

Ahora, los arqueólogos han descubierto pruebas fascinantes que muestran cómo los egipcios transportaron bloques de piedra caliza y granito de 2,5 toneladas a 857 kilómetros de distancia para construir la tumba del faraón Khufu, aproximadamente sobre el 2.600 aC.

A 481 pies de altura, es la más grande de todas las pirámides y fue, hasta la Edad Media, la estructura artificial más grande de la Tierra. Ahora el descubrimiento de un antiguo papiro, un barco ceremonial y un ingenioso sistema de obras hidráulicas han arrojado luz sobre la infraestructura creada por los constructores.

Egiptólogo Mark Lehner

El detallado material arqueológico muestra como miles de trabajadores profesionales transportaron 170.000 toneladas de piedra caliza a lo largo del Nilo en barcos de madera unidos por cuerdas, a través de un sistema especialmente construido de canales a un puerto interior a pocos metros de la base de la pirámide.

Se ha encontrado también un rollo de papiro antiguo en el puerto marítimo de Wadi Al-Jarf, que ha dado una nueva visión del papel que los barcos desempeñaron en la construcción de la pirámide.

Papiro Merer

Escrito por Merer, un capataz a cargo de un equipo de 40 obreros de élite, es el único relato de primera mano de la construcción de la Gran Pirámide, y describe en detalle cómo piedras de caliza fueron enviadas aguas abajo de Tura a Giza.

Fuente

El papiro secreto de Sekhemka (2494–2345 a.C)

El papiro secreto de Sekhemka. El 10 de julio de 2014, en una más que polémica subasta, la casa Christie’s de Londres subastó la estatua de Sekhemka, de 4.500 años de antigüedad, fechada en la V dinastía, alrededor del 2494-2345 a.C (un poco más antigua que Stonehenge), a un anónimo comprador por la escalofriante suma de 19.7 millones de euros.

Sekhemka
Momento de la subasta donde la puja alcanza los 17.556.000 €

¿Quién fue Sekhemka?

Fue un escriba que vivió hace 4.500 años, durante el Imperio Antiguo, en la época cuando las grandes pirámides de Giza fueron construidas.

Sekhemka
Estatua sedente del escriba Sekhemka, Inspector de Escribas. Caliza policromada. Dimensiones: 75 cm. de alto x 31.2 cm.de ancho x 44.1 cm. de fondo.

En el antiguo Egipto un escriba era un hombre de alto estatus, bien educado y alguien que tenía acceso a todos los altos cargos. Pocas personas en el antiguo Egipto estaban alfabetizadas y Sekhemka era un administrador del más alto nivel, posiblemente incluso de la Corte Real. En el plinto de su estatua podemos leer «Inspector de los Escribas en la casa del Maestro de la Generosidad, un venerador ante el gran Dios, Sekhemka (Sejm Ka – que significa «el de alma fuerte»)».

Sekhemka

¿Por qué Sekhemka quiso una estatua?

La estatua fue realizada para permanecer eternamente en el serdaf (la casa de la estatua) de su mastaba, también llamada «Cámara del Ka» y posiblemente estaría ubicada en la necropolis de Sakkara. Su función es albergar el Ka de Sekhemka, su alma. Sus familiares y los sacerdotes podían acceder al serdaf y realizar las ofrendas de inciensos, perfumes y alimentos para satisfacer y alimentar el ka de Sekhemka quien reposaría de cuerpo presente unas decenas de metros por debajo de la mastaba.

El rostro de Sekhemka se muestra sereno, tranquilo, casi inexpresivo. LLeva una peluca de rizos en hileras cuidadosamente tallada. Los ojos y las cejas se muestran claramente perfilados y con las pupilas marcadas en negro.  La nariz es ancha y corta. Los labios son carnosos y los mofletes redondeados.

Sekhemka

A sus pies hay una mujer en una escala mucho menor. Se trata de su esposa llamada Sitmerit, cuyo nombre significa «Amada hija«.  Su cuerpo fue pintado originalmente con un vestido policromado en naranja y azul oscuro del que poco rastro permanece excepto en algunas partes de su pecho y la espalda. Lleva una pulsera en el brazo derecho y una tobillera en la pierna izquierda. Sitmerit también lleva una peluca completa como era habitual para las personas de alto rango en el antiguo Egipto. Dobla sus piernas acomodándose en una pose afectuosa mientras realiza un tierno abrazo sobre la pierna derecha de Sekhemka.

Sitmerit

En la base, delante de sus rodillas, podemos ver un texto inciso que dice «la que se preocupa por los asuntos del Rey, una veneradora ante el gran Dios, Sitmerit»

Sitmerit

En el lado contrario podemos ver la imagen de un joven al que se le representa desnudo, supuestamente sería su hijo y que lleva una flor de loto en su mano, símbolo de la eterna juventud y la inmortalidad.

Seshemnefer
La inscripción dice «Escriba en la Casa de la Generación, Seshemnefer»

A los laterales de los tres lados asiento podemos ver a «los portadores» de ofrendas, a la izquierda podemos ver a dos portadores jóvenes que sujetan un par de gansos. En la parte trasera, tres jóvenes llevan ofrendas de aceites, cerveza y ungüentos. Los otros dos portadores llevan un becerro, un pato y un par de tallos de planta de papiro.

portadores
Base del asiento cuadrado donde se muestran a los portadores de las ofrendas.

El papiro

portadores

La estatua de Sekhemka, aparte de por su fina talla y belleza, destaca por el papiro que este lleva y que estaba destinado a permanecer secretamente entre sus manos para toda la eternidad, siempre abierto y dispuesto a realizar la magia para la cual fue creado. Pero, ¿qué dice este papiro?

El papiro muestra un texto en un grabado inciso alineado en tres registros cada uno de 11 líneas. Los dos registros superiores contienen 22 productos de una lista de ofrendas y la cantidad que se necesita de cada uno y el registro inferior muestra el nombre de Sekhemka en cada una de ellas.1

papiro

El texto se lee de derecha a izquierda, así encontramos en los registros de la primera columna, lo siguiente:

Primer Registro 1- Agua para libaciones – Una jarra.
2- Incensario – Un quemador.
3- Perfume de festival – Un tarro. (Uno de los 7 aceites sagrados)
4- Aceite de «Hknu» –  Un tarro. (Uno de los 7 aceites sagrados)
5- Aceite de «sft» – Un tarro. (Uno de los 7 aceites sagrados)
6- Aceite de «nxnm» – Un tarro. (Uno de los 7 aceites sagrados)
7- Aceite de «tw Awt» – Un tarro. (Uno de los 7 aceites sagrados)
8- Aceite de «HAt aS» – Un tarro. (Uno de los 7 aceites sagrados)
9- Aceite de «HAt nw» – Un tarro. (Uno de los 7 aceites sagrados)
10- Pintura verde de ojos – Un saquito
11- Pintura negra de ojos – Un saquito
Segundo Registro 1- Tiras de tela – Un par
2- Incensario – Un quemador.
3- Agua (?) – Dos
4- Una mesa de ofrendas – Una.
5- Ofrendas reales – Dos tartas (?)
6- Ofrendas reales para el salón – Dos tartas (?)
7- Asientos
8- Desayuno: pan y cerveza
9- Un pan «ttw»
10- Un pan «t-rtH»
11- Una jarra de cerveza «NmSt»

 

«Los siete aceites sagrados» son los que se usan en el Ritual de Apertura de la Boca para la unción de la boca y los ojos de la estatua o la momia del difunto.

El tercer registro muestra el nombre de Sekhemka.

Autor: Xavi Bonet

Bibliografia consultada:

http://homepage.univie.ac.at/helmut.satzinger/Texte/JAMES_JEA%2049_1963_5_12.pdf

http://www.christies.com/lotfinder/Lot/an-exceptional-egyptian-painted-limestone-statue-for-5812479-details.aspx

http://algargosarte.blogspot.com.es/2014/11/un-escriba-del-imperio-antiguo-en-venta.html

La Bella fiesta del Valle (Heb nefer en ipet)

Bella fiesta del Valle

Bella fiesta del Valle (Heb nefer en ipet). En tiempos de Hatshepsut, la capilla de Amón situada en la terraza superior del templo de Deir el-Bahari era el destino final de la santa procesión que se celebraba durante la Bella Fiesta del Valle, que, junto con la Fiesta de Opet, era el acontecimiento principal en el calendario litúrgico de Tebas.

La Bella fiesta del Valle , que se describe en los bajorrelieves de la terraza superior, era la más antigua de las diversas celebraciones religiosas y tenía lugar durante el segundo mes de la estación shemu, esto es, durante el décimo mes del año solar, que en la era del Imperio Nuevo coincidía con el comienzo del verano. Esta fiesta recurrente llamada «Heb nefer en ipet» tuvo su origen en los tiempos de Nebhepetre Mentuhotep, y su nombre es una alusión al templo que este rey había ordenado construir para sí mismo en un valle situado al sur de Deir el-Bahari y que en nuestros días aún se conoce por el nombre de Valle de Nebhepetre. La Bella Fiesta del Valle era, en esencia, una «celebración de los muertos» en el curso de la cual, como sucede hoy, los familiares de los difuntos visitaban las tumbas de sus parientes, pasaban algún tiempo allí, comían y recibían a los amigos que acudían a presentar sus respetos.

Bella fiesta del Valle

En estas ocasiones el dios Amón, en compañía de destacados habitantes de Tebas, participaba en una gran procesión en la margen occidental para visitar a los dioses del oeste y a los reyes muertos divinizados; los sacerdotes del templo de Karnak montaban luego un tabernáculo que contenía la imagen santa del dios en un simulacro de barca que los participantes llevaban en hombros hasta el embarcadero, donde era subida a bordo del magnífico barco Userhet o «la Proa Poderosa», que era remolcado por la barca del rey y seguido por las de Mut y Jonsu, los otros dos dioses que, junto con Amón, formaban la Tríada Tebana.

Esta escuadra de barcas cruzaba el Nilo y, al llegar a la margen occidental, la procesión se dirigía al Templo de los Millones de Años del Rey, abriéndose paso entre las aclamaciones de la multitud que presentaba ofrendas rituales de alimentos y ramos de flores que, al entrar en contacto con la imagen divina, quedaban impregnadas de la esencia misma de la deidad y más adelante se depositaban sobre las tumbas de la necrópolis, donde garantizaban el renacimiento espiritual de los difuntos.

Bella fiesta del Valle
Templo de los Millones de años de Rameses III. Medinet Abu

El simulacro de barca de Amón era llevado primero al interior del templo, a su sala hipóstila, luego los sacerdotes llevaban el tabernáculo del dios a una cercana capilla que contenía también la imagen ritual del faraón, que se transformaba mágicamente en la imagen sagrada del dios, y lo dejaban allí durante toda la noche.

Bella fiesta del Valle
Templo de Hatshepsut en Deir el-Bahari

Al día siguiente, la procesión alrededor de la imagen sagrada empezaba de nuevo y abarcaba toda la necrópolis, y se detenía en los Templos de los Millones de Años de los Reyes Difuntos, para garantizar así, mediante la asimilación, la naturaleza eterna de este culto real. El destino final de la procesión era el templo de Hatshepsut en Deir el-Bahari, en el sagrado Valle de Hator.

Aquí el tabernáculo de Amón se depositaba en la parte más sagrada del templo, la capilla de Amón, situada en la terraza superior, donde quedaba en medio de ramos de flores antes de que lo transportasen de nuevo a Karnak al finalizar las celebraciones.

Bella fiesta del Valle
Transporte de la barca sagrada de Amón, que contiene la capilla con la imagen del dios, durante la Bella Fiesta del Valle. En esta ocasión Amón fue a la orilla occidental y se detuvo en los diferentes templos del culto real para rendir homenaje a los reyes difuntos divinizados.

Nuevo hallazgo, ¿construyeron los niños la ciudad de Akhenaton?

¿Construyeron los niños la ciudad de Akhenaton? Nuevas pruebas de la capital de Akhenaton sugieren que la ciudad se construyó con mano de obra infantil, una mano de obra «desechable» de niños y adolescentes que ha sido encontrada en el cementerio del norte.

Un entierro múltiple del cementerio norte de las tumbas. Dos esqueletos juveniles se colocan uno encima del otro con sus cabezas en extremos opuestos. Fotografía: Mary Shepperson / Cortesía del Proyecto Amarna

La reciente investigación se ha centrado en los cementerios de Amarna; no en las llamativas tumbas de la familia real y sus cortesanos, sino las sencillas tumbas en el desierto de los egipcios sencillos que vivían y trabajaban en la ciudad de Akhenatón.

Reproduccion 3D de la ciudad de Amarna

El estudio de estos entierros y sus restos humanos ha abierto una nueva ventana a la investigación sobre la vida y la muerte en los niveles inferiores de la sociedad egipcia de la época de Akhenaton donde encontramos escenas de pobreza, trabajo duro, mala alimentación, mala salud, lesiones frecuentes y muerte relativamente temprana.

En otros aspectos, el Cementerio de Tumbas del Sur permanece bastante en línea con las expectativas. Hubo variaciones modestas en la riqueza y el estilo de entierro, hubo una mezcla bastante parecida de hombres a mujeres y la distribución por edades mostró el patrón habitual de las poblaciones antiguas.

Cementerio de las Tumbas del Norte

En el año 2015 comenzamos a excavar otro cementerio sin élite en un wadi, detrás de un conjunto adicional de tumbas de cortesanos en el extremo norte de la ciudad, y aquí la historia da un giro extraño. Cuando comenzamos a sacar los primeros esqueletos del suelo, quedó claro que los entierros eran aún más sencillos que en el Cementerio de Tumbas del Sur, con casi ningún sepulcro provisto para los muertos y sólo una estera en bruto usada para envolver los cuerpos.

Excavación de tumbas de cintura profunda en el cementerio de Tumbas del Norte. Fotografía: Mary Shepperson / Cortesía del Proyecto Amarna

A medida que la temporada avanzaba, una tendencia aún más extraña empezó a ser clara para los excavadores. Casi todos los esqueletos que exhumamos eran inmaduros; niños, adolescentes y adultos jóvenes. Esto ciertamente era inusual y no un poco espeluznante.

El análisis esquelético de 105 individuos excavados en el cementerio de las Tumbas del Norte en 2015 ha sido completado por el Dr. Gretchen Dabbs de Southern Illinois University y parece que nuestras impresiones iniciales fueron absolutamente correctas. Más del 90% de los esqueletos tienen una edad estimada de entre 7 y 25 años, y la mayoría de éstos son menores de quince años. Esencialmente este era un lugar de entierro para los adolescentes.

Esto nos deja con algunas explicaciones que hacer. Siete a veinticinco es el rango de edad en el cual la gente no debería morir, es cuando la salud debe ser más robusta en una población normal, sin embargo, para la gente de la muerte del cementerio de Tumbas del Norte parece haber llegado casi exclusivamente durante estos años. Por otro lado, los niños pequeños, que habitualmente abundan en los cementerios antiguos, están prácticamente ausentes, con sólo tres de los 105 esqueletos que se calcula que tienen menos de siete años. El Cementerio de Tumbas del Norte muestra exactamente lo contrario del patrón demográfico habitual de un cementerio.

Las patologías esqueléticas en el Cementerio de Tumbas del Norte también tenían algunas características curiosas. Para una población tan joven, las lesiones traumáticas y las condiciones degenerativas eran muy comunes. La mayoría de los jóvenes de 15 a 25 años tenían algún tipo de lesión traumática y alrededor del diez por ciento habían desarrollado osteoartritis. Incluso en los menores de 15 años, dieciséis por ciento se encontraron con fracturas de la columna vertebral, junto con una serie de otras anormalidades por lo general asociados con cargas de trabajo pesadas.

La explicación más obvia no es agradable: esta población parece haber sido una mano de obra de niños y adolescentes que tuvieron que realizar trabajos pesados ​​frecuentes. Siete años de edad es aproximadamente la edad más temprana que los niños se podría esperar a llevar una carga y seguir las instrucciones, de ahí la ausencia de esqueletos más jóvenes. La ausencia de adultos mayores sugiere dos posibilidades; O bien los trabajadores fueron puestos en libertad o reasignados cuando alcanzaron la edad adulta, o la naturaleza del trabajo y las condiciones de vida significaron que ninguno de los trabajadores vivió mucho más de veinticinco años. De hecho, parece que tuvieron la suerte de llegar a los quince.

El aislamiento de estos jóvenes en la muerte plantea preguntas sobre cómo vivían. La familia era muy importante en Egipto antiguo y era la responsabilidad de parientes para ver que los miembros muertos de la familia fueron proporcionados apropiadamente en la otra vida. El hecho de que el Cementerio de las Tumbas Septentrionales fueron enterrados con poco cuidado y prácticamente ningún objeto grave sugiere fuertemente que no fueron devueltos a sus familias para ser enterrados, pero vivieron y murieron lejos del cuidado de familiares.

Otra indicación de la sombría vida de los jóvenes del cementerio de las Tumbas del Norte proviene de los múltiples entierros. El 43% de las tumbas contenían más de un individuo, lo cual es mucho más alto que la pequeña proporción de tumbas múltiples en los otros cementerios de Amarna.

En el cementerio de las Tumbas del Norte, los entierros son múltiples, a veces tienen hasta cinco o seis esqueletos, contienen niños de edades similares que la relación familiar parece poco probable, mientras que en el cementerio de Tumbas del Sur múltiples entierros parecen representar grupos familiares. En las tumbas del sur se entierran múltiples sepulcros uno al lado del otro en las tumbas excavadas para doblar o triplicar el ancho generalmente, pero en el tumbas del norte cementerio las tumbas que contienen más de un esqueleto son aproximadamente del mismo tamaño que los entierros individuales con los cuerpos apilados directamente encima de cada uno otro.

La implicación de los entierros múltiples de las tumbas del norte puede ser que los cuerpos eran esperados y una tumba fue excavada en el cementerio sin saber cuántos cuerpos habría. A veces había un solo cuerpo, pero si se entregaban más, la misma tumba haría por todos ellos. Si esta colección de víctimas era una ocurrencia diaria, semanal o mensual es un asunto para la especulación sombría, pero el cementerio es grande, probablemente contener por lo menos unos 2.000 entierros.

¿Quién está enterrado en el cementerio de las Tumbas del Norte?

Esta es una pregunta difícil en esta etapa temprana del proyecto y todas nuestras teorías actuales tienen sus inconvenientes. El cementerio de las Tumbas del Norte se encuentra hacia las canteras principales de piedra y parece más probable que estas personas se emplearon en algún lugar en el proceso de extracción como mano de obra no calificada durante la frenética construcción de la nueva ciudad.

Una posibilidad es que se trata de niños egipcios, tal vez demandados por sus familias como contribución a la construcción de la nueva ciudad, o señalados de otra manera. El trabajo de estilo corvaje, aplicado y no remunerado, se usaba con frecuencia en el antiguo Egipto en proyectos importantes. También es posible que éstos fueran hijos de esclavos y, por lo tanto, considerados más o menos descartables. En cualquier caso, los niños parecen haber sido separados de sus familias con poca intención de que sean devueltos.

Otra sugerencia es que el Cementerio de Tumbas del Norte puede representar a una población capturada o deportada traída a Amarna para trabajar. Esto es perfectamente posible y explicaría la falta de contacto familiar y el aparente desprecio mostrado por la vida joven. Por otro lado, no hay indicios del método de entierro, la cerámica y los pocos objetos recuperados para sugerir que estas personas no eran egipcios.

Los brazos y el torso de un esqueleto juvenil del Cementerio Norte de las Tumbas, empacados todos agradable y ordenado después de la eliminación de la tumba. Fotografía: Mary Shepperson / Cortesía del Proyecto Amarna

Esperamos que el futuro análisis de ADN de los huesos pueda aclarar los orígenes geográficos de los esqueletos del cementerio de las Tumbas del Norte.

En cualquier caso, la evidencia del Cementerio de Tumbas del Norte nos obliga a enfrentar la posibilidad de que Akhenaton construyera su ciudad al menos parcialmente con el trabajo infantil.

Para los arqueólogos, Amarna es tanto una bendición como una maldición para entender la vida en el Nuevo Reino de Egipto. Por un lado, proporciona una instantánea de una ciudad de este período, concebida y construida desde cero y no alterada en períodos posteriores. Por otra parte, Amarna es excepcionalmente excepcional en que fue construido a gran velocidad bajo un faraón excéntrico y su extraña nueva teología, así que ¿qué tan representativo podría ser realmente?

Si el edificio de Amarna empleara mano de obra infantil, ¿podría haber sido una práctica más extendida para los proyectos de construcción del Estado en el Nuevo Reino de Egipto? Actualmente, los datos comparables de otros sitios egipcios son muy limitados. La naturaleza excepcional de Amarna hace difícil extrapolar estos hallazgos de un cementerio muy inusual.

Sin embargo, Egipto está plagado de proyectos de construcción de escala extraordinaria según los antiguos estándares, desde pirámides y templos hasta canales y lagos artificiales, encargados por faraones con una mentalidad similarmente megalómana a Akhenaton. Tal vez, cuando nos maravillamos de estas maravillas de la ingeniería antigua, debemos pensar más en el precio pagado en vidas humanas, algunas de ellas recién comenzando, lo que constituía el costo de tan altas ambiciones. La arqueología nos da los medios para proporcionar una narración contraria al bombástico pharaonic de los expedientes textuales y para contar un cuento más grimmer del trabajo duro y de vidas cortas.

Todo el trabajo en Amarna se lleva a cabo con el amable permiso y el apoyo del Ministerio de Antigüedades egipcio. El trabajo en el Cementerio de Tumbas del Norte es apoyado con fondos de la Fundación Nacional de las Humanidades. El Proyecto Amarna es un proyecto del Instituto McDonald para Investigaciones Arqueológicas de la Universidad de Cambridge.

Fuente

10 mil años de historia londinense

10 mil años de historia londinense
10 mil años de historia londinense
Londres. Objetos arqueológicos desde monedas romanas, restos humanos de la Gran Peste, bacinicas victorianas y fósiles de mamut fueron encontrados durante las excavaciones de la nueva línea de tren “Crossrail”, considerado el proyecto de infraestructura más grande de Europa.

El Museo de Londres Docklands, en la zona financiera de Canary Wharf, exhibe una parte de los más de 10 mil objetos encontrados durante los trabajos de construcción.

historia londinense
10 mil años de historia londinense

Las excavaciones

El jefe de arqueología del proyecto, Jay Carver, afirmó a Notimex que por primera vez una gama de artefactos y objetos puestos juntos revelan casi 10 mil años de historia londinense.

“No podemos identificar el objeto más sorprendente, pero tenemos diversos grupos de objetos. Creo que lo más interesante de esta colección es que proviene de diferentes períodos de la historia de Londres”, señaló.

historia londresCarver explicó que durante las excavaciones en Canary Wharf los arqueólogos encontraron un pedazo de quijada de un mamut joven que vivió hace miles de años en la era glacial.

“Tenemos la quijada fosilizada de un mamut que estuvo merodeando Londres en tiempos en que ni siquiera había seres humanos y esto era un paisaje desolado”, explicó el arqueólogo.

Londres Museo

Entre los objetos más antiguos se encuentra una herramienta de pedernal del periodo Mesolítico (4000 a.C), uno de los objetos excavados durante la construcción de uno de los túneles.

Durante siete años de excavaciones (2009-2016) los arqueólogos descubrieron cientos de miles de artefactos como fosas comunes de las víctimas de la Gran Peste de Londres de 1665 que acabó con la vida de 100 mil personas, casi la cuarta parte de la población total de la capital.

Cerca de la estación de Liverpool, en el centro de esta ciudad fueron descubiertos 42 individuos víctimas de la epidemia que dieron positivo tras las pruebas de ADN.

Entre los 500 objetos de la muestra se encuentra una moneda romana de cobre con el rostro del emperador Felipe I o Felipe el árabe que fue acuñada para celebrar el Año Nuevo 245 d.C. y es el segundo ejemplo en su tipo encontrado en Europa.

10 mil años de historia londinense

“En la estación de Liverpool Street encontramos objetos de la vida cotidiana de la época romana, incluyendo una gran colección de monedas y las muy delicadas plumillas metálicas que usaban para escribir en tablillas cubiertas de cera”, afirmó el arqueólogo.

Además fueron encontrados ocho entierros romanos y huesos humanos desmembrados en un cementerio del distrito financiero de la City of London que han despertado polémica porque los arqueólogos no saben su procedencia, explicó Carver.

Entre las novedades descubiertas del siglo XIX se encuentra un depósito de más de 13 mil tarros de mermelada durante excavaciones en una antigua fábrica en el corazón de la ciudad donde hoy se ubica el distrito de teatros conocido como el West End.

Una bacinica utilizada durante la época victoriana (1837-1901) se encuentra en la colección de la muestra Túnel: la arqueología de Crossrail que ofrece una pista sobre la vida cotidiana de hace más de cien años.

El proyecto del nuevo tren que será inaugurado en 2018 y será rebautizado como “Elizabeth” en honor a la reina, es una línea de 118 kilómetros de distancia que conectará a Londres con la ciudad inglesa de Reading en el occidente y tendrá un costo de 19 mil millones de dólares.

Elaboran aguamiel de hace 2.500 años hallada en una tumba

Elaboran aguamiel de hace 2.500 años hallada en una tumba

Dicen que las bebidas alcohólicas mejoran con la edad. Si es por eso, esta espirituoso debe ser estupendo porque lo han elaborado a partir de los restos encontrados en un caldero de bronce de 2.500 años de antigüedad. La bebida se llama Braggot, y recuerda un poco, dicen, al vino de Oporto.

elaboran-hidromiel2

Todo empezó en la excavación arqueológica de los restos de una tumba de la edad de Hierro en lo que hoy es Alemania. El equipo de las Universidades de Wisconsin y Milwaukee a cargo del proyecto desenterró un caldero ceremonial de unos 14 litros de capacidad. La pieza contenía restos de una bebida alcohólica pegados a las paredes, así que un paleobotánico analizó su composición y encontró lo que parecía ser un licor.

Co los ingredientes de la receta ya aislados, la curiosidad por saber qué tipo de licor era llevó al equipo a buscar la colaboración de los especialistas de la cervecería Lakefront Brewery en Milwaukee. ¿El objetivo? Tratar de elaborar de nuevo la mezcla. Chad Sheridan, de Lakefront Brewery identificó inmediatamente la bebida como un Braggot.

elaboran-hidromiel1

El Braggot no es otra cosa que una variante de la bebida fermentada que se considera precursora de la cerveza: el aguamiel o hidromiel. Esta bebida milenaria se elabora a partir de agua, miel y alguna sustancia para fermentar la mezcla. En el caso del Braggot encontrado en Alemania, a los ingredientes tradicionales de miel y malta de cebada, se han añadido hojas de menta y Altarreina (una planta silvestre llamada Ulmaria).

Estos dos últimos componentes no son típicos de la bebida y parece que se han usado solo para dar aroma a la mezcla. Por lo demás, el Braggot es un paso intermedio entre la hidromiel y la cerveza que fue muy popular durante siglos en toda Europa. El resultado, según los arqueólogos, es una bebida dulce pero seca, no muy diferente al vino de Oporto, y con un intenso aroma herbal.

El alcohol ha sido compañero inseparable de los eventos importantes de la humanidad casi desde sus comienzos. En la Edad de hierro era frecuente beber en acontecimientos importantes como bodas, inauguraciones o, en este caso, funerales. De momento Lakefront Brewery ha desestimado comercializar la mezcla por considerar que no tiene suficiente público.

Fuente

El mundo de Carlomagno por Alma Leonor

El mundo de Carlomagno por Alma Leonor

retrato-de-carlomagno-por-alberto-dureroTenía yo ganas de hablar de uno de los grandes personajes de la Historia Universal, un personaje al que se le suele calificar como el paladín del renacimiento del latín y de la cultura occidental, e incluso también del europeísmo.

Este personaje es Carlomagno (747-814), y la historia de su vida está muy relacionada con el día de Navidad.

El principio y origen de su legado, sin embargo, hay que buscarlo mucho antes de su nacimiento. Para comprender el alcance del personaje hay que conocer primero el mundo en el que va a surgir Carlomagno y después se podrá entender mejor el mundo que él legó a la Historia.

Empecemos por tanto por conocer su origen étnicoLos Francos, uno de esos grupos germanos que ya sin el paraguas del Imperio Romano, se instalan en el convulso mundo europeo alto medieval.

Eran varias tribus de guerreros, principalmente Salios, Ripuarios y Sicambrios, pero también: Camavos, Téncteros, Brúcteros, Actuarios, Tuiabtes, Ansivarios, Usipetes, Tubantes, Catos… etc., y habían sido aliados del Imperio Romano, formando parte del ejército. La primera unión de tribus pudo tener lugar en el año 166 en el marco de la lucha de los romanos contra los Marcomanni, también germanos, de la Panonia. Tras la victoria se hacen llamar FRANCOS a sí mismos con el significado de “los valientes, los libres”, y se van haciendo con un territorio que, a lo largo de toda su historia, llegó a ocupar lo que hoy sería aproximadamente, Francia, Bélgica, Países Bajos, Alemania y una parte del norte de Italia. Su primer y mítico rey, Meroveo, artífice de la unión federada con Roma, fue el origen de la dinastía Merovingia.

v-barbaros2

Esta dinastía Merovingia, famosa por las historias noveladas de cátaros y griales, fueron protagonistas en realidad de enconadas intrigas palaciegas de reyes, nobles y sus mujeres, que darían para mucho más que todo lo que se ha escrito sobre ellos hasta hoy. Y eso que tenemos muy pocos datos sobre su historia, porque eran todos poco dados a los registros y no dejaron apenas escritos. Como muestra, no se conoce con exactitud ni el año ni el lugar del nacimiento de Carlomagno. Lo que sabemos de los francos y merovingios es principalmente por Gregorio de Tours (538-594), y su obra Historia Francorum (Historia de los francos).

clodoveo-1El personaje más destacado de esa obra fue Clodoveo I (466-511), de los salios (aunque Gregorio de Tours le sitúa entre los sicambrios). Con 15 años, en el 481, fue ya jefe de su tribu y nombrado rey de los francos. Supo hacerse con un gran poder merced a varias estrategias: Primero se granjeó las simpatías de la iglesia y de la nobleza galorromana gracias al obispo de Reims, San Remigio; luego se casó con una princesa cristiana de la poderosa estirpe de los burgundios, llamada Clotilde, sellando así una unión de tribus con la que vencieron a los alamanes en batalla; y, merced a una promesa hecha si vencía en esa guerra, se convirtió al cristianismo junto con 3.000 de sus hombres, el día de Navidad, el 25 de diciembre del año 499 (año aproximado, no se sabe con exactitud). Dijo Remigio a Clodoveo: “Sicambrio, agacha la cerviz: adora lo que quemaste, quema lo que adoraste” (Historia Francorum, Libro 2º, cap. XXXI).

clodoveoY con esta conversión la Iglesia le corona Rey al tiempo que santifica su estirpe como la única con carácter real. Pero para asegurarse de ello, ya que la monarquía entre los germanos era electiva, Clodoveo mandó asesinar a lo largo de su vida a todos los posibles rivales de todas las tribus francas susceptibles de sucederle en el trono. Vencidos de nuevo los burgundios, se anexionó su territorio (Borgoña) y fue rey hasta su muerte, acaecida en París en el 511, a los 45 años de edad, configurando así el reinado merovingio más largo de su historia.

El nombre de Clodoveo proviene de una raíz del antiguo alto-alemán que podría traducirse por el actual Ludwig, latinizado a Ludovico o Luis, nombres todos ellos muy vinculados a las realezas europeas, sobre todo francesas, cuya especial relación con la originaria dinastía de los francos llega hasta el siglo XIX. Por ejemplo, hasta 1825, con Carlos II de Francia, los reyes galos se coronaban en la Catedral de Reims.

franksPara abreviar un poco, porque sería mucho lo que se podría contar de esta estirpe, digamos que los reyes merovingios son los primeros “bárbaros” en convertirse a la fe católica. La mayoría de los germanos eran paganos, y los que profesaban el cristianismo lo hacían en la fe arriana por influencia de la oriental Bizancio, y por eso, es tan importante esa relación de apoyo mutuo entre la Iglesia de Roma, de occidente, y los gobernantes francos.

Ahora hablemos de la estirpe de Carlomagno, que ciertamente no era merovingio, sino de la familia pipínida, llamada luego carolina.

Los territorios francos estaban constituidos básicamente por dos grandes reinos: Austrasia (Germania y Turingia) y Neustria (Borgoña y Provenza), que siempre estuvieron en crecimiento. Pues bien, para dirigir los asuntos de tan basto estado, los reyes merovingios contaron con una especie de “ministro” llamado “Mayordomo de Palacio”, uno por reino. Y esta tarea estuvo casi desde el principio en manos de la familia de los Pipínidas, empezando por Pippino de Landen, “el Viejo”, en el año 615. Y ya desde entonces se entabló una especie de animadversión manifiesta entre ambas dinastías, los Merovingios y los Pipínidas.

frankish_empire_481_to_814-es-svg

Y esto fue así porque eran los mayordomos pipínidas los que realmente gobernaban en los dos reinos. Con Clodoveo IV, en el año 680, Pippino de Heristal (Mayordomo ya desde Clodoveo III, con quien aparece en la imagen) es el que ocupa el cargo en todo el reino franco hasta el 714, cuando le sucede su hijo, ilegítimo, Carlos Martel (686-741), auténtico artífice de la denominación Dinastía Carolingia (o carolina) y no Carlomagno. Carlos Martel llegó a reinar de facto en el año 737 a causa de la ineptitud y dejadez de los reyes merovingios, que fueron llamados por la historia “los reyes perezosos”.clovis_iii_and_pepin_of_herstal

Pero también eran conocidos como “los reyes Taumaturgos” porque se les atribuía una especie de poder mágico con el que podían curar enfermedades solo con la imposición de manos o con la posesión de una parte de su vestimenta. Esta creencia (que justifica por un lado la expoliación de las tumbas merovingias) llegó a manifestarse también en la persona de reyes franceses medievales tal y como apuntaba el historiador Marc Bloch en un libro, titulado precisamente, “Los Reyes Taumaturgos”.

Bien, con muchas hazañas y una vida casi de novela, Carlos Martel fue un gobernante clave para la historia en esta etapa tan temprana de la Edad Media: Libró a la Iglesia de Roma de la conquista de los lombardos; Y fue quien frenó a los musulmanes en Poitiers, en el año 733, impidiendo que llegasen a conquistar toda Europa… Por cierto, que Martel, que significa “martillo”, viene por esta victoria, y se le llamó así solo a partir de este momento.

carlosmartelPero recordemos, Carlos Martel era únicamente Mayordomo de Palacio, no rey. Y a su muerte, son sus hijos quienes heredan ese título, el de Mayordomo de Palacio. Y digamos que, tras varias intrigas palaciegas que acaban con las opciones de Grifon, su hijo bastardo, son Carlomán y Pippino “el Breve” (porque era muy bajito), quienes van a heredar los cargos dividiendo el reino de nuevo: el primero será Mayordomo de Austrasia y el segundo Mayordomo de Neustria.

Con lo que hemos visto hasta aquí ya tenemos una idea de cómo se van a ir definiendo los dos grandes bloques territoriales europeos: Alemania y Francia.

Pero seguimos… tras apartarse Carloman del cargo (era muy religioso y se retira al Monasterio italiano de Montecasino, un lugar con una historia fascinante por cierto) Pippino “el Breve” (715-768) consigue hacerse con el poder (como Mayordomo de Palacio, no lo olvidemos nunca) de nuevo de todo el territorio en el año 751. Entonces su ambición ya no tendrá medida. Para granjearse las simpatías del pueblo franco y de los galorromanos del territorio, primero hace restituir al último rey merovingio, Childerico III, que estaba encerrado en un convento desde la época de su padre.

pc3a9pin_the_youngerY segundo, se casó con una princesa de estirpe merovingia, Bertrade de Laón, quien por cierto era llamada “la del pie grande” porque tenía un pie más grande que el otro… una curiosidad más en esta compleja historia, ya que algunos han asimilado su historia con la de la legendaria y mítica “reina pie de oca”.

No nos olvidamos de la Iglesia de Roma, no. Hay que recordar, antes de seguir, que en estos momentos no solo tiene como enemigos cercanos a los lombardos (con continuas incursiones y saqueos que amenazaban sus territorios), sino que también tenía muy cerquita de Roma, en el llamado exarcado de Rávena, a otro poderoso y gran enemigo, Bizancio (ocupaba varios territorios italianos en estos momentos), que es el Imperio Romano de oriente, continuador natural del Imperio romano en el mundo, y cuya presencia hegemónica en el Mediterráneo preocupaba a la Iglesia de Roma. Además, el emperador Anastasio I (circa 430-518), mientras se enemistaba con la Iglesia a causa de una cuestión teológica arriana (el cisma del filioque), había nombrado a Clodoveo I, del que decíamos antes que era el rey más importante de los merovingios, “Cónsul Imperial de la Galia”, legitimando con ello su gobierno en tierras francas.

sin-ttulo

Con este panorama va a suceder algo que trastoca todo lo imaginable políticamente en ese momento, algo que hoy llamaríamos un Golpe de Estado con colaboración exterior. Pippino y el Papa, que es Zacarías en estos momentos y necesita de la defensa militar de los francos, acuerdan ayudarse mutuamente y encuentran una “artimaña” legal, la “causa inutilitatis” que había llamado San Agustín.

zacariasPippino le preguntó al papa: “¿Quién es más digno de llamarse Rey, aquel que lo es de nombre, o aquel que reina efectivamente?” A lo que Zacarías le respondió que “más vale llamar rey al que ejerce el poder que a quien solo lo tiene nominalmente”. En pocas palabras: Fuera reyes inútiles… a su causa.

Y nombró a Pippino rex francorum por “derecho divino”, un rey “ungido de Dios”, acto realizado por San Bonifacio, que era el legado papal en el territorio franco. Una vez depuesto Childerico III, se produjo el cambio de dinastía franca, y no solo eso, sino que el camino que se ha recorrido es asombroso: Desde una monarquía electa de los francos salios, se pasa a una monarquía hereditaria de sangre de los merovingios y ahora a una monarquía “ungida”, investida como un poder que emana directamente de Dios y es sancionado por el papado, en la persona de los pipinidas, que ya son conocidos como carolingios. El propio Papa otorgó a Pipino III (antes “el breve”) y a sus hijos el título de “Patricios de los Romanos” (no nos olvidemos del cargo otorgado por Anastasio de Bizancio a Clodoveo, Cónsul Imperial), sellando así la alianza perpetua con la Iglesia de Roma.

¿Y qué es lo que obtiene la Iglesia a cambio? Pues recibe nada más y nada menos que la creación de los Estados Pontificios. Pero fijémonos primero hasta donde llegó la inquina del derrocamiento. A Childerico III no solo lo apartan del poder y lo envían a un monasterio de por vida, sino que le cortan el pelo (para los merovingios, sus largos cabellos eran el símbolo de su poder) y es tonsurado, algo que en lenguaje de la época significa que “abre su mente a dios”, es decir, se consagra a la vida monástica que implica castidad, es decir, no tener descendencia. Es el más perfecto y pérfido fin político de una persona y de una dinastía.

karte_kirchenstaat

Y aún más… Es así como la Iglesia de Roma se “desvincula” moralmente, digámoslo así, de la dependencia imperial de Bizancio, volviendo sus ojos hacia el nuevo y poderoso reino nacido en occidente, el de los francos carolingios, a cuyo poder se somete a la vez que lo sujeta. Una jugada maestra de la Iglesia de Roma, pero también de los Pipínidas. Es el inicio de la imbricación religión-Estado en Europa.

El nuevo Papa, Esteban II (Zacarías muere en el 752), pide a Pippino que acuda en su ayuda pues está siendo atacado, de nuevo, por los lombardos (también se pueden encontrar como longobardos, son los mismos). Es tan necesaria esta ayuda, que el papa viaja hasta la corte carolingia, siendo la primera vez que un papa emprende un viaje semejante.

donacionc

Y Pippino, que sería “breve” pero era más listo que las ratas coloradas, tiene con Esteban un gesto político de suma importancia… se postra ante él y le guía tomando la brida de su caballo con sumisión… esto… lo había hecho Constantino el Grande con el papa Silvestre I en el siglo IV (en la imagen) y Gregorio de Tours había llamado a Clodoveo, rey merovingio, el “nuevo Constantino”. Pippino quería entroncarse en la Historia, como igual, a los más grandes. Y una vez logrado, promete al papa no solo ayuda militar (se convertirán así en el “brazo armado” de la Iglesia) sino también unos dominios lo suficientemente grandes y potentes (le entregó hasta 22 ciudades del centro de Italia) como para no temer más intentos de asalto. Y así es como nacieron los Estados Pontificios.

Tumba de Pipino el Breve y Bertrade de Laón en la Basilique de Saint Denis
Tumba de Pipino el Breve y Bertrade de Laón en la Basilique de Saint Denis

Terminando con Pippino III “el breve” (no lo olvidemos, dicen que medía 1,37 m de alto), anunciando su muerte en el año 768, tras dejar el reino en herencia a sus hijos, como era la costumbre de los francos (y lo seguirá siendo con Carlomagno). El reino de Austrasia lo hereda su hijo Carloman I (751-771) y Neustria queda en manos de Carlomagno hasta que, a la muerte del primero, Carlomagno se hace con todo el reino, obliga a los hijos de Carloman a ingresar en un convento y se convierte en Rey de los Francos, de todo el Reino Franco de Occidente.

Carlomagno
Carlomagno

De Carlomagno hay más documentos históricos que sobre los merovingios, sabemos un poquito más de él, hay más fuentes, pero la principal es la obra “Vita Karoli Magni”, vida de Carlomango, la biografía que escribió el erudito franco Eginardo (770-840) bastantes años después de su muerte, en el año 830. En boca de Eginardo, Carlomagno era “ancho y robusto y de estatura eminente”… pero recordemos que era hijo de Pippino “el breve”… aquí ya no cuadra algo, o Eginardo se dejó entusiasmar por la fidelidad a su monarca, o la legitimidad de Carlomagno podría haber sido discutida y eso no lo ha hecho nadie, así que vamos a pensar que Eginardo, se entusiasma y que no es muy exhaustivo en su biografía, pues no consiguió averiguar ni la fecha ni el lugar de nacimiento de Carlomagno, como decíamos antes. Se supone que nació en Herstal, una ciudad hoy belga, pero no se sabe bien, ni tampoco cuándo: pudo ser entre el año 742 y el 748. Sí que sabe que falleció en Aquisgrán, capital de su Imperio, el 28 de enero del año 814.

Estatua ecuestre de Carlomagno en Notre-Dame en París.

Sigamos con Eginardo: “De cabellera blanca y hermosa… (se refiere a que era rubio)… ojos grandes y brillantes, nariz poco más que mediana…” (o sea, narizotas)… “rostro alegre y regocijado…estando de pie como sentado realzaba su figura con gran autoridad y dignidad. Y aunque la cerviz era obesa y breve y el vientre algún tanto prominente, desaparecía todo ello ante la armonía y proporción de los demás miembros. Su andar era firme, y toda la actitud de su cuerpo, varonil; su voz tan clara, que no respondía a la figura corporal…”

Bueno hasta aquí la hagiografía, ya nos podemos hacer una idea de que muy agraciado no debía ser… además uno de sus hijos fue llamado “Pippino el jorobado”… así que si se parecía a su padre, pues peor me lo ponen.

tumblr_mveshfimmp1s6d1wio1_1280

Carlomagno fue un guerrero, un guerrero feroz que no dejó las armas durante toda su vida. Amplió el reino franco con la conquista de buena parte de la Europa central y oriental… y una franja fronteriza con el reino musulmán de la península Ibérica que fue llamado “La Marca Hispánica”, creada tras darse al traste la conquista del territorio por la derrota frente a los vascos de Roncesvalles, dando lugar al romance “La Canción de Roland”. Fue además muy cruel en todas estas conquistas, pero sobre todo en la del territorio sajón, los paganos del norte de Alemania, a los que sometió al cristianismo a sangre y fuego, con la masacre de más de 4.500 practicantes paganos, y una guerra que duró varios años: dieciocho campañas entre el 772 y el año 804.

frankenreich_768-811

Llegó así a dominar un territorio que abarcó la mayor parte de lo que hoy serían Francia, Suiza, Austria, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Alemania, Italia, Hungría, la República Checa, Serbia, Eslovaquia y Croacia. Así que por este, digamos, dominio europeo, ha sido señalado en alguna ocasión como el paladín de la unión de Europa, el origen mítico de la idea de unidad europea.

En realidad es bastante común buscar orígenes míticos a las fundaciones nacionales o supranacionales, como es la UE, pero Europa no tuvo una conciencia de unidad en estos momentos, es más, tardó bastante en llegar a esa idea, tiempo y guerras, además de que aún hay que esperar al nacimiento de la idea de Estado Moderno, al menos al siglo XVI. Como poco.

330px-charlemagne_et_alcuinPero a Carlomagno, también se le atribuye el mérito del Resurgimiento Cultural de Europa, llamado desde el siglo XIX, Renacimiento Carolingio.

Dice Eginardo que Carlomagno hablaba fluidamente el latín y entendía un poco el griego. Pero un profesor mío nos decía que “estudiaba latín ávidamente en sus momentos de descanso”, lo que podría ser una contradicción. Es posible que Carlomagno pudiera tener una formación cultural más elevada que la media de la época, reservada casi exclusivamente a clérigos y monjes, porque los reyes y nobles germanos destacaban, precisamente, por su casi analfabetismo… Pero la aproximación de los reyes francos a la Iglesia de Roma pudo abrirles unas puertas culturales que otros reyes ni siquiera se atrevieron a franquear.

Con el reinado carolingio aumentó la producción artística y literaria muy devaluada desde la caída del Imperio Romano en el siglo V, y también se crearon leyes, se reformó la moneda, se realizó una organización administrativa del territorio, se potenció la política… fue, en fin, un gran resurgimiento socio-cultural que se ejemplifica muy bien con la creación y difusión de la letra carolina, utilizada en toda Europa, desde un punto central, la Escuela Palatina de Aquisgrán, al frente de la cual estuvo otro personaje de gran importancia, Alcuino de York (circa 736-804), un monje inglés con una gran preparación, llamado en latín Alcuinus Flaccus Albinus (con lo que probablemente no hace falta decir más sobre su aspecto). Alcuino entra en la corte Carolina en el año 782 llamado por Carlomagno.

alcbio1Respecto a las leyes, los francos y lo demás pueblos godos germanos anteriores no se habían quedado de brazos cruzados, por ejemplo los burgundios o los sajones tuvieron un código legislativo. También los francos salios, con su rey Clodoveo I, compendiaron y escribieron en latín, en el siglo V, un conjunto de leyes propias de las que luego derivaron muchas de las reformas Carolinas. Básicamente eran leyes sobre la herencia, robos, muertes violentas, condenaban la hechicería (no hay que olvidar que se habían convertido al cristianismo). Ese compendio era conocido como Ley Sálica, la ley de los salios y también aludía a la sucesión del reino, que como se decía antes, era una preocupación constante de Clodoveo, asegurarse de que solo su linaje heredara la corona. Pues bien, la Ley Sálica establece la transmisión del trono a favor siempre del miembro varón de la dinastía.

firma_carlomagno

Firma de Carlomagno:
“Signum (monograma: KAROLVS) Karoli gloriosissimi regis”

Carlomagno mantuvo esa norma y nos ha llegado hasta hoy con alguna excepción, como por ejemplo durante el periodo en el que Fernando VII emitió una Pragmática Sanción para que su hija Isabel, pudiese reinar a su muerte, originándose con ello las Guerras Carlistas.

Volviendo a Carlomagno, sin duda el mayor acontecimiento de su reinado fue su coronación como Emperador de Occidente, un hecho casi inconcebible. Uno de los acontecimientos más importantes para la historia.

emperatriz-irene

La historia comienza por el hecho de que la Iglesia de Roma consideraba que el Titulo de Emperador estaba vacante porque había subido al trono de Bizancio una mujer, Irene Sarantapechaina (circa 752-803), o Irene de Atenas, una mujer de armas tomar cuya historia es aún más interesante que la que estamos contando aquí. Viuda del emperador León IV y madre del emperador Constantino VI, se hizo proclamar basileus (“emperador”), en lugar del femenino, basilissa (“emperatriz”), que implicaba únicamente ser la esposa del emperador.

Pero todo esto, toda la historia pudo haber sucedido de forma distinta. Todo pudo ser diferente solo con una proposición de matrimonio.

Irene era mucha Irene, no se dejaba arredrar por nada. Hay que recordar que Bizancio es el Imperio Romano de Oriente, el ÚNICO y una de las fuerzas políticas más importantes del momento… Irene ya había pasado por bastantes problemas, tanto para ejercer la regencia en nombre de su hijo Constantino VI, como para ser reconocida como Basileus, y no iba a seguir soportando ninguneos de nadie, y menos de la Iglesia de Roma, con la que había tenido un gesto de reconciliación al volver a permitir las imágenes y acabar con la crisis iconoclasta con el II Concilio de Nicea.

image_theopanes_niceaPues bien, según Teófanes el Isauro (758-818), monje bizantino llamado también “el Confesor”, Constantino VI, hijo de Irene, al alcanzar la mayoría de edad (en el año 790), quiso casarse con una hija de Carlomagno para afianzar su posición frente a su madre, pero entre que Carlomagno no quería casar a sus hijas y que Irene no quería abandonar el trono, este matrimonio no se llevó nunca a cabo, y en el año 797 (reduciendo mucho la historia) Irene descubre que su hijo participa en una conspiración para derrocarla y le mandó cegar para apartarle del trono.

Cuando Carlomagno es nombrado emperador, Irene lo ve como una amenaza y se negó a reconocer el nombramiento.

Teófanes habla entonces de otra propuesta de matrimonio, esta vez de Carlomagno a la mismísima Irene en el año 802, pero dado que Carlomagno se quedó viudo en el mismo año 800 antes de la coronación, las conversaciones entre ambos bien pudieron ser más tempranas, incluso este mismo año al enviudar, lo que supondría una amenaza directa para la Iglesia de Roma. Lo que se sabe, es que los detractores de Irene utilizaron esta propuesta del año 802 para derrocarla en ese mismo año. Irene es desterrada a Lesbos y murió un año más tarde.

carlomagno-07

Según Eginardo, Carlomangno no sabía que iba a ser coronado Emperador y solo acudió a la Iglesia a rezar sus oraciones “encontrándose” con la gracia (seguramente esto es una exageración más para loar el “cristiano” proceder de Carlomagno), pero el caso es que la Iglesia podría haber acelerado el nombramiento de Emperador, tal vez por saber de la existencia de estas conversaciones de matrimonio. Y así, el 25 de diciembre del año 800 (como se recordará Clodoveo se convirtió al cristianismo un 25 de diciembre, ese mismo día) en Navidad, Carlomagno fue coronado como Emperador de Occidente por el papa León III.

El Título de Emperador de los Romanos se quedó en Bizancio, no obstante. Irene nunca le reconoció a Carlomagno esta dignidad, aunque con el tiempo, Bizancio sí que llegó a aceptar el Imperio Franco de Occidente. Pero este reconocimiento nunca vino de Irene, fue bastante posterior, con Miguel I Rangabé (770-844) y en medio de una disputa territorial en Italia.

La evolución del Imperio “franco” de Occidente pasó por muchos avatares y fue llamado después Sacro Imperio Romano-Germánico, precisamente con una dinastía sajona, esa a la que tanto hiciera sufrir Calomagno, la dinastía Otónida. Desaparece en 1806 y es, digamos, continuado por el Imperio Austro-Húngaro hasta su desaparición, ya en el siglo XX.

tratado-de-verdum-imperio-carolingio

Esto sería otro relato, pero dejadme añadir una cosa más… Carlomagno dejó el imperio unificado a su hijo Luis el Piadoso (Ludovico Pío, 778-840), pero éste, siguiendo la costumbre patrimonial de los francos volvió a dividirlo al dejárselo en herencia a sus hijos. En el año 843 merced al Tratado de Verdún y después de fallecido el hijo mayor, Lotario, el enorme reino franco-carolingio quedó dividido entre:

Luis el Germánico, segundo hijo, quien hereda el territorio este, lo que después sería el Sacro Imperio Romano Germánico, del que una importante parte constituiría más tarde Alemania.
Y Carlos el Calvo, tercer hijo y rey de los francos del oeste, el territorio que terminaría por ser, con el tiempo, Francia.

Y nunca más volvió a reunificarse, por lo que es en este punto de la historia donde se sitúa el inicio del camino hacia la actual configuración territorial de Europa.

Alma Leonor
Sígueme
Últimas entradas de Alma Leonor (ver todo)

El brutal asesinato del faraón Ramsés III

El asesinato del faraón Ramsés III que reinó entre el 1186-1155 a.C., fue un asunto horrible. Una nueva investigación sobre la momia real revela que el faraón fue asesinado por múltiples atacantes a la vez con diferentes armas.

asesinato del faraón Ramsés III

El asesinato del faraón Ramsés III

Un estudio ha revelado que el faraón fue degollado por un cuchillo afilado. También se detectó que el dedo gordo del pie fue amputado y se cortó usando un arma diferente. Todo realizado en el momento de la muerte. Estos hallazgos apoyan la trama del asesinato que se detalla en los papiros antiguos.

asesinato del faraón Ramsés III

En el nuevo libro de egiptólogo Zahi Hawass y el radiólogo de la Universidad de El Cairo Sahar Saleem titulado «Scanning the Pharaohs: CT Imaging of the New Kingdom Royal Mummies – Escaneando a los faraones: la TC de las Momias Reales del Reino nuevo» se describen recientes hallazgos.

asesinato del faraón Ramsés III

Gracias al uso de la exploración de tomografía computerizada (TC), el equipo fue capaz de encontrar las nuevas pruebas relacionadas con un antiguo plan para matar a Ramsés III, de acuerdo con Live Science.

asesinato del faraón Ramsés III

La investigación anterior llevó al equipo a descubrir la causa de la muerte de Ramsés III, un corte en la garganta con un cuchillo afilado, que cortó la tráquea y el esófago. Esto lo habría matado al instante.

El equipo ha encontrado ahora que el faraón sufrió heridas de diferentes tipos de armas durante el momento de su muerte, lo que revela que estuvo involucrado más de un atacante.

El dedo gordo del Ramses III fue probablemente cortado de un hachazo, dijo Saleem Sahar, y se puede determinar en base a la forma de los huesos de los dedos amputados. Esta herida es anatómicamente distante del golpe mortal, y fue infligido con un arma diferente, el investigador explicó que debe haber habido otro asaltante.

Mientras que un atacante llegó por la parte delantera con un hacha o una espada, otro atacó por la espalda con un cuchillo o daga que lo degolló y le causo la muerte instantánea. Y, lo más probable es que los embalsamadores intentaron enmascarar el daño del pie del faraón asesinado, dijo Saleem.

asesinato del faraón Ramsés III

En los diversos intentos de desenvolver la momia a finales de 1800 no se pudo descubrir los pies, que fueron atados con gruesas capas de vendajes recubiertos de resina. El cuerpo también fue recubierto con productos de embalsamamiento para embellecerlo para la vida futura.

Los documentos antiguos(1)El papiro jurídico de Turín, el papiro Lee y el papiro Rollin revelan que una de sus esposas, Tiyi, tenía la intención de asesinarlo a fin de conseguir que su hijo Pentaur subiera al trono. Pentaur era el segundo en la sucesión que le correspondía a su hermano de padre Amenhirjopshef, pero en una trama que participan funcionarios, administradores y otros miembros de la casa real, Tiyi conspiró para matar a Ramsés III y derrocar a su sucesor para nombrar Pentaur faraón.

asesinato del faraón Ramsés III

El faraón murió, pero los conspiradores fueron llevados a juicio por su asesinato, y todos, incluyendo Tiyi y Pentawere, fueron ejecutados. Cuando fue nombrado faraón, Amenhirjopshef se convirtió en Ramsés IV.

Si bien los documentos en papiro detallan todos los planes de asesinato del faraón Ramsés III, no existía evidencia de su éxito hasta que la tomografía computarizada reveló que había sido atacado y degollado.

Usando estas técnicas, el equipo ha examinado las momias reales de la XVIII a la XX dinastía al 20 dinastías.

asesinato del faraón Ramsés III

Notas y Referencias:   [ + ]

1. El papiro jurídico de Turín, el papiro Lee y el papiro Rollin

14 fotos increíbles de tesoros sumergidos de Egipto

Tesoros sumergidos de Egipto. Situado a sólo 6,5 Km. de la costa, el arqueólogo y explorador francés Franck Goddio encontró una de las ciudades sumergidas más increíbles de la historia de la arqueología subacuática.

Tesoros sumergidos de Egipto 01

Mientras se estaba preparando para una nueva inmersión en la Bahía egipcia de Abukir, se encontró con un bloque de granito que cambiaría para siempre la historia, descubrió una antigua ciudad que se creía que era un mito.

Tesoros sumergidos de Egipto 02

«Entonces lo vi, un gigantesco bloque de granito» dice el fundador y director del Instituto Europeo de Arqueología Submarina de 68 años de edad.

Tesoros sumergidos de Egipto 03

Se limpió el bloque de granito tanto como pudo, hasta que, para su sorpresa, un dedo de pie gigante emergió del lodo, el descubrimiento de una de las siete piezas de una inmensa estatua de granito rosa del antiguo dios egipcio de la fertilidad, Hapi.

Tesoros sumergidos de Egipto 04

Sin embargo, las siete piezas de la gigantesca estatua del dios Hapi fueron sólo algunos de los cientos de los objetos increíbles descubiertos por Franck Goddio y su equipo, recuperados del lecho marino ubicado a 6,5 Km. (cuatro millas) de la costa, ya que redescubrieron las ciudades del antiguo Egipto perdidas de Tonis-Heraclion y Canopo.

Tesoros sumergidos de Egipto 05

Tonis fue considerada una de las ciudades más importantes antes de la creación de Alejandría, entró en existencia en el siglo 8 a.C en el afluente llamado Canopic del río Nilo, donde existían numerosos canales vinculados a la cercana ciudad conocida como «Canopo».

Tesoros sumergidos de Egipto 06

Sin embargo, el camino que condujo a este increíble descubrimiento fue largo. En 1933, un piloto de la RAF mientras volaba sobre la zona, se dio cuenta de sombras anómalas en el agua.

Tesoros sumergidos de Egipto 07

Habló de su avistamiento a un miembro de la familia real egipcia cuya casa estaba cercana al mar. Poco después, un buzo fue enviado a investigar lo que el piloto había visto, se descubrió la cabeza de una estatua de Alejandro Magno.

Tesoros sumergidos de Egipto 08

«Sabía por textos antiguos que Tonis-Heraclion y Canopo habían existido«, dice Goddio. El antiguo escritor de viajes griego Herodoto afirmó que había grandes templos allí y la historia del piloto aumentó las sospechas de Goddio.

Tesoros sumergidos de Egipto 09

Había una razón obvia del porqué las ciudades no habían sido descubiertas en tierra. Fue por que no podían estar en tierra y los «Tesoros sumergidos de Egipto» no habían sido encontrados.

Tesoros sumergidos de Egipto 10

Tesoros sumergidos de Egipto: Una antigua metrópolis bajo el mar de Egipto

Tesoros sumergidos de Egipto 11

Estos descubrimientos son una prueba de que hay un sinnúmero de tesoros situados debajo del mar. Tonis-Heraclion es sólo una de las muchas ciudades sumergidas, que se creían que eran un mito, hasta que fueron redescubiertas en la actualidad.

Tesoros sumergidos de Egipto 12

«Resultó que Herodoto tenía razón.» dice Goddio. «Habla de la clase de barcos que utilizaban y nos encontramos con los barcos, más de 80 naufragios. Todo lo que dijo ha sido confirmado, por primera vez vimos las ciudades, los templos y artefactos muy específicos«.

Tesoros sumergidos de Egipto 13

Muchas ciudades grandes al igual Heraklion, Alejandría y Canopus fueron destruidas por desastres naturales. Investigadores de la Universidad de Cambridge llevaron a cabo un estudio de las placas tectónicas del Mediterráneo y descubrieron que una falla geológica podría haber causado un gran terremoto y un enorme tsunami en el año 365 a.C.

Tesoros sumergidos de Egipto 14

Según los científicos, el terremoto que afectó a la región en el pasado podría suceder de nuevo, ya que calculan que debido a las características geológicas, la zona es propensa a terremotos catastróficos cada 800 años.

El destino de Heraklion fue compartido por otras ciudades antiguas que han sufrido catástrofes similares hace cientos o miles de años atrás, algunos de ellas son la antigua ciudad de Alejandría, fundada por Alejandro Magno en el año 331 AC y la antigua ciudad de Canopus.

Tesoros sumergidos de Egipto Goddio

Franck Goddio en la exposición «Tesoros sumergidos de Egipto»

Arqueología Bíblica: Éxodo, no se fueron los israelitas sino los egipcios

Éxodo. El profesor Israel Finkelstein, de la Universidad de Tel Aviv, un experto internacionalmente reconocido en arqueología bíblica, explica el contexto histórico del relato bíblico del Éxodo tal como se revela en las excavaciones arqueológicas: «En la Edad de Bronce Tardío, del siglo XV a.C. al siglo XII a.C., Egipto dominaba la Tierra de Israel. Por supuesto, después de 350 o 400 años de dominio egipcio en Israel, las influencias de la cultura egipcia entraron en la Tierra de Israel en diversas esferas de la vida cotidiana. Entonces, sucedieron dos cosas que están relacionadas con el mismo tema: hubo un colapso completo de los centros urbanos y de reinos e imperios en el antiguo Oriente Medio y, ¡Egipto se retiró de Israel!».

arqueologia-biblica-exodo1

En base a los hallazgos arqueológicos, en el período del relato del Éxodo bíblico, eran en realidad los egipcios quienes gobernaban la Tierra de Israel. Hay mucha evidencia de materiales dispersos en todo el país. Un ejemplo prominente del régimen egipcio en Israel es la gran fortaleza de Ramsés, cuyos restos se ocultan bajo de la cima de la antigua Jaffa (Yafo).

arqueologia-biblica-exodo
El inspirador relato bíblico cuenta la historia del pueblo hebreo escapando de Egipto; sin embargo, el punto de vista de la corriente principal de los arqueólogos, que se basan en los hallazgos empíricos en el terreno, sugiere precisamente lo contrario: los antiguos egipcios fueron quienes gobernaban la tierra del Canaán y abandonaron la Tierra de Israel para regresar al país del Nilo.

[pullquote]No hay ninguna evidencia arqueológica del evento del Éxodo, en el que se supone que 600 mil hombres participaron, lo que significa dos millones de personas, incluyendo a las familias; por la sencilla razón de que de todas las indagaciones llevadas a cabo en Egipto, no han revelado ninguna actividad en este periodo. El evento de la salida de Egipto, como se describe en la Biblia es, probablemente, un evento que nunca ocurrió”.[/pullquote]

El doctor Yitzhak Paz, un arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI), manifestó: «Hace tres mil quinientos años, hubo aquí una importante fortaleza como parte del dominio egipcio en Israel. La restauración de hormigón de la puerta de la fortaleza egipcia se basa en el descubrimiento de algunas de las ruinas de la puerta original monumental. La puerta tenía una inscripción a partir del cual se puede comprender que fue construida durante el reinado del faraón Ramsés II«.

arqueologia-biblica-exodo2El arqueólogo Diego Barkan del AAI sorprendió a muchos cuando encontró una antigua fábrica de cerveza egipcia en el centro de Tel Aviv, durante una excavación. «Justo aquí hace 5.500 años había una fábrica de cerveza egipcia en el centro de Tel Aviv, entre las calles Hamasger e Yitzhak Sadeh. Encontramos los restos de decenas vasijas de barro en las cuales los antiguos egipcios producían cerveza”.

«Los egipcios no bebía cerveza como la tomamos hoy en día, sino que era parte de la alimentación básica y la nutrición, incluso para los niños. Fue muy sorprendente encontrar en el centro de Tel Aviv una fábrica de cerveza egipcia de una época tan antigua, unos dos mil años antes del Éxodo. Esta tradición local de fiesteros modernos en Tel Aviv bebiendo cervezas en la calle Allenby es una tradición muy antigua – una tradición de 5.500 años«.

De acuerdo con los hallazgos físicos de los investigadores, los egipcios gobernaban la Tierra de Israel y los hijos de Israel no abandonaron Egipto; entonces la pregunta sigue siendo: ¿Cómo se formó el pueblo judío?

Finkelstein explica la hipótesis predominante en la corriente principal de la investigación académica: » ‘El antiguo Israel’ emergió cerca del final del dominio egipcio sobre Israel. Hay una inscripción egipcia muy antigua, fuera del texto bíblico, que menciona a ‘Israel’, que data de fines del siglo XIII a.C.

«En esa época, hubo un fuerte proceso de asentamiento en las montañas del centro de la Tierra de Israel. Se fundaron cientos de aldeas agrícolas, y esta es la población que varios siglos más tarde creó los reinos de Israel y Judá, a la que usted puede llamar el ‘Antiguo Israel.’ Pero se generó principalmente de la población local de la original Tierra de Israel cananea”.

Los jeroglíficos egipcios que se muestran con orgullo en medio de la Antigua Jaffa exponen a una pequeña parte de la historia de la ocupación egipcia de la Tierra de Israel, aproximadamente durante el mismo período de la historia bíblica del Éxodo.

El doctor Paz descifró los antiguos jeroglíficos: «Allá abajo vemos el nombre del faraón, el rey del antiguo Egipto: Ramsés. Vemos el símbolo de la deidad Ra con el sol en su cabeza. Vemos el símbolo que representa la MS que se parece a la letra shin hebreo, pero al revés, y por debajo hay líneas que representan el sonido de la S».

El doctor Paz añadió que: «No hay ninguna evidencia arqueológica del evento del Éxodo, en el que se supone que 600 mil hombres participaron, lo que significa dos millones de personas, incluyendo a las familias; por la sencilla razón de que de todas las indagaciones llevadas a cabo en Egipto, no han revelado ninguna actividad en este periodo. El evento de la salida de Egipto, como se describe en la Biblia es, probablemente, un evento que nunca ocurrió”.

«Como arqueólogo y científico, puedo juzgar según los hallazgos, y los hallazgos no apoyan el mito del Éxodo. El hecho es que ningún documento egipcio ha sido encontrado describiendo un evento histórico de un éxodo de Egipto de tales proporciones. Hay gente que se va, gente que vuelve, gente que huye, pero en una escala muy pequeña y no en la escala como se describe en la Biblia«.

El profesor Finkelstein puso de relieve la naturaleza problemática de comparar el texto bíblico con la investigación científica de la misma época: «¡Es absolutamente claro que el autor del texto bíblico que describe la historia del Éxodo no reconoce la realidad de Israel durante la Edad de Bronce Tardío, porque no describe el reino egipcio sobre la Tierra de Israel! Por lo tanto, es evidente que se trata de un texto que tiene múltiples capas, que no estaban necesariamente escritas en el mismo período”.

La última evidencia arqueológica muestra que el colapso de los reinos cananeos en Israel duró mucho tiempo, por lo menos cien años, es decir, que no fue una campaña militar de un grupo con un general, que los condujo en una campaña de conquistas, que lleva a la destrucción de todas las ciudades cananeas de la Edad de Bronce Tardío. Pero esto no quiere decir que uno debe rechazar de plano la historia del relatos bíblico. La arqueología no puede responder si la persona X o Moisés o Yaakov (Jacobo) son figuras históricas si no hay inscripciones de la época; la arqueología no puede dar una respuesta a esa pregunta.

Fuente

Imhotep: de hombre a Dios

Imhotep:de hombre a Dios. Los Dioses y Diosas de las antiguas culturas son vistos muy a menudo – y muy erróneamente también –  como deidades externas, ajenas y separadas del ser humano, siendo en realidad conceptos metafísicos y manifestaciones mito-simbólicas de los más altos estados arquetípicos de conciencia que puede alcanzar el ser humano(1)Jung, Karl. Arquetipos e Inconsciente Colectivo, Paidos, Serie Psicología profunda, 1ª Edición.. Cuando esos estados arquetípicos de conciencia, establecidos socialmente, se expresan o encarnan en un ser humano este se convierte en alguien capaz de realizar grandes proezas y avances sociales que le otorgan el estatus de “un ser a imitar”, de una divinidad.

Imhotep-saqqara

Imhotep(2)En egipcio: ii m Htp, en griego: Imutes, pronunciación en español: Im-jo-tep fue uno de ellos y su nombre significa “el que retorna con certeza(3)Generalmente se traduce como «el que llega en paz» aunque podemos ver tanto en el Dictionary of Simon Hayter como en el Dictionary of Middle ...continuar, por su polimatía se consideró que había alcanzado el grado de sabio por lo que con el transcurrir del tiempo se le concedió el estatus de “divinidad” y es una de las más reconocidas manifestaciones arquetípicas de la civilización Egipcia desde sus inicios.

[pullquote] Imhotep fue la encarnacion arquetípica de los origenes de la cultura, los valores y los conocimientos que se fueron repitiendo de generación en generación durante milenios a lo largo de toda la civilización Egipcia.[/pullquote]

Este sabio egipcio, al que se le representa sentado con un rollo de papiro desplegado sobre sus rodillas y un casquete de escriba en la cabeza, vivió en la III Dinastía, entre el 2700 a. C. y el 2630 a. C.  fue Sumo Sacerdote de Heliopolis y Primer ministro (ṯȝty = tyaty) del faraón Dyeser(4)Segundo faraón de la III dinastía, gobernó del 2665 a 2645 a.C., el primer magistrado después del faraón, el significado de ṯȝty es literalmente «el imbuido» y fue venerado como gran médico, gran astrónomo y gran arquitecto y en el Reino Nuevo como Patrón de los Escribas y Dios de la Sabiduría como encarnación del dios Thot, es decir, cada rasgo de su personalidad, manifiestaba una facultad de los más altos arquetipos – dioses y diosas – de la cultura egipcia que encarnados en la conciencia de un ser humano lo caracterizaban como un gran iniciado en los misterios egipcios. Imhotep fue la encarnación arquetípica de los orígenes de la cultura, los valores y los conocimientos que se fueron repitiendo de generación en generación durante milenios a lo largo de toda la civilización Egipcia.

Al pie de la estatua del faraón Dyeser podemos leer algunos de los cargos y epítetos por los que era reconocido:

«Tesorero del rey del Bajo Egipto, Primero después del rey del Alto Egipto, Administrador del Gran Palacio, Señor hereditario, Sumo sacerdote de Heliópolis, Imhotep «el Gran Arquitecto», Imhotep «el Gran Escultor», Imhotep «El Hacedor de vasijas de piedra»

En otros lugares lo encontramos como:

«El Príncipe heredero«, «El supervisor de lo que del cielo acontece«, «El Gran Sacerdote de Heliópolis«, «El  Maestro de Obras«, «el Maestro escultor«, «El Patrón de los escribas«, «El Hijo de Ptah y de Kkreduankh (una mujer)«, «El gran Astrónomo«, «El gran Médico«(5)Ares, Nacho. 2001, Un viaje iniciático por los templos sagrados de antiguo Egipto, Edaf, 1ª Edición, etc…

El origen social de Imhotep es incierto, hay quien lo atribuye como hijo de un arquitecto de clase social alta y otros a una clase social media-baja y que habría escalado posiciones sociales debido a su gran virtuosidad. Este hecho no es extraño en la cultura egipcia y se conocen diversos casos de personas de origen muy humilde que llegaron a .

Imhotep “de sabio a Dios»

Imhotep, fue uno de los pocos hombres(6)A él debemos sumarle nombres de otros sabios como el del Sebayt llamado Ptahhotep, el tyaty del faraón de la quinta dinastía Dyedkara-Isesi, el ...continuar que alcanzaron el estatus suficiente para ser reconocidos de esta forma, honrados y tenidos en gran aprecio junto al resto de dioses egipcios.

per-ankh
Jeroglífico de «Casa de la Vida«, Per-Ankh. Mastaba de Kayemnofret, (Jefe de los Escribas). Saqqara, Imperio Antiguo, V Dinastía, 2465–2323 a.C.

Los antiguos egipcios, ya desde tiempos protodinásticos, tenían varios lugares donde recibir las enseñanzas, el primero de ellos sería en los centros que se conocen como «Ât Sebayt«, literalmente «Lugar de enseñanza«, sería lo que nosotros llamamos «la escuela primaria» y donde se impartían los conocimientos elementales.
Las segundas instituciones serían las llamadas «Casas de la Sede de la Vida»(7)Inscripción en una vasija de piedra perteneciente al ajuar funerario del faraón Dyer, tercer rey de la I Dinastía, en egipcio «Pr-Ankh» que siempre estaban emplazadas dentro de los grandes Templos donde albergaban enormes bibliotecas con todos los tipos de conocimiento, desde astronomía, matemáticas, lengua, historia, arquitectura, teología,  medicina o magia, etc.  son lo que en nuestra cultura podríamos asimilar a las primeras Universidades europeas y en ellas se recibía una instrucción superior destinada a las personas encargadas a ocupar los cargos del Estado, como eran la nobleza,  la élite, los sacerdotes y los funcionarios encargados del funcionamiento del país. Los hijos de los «Artesanos» gozaban de un estatus especial que permitía asimilarlos en este último tipo de instituciones.

Los príncipes y las princesas, es decir, la realeza recibía instrucción en unos lugares llamados «Per Jeneret«, en egipcio «Pr-Jnrt», literalmente «La Casa Hermética», (Casa cerrada).

[pullquote]Desde que Imhotep existió sus conocimientos fueron transmitidos en todos los tipos de escuelas durante milenios…[/pullquote]Desde que Imhotep existió sus conocimientos fueron transmitidos en todos los tipos de escuelas durante milenios, desde las Escuelas primarias a la educación de la realeza egipcia, su sabiduría fue utilizada para instruir a los jóvenes discípulos que aprendían a escribir realizando copias de los “textos sapienciales” de diversos campos de la ciencia, de hecho Imhotep está reconocido como «el  primer científico» del que se tiene constancia.

Fue el arquitecto de la primera pirámide conocida en tiempos egipcios como Dyeser Deyeseru, «la más Sagrada», la que hoy conocemos como la pirámide escalonada de Saqqara del rey Dyeser y todo el complejo arquitectónico que le acompaña.  Como «Gran Arquitecto» Imhotep conocía las ceremonias previas a la construcción de un Templo y el conocimiento astronómico que implica. Innovó en la construcción en piedra de grandes monumentos y que hasta la fecha se construían mediante la producción en serie de pequeños bloques de adobe. Solucionó el problema del peso de la piedra disminuyendo el tamaño de los bloques, haciéndolos más pequeños y manejables para el transporte y la colocación, logrando una organización ejemplar en la metodología laboral y construyendo por primera vez en piedra un complejo ceremonial inmenso.

mapa-zoser-saqqara
Complejo ceremonial de Saqqara que incluye la pirámide y varios edificios y templos de caracter simbólico.

Fue reverenciado como médico al encarnar los más altos conocimientos en medicina y es considerado el fundador de la medicina egipcia, posteriormente los griegos lo asimilarían a su dios Asclepio y los romanos al Dios Esculapio. La medicina egipcia contenía tanto un enfoque mágico-religioso como otro totalmente empírico de cualquier concepción de enfermedad, es decir, una mezcolanza de ritos y prácticas quirúrgicas junto a un amplio recetario farmacológico.

medicina-egiptoSe le considera el autor del más famoso texto de medicina egipcia, el papiro Smith, aunque a nosotros nos ha llegado una copia de la XVIII dinastía. Imhotep decía que las pulsaciones era un indicativo del estado del corazón y de las condiciones del enfermo. El texto muestra las primeras intervenciones de suturas craneales, habla del sistema central nervioso, de la superficie externa del cerebro, del líquido cefalorraquídeo, y de las pulsaciones intracraneanas. En un texto escrito en Saqqara, Imhotep recomendaba presionar las arterias carótidas para calmar el dolor de cabeza y así disminuir el flujo de sangre al cerebro.

El culto a Imhotep

Su prestigio fue tan grande que llegó a ser venerado como un dios por sus conocimientos y lo que habían significado para el Antiguo Egipto durante milenios. Fue en la ciudad de Menphis donde se practicaba el culto principal a Imhotep, aunque también era venerado en Tebas, Filae y Deir el-Medina junto a dioses como Hathor, Maat o Amenhotep (hijo de Hapu).

Xavi Bonet

Notas y Referencias:   [ + ]

1. Jung, Karl. Arquetipos e Inconsciente Colectivo, Paidos, Serie Psicología profunda, 1ª Edición.
2. En egipcio: ii m Htp, en griego: Imutes, pronunciación en español: Im-jo-tep
3. Generalmente se traduce como «el que llega en paz» aunque podemos ver tanto en el Dictionary of Simon Hayter como en el Dictionary of Middle Egyptian de Paul Dickson la traducción de «ii m Htp» (M18-M17-D54-G17-R4-X1-Q3) como «Return safely«, retornar con seguridad, retornar con certeza, es por eso que generalmente se traduce el nombre de Imhotep como «el que llega en paz», la paz interna que da la confianza y la seguridad de la certeza, es por eso que encuentro más adecuada esta traducción pues da a entender mucho mejor el estado de ánimo y el concepto metafísico al cual se pretende dar a conocer, aunque puedan parecer traducciones correctas no es lo mismo «llegar (a un lugar)» que «regresar (a un lugar)», el segundo implica que ya has estado.
4. Segundo faraón de la III dinastía, gobernó del 2665 a 2645 a.C.
5. Ares, Nacho. 2001, Un viaje iniciático por los templos sagrados de antiguo Egipto, Edaf, 1ª Edición
6. A él debemos sumarle nombres de otros sabios como el del Sebayt llamado Ptahhotep, el tyaty del faraón de la quinta dinastía Dyedkara-Isesi, el Sebayt llamado Kagemni quien se cree que fue un tyaty que habría actuado durante el reinado del faraón Seneferu o el sebayt Hordyedyef o el sebayt Amenhotep (Hijo de Hapu).
7. Inscripción en una vasija de piedra perteneciente al ajuar funerario del faraón Dyer, tercer rey de la I Dinastía

«El estiramiento de la cuerda» y la alineación astronómica en Egipto

El estiramiento de la cuerda
Capilla Roja de Hatshepsut. Vemos a la izquierda la imagen de Hatshepsut con el cartucho que lleva su nombre de Trono, Maat-Ka-Ra, («El espíritu de Ra es justo) y a la derecha a la Diosa Seshat realizando el estiramiento de la cuerda.

«El estiramiento de la cuerda» o «el rito de tensar la cuerda» era la primera de las ceremonias de fundación de los templos egipcios. Existen evidencias que atestiguan esta práctica desde tiempos muy antiguos.

El primer testimonio lo tenemos en un bloque reciclado de una jamba de puerta datada en el reinado del rey Khasekhemuy, noveno rey de la II Dinastía (2740-2721 a.C.), redescubierto en el Museo Egipcio de El Cairo. Existen más evidencias de esta ceremonia en el Reino Antiguo, serían unos fragmentos de friso del Templo de la pirámide acodada de Sneferu primer rey de la IV Dinastía (2614 a 2579 a.C) en Dashur donde se atestigua por primera vez, el nombre jeroglífico de la diosa Seshat situado sobre su cabeza hecho que se repetiría a lo largo de todas las Dinastías. El siguiente testimonio sería un relieve incompleto en el Templo de Nyuserra-Iny, rey de la V Dinastía (2420 a 2380 a.C) en Abu Gurab, el templo más grande de la V Dinastía.

En la «piedra de Palermo» de la V Dinastía, que es un fragmento de una estela que recoge los Anales de los faraones anteriores, en los registros 2,3 y 4 pertenecientes a la I Dinastía se menciona el rito de «El estiramiento de la cuerda» vinculado a la Diosa Seshat, representada mediante una estrella de siete puntas y unos cuernos de vaca invertidos y conocida también en el Reino Nuevo bajo el epíteto de Sefkhet-Abuy, es decir, «la de los siete cuernos».

Encontramos otros ejemplos en Medinet Habu, en el Templo de Tutmosis III o en Capilla Roja de Hatshepsut donde existen las primeras representaciones completas de esta ceremonia en el Reino Nuevo (Dinastías XVIII,XIX y XX).

La información más completa sobre el rito proviene de los periodos helenísticos y romanos, donde los jeroglíficos nos aportan una mayor información sobre el ritual, las alineaciones de los templos y la astronomía de los egipcios.

El estiramiento de la cuerda

El estiramiento de la cuerda
Jeroglífico del Pedj-seshr(r) (Estirar la cuerda)

Siguiendo la ritualística egipcia que conocemos se tenía que elegir el lugar astronómicamente y realizar el ritual del «Estiramiento de la cuerda«. Consistía en medir, calcular y orientar las mediciones  sobre un terreno que previamente había sido determinado como sagrado y en los que posteriormente se levantaría la construcción de acuerdo con las proporciones cósmicas. Para ello utilizaban un instrumento denominado «Merkhet». Emitían sus cálculos basándose en la observación de las estrellas y bajo la advocación de la Diosa Seshat, «Señora de los libros», «Señora de la Escritura», «Señora del destino», «Protectora de las Bibliotecas» y quien tenía la capacidad de adaptar magnitudes cósmicas a tamaños menores. Seshat es la esposa del dios Ibis Thot y en contra posición de la sabiduría metafísica de su esposo, ella representa la sabiduría empírica y matemática.

El estiramiento de la cuerda Egipto

1- A la izquierda imagen de la ceremonia de «El estiramiento de la cuerda» en la pared suroeste de la pronaos del templo del dios halcón Horus en Edfú. La escena incluyen largos pasajes jeroglíficos con información detallada de la ceremonia, incluyendo las acotaciones astronómicas.

“Yo sujeto la vara y agarro el mango del bastón. Agarro la cuerda junto con Seshat. Vuelvo mi rostro hacia el rio de las estrellas y hago que se dirijan hacía Mesjetiu (Constelación(1) Era una de las estrellas de la constelación llamada por los egipcios «Pierna de Toro», asimilada por su semejanza con un extraño instrumento, ...continuar) en la que Thot (Indicador del Tiempo) está de pie junto a mi, frente a su Merhyt (Unificación). Así son fijadas las cuatro esquinas del templo. El rey de las Dos Tierras ha estirado la cuerda satisfecho, y con su mirada hacia el Aj (Espíritu Brillante)(2)El «Aj» era para los antiguos egipcios uno de los cuerpos elementales del ser humano. El Cuerpo, el Sahu, el Ib, el Ka, el Ba, el Ren, el Sheut, el ...continuar de Mesjetiu, ha sido establecida la casa de la Diosa, la señora de Denderah tal y como ocurrió en ese lugar con anterioridad.”.

2- La secuencia de imágenes de la derecha ilustra la hipótesis (3)Diagrama, cortesía del SMM del IAC (© Juan A. Belmonte, Investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), 2012) ...continuarsobre la utilización del signo de Seshat como un instrumento topográfico similar a la groma romana. El panel (a) muestra un relieve del templo solar de Nyuserra-Iny en Abu Gurab, donde el signo aparece como un objeto portátil. El panel (b) representa el núcleo de la idea, con el signo transformado en un objeto real, donde los siete elementos radiales que aparecen en la iconografía de la diosa, se han transformado en una rueda móvil de ocho radios, al cambiar la imagen en dos dimensiones por una versión tridimensional. Los elementos superiores del signo definirían un dispositivo de apuntado u ocular, como se muestra en el panel (c). Una vez obtenida la alineación, los ocho radios del dispositivo ofrecerían directamente todo un conjunto de posibilidades de orientación, como por ejemplo la cardinal norte, tal como se muestra en el panel (d).

Xavi Bonet

Notas y Referencias:   [ + ]

1. Era una de las estrellas de la constelación llamada por los egipcios «Pierna de Toro», asimilada por su semejanza con un extraño instrumento, una especie de azuela ceremonial utilizada en el «Ritual de la Apertura de la Boca» llamado por los egipcios Uep-Ra. Es la constelación que nosotros conocemos como «El Carro».
2. El «Aj» era para los antiguos egipcios uno de los cuerpos elementales del ser humano. El Cuerpo, el Sahu, el Ib, el Ka, el Ba, el Ren, el Sheut, el Aj y el Sejem. Era una fuerza espiritual de carácter sobrenatural. El Aj pertenecía a las estrellas en dualidad con el cuerpo humano.
3. Diagrama, cortesía del SMM del IAC (© Juan A. Belmonte, Investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), 2012) http://www.iac.es/proyecto/arqueoastronomia/media/Belmonte_Shaltout_Chapter_7.pdf

Hashihaka: la tumba «cerradura»

Hashihaka se encuentra en la montaña sagrada conocida como Miwa-yama (三輪山) o Mimoro-yama (三諸山) tal como fue descrita por primera vez en el Kojiki (古事記) (1) «Registros de Asuntos Antiguos», es la crónica más antigua que existe en Japón y data del siglo VIII d.C (711-712) fue compuesto por Ō no ...continuar y mantiene el culto religioso más arcaico de su tipo de todo Japón mediante uno de los más antiguos Templos de la religión Shinto, el Templo de Omiwa.

Hashihaka-Miwa-yama

El Kami generalmente asociado a este lugar es Ōmononushi (大物主), un kami relacionado con el clima y la lluvia. «Kami» (神) es la palabra japonesa para un dios, deidad, divinidad o espíritu pero algunos estudiosos Shinto argumentan que algunas traducciones pueden llevar a una mala interpretación del término. La amplia variedad de uso de la palabra se puede comparar con el griego «Daimon», con el sánscrito «Deva», el hebreo «Elohim» o el árabe «Allah», que también se refieren a Dios, Dioses, ángeles o espíritus según el contexto donde se encuentre el término. En el Shinto, los Kami no están separados de la naturaleza, sino que son de la naturaleza, con características positivas y negativas, buenas y malas, son puramente los elementos de la naturaleza, el reino vegetal, el reino animal, las fuerzas Creadoras del universo, así como en algunos casos se refieren a los espíritus de los sabios fallecidos. Muchos Kami son considerados los ancestros más antiguos, fueron antepasados ​​convertidos en Kami tras su muerte y que continuan encarnando los valores y las virtudes que representaban en vida, un ejemplo en otra cultura podría ser el sabio Imhotep en el Antiguo Egipto, constructor de la primera pirámide y que, tras su logros personales como polímata,  mereció ser tratado como una divinidad, un arquetipo a imitar por los demás, fue sabio, médico, matemático, astrónomo y considerado el primer arquitecto conocido en la historia.

En Miwa-yama encontramos varios túmulos funerarios del período Kofun (300-700 d.C.) repartidos alrededor de la montaña que se eleva al borde la llanura de Yamato,  en la ciudad de Sakurai,  de la prefectura de Nara, en pleno corazón de Japón. Los restos de diversos yacimientos antiguos cercanos a la montaña han revelado orientaciones astronómicas, entre ellos la tumba tumular de Hashihaka, a menos de 1,5 km de la ladera noroeste de Miwayama. Construida al estilo «zempokoen» o tipo «cerradura» (nombre que recibe de la forma de su diseño de planta).  Aunque todavía no se ha realizado en ella una investigación arqueológica completa, en febrero de 2013, la Casa Imperial de Japón, permitió el acceso de 16 arqueólogos representantes de quince sociedades académicas a los que se les dio acceso restringido a Hashihaka con fines de investigación. Aunque no se les permitió realizar ninguna excavación o tomar muestras de suelo, este primer permiso para la prospección es un paso importante hacia nuevas expediciones y descubrimientos para conseguir una mayor comprensión de la historia antigua de Japón.

Hashihaka
Fotografía aérea que muestra el notable túmulo en forma de «cerradura» de Hashihaka: una cámara funeraria imperial con alineaciones hacia las salidas del Sol en los solsticios de invierno y de verano. Los árboles recubren la estructura fabricada fundamentalmente en base a piedras y guijarros.

La tumba tiene una longitud total de 270 m, la «cabeza» o parte redonda de la «cerradura» tiene 27 m. de altura, 150 metros de diámetro y posiblemente contenga la cámara funeraria que los expertos suponen que se trata de la antigua reina Himiko de Yamataikoku, mencionada en los textos históricos chinos.

Construida a base de piedras y guijarros, el monumento está hoy cubierto de árboles que crean un bosque con forma de cerradura que se eleva en medio de un paisaje monótonamente plano. En tiempos antiguos, un estanque o foso alimentado por el cercano río Anashi rodeaba en sus tres cuartas partes el perímetro del monumento, pero ahora sólo quedan dos grandes estanques, el más septentrional de los cuales alberga un montecillo en su esquina noroccidental que es como un islote, conocido como baicho («montecillo de escolta») y que seguramente es artificial.

El investigador Stephan Peter Bumbacher, ha estudiado Hashihaka buscando orientaciones astronómicas y descubrió que la posición del cerrojo tiene su importancia: desde él se puede ver una protuberancia significativa de Miwayama justamente encima de la «cabeza» del túmulo funerario, señalando el punto exacto del cielo en el que se produce la salida del Sol en el solsticio de invierno. Bumbacher descubrió también que la alineación que marca el eje del monumento desde una plataforma de la parte delantera. exactamente sobre la «cabeza» del túmulo redondeado, termina en la cima de una gran colina a unos 3,2 km al noreste, señalando la posición de la salida del Sol en el solsticio de verano, vista desde Hashihaka.

La tumba de Hashihaka quedó descifrada así, por medio de su topografía, como una orientación astronómica, fenómeno que refleja la antigua identificación de cielo y tierra como un todo indivisible. Parece también probable que este lugar abarca un profundo simbolismo. Los pueblos en base a su agricultura, siempre han necesitado de calendarios y eso significa observación del cielo y del sol identificado con la realeza. Bumbacher sugiere que las orientaciones astronómicas de Hashihaka sugieren la idea de que el espíritu del gobernante muerto era esencial para mantener el ciclo de las estaciones. Y es posible que esta asociación, a su vez, contribuyera al mantenimiento del poder de una élite gobernante.

Notas y Referencias:   [ + ]

1. «Registros de Asuntos Antiguos», es la crónica más antigua que existe en Japón y data del siglo VIII d.C (711-712) fue compuesto por Ō no Yasumaro a petición de la emperatriz Gemmei. El Kojiki es una colección de mitos concernientes al origen de Japón sus Kami. Junto con el Nihon Shoki, los mitos contenidos en el Kojiki son parte de la inspiración para muchas prácticas y sus mitos fueron reintrepretados según las practica del Shinto.

Santuario Ibérico de la Cueva de la Lobera

El Santuario Ibérico de la Cueva de la Lobera se encuentra a 1,5 km. de Castellar en Jaén, situado sobre los Altos del Sotillo, un saliente rocoso en el cual encontramos un yacimiento emblemático de la arqueología ibérica; se encuentra así mismo sobre una importante vía de comunicación de la antigüedad: la Vía Heraclea. A sus pies trascurre la carretera conocida como de El Condado que intercomunica varias localidades de esta comarca de la provincia de Jaén.

cueva de la LoberaEstá construido sobre una cornisa rocosa, aprovechando 3 cuevas naturales, con hornacinas entre ellas, la mayor, llamada la Caverna del Ídolo, que mide 32 metros cuadrados de superficie. Dentro de este santuario, cabe destacar el núcleo central constituido por la conocida Cueva de la Lobera, así como una serie de cuevas más anexas hasta un total de cinco y que podrían tratarse de viviendas. La Cueva de la Lobera es un abrigo no muy profundo que se hallaba próximo al menos a dos manantiales de agua, la Fuente del Caño y la del Cotillo.

Hoy sabemos, por los trabajos que en los años ochenta desarrollaron allí las universidades de Poitiers y de Jaén, que el acceso a la cueva se hizo por una rampa protegida en el lateral abierto a la ladera por grandes piedras clavadas en el suelo verticalmente. Fue seguramente al alcanzar la parte superior, la cueva, cuando los oferentes echaban los exvotos a ella, sin embargo, el gran número de trabajos y continuados expolios que se han desarrollado delante de ésta hacen imposible decir cómo era en aquel momento. La mayor de las cuevas se llama Caverna del Ídolo, con una explanada artificial delante, de unos 170 metros cuadrados, donde se reunían los fieles adoradores de las divinidades íberas, como la Luna o la diosa de la Fertilidad.[pullquote] …se reunían los fieles adoradores de las divinidades íberas, como la Luna o la diosa de la Fertilidad.[/pullquote] A su entrada se encuentra una especie de mesa de piedra.

El santuario también se estructuraría en varias terrazas. La primera de ellas fue destrozada por las excavaciones clandestinas, en cambio, la segunda ha permitido establecer, con claridad, una ocupación comprendida entre los siglos IV – III AC. Un grupo de pequeñas cuevas conforma, al fondo de la primera terraza, la zona más importante del santuario, cuya jerarquización se establecería mediante las citadas terrazas comunicadas entre sí por un sistema de rampas y escaleras monumentales.

Delante de la Cueva de la Lobera, en la ladera que se abre hacia el norte, se sabe que existían casas aisladas de planta rectangular y de una o dos habitaciones construidas con zócalo de piedra y pared de adobe o tapial. Delante de cada una de estas casas existía una terraza, construida artificialmente y por uno de sus laterales se accedía a los caminos que ascendían hacia la cueva. La existencia de varias de estas casas hace pensar que el santuario tuvo un carácter muy superior al ámbito local y que seguramente en determinadas épocas del año concentraba en el lugar gentes procedentes de varios oppida ibéricos.

exvoto cueva de la loberaSe trata de un santuario étnico de los oretanos que concentraba allí poblaciones de uno y otro lado de Sierra Morena bajo el control político de un centro como Cástulo. Es conocido que precisamente en esos años finales del siglo IV antes de Cristo, los oretanos que luego se rebelaron contra los cartagineses, estaban construyendo un estado de gran tamaño. Después de las guerras púnicas y guerras lusitanas y al ser tomado el territorio por Roma, el Santuario perdió su pujanza. Entonces, la disposición y los servicios cambió el sitio de ocupación y los edificios se dispusieron sobre la cueva, en el escarpe que se levanta hacia el sur. La pérdida de importancia en la época romana no supuso su abandono

Excavado por primera vez a principios del siglo XX, proporcionó una gran cantidad de exvotos de bronce vinculados a un santuario que debió tener una importancia considerable a partir del siglo IV a.C. Es considerado como uno de los sitios en los que se ha documentado este poblamiento de la Edad del Bronce. Dio lugar con el paso del tiempo al santuario ibérico de la Cueva de la Lobera y de su entorno los Altos del Sotillo o Cotillo. En 1913 cita Sanjuán Moreno que él y Jiménez de Cisneros fueron encargados por la Real Academia de la Historia para que emitieran un informe, que defendió el marqués de Cerralvo, sobre la importancia real de lo que parecía ser un santuario ibérico a juzgar por los hallazgos procedentes de aquel sitio. En 1917 R. Lantier publicó el primer estudio del sitio a partir del análisis de sus exvotos.

Desde entonces hasta hoy los trabajos se han sucedido y puede afirmarse con seguridad que aquel núcleo de la Edad del Bronce que ocupó la cueva y las laderas del lugar después de ser abandonado fue reocupado a finales del siglo IV antes de Cristo como un centro de culto de los íberos oretanos.

En el Santuario Ibérico y en la explanada, al realizar en 1.887 (fecha de su descubrimiento) las obras de la carretera de Navas de San Juan a Sorihuela, aparecieron (según unos autores más de dos mil y según otros más de seis mil) exvotos o estatuillas de bronce entre 5 y 20 cm, que representaban figuras femeninas y masculinas orantes y oferentes, algunos guerreros a pie (nunca a caballo, como en el de Despeñaperros) y animales (perros, peces, faisanes, jabalíes y caballos).

Poco y mal estudiado el yacimiento, debido a la negativa de los antiguos dueños, que estuvieron vendiendo durante años los exvotos en poblaciones cercanas a Castellar, no es objeto de excavaciones arqueológicas hasta 1917 por R. Lantier y J. Cabré, o sea unos treinta años después de su descubrimiento. Tienen que transcurrir otros cincuenta años para que en 1967 y en 1972 Nicolini realice la segunda y la tercera campaña arqueológica.

Los exvotos ibéricos de la Cueva de la Lobera

exvotos cueva de la lobera

Son figuras, unas veces toscas y otras finamente labradas, unas desnudas y otras con túnicas, y constituían las ofrendas a los dioses por parte de los fieles que se acercaban al santuario en señal de agradecimiento y adoración. Los exvotos de Castellar son muchos de bronce, de unas dimensiones que oscilan entre los 2 y 14 centímetros, con representaciones humanas masculinas y femeninas, así como distintas representaciones de partes del cuerpo humano como piernas, manos, etc. e incluso animales domésticos, destacando los caballos, carneros… Se han hallado figuras de un gran trabajo y elaboración con mucho detalle, tanto en el vestido como en los rasgos humanos destacando fundamentalmente lo que sería la cabeza. En la elaboración de estos bronces de más belleza plástica cabe destacar la técnica de la cera perdida donde una figura se trabajaba sobre la cera, que a su vez se recubría de tierra y se calentaba hasta que la cera se derretía y su puesto era ahora ocupado por el bronce que se introducía en este molde por un pequeño orificio, normalmente en la parte baja o lo que serían los pies. Una vez acabada la pieza, ésta se limaba para acabar con cualquier tipo de imperfección en la fundición y a su vez se pulían, y, en muchas ocasiones, dependiendo del trabajo sobre la propia figura de cera, los rasgos faciales o naturales de la figura se trabajaban directamente con un punzón o buril. También existen exvotos de arcilla o piedra. Se clasifican las femeninas en oferentes, en actitud de ofrenda, y en Damas o sacerdotisas, en posición de adorar a la divinidad, estas últimas con trabajadas túnicas y altas cofias. Estarían labradas por artesanos locales y vendidas al pie del Santuario. Actualmente se pueden ver en el Museo Ibérico de Castellar, Museo Monográfico de Cástulo, Museo Arqueológico de Úbeda, Museo Provincial de Jaén, Museo Arqueológico Nacional de Madrid, Museo Arqueológico de Barcelona, Real Academia de la Historia de Madrid, Museo del Louvre de París, entre otros museos, además de existir piezas en varias colecciones particulares.

Fuente Cueva de la Lobera: http://www.castellar.es

Tut-Ankh-Amon: cámaras secretas y Factum Arte

Factum Arte y Tut-Ankh-Amon. Las cámaras secretas se hallaron gracias al trabajo de una réplica en 3D de una empresa española.

Todo empezó en el año 2009, cuando la empresa FACTUM ARTE, una empresa española recibiera el encargo de escanear y digitalizar la tumba original para recrear una replica exacta de la tumba de Tut-Ank-Amon, (King Valley 62). En 2014 se inauguró en el Valle de los Reyes la réplica de la tumba, a escala real y con todos los detalles que incluyen la tumba original. Ahora, el trabajo realizado por esta empresa es la base para el hallazgo de Nicholas Reeves, el arqueólogo inglés que ha descubierto tras examinar en detalle las fotografías y observar que existen dos cámaras secretas que contienen, según el ministro egipcio, metales y material orgánico.

Pedro Miró, responsable del departamento de 3D de la empresa FACTUM Arte nos cuenta que “el egiptólogo Nicholas Reeves, se puso en contacto con nosotros, nos pidió la información, digitalizada que teníamos y la utilizó para publicar sus estudios” y Nicholas Reeves en declaraciones exclusivas a la revista «National Geographic» comentó que “Lo bueno de los escáneres es que, por primera vez, podíamos ver la construcción física de las paredes. Si lo miras con las paredes pintadas, mucha de la pintura esconde esos detalles. Retira la pintura y el paisaje será completamente diferente”.

En julio de 2015, Reeves publicó el estudio «El entierro de Nefertiti», donde desvelaba la posibilidad de que la tumba de Tut-Ankh-Amon escondiera otra tumba, la de su madrastra. Ahora, tras un escaneo por radar, las investigaciones impulsadas por Reeves dan un 90% de posibilidades a sus tesis y el hallazgo de las cámaras han sido confirmado.

Una empresa cuyo servicio son las réplicas exactas de monumentos del patrimonio de la Humanidad realizadas con los procesos robotizados más modernos y las técnicas artesanales más tradicionales. La empresa formada por más de 40 personas, entre ingenieros, artistas, desarrolladores de software, historiadores y arquitectos empezó su trabajo en la tumba del Rey Tut-Ankh-Amon en el año 2009.

Pedró Miró nos cuenta que “Hicimos la digitalización de la tumba original. Fuimos allí con un equipo de cámaras fotográficas y escáneres 3D e hicimos la documentación, en alta resolución, de la superficie, utilizamos escáneres de luz blanca que lo que hacen es proyectar una serie de patrones sobre la superficie de la tumba. Mediante la luz que recoge una cámara, se capturan muchas imágenes que, luego, alineadas, generan las cuatro paredes que forman la cámara funeraria”.

El trabajo continúa con una máquina de fresado 3D, que esculpe por secciones todas las partes de la tumba de Tut-Ankh-Amon, según el responsable de este trabajo: “Es un proceso que va de, lo digital a lo físico. A través de una máquina, materializamos un objeto físico de las mismas dimensiones y las mismas características que el que se ha digitalizado que ee montan una a una, como si fueran baldosas y se construye lo que es la pared de la tumba, a tamaño real”.

La policromía es clave para el resultado lograr que el resultado final sea idéntica a la tumba original, en declaraciones de Miró: “Lo capturamos con cámaras fotográficas, creamos un archivo digital y luego hacemos nuestras propias tablas de color, hasta encontrar el verdadero tono. Una vez conseguido, ajustamos la impresión 3D. El resultado final es una reproducción a tamaño real, en la que el color encaja perfectamente con el objeto 3D y la sensación es de una reproducción exacta al original, es decir, si hay una grieta, el color de esa grieta encaja perfectamente con ella.”

Las cámaras secretas de Tut-Ankh-Amon

Tut-Ankh-Amon
En negro la entrada a una de las cámaras secretas hasta hoy de la tumba de Tut-Ankh-Amon

Fue una de estas grietas sin colorear la que dio la pista a Nicholas Reeves que nos comenta Miró. El trabajo de escaneo la empresa FACTUM Arte facilitan la observación de la textura de las paredes sin las distracciones de la polocromía.

El arqueológo inglés se dio cuenta que en las paredes norte y oeste de la tumba existían una líneas verticales perfectas que asimilaban a las puertas existentes, según el propio Reeves a National Geographic: “Cuando más lo miraba, más lo veía”.

Reeves es especialista en la XVIII Dinastía del Antiguo Egipto y durante años a teorizado con que Nefertiti sobrevivió a Akhenaton y se conviertió en faraón, según el arqueólogo: “Desde hace años que se sabe que Nefertiti tuvo poderes supremos, más grandes que los de una reina normal. Por ejemplo, en algunos relieves de los templos de Luxor y Karnak, ella está aniquilando enemigos de Egipto, una posición reservada al rey”.  Reeves siguó comentando que el 80% de los objetos encontrados se realizaron originalmente para otra persona, una mujer.

Las conclusiones se presentaron en julio de 2015 en El entierro de Nefertiti y, en septiembre del mismo año, se hicieron las primeras investigaciones en la tumba que corroboraron la presencia de cámaras pero tuvimos que esperar hasta finales de marzo de 2016, tras el análisis de los datos proporcionados por un nuevo escaneo de la tumba que ha realizado una empresa japonesa que cuenta con un experto en el análisis de este tipo de datos, Hirokatsu Watanabe se confirmaron definitivamente la presencia de cámaras y obejtos metálicos y orgánicos.

En declaraciones de Miró, responsable 3d de Factum Arte: “Que podamos haber ayudado a descubrir algo así me fascina, me parece muy bonito. El proyecto de por si ya era muy interesante, salvaguardar el patrimonio histórico es muy importante pero si, al mismo tiempo, gracias a nuestro trabajo se puede descubrir algo históricamente relevante pues es increíble. A nivel personal, esa cosa que se llama ego sube un poco. Ya puedo decir que he hecho algo útil en la vida”.

El Diario de Howard Carter (26-11-1922)

Howard Carter
Máscara de oro descubierta por Howard Carter

En 1907, el egiptólogo y arqueólogo Howard Carter fue contratado por George Herbert, 5º conde de Carnarvon para supervisar las excavaciones en el Valle de los Reyes de Egipto. Carter se había forjado una gran reputación sobre su forma de trabajar y sobre la preservación de los descubrimientos.

Howard Carter buscó el valle durante años con poco que mostrar por ello, lo que provocó la ira de su empleador. En 1922, Lord Carnarvon, Carter dijo que sólo tenía una temporada más antes de la excavación se puso fin a su financiación.

Volver a visitar un sitio de excavación previamente abandonado en un grupo de chozas, Carter comenzó a cavar de nuevo, desesperado por un gran avance.

El 4 de noviembre de 1922, su equipo descubrió un paso tallado en la roca. Al final del día siguiente, toda una escalera se había descubierto. Carter cable de Carnarvon, implorándole a venir a la vez.

El 26 de noviembre, con Carnarvon a su lado, Howard Carter aportó abierto una pequeña brecha en la esquina de la puerta al final de la escalera. La celebración de una vela, se asomó al interior.

El equipo había descubierto la tumba de Tutankamón, el niño rey que gobernó Egipto aproximadamente del 1332 a 1323 a.C.

Aunque la tumba había sido profanada dos veces por antiguos ladrones de tumbas de época egipcia todavía se encontraba sorprendentemente intacta. La tumba estaba llena de miles de objetos de valor incalculable, incluyendo las sarcófagos que contienen los restos momificados del rey.

Todos los objetos de la tumba fueron meticulosamente registrados y catalogados antes de ser retirados, un proceso que tomó cerca de ocho años.

Estas fotografías que documentan el descubrimiento de la tumba han sido coloreada por Dynamichrome para la exposición El descubrimiento del Rey Tut, expuesta en Nueva York el 21 de noviembre de 2015 con réplicas y reconstrucciones, la exposición permite a los visitantes conocer replicas exactas del entierro del mismo modo que los descubridores los vieron.

El diario de Howard Carter

«…Al principio no vi nada, pues el aire caliente que se escapaba de la cámara hacía oscilar la llama; pero luego, cuando mis ojos se acostumbraron a su tenue luz, los detalles del interior de la estancia fueron emergiendo poco a poco de la bruma: animales extraños, estatuas y oro, por todas partes la refulgencia del oro.

Por un momento —a los demás, que estaban expectantes junto a mí, debió parecerles una eternidad— me quedé mudo de estupor, y cuando lord Carnarvon, incapaz ya de soportar la espera, me preguntó anhelante:
—¿Ve usted algo?

No me salieron de mis labios más que estas palabras:

—Sí, cosas maravillosas.

Entonces, tras ensanchar un poco más el agujero, para que pudiéramos mirar los dos, introdujimos una linterna eléctrica.

Supongo que la mayoría de los excavadores confesarán su sensación de sobrecogimiento —casi de turbación— al irrumpir en una cámara cerrada y sellada por manos piadosas hace tantos siglos. Por un momento el tiempo como factor de la vida humana pierde su sentido. Han pasado tres o quizá cuatro mil años desde que un pie humano pisó por última vez el suelo donde uno está y, no obstante, al reparar en los signos de vida reciente a su alrededor —el cuenco de argamasa a medio llenar para la puerta, la lamparilla ennegrecida, huellas de dedos en la superficie recién pintada, la guirnalda de despedida caída en el umbral— recibe uno la impresión que apenas fue ayer. Hasta el aire que se respira, y que no se ha renovado a través de los siglos, se comparte con quienes dieron a la momia su último descanso. El tiempo se desintegra con pequeños detalles íntimos como estos, y se siente uno como un intruso. Esa es quizá la sensación primera y dominante, pero le siguen otras en seguida: el regocijo por el descubrimiento, la fiebre de la espera, el impulso casi irrefrenable, nacido de la curiosidad, de romper los sellos y levantar las tapas de las cajas, el pensamiento —puro júbilo para el investigador— de estar a punto de escribir una nueva página de la historia o de resolver algún problema científico, y la tensa expectación —¿por qué no confesarlo?— del buscador de tesoros.»

  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Howard Carter, Arthur Callender y un trabajador egipcio abren las puertas del santuario más interior y dan la primera mirada al sarcófago de Tutankamón.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    En un "laboratorio" establecido en la tumba de Seti II, los conservadores Arthur Mace y Alfred Lucas limpian de las estatuas centinela de la antecámara.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Una estatua de Anubis en un santuario con los postes portadores del féretro en el tesoro de la tumba.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Vasos de alabastro en la antecámara.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Un surtido de maquetas de barcos en el tesoro de la tumba.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Carter, Mace y un trabajador egipcio hacen rodar con cuidado el paño de lino que cubre el segundo santuario.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Arthur Mace y Alfred Lucas trabajan en un carro de oro de la tumba de Tutankamón fuera del "laboratorio" en la tumba de Seti II.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Carter examina el sarcófago de Tutankamón
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Cofres del tesoro.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Lord Carnarvon, mecenas de la excavación, lee en el porche de la casa de Carter, cerca del Valle de los Reyes.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Una cama ceremonial con la forma de la diosa Mehet-Weret, "La Señora Celestial", rodeada de provisiones y otros objetos en la antecámara de la tumba.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Carter y un trabajador examinan el sólido sarcófago de oro.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Un busto dorado de la Vaca Celestial Mehet-Weret y cofres sentarse en el tesoro de la tumba.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    En el interior del santuario exterior en la cámara funeraria, un enorme manto de lino con rosetas de oro, que recuerda el cielo nocturno, cubre los santuarios más pequeños del interior.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Parte de la cama Hathorica y una cama león dorada con incrustaciones en el pecho entre otros objetos de la antecámara.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Howard Carter, Arthur Callender y un trabajador egipcio envuelven una de las estatuas centinela para el transporte.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Debajo de la cama león, en la antecámara, varias cajas y baúles y una silla de ébano y marfil que Tutankamón utiliza de niño.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Una cama león dorada, baúl de ropa y otros objetos en la antecámara. La pared de la cámara funeraria está custodiada por estatuas.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Carter, Callende y dos trabajadores quitan la pared de separación entre la antecámara y la cámara funeraria.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Carter, Callender y dos trabajadores egipcios desmontan con cuidado uno de los santuarios de oro del interior de la cámara funeraria.
  • El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    El descubrimiento de Tut-Ankh-Amon
    Noviembre de 1925. Máscara del entierro de Tutankamón.

La última inscripción jeroglífica

El grabado de «Esmet-Akhom» es la última inscripción jeroglífica que se tiene constancia.

ultima-inscripcion-jeroglificaLos jeroglificos que vemos se dividen en dos columnas separadas por unas líneas verticales que nos muestran una invocación al dios kushita Mandulis, nombre griego del dios Meruel, de origen nubio, que personifica la juventud solar en la mitología egipcia. Los grabados son muy toscos en su ejecución, pero son lo suficientemente claros para poder leerlos.

A la izquierda vemos la figura muy dañada de un faraón con una corona muy elaborada, se trata de la corona «Hemhem» o Corona de «Triple Atef» que representa el triumfo y el poder del Sol (RA) y también representa a la juventud, con un simbolismo que inviste de la fuerza del Sol y de la vitalidad de la juventud a su portador.

Está inscrita en el templo de la madre egipcia por excelencia, en el Templo de Isis en Philae, en el sur de Egipto y fue escrito en el 394 d.C. (época romana tardía) un 24 de agosto, primer día epagómeno y cumpleaños del Dios Osiris.

ultima-inscripcion-jeroglifica1Desde el muro occidental del santuario, entre las ventanas que se abren entre sus columnatas podemos ver la «Isla de Bigaeh», en las antiguas tradiciones egipcias se le llama «La isla del tiempo de Ra» y ellas nos explican que en este lugar se hallaba una de las tumbas de Osiris más veneradas por los egipcios, se trataba del «Abatón» o del «Montículo puro», en el que se encontraba enterrada una de las 42 partes del cuerpo del dios Osiris, desmembrado por su hermano Seth.

Sin duda se trata de un lugar mágico e imborrable de la memoria para aquellos que hemos tenido el priviliegio de pisar sus piedras, la isla de la «Señora de la Vida» o como la llamaban los antiguos peregrinos, «la perla del Nilo»…

El pastor que quiso ser famoso

He posado mis ojos sobre la muralla de la dulce Babilonia, que es una calzada para carruajes, y la estatua de Zeus de los alfeos, y los jardines colgantes, y el Coloso del Sol, y la enorme obra de las altas Pirámides, y la vasta tumba de Mausolo; pero cuando vi la casa de Artemisa, allí encaramada en las nubes, esos otros mármoles perdieron su brillo, y dije: aparte de desde el Olimpo, el Sol nunca pareció jamás tan grande.
Antípatro de Sidón Antología griega (IX.58)

Erostrato de EfesoLa noche del 21 de julio del año 365 a.C, cuentan que en la lejana Macedonia y la misma que nació Alejandro Magno, ardía hasta los cimientos una de las 7 maravillas del mundo antiguo, el Templo de Artemisa, 120 años de construcción fueron víctima de la locura de un pastor en una sola noche.

Este pastor se llamaba Eróstrato y nació en Efeso (Turquía), de padre desconocido y madre violenta y maltratadora, cuentan que al nacer mostraba una media luna, un pequeño signo debajo de un pezón que lo convertía en «Hijo del fuego» por lo que las asistentes al nacimiento, rápidamente asociaron esta marca a un vaticinio, el niño había sido consagrado de forma natural a la Diosa Artemisa.

Efeso se había convertido a causa del saqueo persa de Mileto en una gran ciudad, mantenía activos dos puertos fluviales gracias al río Caistro, las mercancías llegaban desde Grecia, Egipto, Persia… los comerciantes vendían y compraban oro y plata, telas de lino y fina seda, especies, ajuares domésticos y abastos de todo tipo llenaban los mercados de una ciudad en prosperidad.

The Golden Age: The Temple of MisfortuneAquel niño creció con la esperanza de que algún día sería uno de los «elegidos» de Artemisa, todo su empeño se dedicaba a intentar convertirse en sacerdote y observaba con asiduidad las procesiones de la Diosa que salían desde las orillas del Caistro.  Cuentan que Eróstrato era virgen y que esperaba poder ofrendar su virginidad a la Diosa. Sus ganas de fama le convencieron que era alguien especial y superior al resto de mortales. En primer lugar intentó unirse a varios grupos de filósofos entre ellos los discípulos de Heráclito esperando que le revelaran algún secreto oculto del templo pero nunca logró su objetivo, su falta de aptitud, su egocentrismo y la malograda inquietud de «ser alguien» junto a su bastardía le impidieron cumplir el ideal perseguido, conocer los secretos de los iniciados, ya nunca podría levantar el velo que cubría el rostro de la Diosa…

En su propio satrapismo se desterró él mismo a ladera del Koressos, una vida de ermitaño en unas antiguas cuevas desde las cuales podía observar el Templo y el conocimiento que no había podido alcanzar. Pasaba el tiempo mientras la envidia y la desidia crecían en él, aquello que tanto había amado se había convertido en una estrella tan inalcanzable que pasó al rencor más profundo, ahora solo quería destruirlo…

La noche del 21 de junio del año 365 a.C llevó a cabo el plan que tanto anhelaba, se deslizó por la ribera del Caistro en un sigiloso y escurridizo zigzagueo de serpiente tal y como había hecho otras tantas veces , pero como nos cuenta Plutarco(1)Según Plutarco:«Nació, pues, Alejandro en el mes Hecatombeón, al que llamaban los Macedonios Loo, en el día sexto, el mismo en que se abrasó el ...continuar , aquella noche la diosa Artemisa estuvo más atenta al nacimiento de Alejandro que a su propia guardia quienes dormían al cobijo de las inmensas lámparas de fuego que la iluminaban la entrada. Prendió su antorcha con aquel fuego sagrado y entró sin permiso en la Naos. La inmensidad le sobrecogió, por un instante el aroma del incienso le hizo recordar aquella vida de sacerdocio que tanto había soñado…

Artemisa EfesoSe acercó a la cella, la cámara que contenía tras su cortina, una impenetrable tela de color púrpura de ribetes de oro y que velaba el rostro de la Diosa a los profanos. En un gesto rápido la apartó dejando entrever a la luz de la antorcha el hermoso cuerpo sagrado de la Diosa, esculpido en el mármol más blanco que sus ojos habían visto jamás y con su enorme panal de abejas que salía de su pecho. Aquella imagen le sobrecogió, por un instante dudó del acto que iba a cometer en breves instantes, la belleza de la Diosa que se levantaba ante él superaba todas sus expectativas, se inclinó para besarle los dedos de los pies. Acto seguido regocijó sus ojos en el montón de piedras preciosas, esmeraldas, zafiros y rubíes que brillaban a la luz de la funesta lumbre que sujetaba. Su mirada se precipitó sobre el manuscrito de Heráclito, aquel que había sido consagrado el primer día de la construcción del Templo, lo agarró con sus manos y violando las leyes leyó y conoció los secretos de los iniciados…

Agarró con su mano el preciado velo y rodeando el pronaos fue prendiendo fuego al cortinaje que no tardó en arder debido a la cantidad de aceites aromáticos que llevaba impregnados, el fuego alcanzó rápidamente los artesonados de ébano, ya todo estaba perdido. El fuego se enroscaba en los capiteles de las columnas de mármol abrasando la noble madera que contenía las enormes placas de oro consagradas en otro tiempo, las tejas empezaban a resquebrajarse y a caer desde lo alto hacia el interior del templo y en medio de esta grotesca escena, Eróstrato alzaba las manos y gritaba a los cuatro vientos:

Miguel Almagro Eróstrato
Dibujo de Miguel Almagro© Síguelo en facebook

– ¡Fuego! ¡Fuego!!, ¡Eróstrato!, ¡Eróstrato!

Los guardias le prendieron y tuvieron que amordazarle para que dejará de gritar su nombre. Fue encerrado en una celda y torturado  a ordenes de Artajerjes esperando que confesara el motivo pero el pastor que quería ser famoso no hacía otra cosa que gritar su nombre, fue ejecutado aquella misma noche.

Las 12 ciudades jónicas prohibieron a partir de aquella noche  y bajo pena de muerte llamar a cualquier niño bajo el nombre de «Eróstrato», se le aplicó la DAMNATIO MEMORIAE (Condena de la memoria), su nombre fue repudiado pero la historia nos recuerda que aunque alcanzó el objetivo pretendido, lograr ser inmortal, a pesar de que esto le supusiera destruir aquello que tanto había amado y que estaba considerada una de las siete maravillas del mundo antiguo, la musa Clio nos enseñá una vez más lo tremendamente nefastos que son la envidia, el rencor y el odio en el corazón de un ser humano.

Este hecho novelado está basado en el texto de Marcel Schwob «Eróstrato, el incendiario» y en la actualidad conocemos la historia a través de Estrabón o Plutarco entre otros.

El síndrome de Eróstrato

En la actualidad se conoce como «síndrome o complejo de Eróstrato» a un trastorno psicológico que consiste en «querer ser famoso a toda costa», no importa que sea para bien o para mal. En el libro «El Quijote» encontramos esta conversación donde Sancho dice lo siguiente:

– Pero digan lo que quisieren, que desnudo nací, desnudo me hallo: ni pierdo ni gano; aunque por verme puesto en libros y andar por ese mundo de mano en mano, no se me da un higo que digan de mí todo lo que quisieren.

A lo que Don Quijote le responde:

– Eso me parece, Sancho –dijo don Quijote-, a lo que sucedió a un famoso poeta destos tiempos, el cual, habiendo hecho una maliciosa sátira contra todas las damas cortesanas, no puso ni nombró en ella a una dama que se podía dudar si lo era o no; la cual, viendo que no estaba en la lista de las demás, se quejó al poeta, diciéndole que qué había visto en ella para no ponerla en el número de las otras, y que alargase la sátira, y la pusiese en el ensanche; si no, que mirase para lo que había nacido. Hízolo así el poeta, y púsola cual no digan dueñas, y ella quedó satisfecha, por verse con fama, aunque infame. También viene con esto lo que cuentan de aquel pastor que puso fuego y abrasó el templo famoso de Diana, contado por una de las siete maravillas del mundo, sólo porque quedase vivo su nombre en los siglos venideros; y, aunque se mandó que nadie le nombrase, ni hiciese por palabra o por escrito mención de su nombre, porque no consiguiese el fin de su deseo, todavía se supo que se llamaba Eróstrato.

No es extraño ver en nuestra época personajes cuya ansia de fama no le impide hacer el ridiculo delante de millones de espectadores, decir lo que sea con tal de tener una exclusiva y su minuto de fama.

Notas y Referencias:   [ + ]

1. Según Plutarco:«Nació, pues, Alejandro en el mes Hecatombeón, al que llamaban los Macedonios Loo, en el día sexto, el mismo en que se abrasó el templo de Ártemis de Éfeso, lo que dio ocasión a Hegesias el Magnesio para usar de un chiste que hubiera podido por su frialdad apagar aquel incendio: porque dijo que no era extraño haberse quemado el templo estando Ártemis ocupada en asistir el nacimiento de Alejandro. Todos cuantos magos se hallaron a la sazón en Éfeso, teniendo el Suceso del templo por indicio de otro mal, corrían lastimándose los rostros y diciendo a voces que aquel día había producido otra gran desventura para el Asia. Acababa Filipo de tomar a Potidea, cuando a un tiempo recibió tres noticias: que había vencido a los Ilirios en una gran batalla por medio de Parmenión, que en los Juegos Olímpicos había vencido con caballo de montar, y que había nacido Alejandro. Estaba regocijado con ellas, como era natural, y los adivinos acrecentaron todavía más su alegría manifestándole que aquel niño nacido entre tres victorias sería invencible.» Vidas paralelas, Vida de Alejandro – Tomo IV, capítulo III

El teatro en la antigua Grecia era prácticamente gratis

Teatro del complejo religioso de Delfos.
Teatro del complejo religioso de Delfos.

El teatro en la antigua Grecia era prácticamente gratis porque estaba subvencionado. El teatro popular nació en Grecia como un carnaval, dedicado Dionisos, el dios del vino y del desenfreno, y evolucionó desde un origen religioso, el de las iniciaciones mistico-teatrales de los sacerdotes llamadas «misterios» hasta convertirse en una representación en la que los actores conmovían o hacían reír al público.

Fue un mes de marzo, era en esa época del año cuando se celebraban las fiestas en honor de Dionisos. El dios del vino y la embriaguez hacía aflorar en los atenienses un sentimiento de frenesí y desinhibición perturbadora durante días -en los que se bebía y danzaba sin freno -, en una especie de éxtasis colectivo. Era la época de humanizar a los dioses y mofarse de sus bajas pasiones. El momento de enmascararse y de ritualizar escenas de cara al público, de repartirse diálogos y personajes.

Se atribuye a Pericles, en el siglo V a. C., la construcción del primer teatro de piedra, del primer teatro cubierto (Odeón) que aprovechaba la orografía de la colina de suave inclinación. Se optó por el espacio situado justo al norte del templo de Dionisos, donde la vertiente meridional de la acrópolis formaba un auditorio natural.

Las partes principales del teatro eran la escena, reservada a los actores; la orquesta, destinado al coro -comentaba las situaciones y daba réplica a los intérpretes -, y el auditorio o platea donde se sentaba el público. La parte delantera de la cena, el proscenio, constaba de una superficie móvil pintada que reproducía el lugar de la acción. El giro de unos grandes prismas situados a ambos lados del escenario permitía el cambio de decorado con el consiguiente salto de espacio y tiempo.

En un pequeño balcón adosado al escenario aparecían los dioses del Olimpo, y una grúa llamada “deux ex machina” les hacía bajar acciones subir de nuevo, como si las debilidades estuvieran saltando el cielo la tierra y viceversa. Este trasiego era muy aplaudido por la concurrencia. Convertir a los inmortales el motivo de guasa era una de las grandes diversiones de los griegos. En el centro del coro se hallaba en el altar de Dionisos, piedra angular de que se tributan todas las actuaciones. El narrador, que iba haciendo una breve presentación de las distintas escenas, se situaba en una tarima para que rompiese bien el público.

Los camerinos de los actores los almacenes para el vestuario eran aplicados en alas cerradas y allí se guardaban, además, los accesorios, el decorado, y el atrezzo.

La gradería, llamada “koilon”, albergaba localidades de piedra y contaba con pasillos escalonados que evitaba que el público resbalada.

La audiencia comía y bebía allí mismo mientras se representaba la obra, lo que da una idea aproximada del espíritu de diversión y fiesta que suponía acudir al teatro. Se cuenta que cuanto mayor era la desaprobación del público hacia lo escenificado, con más glotonería y gula daban cuenta de los dulces vinos, en un gesto de gastronómico abucheo.

Pero eso era el pueblo llano. La elite -magistrados, altos funcionarios y sacerdotes -ocupaban unos asientos privilegiados que circundaban el coro. El teatro fue muy popular en Atenas, entre otras razones, porque estuvo subvencionado, de suerte que la prácticamente gratis y las funciones tenían siempre garantizada la afluencia masiva de público.

Los actores aparecían en escena ataviados con una túnica y un manto a la espalda. Los jóvenes se disfrazaban de seres fabulosos -sátiros -que acompañaban a Dionisos y que con actitud provocadora mostraban un taparrabo peludo con un falo y una cola, además de una máscara vagabunda de orejas picudas. El flautista que acompañaba al coro lucía los ropajes más lujosos. En la comedia se empleaban disfraces grotescos de maya, con barrigas, posaderas y falo descomunales, lo que provocaba la hilaridad del público. Los actores calzaban “coturnos”, es decir unos borceguíes con alzas de corcho que se aumentan o disminuyen en centímetros dependiendo de la importancia del personaje.

Uno de los elementos que mejor definen el legado teatral de la Grecia clásica son las máscaras. Hechas de tiras de lino encoladas, se presentaban con un rictus de boca entreabierta que se ajustaba a las facciones del actor. Las máscaras constituyan, además, una magnífica caja de resonancia, para que la voz del actor se proyectara llegar a audible a las filas más alejadas de la cena.

Las propias gradas estaban situadas de tal manera que servían de eco y cuanto se decía en el escenario, recogían y amplificaban del sonido. Cualquier ruido por insignificante que fuera se escuchaba con nitidez en el patio de butacas, gracias a la excelente acústica de los teatros.

Leónidas y los 300 espartanos

Atrincherados en el paso de las Termópilas, mantuvieron en jaque al poderoso ejército del rey persa Jerjes durante dos días.leonidas

Cuando, en el 480 a. C., Atenas estaba a punto de caer en manos de Jerjes, Leónidas y sus 300 espartanos perecieron al tratar de frenar a los persas en el paso de las Termópilas.

Al salir el sol, el rey Jerjes hizo sus libaciones y, dejando pasar algún tiempo a la hora que suele la plaza estar llena de gente, ordenó lanzar el ataque contra los helenos en el paso de las Termópilas. Epialtes, un desertor de los griegos, le indicó al rey persa un atajo por el que podría sorprender a los helenos por la retaguardia. Los persas tomaron esa senda y se encontraron con los espartanos, al frente de su rey, Leónidas. El choque fue brutal y la defensa de los espartanos desesperada. Los helenos eran conscientes de que, tal como estaban las cosas, y situados en una mala posición, iban a morir a manos de los persas, pero hacían el último esfuerzo de su brazo contra los bárbaros, despreciando la vida y peleando desesperados.

En el calor de choque, rotas las lanzas de la mayor parte de los combatientes, los espartanos van con la espada desnuda haciendo carnicería entre los persas. En esta refriega caen Leónidas, peleando como varón esforzado, y con él juntamente muchos famosos espartanos, y muchos que no eran tan celebrados, cuyos nombres como valientes campeones procuraré informarme, y asimismo del nombre particular de todos los 300.

(…) Perseveró el furor de la acción hasta el punto de que se acercaron los persas, que venían con el desertor Epialtes. Los pocos espartanos y los combatientes helenos que quedaron con vida retrocedieron, entonces, al paso estrecho el camino; llegaron a un cerro, y juntos allí, todos menos los tebanos, sentáronse apiñados.

Peleando allí con la espada los que todavía la conservaban, y todos con las manos y a bocados defendiéndose de los enemigos, fueron sepultados bajo los dardos de los bárbaros, de quienes unos acometían de frente echando por tierra el parapeto de la muralla, y otros, dando la vuelta, les cerraban en derredor.

Siendo así que todos aquellos espartanos se portaron como héroes, exclama con todo que el más bravo de ellos fue el soldado Dienekes, de quien cuentan una anécdota admirable. Oyó decir un compañero que al disparar los persas sus arcos cubrían el sol con una espesa nube de saetas, tanta era su muchedumbre. A lo que Dienekes le replicó, en tono de burla: «tanto mejor, así lucharemos a la sombra».

Filípides cumple su misión pero paga con la vida

Fidípides cumple su misión pero para con la vida
Fidípides cumple su misión pero para con la vida

Maratón 490 a. C. – Atenas esperaba la noticia del desenlace de Maratón. Filípides, el «enlace» del ejército, vivió una auténtica odisea pronunciar cuanto antes la victoria.

Tras la batalla de maratón, el caudillo de los vencedores, Milcíades, sabedor de que Atenas esperaba angustiada noticias de combate, envió mensajero para anunciar la buena nueva. El elegido fue un tal Filípides.

Quizá no se llamaba así. Los historiadores Herodoto y Plutarco, atendiendo a rumores de aquí y allá, sugirieron que podía atender por Tersipo, Eucle o incluso Plutarco. También, según Luciano de Samosata, un erudito del siglo segundo de la era cristiana, podría llamarse Filípides. En cualquier caso, la historia acertado este nombre. Se trata de un imerodromo, esto es, un correo elegido y entrenado por el Estado para transmitir por vía oral o escrita mensajes concernientes a guerras y paces. Una especie oficial de enlace, un militar funcionario de carrera. Habían existido algunos muy famosos. Sobre todo uno, cuyo nombre también por controvertido no viene al caso, que, en el año 668 a. C. durante la 28º Olimpiada, cubrió corriendo 80 km hasta el estadio de Olimpia para anunciar la victoria de las tropas de Ilion(no confundir con Ilión, Troya)sobre las de Dimeon, en lo que constituyó una violación de la sagrada tregua olímpica.

Filípides, como es sabido, explica de fatiga después de exclamar con su último aliento ante el consejo de sabios: «¡alegraos, hemos vencido!». No se sabe con absoluta certeza la distancia que recorrió, pero por lo menos tuvo que cubrir los 38 km que separan la llanura de maratón del centro de Atenas. Aunque tampoco es inverosímil que hiciera un más kilómetros. Ayer sostienen que Filípides había recogido la distancia más larga, por el interior y no por la costa, para ser interceptado por las patrullas persas. No olvidemos que allí permanecían atracados sus labios, y sus tripulantes no sabían se habían ganado perdido. Filípides podía ir en busca de refuerzos.

Cero se dice que el Heraldo recorrió los 225 km en dos días porque, primero, fue enviado a Esparta para pedir ayuda y que, nada más llegar, Milcíades, victorioso, no requirió de nuevo para que abandonara esa misión ya innecesaria y volará hacia Atenas. El hecho es que Filípides expiró, entre otras razones porque, aparte del cansancio del combate previo de la ansiedad y el estrés por cumplir su cometido, había corrido cargado con todos sus armas y protecciones, un sobre paso decisivo del estallido de su corazón.

Dos preguntas surgen en el acto ante la proeza, un tanto suicida, de aquel soldado ateniense. Primera: ¿por qué no abandonó todo lo que le pesará? Segunda: ¿por qué no tomó un caballo? Si hubiera dejado lo uno y utilizado los otro casi seguro que no habría puesto en peligro su salud y había salvado la vida. Pero de acuerdo con la tradición, era legal y moralmente obligatorio que los enlaces corrieron hacia su destino completamente armados para no parecer «ripsaspidas» o soldados cobardes que abandonan sus armas ante el enemigo.

Además, la apariencia militar era indispensable para gozar de credibilidad ante los ciudadanos y las autoridades. Y, respecto a caballo, a los mensajeros atenienses les está prohibido utilizarlos para llamar la atención del enemigo.

 

Maratón: Milcíades vence a Darío.

Maratón 490 a. C. Milciades-marathon– La noticia por la que murió Fidípides era crucial para la historia de Grecia. Poco más de 10,000 atenienses habían plantado cara un ejército de 70,000 persas y habían ganado a pulso.

Primeros días de septiembre, un gran ejército persa, al mando de los generales Datis y Artafernes, desembarca en la bahía de maratón, a 32 km al nordeste de Atenas. Tiene un encargo muy concreto del rey Darío: debían conquistar la ciudad griega y volver con sus habitantes cargado de cadenas.

Los atenienses, viendo invadido su territorio, se dirigen a la llanura de maratón con el grueso de su ejército y ocupan posiciones seguras. Ninguna otra ciudad estado de la Hélade se une a ellos para conjurar a la amenaza asiática, con la sola excepción de Platea (Beocia). Ni siquiera la peligrosa Esparta responde la petición de ayuda de Atenas. Están verdaderamente solos ante el peligro. Ellos eran los únicos griegos que acabaron enfrentándose al invasor.

Aquel no era únicamente un choque entre dos ejércitos, sino también de dos mundos antagónicos. Los bárbaros -como calificaban los griegos a los persas -frente a la democracia, oriente frente occidente. El imperio persa era, entonces, la mayor potencia de Asia. Su creciente expansionismo amenazó a los intereses económicos y también la seguridad de los pueblos helenos. Grecia se encontraba en el centro una enorme tenaza: las tropas persas habían dominado el sur, a la conquista de Egipto; el Norte, tras la ocupación de Macedonia; y el este, al controlar la costa de Asia Menor y la ruta del Mar Negro. Habían ido cayendo distintas islas del Egeo y sólo faltaba que los persas atacaran Atenas. Su superioridad militar era manifiesta. Darío disponiendo de una flota poderosa y lo que podríamos llamar una infantería de marina para desembarcar y entrar inmediatamente en acción. Eran más numerosos que los atenienses (70,000 frente a sólo 10,000) y contaban con su terrible unidad de élite, los llamados inmortales. Los primeros días, ambos ejércitos se dedicaron a reconocer el terreno. En las filas atenienses, las opiniones de los 10 generales que compartían el mando (los hacían de forma rotatoria) se hallaban divididas entre quienes eran partidarios aguardar acontecimientos y quienes propugnaban la acción inmediata. Milcíades, el más influyente de estos últimos, presionó al polemarco, Calímaco, para que rompiese el desempate a favor de su propuesta de actuar cuanto antes. Lo consiguió con un argumento convincente: «queda en tus manos, Calímaco, condenar Atenas a la esclavitud o liberarla…». El jefe supremo votó entonces favor del ataque inmediato.

El día que correspondía a Milcíades el mando rotatorio de las tropas, ordenó que el ejército formará al alba en orden de batalla, procurando presentar un frente de longitud similar al del ejército persa (unos 1500 m). Esto tenía un serio inconveniente: el centro de las fuerzas atenienses quedaba debilitado, pero a cambio le daba la posibilidad de actuar con unos fortalecidos flancos. Es decir, que esa estrategia convertía al ejército heleno en lo más parecido a un cangrejo de pinzas largas y poderosas, el truco estaba en saber moverlas para tapar los persas. Los atenienses enfrentaban dificultades adicionales: la caballería persa, que podía desbaratar cualquier ataque griego; y el papel de los arqueros, cuya lluvia de flechas podía impedir el avance atenienses. Milcíades aprovechó momento en el que los jinetes de Darío aún no estaban presentes en la formación enemiga, para lanzar su ataque. Respecto al riesgo de la lluvia de flechas, Milcíades optó por una decisión casi suicida: ordenó sus infantes avanzarán a paso rápido contra los persas, para hacer a continuación una carga a la carrera, con lo cual reduciría el tiempo en el que la falange griega se exponía y servía de blanco a los arqueros persas.

Los infantes iniciaron el trote en dirección hacia las fuerzas enemigas. Los atenienses cubrieron en poco tiempo los 2 km y medio que les separaba de la muralla de soldados persas y el choque frontal fue especialmente violento. La debilidad de centro griego pronto se tradujo, tal y como previsto, en su desmoronamiento; los persas iniciaron la persecución de los helenos y, en ese momento, las alas griegas, mucho más compactas, consiguieron imponerse a los flancos de Darío iniciando una maniobra envolvente sobre ellos y obligando a sus integrantes a una alocada huida hasta sus naves. La estrategia de cangrejo había funcionado. Acto seguido, los atenienses fueron cerrando el cerco sobre el centro del ejército persa que, sorprendido en una posición desfavorable (es decir, por los flancos y la retaguardia), fue duramente castigado antes de darse a la fuga. Perseguidos por los griegos, los persas sucumbieron a miles en las marismas que bordeaban la llanura de Maratón. Especialmente angustioso fue el reembarque en sus naves. Los griegos se hicieron con siete de los barcos y dieron muerte numerosos persas que trataban de llegar al resto de la flota.

Aquélla fue la primera gran derrota persa, que los escritores griegos se encargaron de magnificar, y supuso el principio del fin de la hegemonía asiática sobre el mar Egeo.

Los Inmortales persas inventan la guerra psicológica

Inmortales-persas
los Inmortales persas

Fuerza de choque invulnerable, los Inmortales persas fueron el ariete con el que Persia dominó Asia Menor y Egipto, y puso en un aprieto a Atenas.

Tan decisiva como la destreza militar, era su aspecto imponente y su parafernalia, destinados a infundir pánico entre las filas enemigas.

El primer escollo que debieron sortear los griegos en Maratón fue psicológico. Cuenta Herodoto que el miedo en las filas helenas era tal, que el mero hecho de pronunciar la palabra “persa” hacía cundir el desánimo las tropas. No hay que olvidar que este pueblo, de origen ario, era visto por atenienses y espartanos como bárbaros, seres crueles y despiadados, guerreros invencibles, que dejaban un rastro de muerte y esclavitud a su paso. Aquel trauma no carecía de fundamento. Los propios persas se encargaron de infundir el miedo, en una suerte de gran guerra psicológica, mediante un cuerpo de élite prácticamente inexpugnable que respondía al inquietante nombre de “los Inmortales”.

Se trataba de una unidad militar ligada directamente al rey, y compuesta por 10.000 hombres, que por su preparación militar, su disciplina y su imponente parafernalia solía ir a la vanguardia de las tropas. Se llamaban “Inmortales” porque cuando uno de ellos que caía en combate a causaba baja por enfermedad era automáticamente sustituido por otro. De suerte que nunca eran ni más ni menos de 10.000.

En principio, era un cuerpo de infantería pero según diversas fuentes, también disponían de unidades de caballería. Herodoto llega hablar de lanceros y también de arqueros. En algunas épocas, se cree que pudo haber hasta diez regimientos de Inmortales. Blandían astas cortas, arcos grandes, saetas de caña y una correa colgaban afiliados puñales.

Pero lo decisivo, al margen de la variedad de las armas y de su diestro uso, era el número de combatientes. Ver aquella masa compacta de 10,000 hombres avanzando, con su bosque de lanza siervos, en dirección hacia las pequeñas polis griegas o los enclaves helenos de la costa de Asia Menor, resultaba verdaderamente impresionante.

Lo cierto es que se trataba de una fuerza de choque que permaneció invicta durante mucho tiempo. En Maratón mordieron por primera vez el polvo. Posteriormente, Alejandro Magno los derrotaría en la batalla de Gránico y su leyenda comenzó a apagarse.

Como siempre que se habla de guerra psicológica, tan importante como la bravura de los combatientes o sus armas, era su porte externo, destinado a amedrentar a sus enemigos. La indumentaria y el armamento de los Inmortales era vistoso y espectacular, acorde, con su categoría y su fama casi legendaria. Según Jenofonte, los 10,000 que siguieron a rey Ciro llevaban cascos, espinilleras y escudos de bronce ataviados junto a una vestimenta con túnicas de color carmesí. Herodoto cuenta que cubrían sus cabezas con unas tiaras de lana, y que ceñían sus cuerpos con unas túnicas de mangas irisadas que formaban un coselete de escamas de hierro “parecidas a las del pescado”.

Los Inmortales siempre eran precedidos por una comitiva de lujosas carrozas donde viajaban sus concubinas y una gran compañía de criados ataviados de vistosas levitas. Una cohorte de camellos portaba sus bastimentos, separados de las vituallas del ejército. Mientras los Inmortales cerraban el grueso del cuerpo militar, y las puntas de sus lanzas portaban granadas de oro en lugar de puntas de hierro, las armas de los restantes soldados, nunca inferiores a 9.000 hombres, las llevaban de plata.

Anaximandro inventa un reloj de sol basado en un modelo de Babilonia.

Anaximandro
Anaximandro

Mileto. 525 a. C. -Inspirándose en un ejemplar babilónico, Anaximandro inventó un reloj de sol compuesto por una varilla que proyectaba su sombra sobre una superficie plana. Los griegos además utilizan para medir el tiempo un reloj de agua (la clepsidra), ya conocido en Egipto que calculaba el paso de las horas según el trasvase de agua de una cisterna a otra. Discípulo de tales y sucesor suyo en la escuela de Mileto, Anaximandro realiza también un mapa de las tierras conocida y una esfera celeste.

Egipcios e Hititas se reparten el mundo

Soldados Egipcios
Soldados Egipcios

Egipto y Jatti, el país de los Hititas, se dividen el mundo entonces conocido en dos grandes áreas. Ambos imperio sellan un tratado de paz -que se reproduce parcialmente – según la cual la política de las ponencias se impone sobre cualquier consideración.

El tratado de Ramsés, amado de Amón, el gran rey del país de Egipto, el héroe, como Jatusil, el gran rey, el rey del país de Jatti, su hermano, con quien desea llevar a cabo una hermosa paz y una hermosa fraternidad para toda la eternidad, reza:

(…) Considerando la posición del gran rey, del rey del país Egipto y del gran rey, el rey del país de Jatti, desde la eternidad, los dioses no permitirán que surja enemistad entre ellos, en base al tratado por la eternidad. Ved, Ramsés, amado de Amón, el gran rey, el país de Egipto, debe crear una relación, que creo Shamash y Teshup, para el país Egipto con el país de Jatti a través de la relación que es por toda la eternidad. No debe haber enemistad entre ellos, por siempre jamás.

Ramsés, amado de Amón, el gran rey, el rey del país de Egipto, escribió el tratado sobre una placa de plata junto con Jatusil, el gran rey, el rey del país de Jatti, su hermano, para convertir a partir de este día una bella paz y bella fraternidad entre nosotros por toda la eternidad. Y él está hermanado conmigo y yo estoy hermanado con el yo estoy en paz con él para siempre. Ved, Ramsés, el amado de Amón, el rey, el rey del país de Egipto está en bella paz y bella fraternidad con Jatusil, el gran rey, el rey del país de Jatti. Ved, los hijos de Ramsés, el gran rey del país de Egipto, están en paz y hermanados con los hijos de Jatusil, el gran rey, el rey del país de Jatti, por siempre.

Y Ramsés, amado de Amón, el gran rey, el rey del país de Egipto, no debe invadir el país de Jatti por robar algo de allí, en toda la eternidad. Y Jatusil, el gran rey, el rey del país de Jatti, no deberá llevar a cabo una invasión el país de Egipto para robar algo, en toda la eternidad.

Renovación formal

Hititas
Hititas

Vez, el mandamiento de la eternidad, gritaron salvas y de su para el país de Egipto con el país de Jatti, de mantener la paz y la fraternidad para que no haya enemistad entre ellos. Y, Ramsés, el gran rey, el rey del país Egipto, fomento desde sería el bienestar. Vez, el país de Egipto y el país de Jatti están en paz hermanados por toda la eternidad.

Cuando el individuo marche hacia el país de Jatti y Jatusil, el gran rey del país de Jatti, me mande pedir: «vienen de ayuda contra el», Ramsés, el gran rey, el gran rey del país de Egipto, deben enviar sus guerreros y sus carros y ellos deberán batir a su enemigo y él deberá tomar venganza por el país de Jatti.

Cuando Jatusil, el gran rey, el rey del país de Jatti, el cual elige a sus propios siervos y éstos pequen contra el título envió su mensaje Ramsés, el gran rey, el rey del país Egipto, Ramsés debería enviar sus guerreros y carros y aniquilarán a todos los que estén contra ellos. Y cuando un enemigo marcha contra Egipto y Ramsés envío por ayuda Jatusil, Jatusil, el rey del país de Jatti, a la demanda de sus guerreros y sus carros y derribar a mi enemigo.

Y cuando Ramsés, el rey del país Egipto, se encoleriza contra sus propios siervos y éstos cometan pecados contra él, y entonces le envió un mensaje al respecto a Jatusil, hermano, Jatusil, el rey del país de Jatti, deberá mandar sus guerreros y sus carros y aniquilarán a todos ellos (…).

Al hijo de Jatusil le corresponderán reinado del país de Jatti en lugar de Jatusil, su padre, después de muchos años. Si los grandes del país deja que cometen pecado contra él, Ramsés, el rey del país Egipto, deberá mandar guerreros y carros para vengarse de ellos (…).

Estas palabras del tratado que gran señor de Jatti celebró con Ramsés, amado de Amón, el soberano Egipto, habrán describes en esta placa de plata. 1000 dioses masculinos y femeninos del país de Jatti, junto con 1000 dioses masculinos y femeninos del país Egipto son para mí testigos de estas palabras. (…).

Las deidades masculinas y femeninas; las montañas y los ríos del país Egipto; el cielo, la tierra, el océano, los vien por tos, las nubes.

Los fenicios monopolizan el comercio de la púrpura con las Islas Canarias.

Mercaderes fenicios comerciando
Mercaderes fenicios comerciando

Tiro. 1300 a. C. – La hegemonía comercial de los fenicios se reforzó con una posición privilegiada de negocio de la púrpura. Para su fabricación importaban colorante de las actuales Islas Canarias, donde esta tintura se obtenía de un molusco llamado múrice. Con la púrpura, muy apreciada, se tenían tejidos de lino o lana. Los mercaderes exportaban además objetos de vidrio y artículos metálicos.

La rueda del torno alfarero revoluciona la artesanía en Mesopotamia.

Toro sobre ruedas y carro entoldado.
Toro sobre ruedas y carro entoldado.

Mesopotamia. 3500 a. C. – El descubrimiento de la rueda revolucionó profundamente los métodos de trabajo y el arte de la guerra. La primera esfera de la que se tiene noticia es el torno de alfarería, inventado por los artesanos mesopotámicos sobre el 3500 a. C.

De 300 años después datan las primeras pruebas aplicadas a los transportes. La más primitiva, utilizada por los carros, era de dos o tres radios y estaba unida al eje con cuñas. En el arado, la rueda se concibió como un instrumento que facilita la labor de la tierra, al aprovecharse la fuerza de los bueyes.

Los obreros de Deir el Medina secundan la primera huelga de la historia

Obreros egipcios
Obreros egipcios

Deir el Medina. 1156 a. C. – El faraón Ramsés tercero tuvo que enfrentarse a un grave conflicto laboral. Los obreros del poblado de Deir el Medina, que trabajaban en la que iba a ser su tumba funeraria en el Valle de los Reyes, se declararon en huelga para demandar el pago de dos mensualidades atrasadas.

Es la primera huelga de la historia de la que se tiene noticia. El caso de los salarios y las durísimas condiciones de trabajo provocaron el plante de los trabajadores al grito de «¡tenemos hambre!». Los constructores de los hipogeos reales cobraban en especies, que constituyen su sustento diario. Un obrero sin cualificación recibía unos 3.15 kilos de trigo y 1.18 de cebada al día además de 8.4 kilos de pescado cada 10 días. Con frecuencia, pero a intervalos regulares, se les asignaba carne, aceite, sal, miel, hortalizas, vino, leña, perfumes, calzado y vestido. Los obreros desde el Medina obtuvieron las reivindicaciones que solicitaron.

Shaduf, Los agricultores egipcios inventan la máquina más antigua para regar.

El Shaduf egipcio permitía regar grandes extensiones de terreno
El Shaduf egipcio permitía regar grandes extensiones de terreno

Valle del Nilo. 1250 a. C. – Los agricultores egipcios encontraron una solución para transportar el agua desde el Nilo hasta los campos de cultivo. El invento del “Shaduf” les liberó de tener que transportar colgadas de los hombros las vasijas que llenaban en el río y de acudir a él cada vez que necesitaban agua. El ingenio consiste en un palo clavado en la tierra sobre que se apoyaba otro horizontal y en cuyo extremo colgaba una vasija que desde larga distancia podía introducirse en el Nilo. Ayudado de un contrapeso, un solo hombre podía extraer hasta 2700 l de agua al día.

Amenemhet III concluye las obras que permiten regular el caudal del Nilo.

Estatua de Amenemhet III con forma de esfinge.
Estatua de Amenemhet III con forma de esfinge.

Tebas 1895 a.C.- Amenemhet III fue uno de los monarcas que más impulsó el desarrollo agrícola de Egipto. Durante su mandato finalizan las obras que permitieron aprovechar el agua que en la época de las crecidas del Nilo se embalsaba en el lago Moeris. Desde entonces, el tiempo de sequía, los excedentes del lago se incorporan al río para mantener un nivel que permitirá el riego de los cultivos. Conocido como Hapi, los egipcios adoraron el Nilo como un genio benefactor enviado por los dioses. La agricultura, la ganadería, la pesca y la caza dependían del limo que durante su crecida, después de la lluvia de comienzo del verano, se depositaba sobre las tierras.

Horemheb, el Faraón nacido entre estiércol

Horemheb detalle de la tumba de Horemheb, Sakara Egipto, dinastía XXI.
Horemheb detalle de la tumba de Horemheb, Sakara Egipto, dinastía XXI.

Tebas 1348 a.C.- Horemheb, se convierte en faraón de la XVIII Dinastía. Aunque de clase social humilde – nació con estiércol entre los dedos – fue el último rey de la XVIII Dinastía egipcia, con la que restableció el orden y la prosperidad el país. Primer ministro de Tutankamón, antes de subir al trono (tras casarse con una princesa de sangre real, probablemente una hija de su predecesor, Ay) Horemheb, destacó como comandante general del ejército que permanentemente estaba desplegado en el norte del país y con el que reconquistó los territorios perdidos en el Imperio de Akhenaton. Como Tutankamón, Horemheb apoyó el tradicional culto a Amón y destruyó todo los símbolos dedicados al dios Atón. No concibió ningún descendiente y adoptó como visir al jefe de una familia aristocrática del Delta, Ramsés I, que más tarde fundaría la XIX Dinastía.

La población del país del Nilo alcanza los 5 millones

La población del país del Nilo alcanza los 5 millones
La población del país del Nilo alcanza los 5 millones

Memphis 2300 a.C.-  La población de Egipto alcanzó, por entonces, la cifra de 5 millones de habitantes. Esto le convirtió en el país más poblado de la cuenca del Mediterráneo y de todo Oriente Próximo. Del mundo conocido, sólo la India y la China le superaban en número de pobladores.  La mayor parte de estos, se concentraba lo largo del curso del río Nilo y su desembocadura en el Mar. Los egipcios Vivian en unos 20.000 agrupamientos diferentes, entre ciudades aldeas. Tebas era la ciudad más importante del Valle Alto del Nilo y Memfis, sede central de la monarquía faraónica, era la más poblada de la Bajo Egipto y de todo el país. Al sur, Egipto limitaba con Nubia (el actual Sudán), al este con el desierto libio (poblado por las tribus nómadas) y al oeste con la península del Sinaí.

El Libro de los muertos, guía para los viajes al más allá

Detalle del libro de los muertos de Nedjmet. 1275 a.C
Detalle de «El libro de los muertos» de Nedjmet. 1275 a.C

Memphis 1700 a.C.  Se ha publicado «El Libro de los muertos», textos rituales escritos sobre papiros que se depositan en las tumbas junto a las momias. Se trataba de guías espirituales que escribían los familiares del difunto a estancias de los sacerdotes para instruir el alma en su viaje en otra vida. En realidad, eran conjuros que se lanzaban sobre los muertos con la finalidad de preservar los peligros sobrenaturales. Corresponde esta costumbre, extendida especialmente en las capas más altas de la población, a la cultura funeraria de los egipcios, donde el mundo podía alcanzar la inmortalidad.

Los médicos egipcios intentan soldar las fracturas de los huesos

Médicos egipcios
Medicina egipcia

Desde la III Dinastía (2683-2613 a.C), los médicos egipcios aplicaron a los huesos fracturados tablillas de madera vendadas con lino para que éstos soldaran con más facilidad. Más tarde el papiro Hearst (escrito entre las Dinastías XVII y XVIII) describió otra técnica para tratamiento de las fracturas: tras ajustar el hueso roto, se aplicaba un vendaje rígido preparado con ingredientes como la harina y la miel que una vez seco funcionaba como las actuales escayolas.

Pepi II establece el récord de duración de un reinado, al morir a los 94 años

Pepy IIMemphis 2175 a.C.– Pepi II fue el faraón que más tiempo reino la historia del Antiguo Egipto, 94 años, en un país donde la esperanza media de vida era de 50.

Sucesor de su hermano Merenra e hijo de Pepi I, Pepi II había accedido al trono con 6 años, aunque en principio su madre ejerciera de regente. Al final de su mandato incapaces sus sucesores de asegurar el poder de los faraones, el Imperio Antiguo se descompuso causa de las grandes ambiciones de los nomarcas (gobernantes de los gnomos o provincias administrativas) y del fortalecimiento de los estados vecinos.

Egipto se divide en dos partes: el Norte gobernado por las dinastías IX y X, con la capital en Heracleópolis y el sur (Dinastía XI con la capital en Tebas).  Es el conocido como Primer Periodo Intermedio.

Encontramos en un papiro egipcio llamado Las admoniciones del sabio, donde se relata un país caótico donde se reclama ese orden perdido (Maat); este relato se situa durante los años de su reinado, aunque podría ser un texto egipcio del primer periodo intermedio.

La larga vida de la que gozó Pepy II es una evidencia del nivel de vida logrado en Egipto. Se ha calculado que la vida media de los egipcios rondaría los 50, cuando en otras partes del mundo raramente sobrepasaban la treintena en ese mismo milenio; esto se fundamenta en dataciones efectuadas de restos exhumados.

El concepto egipcio de Maat

Maat
Estela familiar de Ankhpahered, primer sacerdote de Bubastis.
Estela familiar de Ankhpahered, primer sacerdote de Bubastis.

945-715 a.C. Bubastis, «Fui un hombre justo de corazón, que no sucumbió a la parcialidad. Alguien cuya existencia fue ponderada, y cuyas palabras fueron comprensibles, un hombre silencioso (sabio) que avanzó por el camino de la rectitud (Ma’at) y que estuvo exento de injusticia. Si hacéis el bien, se hará el bien para vosotros. Provechoso y feliz será para vosotros el porvenir en proporción al bien que hayáis realizado.» (Estatua de Ankh-Pa-Hered)

El concepto de Maat, es un concepto metafísico, es la encarnación de la Justicia Arquetípica, lo bueno y lo justo por naturaleza, representa el orden que surge del caos, la Armonía que rige el Orden del Universo, y a la vez rige la Armonía Social, el equilibrio de las personas, la ética de las personas.

El Maat esta presente tanto en el Universo como en las personas, de ahí que el Faraón ofrenda Maat a los Dioses, él es el encargado de mantener el Maat en el Estado y todo lo que implica, si en el País no existía Ma’at era por culpa del Faraón. A la misma vez el Faraón está obligado ante Ma’at, no está por encima de él, si no integrado en él.

Como dice Henry Frankfort:

«Se trata de un concepto que pertenece tanto a la cosmología como a la ética. Es la justicia en tanto que orden divino de la sociedad, pero también el Orden Divino de la Naturaleza, establecido en tiempos de la creación.»

La representación de Maat era la de una mujer coronada con una pluma en la cabeza, que representa su nombre en jeroglífico.

La teología la hace hija del Sol, Ra, al que nada escapa y además es padre del Faraón.

Es el contrapeso en la balanza que pesa el corazón del difunto.

Egipto Antiguo y su historia

Esfinge sepultada bajo las arenas.
Esfinge sepultada bajo las arenas.

Ya en las tinieblas de la prehistoria, hace más de 10.000 años, empezó el hombre a aposentarse en el largo valle que el Nilo encinta. Alimentada por el río vivificante, la tierra prosperó y, en el cuarto milenio antes de Cristo, floreció espléndida con el primero de los faraones y vivió en esplendor durante 27 siglos de historia antigua.

Egipto era antiguo aun para los antiguos. Fue una gran nación mil años antes de que los minoicos de Creta construyeran su palacio de Cnosos y unos 900 años antes de que los israelitas siguieran a Moisés cuando los liberó de la esclavitud. Floreció cuando a orillas del Tíber vivían aún en chozas las tribus latinas. Los griegos y los romanos de hace 2000 años veían a Egipto como vemos nosotros las ruinas de Grecia y de Roma.

El gran historiador griego Herodoto recorrio el antiguo Egipto en el siglo V a. de C. y habló de «maravillas en número mayor que las de cualquier otra tierra, y obras grandes sobre toda ponderación». Otros escritores posteriores corroboraron su aserto. Al viajar por el Nilo, pasaron frente a los imponentes túmulos de las pirámides, por las avenidas de esfinges, bajo los esbeltos obeliscos. Se sintieron empequeñecidos ante las abrumadoras figuras de piedra y quedaron intrigados por los enigmáticos jeroglíficos que cubrían los muros de los templos de Egipto.

El hombre moderno conoce muchas civilizaciones vetustas y admirables, algunas de ellas con orígenes brumosos y triunfos que impresionan, pero ¿ qué tiene Egipto para ocupar un lugar aparte?

Por un lado, Egipto fue una de las primeras, entre las viejas tierras, que supo urdir los hilos de la civilización en una cultura en verdad impresionante. y es más: conservo inco1umes sus logros durante más de dos milenios y medio, esto es, en un lapso que tiene muy pocos paralelos en la épica de la humanidad.

La naturaleza favoreció a Egipto. Las primeras civilizaciones de Mesopotamia vivieron en una llanura abierta y tuvieron que gastar buena dosis de sus energías en defenderse unas de otras. Palestina, más a occidente, estaba desamparada en gran parte y era tentadora presa para los invasores. En Egipto la situación fue otra. La barrera de los desiertos bordeaba al Valle del Nilo y disuadía de cualquier in- tenci6n invasora; el pueblo vivía con relativa seguridad. Las tribus dispersas que compartían el río se mezclaban en las aldeas en vez de luchar unas conn otras; los poblados aprendieron a cooperar para regularizar el desbordamiento anual del río de forma j que todos pudieran cosechar con abundancia.

Cooperar significa organizarse. Y fue el don de la organización, quizá más que cualquier otro factor aisladamente considerado, lo que permitió a Egipto erigir un Estado dominante y duradero.

Los Inicios de Egipto

El primer movimiento importante en este sentido se produjo hacia el año 3100 a. de C. En esa época el pueblo egipcio, dividido hasta entonces en dos tierras, el Alto y el Bajo Egipto, se encontró sometido a un solo monarca: era la primera de 30 dinastías de faraones que vinieron después. Así se convirtió en la primera nación unificada del mundo y dio un paso decisivo para constituir una civilización estable. Con las dos primeras dinastías, que abarcaron unos 400 años, Egipto salió de la oscuridad prehistorica para entrar en la plena luz de la historia. A partir de entonces se suceden sus más grandes siglos.

Están divididos en tres épocas principales: el Imperio Antiguo, el Imperio Medio y el Imperio Nuevo, separados por dos períodos intermedios durante los cuales la suerte del país fue temporalmente adversa. Cada uno de los tres Imperios se caracterizó por realizaciones propias. El Imperio Antiguo de Egipto, que duró aproximadamente de 2700 a 2200 a. de C., fue el período de las grandes pirámides. Con el Imperio Medio, poco más o menos desde el año 2000 hasta el 1800 a. de C., Egipto disfrutó de una fuerza política cada vez mayor y de dilatados horizontes económicos. El Imperio Nuevo, que comenzó hacia 1600 a. de C., presenció el cenit del poderío político nacional y la adquisición de un imperio, sobre todo en Asia. Cuando termin6 el Nuevo Imperio, aproximadamente en 1100 a. de C., pasaron los días de Egipto como gran nación, aunque los faraones, entremezclados con conquistadores extranjeros, siguieron ocupando el trono hasta el siglo IV a. de C.

La unicidad de la civilización egipcia empezó a perfilarse ya durante los primeros faraones. Las estructuras política y social cristalizaron pronto en la forma que ivan a conservar pocas interrupciones, a partir de entonces. De hecho y de derecho la fuente capital de todo poder estaba en el gobernante. Agraciado con la doble función de rey y de dios, ocupaba la cumbre de la sociedad. Lo apoyaban los altos funcionarios en quienes delegaba su autoridad. Por debajo de éstos había una burocracia numerosa que descansaba en las anchas espaldas de los obreros y campesinos.

El despertar de Egipto llegó acompañado por la introducción de la escritura, indispensable elemento para que el gobierno centralizado tuviera éxito. Gracias a ella se pudo llevar estadísticas, promulgar órdenes y consignar la historia. Los autores de poemas, crónicas, ensayos y narraciones pudieron entonces confiar sus obras al papiro en vez de hacerlo a la memoria; así nació la literatura egipcia. Los métodos de cálculo vinieron a la par que la escritura. Se logró calcular los impuestos con precisión, levantar censos de las tierras, medir pesos y distancias y contar el tiempo. Podríamos decir que la ciencia médica se inició en Egipto. Aunque los conocimientos de los egipcios estaban teñidos a veces de magia, sus médicos y cirujanos lograron renombre internacional en la Antigüedad, y no sin razón.

Hipócrates de Cos, padre de la moderna medicina, reconoció en el siglo 1 V a. de C. su deuda con Egipto, y lo mismo hizo el famoso anatomista romano Galeno unos 700 años l después.

Como todo el poder emanaba de una sola fuente y cabeza, fue posible reunir la mano de obra necesaria para domeñar al Nilo. Con los primeros faraones se emprendieron grandes obras de riego; se construyó un ancho sistema de canales para llevar el agua a los campos; se embalsó el río con una serie ) de diques y se pusieron en cultivo miles de hectáreas.

Conforme iba ensanchándose la verde franja de las tierras cultivadas a lo largo del río, aumentaba también la riqueza material de aquella civilización.

En el año 2600 a. de C. se aventuraban regular- i- mente en el mar Rojo y en el Mediterráneo oriental a naves comerciales de Egipto cargadas de lentejas, tejidos, papiros y otros productos del país.

Los mercaderes penetraban al sur por tierra hasta muy al interior de Nubia. Florecieron ciudades a la orilla del Nilo y se enriquecieron con los tesoros de Africa y del antiguo Oriente: cobre, bronce, oro y plata, marfil y maderas preciosas, lapislázuli y turquesas, mirra y especias, pieles de animales exóticos y plumas de avestruz.

Con celeridad espectacular surgió una arquitectura digna de reyes y dioses. No había transcurrido un siglo después que el primer faraón del Imperio Antiguo ocupó el trono cuando los constructores egipcios pasaron de los ladrillos de adobe a las complicadas construcciones de piedra, y sus artesanos se cuentan entre los primeros que lograron dominar tan difícil técnica. La misma autoridad omnipotente que dispuso el trabajo de masas humanas para el riego, pudo reclutar brazos sin número para labrar y preparar enormes bloques de piedra, y transportarlos a lugares situados a la orilla del Nilo. En el breve lapso de 200 años, poco más o menos, los constructores de Egipto habían llegado a dominar el nuevo material hasta el punto de erigir las pirámides de Gizeh, maravillas del mundo antiguo, y los más gigantescos sepulcros reales de todos los tiempos.

En los siglos siguientes, desde el Delta, cerca del Mediterráneo, hasta la Baja Nubia, unos 1300 kilómetros al sur, los arquitectos egipcios flanquearon el río de monumentos pétreos que figuran entre los más impresionantes de cualquier época.

La pintura floreció en el Egipto y siguió los pasos de la arquitectura. Desde los tiempos prehistóricos los artesanos del Nilo habían desplegado un gran sentido de la belleza y la simetría, y lo aplicaron hasta los objetos más utilitarios: cuchillos de pedernal, vasijas de piedra o de cerámica, agujas y peines de hueso o de concha. Con la llegada de los faraones cuajó este afán estético en un arte maduro, característicamente egipcio por su concepción y su índole. Durante otros 3000 años Egipto produjo un arte gracioso y espiritual (que sirvió, entre otras cosas, para inspirar a los grandes escultores y pintores griegos nacidos muchos siglos despues).

Los escultores labraron imágenes colosales de impasibles dioses o gobernantes de piedra, y tallaron retratos de tamaño natural sobre la roca, la madera y el cobre. Los pintores añadieron vivaces pigmentos a las obras de los escultores, cubrieron los muros de los templos con majestuosas escenas oficiales y religiosas, decoraron lugares y tumbas con animados frescos. Los edificios notables de los antiguos egipcios relumbraban por su policromía.

Los viajeros de afuera que llegaron al Valle del Nilo mucho después de haber pasado su apogeo aquella civilización, consideraban a los egipcios como seres misteriosos e insondables. En las épocas posteriores, juzgando por las calladas tumbas y los monumentos gigantescos, dedujeron que debió ser un pueblo sombrío, oprimido, obsesionado por la idea de la muerte y condenado para siempre a arrastrar enormes piedras bajo el látigo cruel del capataz.

Hoy sabemos que esta imagen es totalmente falsa. Lejos de ser fúnebres y oprimidos, los egipcios eran gente sociable y alegre, y fueron de los más industriosos pueblos antiguos. Enamorados de la vida, concibieron la muerte tan sólo como venturosa continuación del vivir terrenal y la vida, en general, era amable en Egipto durante el reinado de los faraones. A veces la trastornaban las guerras, la intranquilidad política o el hambre, pero en tiempos normales transcurría serenamente. La suerte de los campesinos, aunque dura, no carecía de compensaciones. El agricultor egipcio conocía más seguridad y tenía menos preocupaciones que sus semejantes de tierras periódicamente devastadas por conquistadores extranjeros. Es verdad que vivía labrando los campos de otro, pero el suelo que cultivaba les daba a él y a su familia el frugal sustento de cada día, y el río era generoso al proveerlo de peces. Durante los meses en que el desbordamiento del Nilo impedía labrar los campos, quizá lo llamaran para trabajar en las canteras o en alguna de las obras del faraón. Pero por otra parte la época de la inundación era temporada de fiestas, y todo trabajo cesaba el tiempo suficiente para permitirle celebrar con otros las grandes solemnidades religiosas

El noble que controlaba la tierra labrada por los campesinos vivía con bastante lujo. Si era un funcionario de alta categoría, su casa – urbana o campestre- solía ser también de ladrillos de adobe, a la usanza de los egipcios en toda su arquitectura doméstica, desde las chozas hasta los palacios, pero estaría probablemente en un jardín natural y cercada por un alto muro. Su encalada blancura y su pórtico se reflejarían en un gran estanque lleno de peces y cubierto de hojas de loto.

Se recibía a los visitantes en un salón central en tomo al cual había salas públicas más pequeñas, cuartos de huéspedes y, por fin, las habitaciones privadas de la familia. Los cómodos muebles – sofás, mesas, sillas, camas, arcas y cortinajes de colores- son testimonio de la habilidad de los artesanos egipcios. Los que vivían en el palacio real disfrutaban de una vida de esplendor. Por los anchos patios, las salas decoradas y los corredores adornados con frisos de tejas de cerámica, fluía la incesante actividad de los negocios imperiales. Sacerdotes de cabeza rasurada, altos dignatarios y oficiales del ejército, todos iban y venían para tratar asuntos interiores, exteriores y religiosos. Llegaban los príncipes vasallos de Siria y Palestina, acompañados muchas veces por pintorescas comitivas. Sobre un estrado, en un majestuoso salón de columnas, se alzaba el trono que ocupaba el rey y dios, rodeado por su guardia personal y asistido por los cortesanos.

Allí recibía a los embajadores de las cortes de Babilonia, Creta, los hititas y otras naciones; y recibía también los ricos tributos que le llevaban los caudillos recién sometidos, que vestían ropas exóticas.

Apartadas del fausto de la corte quedaban las habitaciones privadas del faraón: el vestidor, el dormitorio y el cuarto de baño, y las viviendas anexas del harén real. El «Balcón de las Apariciones» estaba más allá. Desde aquel lugar, en las ocasiones festivas o solemnes, el monarca se mostraba a las muchedumbres reunidas en un patio que quedaba abajo, repartía sus dones y confería regalos y honores a los merecedores.

Aunque sumamente alejada en lo pasado, conocemos mejor la civilización del viejo Egipto que la de cualquier otra nación de la Antigüedad. El Antiguo Testamento abunda en referencias a Egipto. Además, la historia y la literatura escritas por los egipcios mismos se han conservado en la piedra de los monumentos y en los rollos de papiro.

El fundamental afán conservador de los antiguos egipcios ayudó también a salvaguardar los testimonios de su civilización. Aunque en sus últimos días estuvieron sometidos a gobernantes extraños y asaltados en todos sus flancos por influencias extranjeras, se aferraron tenazmente a las costumbres y creencias de su pasado. A eso se debe que muchos restos de su cultura han perdurado virtualmente intactos casi hasta los tiempos modernos, para regocijo de los historiadores del mundo occidental, que los pudieron observar directamente.

A los mismos egipcios se debe la conservación de muchos artefactos de su cultura por la peculiar actitud que tomaron ante la muerte. Puesto que consideraban el más allá como una prolongación de la vida, se preparaban con mucho cuidado para ese tránsito. Cualquiera que tuviese los medios, construía su propia tumba sin ahorrar esfuerzos ni gastos para abastecerla de las muchas cosas reputadas indispensables para la vida posterior. La geografía y el clima colaboraron en este proceso de conservación.

La mayor parte de las tierras que rodean al Nilo son desiertos, donde llueve poco o nada. Los restos del pasado, cubiertos por arena seca, duraron milenios sin sufrir alteración. Hasta los materiales más caducos telas delicadas, artículos de madera frágil, papiros- sobrevivieron relativamente indemnes. Como resultado de estos dos factores – religión y clima -, Egipto siguió siendo un almacén enorme y singular de antigüedades.

Sus artefactos llenan todos los períodos, desde la prehistoria hasta la era mundana y suntuosa de los faraones. Las escenas pintadas en las paredes de la tumbas a partir de los prime- res tiempos dinásticos describen fielmente los muchos detalles de la vida egipcia. La variedad de temas tratados va desde las más bajas tareas de los peones y criados, o desde los juegos inocentes de los niños, hasta la pompa y las ceremonias con que se rodeaba a dioses y reyes. En modelos pequeños de madera se reproducen casas, barcos, soldados con equipo de guerra, carniceros, panaderos y cerveceros en sus tiendas. Aunque los efectos descubiertos en las tumbas -vestidos, instrumentos musicales, muebles, adornos personales, herramientas y armas- eran para uso del muerto, todos ellos arrojan mucha luz sobre la manera de vivir.

No obstante, después de la ruina de la civilización egipcia pasaron muchos años sin que nadie viera lo que alumbraba esa luz. Durante la Edad Media y el Renacimiento las pocas antigüedades egipcias que llegaron a Europa se solían considerar como simples curiosidades incomprensibles.

Hasta el año 1798, cuando Napoleón se lanzó a la conquista de Egipto, no empezó a levantarse el velo. Acompañando a las tropas napoleónicas iba un grupito de sabios dispuesto a estudiar el Valle del Nilo y por obra suya empezó a tomar forma el cuadro de un pueblo vivaz y habilidoso. Cuando uno de los oficiales de Napoleón descubrió la piedra llamada de Rosetta – fragmento de una estela inscrita con caracteres jeroglíficos, demóticos y griegos -, se pudo contar por fin con la clave para recuperar el tesoro perdido de la historia egipcia. El texto bilingüe de la piedra de Rosetta permitió al filólogo Jean Francois Champollion (que había dedicado años al estudio de los idiomas antiguos) anunciar en 1822 que había quedado resuelto el enigma de los jeroglíficos: por primera vez se pudieron leer las pictografías.

Pero tan pronto como Egipto empezó a hablar por sí mismo, el relato de su historia quedó interrumpido repentina y temporalmente por la intervención de vándalos insensatos. Toda Europa ardía en deseos de adquirir antigüedades egipcias. La herencia de los faraones fue expoliada sin misericordia; los fragmentos de arquitectura, las estatuas, las momias, los papiros y los objetos de las tumbas fueron a parar, al mayoreo, a museos y colecciones privadas. Era un mercado regido por la demanda, y los métodos que usaban los cazadores de reliquias fueron rudos, muchas veces no mejores que el saqueo descarado. Un aventurero italiano convertido en arqueólogo, por ejemplo, se abrió camino hasta las tumbas con un ariete, e informó que «a cada paso que yo daba encontraba una momia». Lo que la arena seca había conservado durante milenios, pereció en segundos por la codicia y la premura humanas.

Las autoridades egipcias se convencieron por fin de que debían proteger la menguante herencia de sus antepasados. En 1858, a instancias del ex cónsul Fernando de Lesseps (el mismo francés que más tarde abrió el canal de Suez), nombraron primer conservador de los monumentos egipcios a un experimentado arqueólogo francés, Auguste Mariette. Con el pleno control de las antigüedades en sus manos y con el apoyo del gobierno, Mariette logró poner fin al saqueo de tumbas y templos, y gracias a él se echaron los cimientos del actual Museo de El Cairo, que alberga tantos tesoros del pasado y sin embargo, incluso Mariette y su sucesor francés Gaston Maspero fueron, si los juzgamos con el criterio moderno, inexplicablemente descuidados al excavar los lugares de importancia arqueológica. Hasta William Matthew Flinders Petrie, egiptólogo inglés relativamente desconocido y autodidacto en gran parte, que llegó en 1880 a Egipto, no se empezaron las excavaciones cuidadosa y ordenadamente.

Para Petrie, la arqueología no era simplemente cavar en busca de tesoros, sino medio para reconstruir la vida de un pueblo, tanto del humilde como del opulento, que había enterrado a sus reyes con tal esplendor. Petrie cambió el ariete por el pincel de pelo de camello y el libro de anotaciones. Howard Carter, inglés también y ex alumno de Petrie, descubridor de la tumba de Tutankhamón y su agradable tesoro en 1922, aprendió tan bien la lección de Petrie que tardó ocho años en sacar e inventariar los cientos de ricos objetos apilados en las cuatro cámaras menores de la tumba.

Desde la época de Petrie, gracias a la labor minuciosa de los eruditos y arqueólogos de Francia, Inglaterra, Alemania, los Estados Unidos y otras naciones, se ha revelado gran parte del misterio del Egipto antiguo. Su pueblo y su cultura aparecen ahora como lo que son: como una de las grandes civilizaciones que ha conocido el mundo.