¿Descifrado el manuscrito Voynich?

¿Se ha resuelto el misterio del manuscrito Voynich de 600 años de antigüedad? Un experto afirma que es un manual de salud escrito para una ‘dama de bien hacer’ para ayudarle a tratar problemas ginecológicos.

Voynich
Ahora un académico británico afirma que el misterioso documento medieval identifica los remedios herbales y es sólo un manual de salud para una mujer rica que busca tratar condiciones ginecológicas

– El manuscrito Voynich fue descubierto en un monasterio italiano en 1912.
– Los criptógrafos han estado tratando de descifrar el texto durante décadas.
– Está lleno de ilustraciones de plantas exóticas, estrellas y misteriosas figuras humanas.
– Las ligaduras latinas describen los remedios y la información médica.
– Él cree que cada carácter representa una palabra abreviada, y no una letra.
– Las mismas «palabras dominantes» aparecieron en documentos médicos y el Voynich.

Voynich
La mezcla intrigante del libro de la escritura elegante y los dibujos de plantas extrañas y de mujeres desnudas tiene algo de creer que sostiene poderes mágicos

Durante más de un siglo, los investigadores han estado tratando de descifrar textos antiguos encontrados en el manuscrito Voynich. El documento de 600 años de antigüedad se describe como «el texto medieval más misterioso del mundo».Está lleno de ilustraciones de plantas exóticas, estrellas y misteriosas figuras humanas, así como muchas páginas escritas en un texto desconocido. Ahora, un académico británico afirma que el documento es, de hecho, un manual de salud para una señora «acomodada» que busca tratar las condiciones ginecológicas.

Nicholas Gibbs, que es un experto en los manuscritos médicos medievales, dijo que llegó a la conclusión después de descubrir que el texto está escrito en ligaduras latinas que describen los remedios de la información médica estándar.

Las ligaduras latinas fueron «desarrolladas como atajos escriptoriales» y se han utilizado desde tiempos griegos y romanos.

Por ejemplo, el signo común (&) se desarrolla a partir de una ligadura cuando se combinan las letras latinas e y t (deletreado ‘et’ que significa ‘y’).

Voynich
El manuscrito, que se celebra actualmente en la Universidad de Yale, pasó por varios propietarios antes de que terminara en manos de un librero de Londres llamado Wilfrid Voynich en 1912

El Sr. Gibbs, que afirma ser un investigador de historia profesional, escribió sobre su trabajo para el suplemento literario Times. Él escribió estudiando el latín medieval «se hizo obvio que cada carácter en el manuscrito de Voynich representó una palabra abreviada, y no una letra».

Él encontró las mismas «palabras dominantes» aparecidas en estos documentos médicos y el Voynich. Muchos de los atajos parecían haber sido «copiados» de otros tratados médicos, dijo.

Las imágenes de mujeres desnudas y plantas curativas también sugirieron que se refirió a la aromaterapia, practicada por el sanador griego Hipócrates y el naturalista romano Plinio el Viejo. Él cree que las ilustraciones de los remedios de la planta, las cartas del zodiaco y las instrucciones en baños termales indican que quienquiera que escribió el documento tenía una buena comprensión de la medicina medieval.

El baño era practicado por griegos y romanos ya lo largo de la Edad Media como una forma de salud y curación. La curación de las quejas ginecológicas y otras enfermedades femeninas a menudo involucraban «tomar las aguas», ya sea bañándolas o ingeriéndolas.

El Sr. Gibbs también observó los cilindros-estufas de cocinar medievales con los recipientes hirviendo invertidos que fueron utilizados para las infusiones. Esta imagen coincide con la de una estufa en un manual escrito por el cirujano y botánico Hieronyus Brunschwygk (1450-1512). Sin embargo, él todavía no puede traducir completamente las recetas.

El principal problema, dice, es que el manuscrito no tiene sus índices.

«En aras de la brevedad», escribió el Sr. Gibbs, «el nombre de la planta y el malestar eran superfluos en el texto, siempre que pudieran encontrarse en los índices con un número de página».

VoynichEl manuscrito es ampliamente celebrado entre los criptógrafos y la datación por radiocarbono sugiere que tuvo entre escrito a principios del siglo XV. El texto, que ahora se lleva a cabo en la Biblioteca Beinecke de la Universidad de Yale, fue pasado por varios propietarios antes de que terminara en manos de un librero de Londres llamado Wilfrid Voynich en 1912.

El señor Gibbs pasó tres años estudiando el manuscrito y afirma que Voynich era un «vendedora de libros tortuosos que alentaba los «chiflados y teorías de la conspiración» que le siguieron.

La mezcla intrigante del libro de la escritura elegante y los dibujos de plantas extrañas y de mujeres desnudas tiene algo de creer que sostiene poderes mágicos. Incluso ha aparecido en el último juego de ordenador Assassin’s Creed, así como en las novelas de Indiana Jones, cuando Indiana decodificó el Voynich y lo usó para encontrar la ‘Piedra Filosofal’.

Según el Sr. Gibbs, Voynich fingió que había sido escrito por Roger Bacon.

Bacon era un fraile y filósofo del siglo XIII que ocultó sus obras con código para que la iglesia no pudiera descifrar lo que había escrito. El texto terminó en manos de un librero llamado Wilfrid Voynich en 1912. Pero esa teoría fue descartada cuando el manuscrito tenía fecha de carbono y se encontró que se originó entre 1404 y 1438.

Sr. Gibbs dice que nadie reconoció la escritura porque asumieron que era código.

El problema era que ninguno de los criptógrafos eran historiadores; ninguno conocía manuscritos medievales», dijo.

Él cree que el manuscrito muestra una serie de ingredientes para las recetas con las cantidades necesarias.

«Los seres humanos no son naturalmente complicados. Ellos buscan atajos en todo el lugar», dijo, pero añadió que el manuscrito todavía estaba demostrando’ resistente a la interpretación ‘.

En agosto del año pasado, Siloe, una pequeña editorial situada en el norte de España, se aseguró el derecho de clonar el documento. «Tocar el Voynich es una experiencia», dijo Juan José García, director de Siloe, con sede en Burgos, en el norte de España.

«Es un libro que tiene tal aura de misterio que cuando lo ves por primera vez … te llena de una emoción que es muy difícil de describir».

Siloe, que se especializa en facsímiles de manuscritos antiguos, ha comprado los derechos de hacer 898 réplicas exactas de la Voynich. Las copias serán tan fieles que cada mancha, agujero, lágrima cosida en el pergamino será reproducido. La empresa siempre publica 898 réplicas de cada obra que clona – un número que es un palíndromo, o una figura que lee lo mismo hacia atrás o hacia delante.

La editorial planea vender los clones, también conocidos como facsímiles, entre 7.000 y 8.000 euros cada uno (6.030 a 6.891 euros o 7.800 a 8.900 dólares) cada vez que se completan, y cerca de 300 personas ya han realizado pedidos previos.

Fuente

Tula, la ciudad de los Toltecas

Tula, la ciudad de los Toltecas. La tolteca es una de las culturas antiguas que se desarrollaron en el centro de México más difícil de descifrar.

El historiador estadounidense George C. Vaillant, quien investigó y escribió sobre los toltecas en la década de los años 30, reconoció que sus costumbres y logros estaban envueltos en misterio, y que las referencias históricas acerca de estos resultaban tan confusas, ilógicas y contradictorias que algunos incluso llegaron a poner en duda su mera existencia.

Las cuatro columnas de basalto que representan a guerreros toltecas son el mayor distintivito en la zona arqueológica de Tula, Hidalgo.

Lo que en la actualidad identifica de manera emblemática a esta enigmática civilización de grandes constructores, son cuatro enormes columnas de piedra que se alzan sobre la cúspide de una pirámide en la zona arqueológica de Tula, en el estado de Hidalgo, al norte de la ciudad de México.

Comúnmente conocidas como atlantes de Tula, estas columnas de piedra labradas tienen forma de guerreros gigantes, y tanto su construcción como su imponente apariencia representan un poderoso imán arqueológico que atrae y fascina a miles de turistas al lugar en donde alguna vez se deduce sostuvieron un templo.

A través de siglos de investigación, historiadores antiguos y modernos han llegado a colocar juntas algunas piezas del rompecabezas cultural tolteca que asientan que esta cultura se extendió entre el siglo X y mediados del siglo XII.

Asimismo, se sabe que los toltecas fueron un eslabón en la historia mesoamericana que se forjó después del ocaso de los olmecas, teotihuacanos, mayas y otros pueblos antiguos, pero que florecieron previo al surgimiento de la cultura mexica en la gran Tenochtitlan.

 

Los mexicas o aztecas llegaron a considerar a los toltecas como una grande y próspera civilización. De hecho, los poderosos fundadores de la ciudad de México trazaban linaje a partir de los habitantes de la gran Tollan.

De hecho, parte de lo poco que se conoce de los toltecas se deduce de lo que los mexicas mismos escribieron acerca de ellos, pero una difusa línea entre el mito y la realidad resta a estos registros rigor histórico.

La geografía actual confirma que los toltecas establecieron su poderosa capital en lo que hoy es Tula. Vaillant propuso que los fundadores de esa ciudad habrían descendido de las tribus merodeadoras que se esparcieron en el Valle de México durante los siglos que siguieron a Teotihuacan, y que precedieron al establecimiento del imperio Tenochca.

Estas tribus, indica Valliant, habrían utilizado la palabra tollan para referirse a una gran metrópoli cuyos habitantes eran los toltecas, o personas civilizadas.

El investigador estableció que, no obstante la confusión entre los eruditos, desde 1941 se ha aceptado generalmente que los toltecas hablaban la lengua náhuatl, habían provenido de Colhuacan, y con la ayuda de pueblos más civilizados que ya habitaban en los alrededores lograron erigir su capital en Tula.

La presencia de los toltecas en Colhuacan es citada por fuentes mexicas y texcocanas, aunque Chimalpahin, el cronista indígena de la época de la Colonia, así como investigaciones arqueológicas posteriores, demuestran que los toltecas no fundaron ese señorío.

A pesar de los escasos vestigios de la civilización tolteca, la actual zona arqueológica representa una maravilla para quienes la visitan, principalmente debido a la presencia de los atlantes, cuyas dimensiones, admirable construcción e impenetrable expresión dominan el paisaje de este antiguo sitio.

Desde su pétrea expresión, los atlantes de Tula narran la grandeza arquitectónica de la civilización tolteca que los esculpió. Estos gigantes guerreros resguardan simbólicamente los misterios con los que le erosión del paso de los siglos recubrió a esta cultura de México, y desafían al mismo tiempo a la arqueología del siglo XXI a continuar descorriendo su hermético velo.

Fuente

El flautista de Hamelin y la cruzada de los niños por Óscar Fábrega

El flautista de Hamelin y la cruzada de los niños. Perpetrado por Oskarele

El otro día hablábamos de la conocida Cruzada de los Niños, de 1212, en la que, supuestamente un montón de niños franceses (o alemanes, según la versión), se aventuraron rumbo a Tierra Santa para terminar o muertos o desaparecidos o convertidos en esclavos, según quien lo cuente. No está muy la veracidad histórica de este acontecimiento, aunque algo, al parecer, tuvo que haber. Lo que si es cierto es la relación de esta historia con uno de los cuentos más famosos de nuestra infancia, “El Flautista de Hamelín”… vamos a ver un poco de que va esta movida…

James P. O’Donnell escribió un ensayo titulado “What happened to these Children” (Que pasó con estos niños) en el que pretende encontrar la verdad histórica tras la historia del Flautista de Hamelín. Y propuso que esta presunta cruzada infantil dio lugar a la leyenda que nos ocupa. El caso es que es posible, pues solo separan estos hechos unos 70 años.

Lo cierto es que el cuento documentado por los Hermanos Grimm, cuyo título original alemán es “Rattenfänger von Hameln”, que se traduciría como El cazador de ratas de Hamelín, cuenta la historia de una misteriosa desgracia acaecida en la ciudad de Hamelín (Hameln en alemán), de Alemania, el 26 de junio de 1284.

También es muy conocida la versión de Robert Browning (1812-1889), escrita en verso y que podeis consultar aquí: http://gantillano.blogspot.com.es/2011/05/el-flautista-de-hamelin-robert-browning.html

El cuento cuenta como en 1284 el pueblo de Hamelín sufría una terrible plaga de ratas. Pero un buen día un desconocido apareció y se ofreció para liberarles de los roedores, a cambio de una suculenta recompensa. El pueblo aceptó y el desconocido comenzó a tocar la flauta, atrayendo a todas las ratas con su música. Se dirigió hacia el rio Weser donde, finalmente, perecieron ahogadas. Pero, al reclamar su recompensa, los aldeanos se negaron a pagarle.
El cazador de ratas, indignado, se fue, para regresar poco después en busca de venganza. Volvió a tocar la flauta y su extraña música. Pero esta vez fueron los niños y niñas del pueblo los que le siguieron, y abandonaron el pueblo, llevándolos hasta una cueva, para no ser vistos nunca más.

El caso es que la historia no tiene un origen claro. Unos argumentan que hace referencia, en realidad, a la expansión hacia el este (Ostsiedlung) de los habitantes de la Baja Alemania entre los siglos XII y XV. Los niños de Hamelín serían los jóvenes de la ciudad que fueron reclutados para tal empresa. Otros plantean que los niños fueron víctimas de algún tipo accidente por el cual se ahogaron en el río Weser (que pasa por Hamelín) o fueron enterrados por algún deslizamiento de tierra. También se ha sugerido que los niños, en realidad, padecían alguna enfermedad contagiosa que obligó a alejarlos del pueblo.

Y luego está la extendida idea de que en realidad hace alusión a la Cruzada de los Niños, versión alemana, de la que hablamos en el artículo anterior de esta sección. El flautista representaría al joven Nikolaus de la leyenda, aquel que, tras escuchar a Jesucristo, comenzó a reclutar a niños para emprender una cruzada en Tierra Santa.

Pero hay más datos: un tipo llamado Decan Lude, originario de Hamelín, informó hacia 1384 de que poseía un libro coral que contenía un verso que daba un testimonio del suceso. Decía que este verso había sido escrito por su abuela. Lamentablemente este libro se considera perdido desde fines del siglo XVII. Pero en el pueblo de Hamelin se encuentra una inscripción de 1602 o 1603, que dice lo siguiente:

Anno 1284 am dage Johannis et Pauli
war der 26. junii
Dorch einen piper mit allerlei farve bekledet
gewesen CXXX kinder verledet binnen Hamelen gebo[re]n
to calvarie bi den koppen verloren

Lo que puede traducirse al español como:

En el año de 1284 en el día de Juan y Pablo
siendo el 26 de junio
por un flautista vestido con muchos colores,
fueron seducidos 130 niños nacidos en Hamelin
y se perdieron en el lugar del calvario, cerca de “koppen“.

Esta parece ser la mención más antigua del hecho.

Por otro lado, existe una ley-costumbre largamente establecida en Hamelín, que prohíbe cantar o tocar música en una calle particular de la ciudad, por respeto a las víctimas del legendario acontecimiento: la llamada Bungelosenstrasse, adyacente a la “Casa del Flautista”.

Durante los desfiles públicos con música, incluidas las procesiones matrimoniales, la banda musical deja de tocar al llegar a esta calle y continúa con la música una vez que la ha atravesado.

Mas info y fuentes por
aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/El_flautista_de_Hamel%C3%ADn
aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Cruzada_de_los_ni%C3%B1os
aquí: http://almaerrante.forumcommunity.net/?t=2622190
aquí: http://www.flautistico.com/articulos/el-flautista-del-flautista-de-hamelin
aquí: http://www.flautistico.com/articulos/el-flautista-de-hamelin-historia-oficial

Oscar Fabrega Calahorro
Sígueme
Últimas entradas de Oscar Fabrega Calahorro (ver todo)

La cruzada de los niños

La cruzada de los niños.

la-cruzada-de-los-ninos
Eugène Jaudelle : La Croisade des enfants.

El caso es que no está muy claro. Mientras unos aseguran que efectivamente existieron, otros plantean que se trata de una invención de la iglesia, y esto se debe, sin duda, a la escasez de fuentes históricas, pocas y poco claras. Se trata, supuestamente, de dos cruzadas, la de los niños y la de los pastorcillos, que se originaron en el verano de 1212 y en la primavera de 1251, respectivamente. Ambas terminaron en una orgía de violencia, destrucción y dolor. La de los pastorcillos, la segunda, sí parece más o menos comprobada históricamente, pero en torno a la primera, la de los niños, hay serias dudas. Vamos a hablar un poco de ellas…

La versión tradicional de la Cruzada Infantil cuenta unos hechos realmente aterradores y espantosos. Pero hay que partir de que en realidad fueron dos: la Cruzada Francesa y la Cruzada Alemana. Empecemos por la primera: todo empieza, supuestamente, con la historia de un niño natural de una aldea cercana a Chartres que afirma que Jesucristo le ha visitado y le ha ordenado escribir una carta que debe entregar al rey Francés, Felipe Augusto, con la intención de que este dirija una nueva cruzada para recuperar Jerusalén. En el camino fue reclutando a miles de voluntarios para su causa. Pero en un principio, según la leyenda, el rey toma a broma esa carta. Y ordenó que los niños regresasen a sus casas.

La cruzada de los niños
Grabado de Gustave Doré. La cruzada de los niños. 50.000 niños franceses y alemanes lanzan su propia cruzada cantando: «Señor Jesús, nosotros restableceremos tu Santa Cruz»

Algunos, efectivamente, lo hicieron, pero el entusiasmo por llevar a cabo la cruzada no dejo de crecer. Fuera o no fomentado por el clero, lo cierto es que aquellos niños tampoco tenían mucho que perder. Además el niño recibe una segunda visita de Jesucristo, que ahora le encomienda liderar él mismo una cruzada hecha por niños hacia la ciudad de Jerusalén, la cual caerá en manos cristianas por la pureza y bondad de sus almas. Le dice también que no debe temer por el mar, ya que se abrirá como ya ocurrió con Moisés.

El lugar de partida de los 30.000 niños, según la leyenda, sería Vendôme, y la fecha junio de 1212. El joven líder, más que un héroe, era considerado como una especie de santo. Pero la falta de provisiones para alimentar a tan grande contingente durante un viaje tan largo fue una grave fuente de problemas. Y se hizo necesario ir saqueando aquellos lugares por donde pasaban para subsistir. Supuestamente llegaron a recorrer unos 500 kilómetros en un mes, pero unos diez mil de ellos, o murieron o regresaron pa sus casas.

Escena de la película: "Gates to Paradise" (Las puertas del Paraíso) del director Andrzej Wajda, 1968
Escena de la película: «Gates to Paradise» (Las puertas del Paraíso) del director Andrzej Wajda, 1968

Y los que llegaron a puerto, en Niza, no tuvieron tampoco suerte. La promesa del niño de que las aguas del mar se abrirían no se cumplió, como era de esperar. Pero, supuestamente, dos mercaderes, Hugues Lefer y Guillaume Leporc, se ofrecieron para llevar a Palestina a todos los que entrasen en siete barcos. Así 5.000 aceptaron la oferta y abandonaron Francia.

No se volvió a saber de ellos hasta 18 años después.

Un sacerdote que regresó del norte de África narró que había sido uno de los peregrinos. Contó que en Cerdeña, al poco de partir, se hundieron dos barcos, y que los otros cinco llegaron a tierras de Alejandría, donde los niños son vendidos como esclavos por los dos mercaderes que les habían «prestado» los barcos.

Ése es el fin de la Cruzada Francesa.

La Cruzada Alemana guarda muchos parecidos con la francesa y además sucedió, supuestamente, por la misma época. El protagonista y líder fue otro niño, Nikolaus, que también fue instado por Jesucristo a emprender una cruzada de niños puros para retomar Jerusalén. Así comenzó a predicar en las calles de su pueblo, explicando que el objetivo no era luchar contra los sarracenos, sino convertirlos al cristianismo. Así consiguió que grandes hordas de muchachos y jóvenes de toda la región se le uniesen, llegando a juntar, según la leyenda, unos 50.000.

Se formaron dos grandes grupos, uno de los cuales tomó la ruta de los Alpes, y el otro, una más larga, aunque menos accidentada. En ambos casos el viaje fue un infierno, en gran medida porque dependían de la caridad, pero, sobre todo, porque eran muchos. Así que murieron por miles de hambre, frio y otras calamidades.

Solo 7.000 consiguieron llegar, incluido el propio Nikolaus, de lo que habían cogido la ruta de los Alpes. El joven había prometido, al igual que el niño francés, que el mar se abriría para dejarles pasar. Como pueden imaginar el milagro no se produjo, por lo que muchos se decidieron por regresar a sus casas. Otros se dirigieron a Roma, con el fin de que el Papa les echase una mano. Se dice que éste les ordenó que abandonasen la cruzada y volviesen a sus casas. Pero también hay quien afirma que dos barcos petados de peregrinos partieron en dirección al Nilo, y que nunca más se supo de ellos.

la cruzada de los ninos
Escena de la película «Cruzadas: Atrapado en el pasado» (Crusade in Jeans) 2006 dirigida por Ben Sombogaart y basada en una una novela de Thea Beckman en 1973.

El otro grupo, el que tomó el camino más largo, consiguió llegar a Italia, pero fueron recibidos con mucha hostilidad. Muchos fueron asesinados o vendidos como esclavos. Dos o tres mil consiguieron llegar al Adriático, y embarcarse hacia Tierra Santa para desaparecer para siempre de la historia.

¿Qué hay de verdad en todo esto? Resulta evidente que se trata de la misma historia, aunque con algunos variantes. Esto lleva a pensar que posiblemente ambas se inspiraron en algunos hechos reales. Pero también hay quien propone que en realidad fue un invento de la iglesia, con la intención de avergonzar a los adultos, para que tomaran parte activa en el rescate de Tierra Santa. Pero esto no parece ser cierto, y los autores, en la actualidad, se inclina por la idea de que pudo haber una cruzada de los niños improvisada, no dirigida por nadie, y que fracasó estrepitosamente.

la-cruzada-pastoril

Por otro lado tenemos la Cruzada de los Pastorcillos, también integrada por muchos jóvenes. Parece ser que fueron varias intentonas. La primera de ellas reunió unas 60.000 personas que siguiendo a un tal Maestro de Hungría, confluyeron en París en 1251, con el objetivo de marchar hacia el Cairo para conseguir la liberación de Luis IX de Francia, que esta prisionero por los musulmanes. Pero su petición fue denegada y abandonaron Paris, creando graves disturbios en algunas poblaciones cercanas.

Años después, en 1320, en Normandía, un muchachico aseguró haber recibido la visita del espíritu sano, que le ordenó luchar contra los moros en España. Así que consiguió reunir a un puñao de seguidores, casi todos jóvenes del campo, pero la cosa acabó en una carnicería. Al principio se dirigieron a París, con intención de ver a Felipe V, pero éste se negó a recibirles, así que avanzaron hacia el sur, destruyendo castillos y atacando a guardias reales, sacerdotes y, sobre todo, judíos. El papa Juan XXII ordenó que frenaran su avance, mientras que el rey Jaime II de Aragón, en España, les prohibió la entrada. Finalmente fueron derrotados y se dispersaron.

Oscar Fabrega Calahorro
Sígueme
Últimas entradas de Oscar Fabrega Calahorro (ver todo)

Lombrives: La catedral de los Cátaros

Conocida como «La catedral de los cátaros», la cueva de Lombrives es la gruta más grande de Europa.

Lombrives
La gruta de Lombrives consta de 39 km de grutas distribuidas en 7 niveles superpuestos uno encima del otro que han sido horadados en este sistema kárstico(1)Se conoce como sistema Kárstico la forma originada por meteorización química de determinadas rocas, como la caliza, dolomía, yeso, etc., ...continuar por la fuerza constante del agua. Este sistema se desarrolla a ambos lados de la Ariege, entre el pueblo de Cabannes donde se encuentra el desagüe y Tarascon donde tenemos la exsurgencia.(2)En espeleología se denomina exsurgencia al ascenso del agua subterránea a la superficie del suelo.

cataros-lombrives4La gruta de Lombrives tiene muchas concreciones, increíbles paisajes subterráneos, estalactitas y estalagmitas con formas que recuerdan animales. Se mantiene a una temperatura constante de 13 grados tanto en invierno como en verano por lo que el cambio de temperatura del interior al exterior en la estación veraniega es notable. El lugar conocido como la Catedral, apenas a unos 250 m de la entrada, es tan grande como Notre Dame de París y tiene unos 80 metros de altura pero sala llamada El imperio de Satán, a unos 4 km de la entrada es 4 veces mayor.

Históricamente la cueva ha servido de refugio durante milenios, fue habitada en tiempos del hombre prehistórico del Neolítico, por ermitaños, por leprosos, por los «herejes» cátaros, por humildes pastores o por bandidos y forajidos que no dudaron en ocultarse en ella.

Cronología mito-histórica de la cueva de Lombrives y el catarismo

spoulga-alliat
Spoulga de Alliat

El catarismo se extendió por Occitánia, sobre todo en la zona del Prepirineo del departamento del Ariege y después de la caída de la fortaleza de Montsegur en el año 1244, muchos cátaros perseguidos por las tropas del Rey de Francia y por la Iglesia Católica se escondieron en las montañas, en los bosques y en algunas cuevas. La ocultación y la huida se convirtieron en la única forma de salvar la vida y seguir siendo fiel a sus creencias y prácticas religiosas. Dicen que la cueva sirvió de refugio para el obispo Cátaro Aimiel Aicard, aunque no hay constancia histórica de ello, solo es a partir de 1870 cuando varios textos empiezan a citar la gruta Lombrives y las Spoulgas circundantes como lugares cátaros. Las spoulgas son cuevas naturales que han sido fortificadas. Este término se refiere específicamente a las cuevas fortificadas de los Pirineos y el Ariège. Fue el historiador Adolphe Garrigou quien por primera vez en el siglo XIX se interesa a nivel científico sobre las cuevas fortificadas del Ariege. Estos textos decimonónicos se basan más o menos en la tradición oral de la zona pero combinando estos últimos escritos, de un cariz más romántico, con los documentos históricos del Fondo Doat es posible elaborar «una historia de los cátaros y de Lombrives», hecho que crea partes de controversia entre historiadores.

NOTA: Cuando no cite la fuente significa que no hay constancia histórica del hecho.

Año 1210: Entierro del Obispo cátaro Gaulcelm en la gruta de Lombrives.

Año 1224: «Fui con dicha perfecta hasta la spoulga Ornolac acompañados de Bernard de Durfort.»
Fuente: El original se encuentra perdido, pero podemos ver una copia en los Fondos Doat, volumen 24, folio 242.

Año 1231: «…varios herejes llegaron a la spoulga Ornolac»
Fuente: El original se encuentra perdido, pero podemos ver una copia en los Fondos Doat, volumen 23, folio 120.

1243 (Diciembre): «Transporte de grandes cantidades de oro y plata desde Montségur hacia las spoulgas del Sabarthès».

NOTA – 1244, 15 de de marzo: Tres cátaros huyen descolgándose por la pared norte del póg de Montségur llevándose consigo el último tesoro que estaba en posesión de los cátaros. Para algunos autores serían las últimas biblias escritas en occitano y documentación perteneciente a la Iglesia Cátara, para otros se trataría del Santo Grial (cosa extraña si tenemos en cuenta el desprecio de los cátaros por cualquier objeto material que cause veneración) o incluso en tiempos modernos – décadas de 1970-1980 hasta la actualidad- donde se especula que lo que se puso a salvo sería la descendencia de Jesús y María Magdalena.

NOTA – 1244, 16 de de marzo: Capitulación de Montségur después de 10 meses de asedio. Trágica muerte de unos 200 cátaros en Montségur quemados en una gigantesca hoguera en lo que ahora se conoce como «el Prat des Cremats» a los pies del actual castillo. Los últimos cátaros del país tratan de sobrevivir en los bosques y cuevas. Declaraciones de Raimond de Perelha a la Inquisición dando testimonio del asedio después de que su mujer y sus dos hijas murieran en la hoguera de Montségur.
Fuente: Original en la Biblioteca Nacional de Francia. Fondos Doat, volumen 4, folio 44.

1244 (abril): El Obispo cátaro Amiel Aycard se refugia en la gruta de Lombrives a la salvaguarda del tesoro cátaro evacuado en diciembre de 1243.

cataros-lombrives1

1272: «…spulga de Ornolaco, cum villis de Bicaco, de Sorsacco, de Ussaco…»
Fuente: Original en la Biblioteca Nacional de Francia. Biblioteca Nacional de Francia, Manuscrito latino nº9187, folio 72

1296-1310: Últimos intentos de los hermanos Authier para reactivar la fe cátara en la zona del Sabarthès.

– 1315 (1328 según el autor): 510 cátaros son emparedados en Lombrives  por orden de Jacques Fournier, inquisidor por el senescal de Toulouse y quien más tarde seria el tercer Papa de Aviñón bajo el nombre de Benedicto XII (1334 a 1342).

– 1325: «Cuando Pedro y yo estábamos entre Peyre y Ussat Ornolac cerca de la cueva Ornolac.»
Fuente: Fondo del Vaticano, manuscrito latino Nº 4030.

– 1578: Henri IV reabrió la apertura derribando la pared de la cueva y procedió a enterrar los restos de los 510 cátaros en el cementerio de Ornolac.

cataros-lombrives3

Podéis ver la página web del Sitio oficial de la gruta de Lombrives, los horarios y recorridos.

Notas y Referencias:   [ + ]

1. Se conoce como sistema Kárstico la forma originada por meteorización química de determinadas rocas, como la caliza, dolomía, yeso, etc., compuestas por minerales solubles en agua. Se produce por disolución indirecta del carbonato cálcico de las rocas calizas debido a la acción de aguas ligeramente ácidas. El agua se acidifica cuando se enriquece en dióxido de carbono, por ejemplo cuando atraviesa un suelo, y reacciona con el carbonato, formando bicarbonato, que es soluble. Hay otro tipo de rocas, las evaporitas, como por ejemplo el yeso, que se disuelven sin necesidad de aguas ácidas. Las aguas superficiales y subterráneas van disolviendo la roca y creando galerías y cuevas que, por hundimiento parcial, forman dolinas y, por hundimiento total, forman cañones.
2. En espeleología se denomina exsurgencia al ascenso del agua subterránea a la superficie del suelo.

El cementerio merovingio de Civaux

La original necrópolis del cementerio merovingio de Civaux, de unas tres hectáreas en el siglo XVIII y de tan solo unos 90 metros de lado en la actualidad,  se encuentra mezclada con el actual cementerio comunal que está completamente rodeado por las tapas de los antiguos sarcófagos que en un día albergaron los cuerpos sin vida de los merovingios, y las podemos observar colocadas como menhires. En su interior, hay cerca de 350 sarcófagos merovingios algunos de los cuales están todavía en su lugar original.

Cementerio merovingio Civaux
La mayoría de los sarcófagos son de la época merovingia (500 a 750 dC), de forma trapezoidal, la mayor parte se adorna con tres lazos, decoración característica de Poitou en la época merovingia.

Dibujos del siglo XVIII muestran que la necrópolis del cementerio merovingio fue mucho más amplia y que se extendía más hacia norte y hacia el este, el recinto actual sólo cubre una cuarta parte de la zona de la antigua necrópolis. La cantidad de sarcófagos que estaban allí se estima entre 7.000 y 15.000. Miles de sarcófagos se reutilizarón con en el tiempo como materiales de construcción, la mayoría fueron destinados a servir de adoquines de las calles de la comuna, como comederos o como abrevaderos para animales y las tierras donde se hallaban fueron utilizadas para ser cultivadas.

cementerio merovingio civaux-2

Construida en el siglo XV, la capilla de St. Catherine estaba en el centro de la necrópolis, posteriormente fue ampliada. A los pies de la cama, son visibles los cimientos de un ábside mayor, posiblemente románica.

cementerio-merovingio-civaux-1
Las excavaciones realizadas en 1961 llevaron al descubrimiento de varios sarcófagos dentro de la misma capilla,  de monedas de los siglos XIII y XIV y una bula del papa Clemente VII (1523-1534). Estos objetos se muestran en el museo de Civaux.  La necrópolis fue clasificado monumento histórico en 08/03/1923.

¿Descubierta la primera tumba de un rey Mexica?

La primera tumba de un rey mexica pudiera estar muy cerca de ser descubierta en la zona arqueológica del Templo Mayor.

Cuauhxicalco-tunel-templo-mayor1

Es en la plataforma circular conocida como Cuauhxicalco, en la que se encontró un túnel donde investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) presumen que estaría una cámara funeraria de algún gobernante mexica, dijo Eduardo Matos Moctezuma.

Cuauhxicalco-tunel-templo-mayor2

El arqueólogo ofreció el jueves por la noche la conferencia “Hallazgos recientes en el Templo Mayor” en el auditorio del Museo de Historia Mexicana, donde explicó parte del hallazgo hecho por especialistas del INAH, que se dio a conocer a finales de noviembre pasado en la Ciudad de México.

“Leonardo López Luján encontró un túnel que entra a él (al Cuauhxicalco). Ese túnel al final tiene huellas de lo que pueden ser dos accesos”, expresó Matos Moctezuma.

“Se tiene la idea de que esos dos accesos pudieran ser tumbas de algunos de los gobernantes mexicas”.[pullquote]sería la primera vez que se encuentra una tumba real mexica. No se ha excavado, se piensa posiblemente trabajarlas este año para ver realmente de qué trata ese túnel y esas dos huellas que están al fondo”.[/pullquote]

La charla generó el interés del público -entre el que se encontraba Fernando Elizondo, Coordinador Ejecutivo Estatal- que llenó el auditorio e incluso siguió los comentarios del especialista en el lobby del museo donde se colocaron sillas y una pantalla.

El fundador del Museo del Templo Mayor y creador del Programa de Arqueología Urbana mencionó que el edificio, decorado con cabezas de serpiente, es importante porque según las crónicas del siglo 16, ahí se enterraba a algunos gobernantes aztecas como Axayácatl o Tizoc.

“De ser así (que lleguen a estar enterrados), sería la primera vez que se encuentra una tumba real mexica. No se ha excavado, se piensa posiblemente trabajarlas este año para ver realmente de qué trata ese túnel y esas dos huellas que están al fondo”.

Matos Moctezuma también habló en la charla sobre las investigaciones y otros descubrimientos que han hecho en el Templo Mayor desde que en 1978 inició el proyecto arqueológico con el hallazgo de la piedra de la Diosa de la Luna, Coyolxauhqui.

Vijayanagara: La ciudad mandala

Vijayanagara (La ciudad de la Victoria) fue fundada en el siglo XIV y fue la capital del Imperio que lleva el mismo nombre. En un decreto del año 1346 la ciudad es nombrada como Vidyanagara (La ciudad de la Sabiduría). Situada a unos 320 km al suroeste de Hyderabad, fue una de las ciudades más grandes de su época con una duración entre el 1336 y el 1646 d.C., fue fundada por Harihara I(1)Harihara I, 1336-1356 d.C,  llamado Hakka ಹಕ್ಕ y Vira Harihara I, es el fundador del imperio Vijayanagara. Fue el primer hijo de Bhavana ...continuar y su hermano Bukka Raya I(2)Bukka ಬುಕ್ಕ್ (1356-1377), también llamado Bukka Raya I, fue el segundo rajá (Emperador) de la dinastía Sangama, que gobernó el ...continuar.

Vijayanagara

[pullquote] La ciudad fue planeada por los arquitectos como un gran mandala, un diagrama religioso utilizado como ayuda para la meditación en distintas tradiciones budistas indias y tibetanas…[/pullquote] La ciudad fue planeada por los arquitectos como un gran mandala, un diagrama religioso utilizado como ayuda para la meditación en distintas tradiciones budistas indias y tibetanas, y también como base para la construcción de la arquitectura religiosa hindú. Los templos simbolizan el monte Meru, la montaña mítica cósmica que se encuentra en el centro del mundo, sobre la cual brillaba la estrella Polar, centro de la esfera celeste. El mandala del templo fue el «Vastupurusha mandala», que sirvió para establecer los límites del recinto sagrado, alineado con los puntos cardinales.

El investigador John M. Fritz(3)Fritz, John M. Brubaker, Robert P. Raczek, Teresa P Raczek. Vijayanagara Research Project Monograph Series, Vol 10: Vijayanagara Archaeological Pt I ...continuar ha sugerido que toda la ciudad real de Vijayanagara debe entenderse como un lugar sagrado, que contiene las mismas relaciones espaciales mandálicas que el clásico templo hindú. Junto con el astrofísico John McKim Malville, Fritz estudió más de 150 templos y santuarios dentro de la ciudad y descubrió que aunque muchos se hallaban orientados de norte a sur, los ejes de algunos templos estaban claramente girados respecto a los puntos cardinales. Estos investigadores advirtieron que tales templos girados se alineaban con las colinas cercanas, a las que se había integrado en el conjunto del modelo cosmológico.

Carro tirado por elefantes, símbolo de la Sabiduría.
Carro tirado por elefantes, símbolo de la Sabiduría.

El cielo, los templos y la topografía del lugar se habían fundido en un todo. Conjeturaron que la clase sacerdotal y la aristocracia se habrían identificado más con la orientación según los puntos cardinales, pero que el campesinado podía haber encontrado un mayor sentido a la orientación según la topografía del lugar. Una noche, mirando hacia el norte a lo largo del claro eje norte-sur de Vijayanagara, Malville comprendió cómo se sintetizaban poderosamente todos estos elementos. Visto desde el interior de la avenida ceremonial del eje, el templo de Virabhadra estaba en la cima de la colina de Matanga, con la estrella Polar brillando encima del mismo, ¿quien puede dudar de que Vijayanagara fue, en tiempos, una ciudad mágica, protegida por los dioses y los mitos?

 

Vijayanagara, un imperio ecléctico

Vijayanagara

Durante las épocas de mayor estabilidad el Imperio Vijayanagara fue excepcional debido a su eclécticismo y al afloramiento de las artes, se realizaron grandes inversiones en infraestructuras, monumentales proyectos arquitectónicos a largo plazo y se fomentaba el patrocinio y mecenazgo de artistas de todo tipo, músicos, escritores, poetas, escultores, pintores, religiosos e incluso deportistas. El sistema de castas establecido no impidió en absoluto que las personas que destacaban por sus cualidades ocuparan altos cargos o fueran reconocidos y recompesados por su valía prestada a la sociedad.

La arquitectura del Vijayanagara destaca por ser una combinación ecléctica de los estilos Chalukya, Pandya, Hoysala y Chola, los estilos arquitectónicos de la región en los siglos anteriores. Eso hizo que todas las Artes se fusionaran en un precioso eclecticismo que unió la música, la pintura o la escultura. También dio lugar a poetas, intelectuales y filósofos quienes gozaban de total libertad para escribir en cualquier lengua local como podrían ser el kannada, el télugu o el támil, trataban materias como la religión, las biografías o las novelas de ficción conocidas como Prabandha, la música, la poesía, la gramática o la medicina, tal es el éxito que este eclecticismo se mantuvo durante siglos después de la caída del Imperio.

Notas y Referencias:   [ + ]

1. Harihara I, 1336-1356 d.C,  llamado Hakka ಹಕ್ಕ y Vira Harihara I, es el fundador del imperio Vijayanagara. Fue el primer hijo de Bhavana Sangama del clan kuruba y fundador de la dinastía Sangama, la primera y más duradera de las cuatro dinastías que gobernaron en Vijayanagara.
2. Bukka ಬುಕ್ಕ್ (1356-1377), también llamado Bukka Raya I, fue el segundo rajá (Emperador) de la dinastía Sangama, que gobernó el imperio Vijayanagara, en el sur de la India, entre los siglos XIV y XVII.
3. Fritz, John M. Brubaker, Robert P. Raczek, Teresa P Raczek. Vijayanagara Research Project Monograph Series, Vol 10: Vijayanagara Archaeological Pt I and II

Cahokia: túmulos y alineamientos sagrados

Cahokia, en el sur de Illinois, la mayor comunidad prehistórica de lo que hoy es Estados Unidos, era una ciudad india y un complejo ritual del Mississippi, ocupado entre el 700 y 1400 d.C. En su momento culminante, abarcaba una superficie de 15,5 km2, con una población de 20.000 personas. El yacimiento cubre unos 9 km2 con un total de 68 túmulos, que incluyen la mayor de estas obras, el Túmulo de los Monjes.

cahokia

Hubo originariamente más de 120 túmulos, de tres tipos distintos: túmulos de plataforma con superficies planas que sustentaban edificaciones, por ejemplo templos; túmulos cónicos utilizados principalmente para los enterramientos; y túmulos terminados en cresta, usados también para enterramientos pero empleados primordialmente como marcadores geográficos. Cinco de las ocho crestas determinan los límites externos de la zona de túmulos, y tres se encuentran alineadas con el Túmulo de los Monjes para formar un meridiano, una línea norte-sur: Cahokia se trazó alineada según los puntos cardinales.

El Túmulo de los Monjes, que se yergue en cuatro terrazas hasta sobrepasar los 30,5 m, era el centro del paisaje ceremonial de Cahokia, el centro de los cuatro puntos cardinales. En la esquina suroeste de la primera terraza se levantaba un templo exactamente en la misma línea norte-surque atravesaba el complejo de Cahokia. Este santuario debió tener el aspecto de una señal meridional recortada sobre el cielo vista a ras de suelo. Desde esta posición hacia el sur, el meridiano pasa por el túmulo de cresta (túmulo 49), entre los llamados Túmulos Gemelos, por el extremo sur del túmulo de cresta 72, llegando al túmulo de cresta de gran tamaño y el más meridional de todos (túmulo 66).

Cahokia flechas

El túmulo 72 es particularmente interesante, ya que las excavaciones han revelado que en el punto exacto por el que pasaba el meridiano hubo en tiempos un gigantesco poste de 90 cm de diámetro. La obra mostraba asimismo una sucesión de túmulos anteriores en ese mismo punto, que contenían una serie de enterramientos hasta un número de 250 esqueletos. El enterramiento principal, el de un hombre de 45 años, estaba rodeado por diversas riquezas funerarias, entre las que había láminas de mica sin cortar y varios centenares de puntas de flechas finamente trabajadas. Era evidentemente un lugar de especial significado, y quizá jugase un papel clave en algún tipo de simbolismo místico.

[pullquote]De este poste se extrae una evidente función simbólica, representando la altura axial, el Axis Mundi que une la Tierra con Cielo. [/pullquote]En la cima de la terraza del Túmulo de los Monjes, los habitantes del Mississippi habían erigido un edificio de madera de 32 por 14,6 m de base, con una altura estimada en 15,2 m. Se trataba, seguramente, de la residencia del rey o de un templo. Un poste macizo erigido fuera de este edificio puede haber sido una versión de los nativos norteamericanos del árbol del mundo. De este poste se extrae una evidente función simbólica, representando la altura axial, el Axis Mundi que une la Tierra con Cielo.

En 1961, el arqueólogo Warren Wittry y su equipo encontraron pruebas que indicaban que al este del Túmulo de los Monjes, exactamente al sur de la línea este-oeste, hubo una sucesión de 5 círculos de madera que datados mediante la prueba del carbono dieron una fecha de 1000 d.C. El tercer círculo de la secuencia, de 125 m de diámetro, y hoy reconstruido parcialmente, tuvo postes en la zona oriental de la circunferencia que marcaban tres posiciones clave de salida del Sol: solsticios de verano y de invierno y equinoccio. Este círculo del Sol tenía valor simbólico: un poste perimetral no sólo señalaba la salida equinoccial del Sol vista desde el poste del observador, sino que también lo hacía el Túmulo de los Monjes recortándose sobre el cielo. Debió parecer que el Sol salía del propio túmulo y, por tanto, del propio templo o palacio del rey. Es difícil resistirse a la idea de relacionarlo con un rey Sol.

Cahokia sol
Dibujo del grabado sobre la jarra encontrada en el poste señalador del solsticio de invierno. Se cree que representa las alinieaciones solares descubiertas en Cahokia.

Quizá el círculo del Sol se usara para una actividad ritual, como por ejemplo las danzas del Sol, así como para la observación ceremonial del Sol. Que allí hubo un cierto tipo de actividad ceremonial es un aspecto apoyado por el descubrimiento de Wittry de un fragmento cerámica en las proximidades del poste señalador del solsticio de invierno. Se trata de un trozo de jarra rota posiblemente como parte de un ritual, con un dibujo que representa la Tierra y los cuatro puntos cardinales (la cruz inscrita en el círculo que se ve en el centro) y el Sol (las líneas que irradian) que definen un camino circular que se abre a la salida del Sol en el solsticio de invierno (el camino abajo a la derecha del dibujo).

En 1994 se descubrieron restos de lo que parecía ser otro círculo solar, esta vez cerca del túmulo 72, pero no se dispone de más información. Se puede especular con que pueda haber un círculo solar en cada una de las direcciones de los cuatro puntos cardinales de Cahokia.

El yacimiento arqueológico de Cahokia es administrado por el Estado de Illinois y es designado por la ley de Illinois como un lugar histórico propiedad del estado que debe velar específicamente para su preservación. El yacimiento se ha preservado como un lugar público y protegido desde 1925. Sus recursos arqueológicos están protegidos además por leyes y varias regulaciones estatales. La Agencia de Preservación Histórica de Illinois, una agencia del estado de Illinois, gestiona todo el establecimiento. El Plan de Gestión Maestro de 2008 se refiere a la protección, conservación, interpretación, restauración y la investigación del Yacimiento del Estado y cuenta con personal profesional de recepción a los visitantes. Un centro de interpretación personal abrió en 1989.

El Plan Maestro de Gestión y un programa de monitoreo son parte de una estrategia a largo plazo para ayudar a hacer frente a las vulnerabilidades conocidas y potenciales, como son la erosión, las inundaciones (y el control de inundaciones), y el daño a la superficie de elementos arqueológicos que se encuentran a gran profundidad y son afectados por raíces de varias especies de plantas.

Cahokia alineaciones sagradas

Mapa del complejo arqueológico de Cahopia, que muestra los túmulos más importantes, así como la disposición cardinal, al igual que la disposición solar equinocial.

Cahokia mapa

¿Nuevas evidencias de vikingos en América?

Vikingos en AméricaVikingos en América. Un nuevo descubrimiento ha puesto de manifiesto que los vikingos podrían haberse adentrado cientos de millas más lejos en América del Norte de lo que se pensaba. Es conocido que llegaron a la punta del continente hace más de 1.000 años, pero la magnitud de su exploración ha seguido siendo un misterio, escribe el historiador Dan Snow.

Después de una larga caminata a través de terreno pantanoso y atravesando bosques de pinos con un spray de pimienta para protegerse contra los ataques de osos, Sarah Parcak y su pequeño equipo de arqueólogos trabajan en un promontorio expuesto el viento helado en América del Norte. Agotados, pero felices, han sido guiados hasta Rosee en Terranova por la más alta tecnología de la arqueología moderna, datos obtenidos desde satélites a 383 millas (600 km) por encima de la Tierra. Pero una vez  estaban allí solo tenían que usar paletas y pinceles, una poderosa combinación de lo nuevo con lo viejo que les permitió hacer lo que podría ser un descubrimiento asombroso.

Cuentan que llegaron inspirados por las viejas crónicas que muchos han tratado como cuentos de hadas, pero estában allí en busca de Vikingos en América.

Vikingos en América CanadáAlrededor del año 800 d.C. Inglaterra sintió la furia de estos hombres del norte. Portmahomack fue una de las comunidades más prósperas e importantes de Escocia. Estaba en una bahía protegida en Easter Ross, al borde de las tierras altas, estaba bien situado como punto de referencia para los comerciantes, viajeros y peregrinos que se movían a lo largo de la costa este. Recientes excavaciones nos han revelado la existencia de un rico monasterio en su corazón, se copiaron las Escrituras en pergamino cuidadosamente preparado por los monjes, artesanos expertos creaban hermosos ornamentos religiosos con incrustaciones de joyas, los escultores tallaban intrincadas cruces célticas, el comercio es la fuente de estas riquezas. El mar trajo riqueza, pero el mar también trajo la destrucción.

Vikingos en América

Los arqueólogos han revelado que Portmahomack fue destruida repentinamente y en su totalidad. Encontraron fragmentos rotos de esculturas que se mezclaban con las cenizas de los edificios incendiados. El asentamiento fue aniquilado. Es imposible estar seguro, pero ahora los historiadores piensan que la explicación más probable es que fue atacada y saqueada. Cuando visité, un par de meses antes del viaje a Point Rosee, sostuve un pedazo de cráneo en la mano, presumiblemente de un monje.

Estaba destrozado por un fuerte golpe, la hoja de la espada dejó un surco profundo que hace que la causa de la muerte clara. ¿Quiénes eran estos hombres que sacrificaban a sacerdotes y aniquilaron uno de los lugares cristianos más antiguos de Gran Bretaña? Es casi seguro que eran hombres que no les preoccuba en absoluto el Dios de los cristianos, hombres que vinieron en barcos desde el norte y el oeste, hombres que buscaban riquezas: los Vikingos.

El ataque a Portmahomack es la única incursión vikinga en Gran Bretaña sobre la cual tenemos evidencia arqueológica. Otros, como el ataque a Lindisfarne más o menos al mismo tiempo, se hacen eco sólo a través de los informes registrados en las crónicas. En conjunto, estas dos incursiones violentas marcan el inicio de una época de ataques de todo el Mar del Norte. Los vikingos o los nórdicos se expandieron fuera de Suecia, Dinamarca y Noruega, conocedores de unas habilidades técnicas de navegación enormemente sofisticadas y una excelente tecnología en la construcción naval, se desplazaron hacia el resto del mundo.

Los Vikingos conquistaron Normandía en Francia – la tierra de los norteños – incluso llegaron a partes de Italia y el Levante. También fundaron Dublín, hacieron incursiones profundas en Inglaterra y subieron por la isla a través del Atlántico Norte. Orkney, Shetland, Fair Isle e Islandia.

Incluso cruzaron a Groenlandia, donde esquivando los icebergs consiguieron llegar a tierra. Pero tal vez su mayor logro es el que envuelto en la más misterio. ¿Hubieron Vikingos en América del Norte? Si es así, ¿fue una visita fugaz o colonizaron siglos antes de la llegada de Cristóbal Colón?

Vikingos en América

Los descendientes de los vikingos dejaron las Sagas, hermosas obras de la literatura en la que realidad y ficción se mezcla en un lengujae mitopoético. Ellas afirman claramente que el intrépido Leif Erikson dirigió una expedición a la costa este de América del Norte. Describen sus puertos y una gran abundancia de recursos naturales. Uno de los misterios más fascinantes de la historia es si estos se puede creer.

En 1960, un ligar en la punta más septentrional de Terranova en Canadá, L’Anse aux Meadows, fue investigado y los arqueólogos estaban convencidos que se trataba de un asentamiento vikingo. El mundo se despertó con el hecho de que los vikingos habían llegado a América del Norte antes de que otros europeos. Pero ningún otro lugar ha sido identificado, la búsqueda de Vikingos en América se estancó. Hasta ahora.

Sarah Parcak utiliza imágenes de satélite para buscar irregularidades en el suelo, potencialmente causadas por estructuras artificiales que se encuentran debajo. Ha utilizado esta técnica para encontrar sitios antiguos en Egipto y hace unos años ella recorrió el Imperio Romano, donde se identificó el sitio del gran faro en Portus cerca de Roma y varios otros edificios. El año pasado, decidió buscar a los Vikingos.

No le resulta fácil, viajaban rápido y no dejaban nada atrás, no construían teatros de piedra. Viajanban en grandes barcos con una fuerte quilla de roble de delgados tablones superpuestos en abanico para formar el icónico y elegante casco. El timón se realizaba con madera de abedul con bonitos diseños trenzadoa. Velas hiladas a partir de lana. La comida solia ser escabeche de arenque, cordero ahumado usando excrementos de renos y salmón fermentado, pero lo hicieron sin dejar una huella y el equipo de Parcak está determinado a encontrarlas aunque sean pocas.

Vikingos en AméricaSe escanearon en imágenes de satélite toda la costa este de los Estados Unidos. Varios sitios han aparecido como lugares que vale la pena seguir, pero tenían que decidirse por uno. Al final se optó por un promontorio, casi la punta muy occidental de Terranova, 400 millas más al sur y oeste del único asentamiento de Vikingos en América del Norte.

Daba a dos bahías, ofreciendo protección a los buques de cualquier dirección del viento. Parcak vio rarezas en el suelo donde destacó unos patrones y unas decoloraciones que sugerían estructuras artificiales hechos por el hombre, posiblemente de casas comunales de Vikingos.

Era el momento de dejar el laboratorio y salir al campo. Durante un par de semanas Parcak llevó al equipo hasta el lugar donde sondearon el suelo con cuidado y que había visto por primera vez gracias a un satélite a cientos de millas de distancia de altura.

El clima de Terranova era brutal  granizo, vendavales, sofocante sol y lluvia,  las prospecciones fueron inundadas, los equipos volaron, pero animados a encontraron algo tentador.

Meses antes, en su laboratorio, Sarah mostró una imagen que pensó que podría ser un lugar de asentamiento, y efectivamente, cuando empezó a excavar en el lugar exacto, se encontró algo. Algo que podría llegar a ser un gran avance. Con cuidado, tras extraer varias capas de la tierra, se encontró lo que parecía ser una hoguera.

Vikingos en América

Una roca ennegrecida testificó la presencia de altas temperaturas y bajo ella habían pilas de carbón mezclado con hierro y barro cocido – un depósito de hierro necesita ser horneado a altas temperatiras para eliminar impurezas y permitir que el hierro esté preparado para su fundición.

«Estoy absolutamente encantada,» dice Parcak. «Por lo general en la arqueología, sólo se consigue nunca escribir una nota al pie en los libros de historia, pero lo que parecen tener en el punto Rosee puede ser el comienzo de un capítulo completamente nuevo. Este nuevo lugar podría desvelar más secretos sobre los Vikingos, si de verdad fueron los primeros europeos en ocupar brevemente América del Norte y revela que los Vikingos se atrevieron a explorar mucho más lejos en el Nuevo Mundo de lo que pensábamos».

Inmediatamente se comprobó que no podía haber otra explicación para estos depósitos. El historiador de Terranova Olaf Janzen dijo que era cierto, que no existe constancia de otros grupos de colonos en Terranova. Nada se ha probado todavía, pero parece que Parcak podría haber encontrado las evidencias de pruebas de una exploración vikinga en América del Norte que va mucho más allá del lugar descubierto en los años 60.

Vikingos en AméricaEste hallazgo «tiene el potencial de cambiar la historia», dice Douglas Bolender, un experto en asentamientos vikingo que ha pasado 15 años tras los Vikingos a través del norte del Atlántico. «En este momento la respuesta más simple es que se parece a una pequeña área de actividad, tal vez conectado a una granja más grande.» Excitado se muestra impaciente para ver lo que revela la excavación adicional. Tiene la esperanza de que serán descubiertas semillas u otros materiales orgánicos que pueden ser datados mediante carbono.

Si Parcak ha encontrado evidencia de otro sitio de Vikingos en América esto se puede convertir una nueva búsqueda de asentamientos vikingos en todo el este de Canadá y Nueva Inglaterra, tal vez hasta el sur de Nueva York e incluso más allá. La tecnología ha desbloqueado largas historias olvidadas de nuestro pasado la tecnología es cada día más sofisticada y precisa. Para aquellos de nosotros que estamos fascinados por los viajes de los intrépidos Vikingos en América, se acerca un tiempo muy interesanate y esclarecedor.

Fuente: BBC

La sangre llega a las rodillas de los cruzados

JerusalemUn cronista y clérigo de la época, Raimond d’Aguilers, describe de primera mano la toma de Jerusalén por los caballeros cruzados el 14 de junio de 1099 al ritmo de un reportaje periodístico.

Historia Francorum qui ceperunt Iherusalem, así se llama la crónica de Raimundo que se nos muestra plagada de detalles sangrientos. El ejército enviado por el Papa Urbano II entró en Jerusalén a sangre y fuego y, tras dar muerte a todos los habitantes musulmanes, ya fueran ancianos, mujeres o niños, quemaron vivos a unos dos mil judíos que se refugiaban en la sinagoga central de la ciudad. Uno de los hombres que participó en aquella masacre fue Raimundo de Aguilers, canónigo de Puy, nos dejó el espeluznante relato escrito en latín y que no fue traducido al francés moderno hasta comienzos del siglo XIX por el erudito francés François Guizot.

…estábamos a punto de presenciar escenas maravillosas. Algunos de nuestros hombres (y esto fue lo más piadoso) les cortaban la cabeza a los enemigos; otros los abatían con flechas haciéndolos caer desde lo alto de las torres; otros los torturaban un poco más, lanzándolos a las llamas. En las calles de la ciudad se veían montones de cabezas, manos y pies. Había que ir sorteando cadáveres y caballos muertos. Pero esto fue insignificante en comparación con lo sucedido en el templo de Salomón…

Al igual que el anónimo conocido como Gesta Francorum, la crónica de Raymond, que viajaba con el ejército de Raimundo IV de Tolosa,  a pesar de las limitaciones que supone un texto escrito bajo el patrón mental de un clérigo del siglo XI-XII, es fundamental para entender que sucedió en aquella conquista y tiene un gran valor como fuente de información al tratarse del testimonio de un testigo presencial de los hechos, en particular sobre el desarrollo día a día de las expediciones, operaciones tácticas y sobre el estado de ánimo del ejército cruzado tal como iban pasando los días.

Un relato espeluznante que os aseguro que vale la pena leer.

——–

jerusalen-1099-2
Mapa del siglo XII: “La caballería cristiana obliga a los sarracenos a retirarse bajo las murallas de Jerusalén».

A la mañana siguiente, nuestros hombres echaron a correr hacia las murallas con las máquinas a rastras, pero los sarracenos habían construido tantas máquinas que disponían de nueve por cada una de las nuestras. De este modo obstaculizaban nuestras acometidas. Era el noveno día, fecha en que, según el sacerdote, íbamos a conquistar la ciudad. (…)

Nuestras máquinas comenzaban a despedazarse pues eran alcanzadas por un gran número de piedras, y nuestros hombres iban quedando atrás, porque estaban muy cansados. Sin embargo, aún quedaba la compasión del Señor, que nunca puede ser superada o conquistada, y siempre es un gran apoyo en la adversidad. (…)

Dos mujeres lanzaban maleficios contra una de nuestras catapultas, pero de pronto una piedra las aplastó a ellas y a tres esclavos, de modo que perdieron la vida y así fueron conjuradas sus diabólicas maldiciones. Al mediodía nuestros hombres estaban muy desanimados. Estaban cansados y habían agotado casi todas sus fuerzas. Todavía quedaban muchos soldados enemigos por cada uno de los nuestros; las murallas eran altas y resistentes, y los recursos y la habilidad del enemigo para reparar sus defensas parecían insuperables. Pero mientras vacilábamos, indecisos, y el enemigo se regocijaba con nuestra turbación, la gran misericordia de Dios nos dio fuerza, y convirtió nuestras penas en alegría, pues el Señor no nos abandonó. Cuando nuestros estrategas celebraban una reunión para decidir si debían retirar las máquinas, pues algunas habían ardido en llamas y otras estaban despedazadas, un caballero del Monte de los Olivos comenzó a hacer señales con su escudo a los hombres del conde y a los demás para que avanzaran sobre las murallas. No se ha descubierto nunca quién era este caballero. Al ver su señal nuestros hombres cobraron nuevos ánimos y algunos comenzaron a echar abajo las murallas (…).

Nuestros arqueros comenzaron a lanzar saetas encendidas, y de esta manera detuvieron el ataque de los sarracenos contra las torres del duque y de los dos condes. (…)

Esta lluvia de fuego hizo retroceder a los hombres que defendían A muralla. Entonces el conde soltó el puente levadizo que protegía un flanco de la torre y éste cayó sobre la muralla, y así nuestros hombres lograron entrar en Jerusalén, valiente y ferozmente. Entre los primeros se encontraban Trancredo y el duque de Lorranie, y fue increíble la cantidad de sangre que derramaron, los demás los siguieron, y los sarracenos comenzaron a sufrir. Sin embargo, aunque parezca extraño, en este momento en que la ciudad había sido prácticamente conquistada por los francos, los sarracenos aún luchaban en el otro lado, donde el conde atacaba una muralla que le presentaba una tenaz resistencia.

Pero ahora (…) estábamos a punto de presenciar escenas maravillosas. Algunos de nuestros hombres (y esto fue lo más piadoso) les cortaban la cabeza a los enemigos; otros los abatían con flechas haciéndolos caer desde lo alto de las torres; otros los torturaban un poco más, lanzándolos a las llamas. En las calles de la ciudad se veían montones de cabezas, manos y pies. Había que ir sorteando cadáveres y caballos muertos. Pero esto fue insignificante en comparación con lo sucedido en el templo de Salomón, lugar donde se elevan cánticos en alabanza de Dios. ¿Qué ocurrió ahí? (…)

Basta con decir que en el templo de Salomón y en su porche la sangre llegaba a los hombres a las rodillas y las riendas de su cabalgadura. De hecho, fue una sentencia justa y espléndida de Dios que este templo quedara repleto de sangre de infieles, pues había sufrido sus blasfemias durante mucho tiempo. La ciudad estaba llena de cadáveres y de sangre.(…)

Una vez conquistada la ciudad, se vio que había merecido la pena pasar tantas dificultades para poder contemplar los devotos peregrinos en el santo sepulcro. ¡Cuánto se regocijaban de poder elevar nuevos cánticos al Señor! (…)

A continuación nuestros líderes (…) ordenaron que retiraran a todos los sarracenos muertos, porque el hedor era insoportable y toda la ciudad estaba llena de sus cadáveres, entonces los sarracenos supervivientes arrastraron a los caídos fuera de la ciudad y los colocaron en pilas, altas como una casa. Nadie había visto nunca tal matanza de paganos, pues sus cuerpos formaban piras funerarias como montañas, y nadie, salvo Dios, sabe cuántos murieron.

Las mujeres cátaras

mujeres-cataras1¿Qué razones tenían las mujeres de hace 6 ó 7 siglos para confiar sus creencias, su esperanza e incluso, en miles de casos, su vida a la cosmovisión del mundo que sostuvo el catarismo?

Una de las cuestiones más reclamadas en la actualidad sobre la religión cátara, practicada desde los siglos XI al XIV, es el papel de IGUALDAD que jugaban las «buenas mujeres» en el seno de la sociedad. Si bien existieron muchos focos de catarismo por toda Europa y Asia, el mejor documentado lo encontramos en Occitánia, en el sur de Francia, de quienes conocemos con profundidad la enseñanza teórica, las prácticas de la vida religiosa, la organización religiosa y el modo de exégesis evangélica que profesaban pero ¿cuál es la voluntad?, ¿cuál es el lazo que en gran parte unió a esas mujeres completamente normales (y sus esposos) – y la sociedad occitana en general – con el catarismo?

Según los propios cátaros, la respuesta es «la igualdad metafísica» entre hombres y mujeres, una igualdad innata en todas las almas encarnadas.La enseñanzas del catarismo nos hablan de que las almas de los seres humanos, esos ángeles caídos y robados del cielo de Dios y creados por él, son todas «buenas e iguales entre ellas» y que es el mismo diablo quien crea la diferenciación y la desigualdad en los cuerpos, la marca desigualitaria del sexo.

[pullquote]Según los propios cátaros, la respuesta es «la igualdad metafísica» entre hombres y mujeres, una igualdad innata en todas las almas encarnadas.[/pullquote]Para el catarismo no existían almas específicamente masculinas o almas especialmente femeninas. Conocemos por las prédicas que han llegado testimoniadas hasta nuestros días que constantemente se empleaba el argumento igualitario del azar de las reencarnaciones, un igualitarismo metafísico basado en la creencia de unas reencarnaciones de modo totalmente mecánico y azaroso, he aquí la gran diferencia entre el sistema de reencarnación hindú (Karma y castas) y el sistema de reencarnación cátara.

Este sistema igualitario metafísico del catarismo también es aplicado en el plano social, como es lógico, «los creyentes y sus creencias» moldean la sociedad en la que se encuentran y vemos como una «creencia metafísica paritaria» es aplicada a una sociedad occitana feudal-medieval con un éxito tremendo, involucrando tanto a las mujeres como a los hombres de estas y sus hijos. De esta forma los creyentes cátaros concebían la reencarnación como algo arbitrario donde un burgués despótico podría ser en otra vida una mendiga o al revés o donde un hombre podía reencarnar en mujer o una mujer en hombre. Conocemos por la confesión de Guillelme Garsen (un creyente cátaro de Ax-les-Thermes) al inquisidor Geoffroy de Ablis, que su compañera perfecta Sibylle Baille, quien posteriormente fue quemada, le decía que ella también había sido reina… o mendigo. Por lo que nos da a entender que en este sistema de paridad de almas la idea del nacimiento en una clase social u otra no es más que fruto de azar y que en posteriores repartos, las almas volverían a ser distribuidas de forma azarosa.

mujeres-cataras2Esta creencia hizo que las mujeres tuvieran un papel destacado en la propia religión cátara y por efecto social, en la misma sociedad occitana, si bien es cierto que no conocemos ninguna mujer que alcanzara altos estratos en la curia cátara, si gozaban de privilegios destacados a nivel social como en pocos lugares, incluso en épocas actuales, las mujeres creyentes cátaras podían heredar por igual que sus hermanos, podían divorciarse, podían ser maestras y educar a niñ@s de todas las clases sociales y podían incluso ser empresarias de éxito mientras que el marido jugaba un papel secundario en el entramado social creado por estas valientes mujeres, que enfrentándose a un sistema feudal totalmente desigual creían firmemente en la igualdad del ser humano y que al final, dieron sus vidas por una creencia que les permitíó desarrollarse plenamente como mujeres en una época de oscurantismo impuesta por un catolicismo cristiano a base de hogueras, catapultas y espadas donde la mujer era un ser secundario de la creación e incluso para algunos, desposeída de alma…

Las catapultas de Montségur

Monsegur, 1244.

El primer hecho que debemos conocer es la historia de Montségur por lo que intentaré abreviar lo más posible: esta montaña caliza de 1209 metros de altura situada en los confines de la Ariège fue a partir de 1232, la capital de la Iglesia Cátara. Antes, había sobre el lugar un castillo del que no sabemos nada, excepto que estaba en un estado completamente ruinoso hasta que dos perfectos de Mirepoix pidieron en 1204 su reedificación a Raymond de Péreille, señor del lugar. Su yerno, el coseñor Pierre Roger de Mirepoix, defendió este lugar que protegía un pueblo fortificado habitado por unas 400 personas que se distribuía, según la confesión de Raymond de Péreille, en un castro fortificado donde las casas se distribuían dentro y alrededor de las murallas y donde existía una pequeña torre del homenaje reconstruida encima del desaparecido castillo, posiblemente los restos de alguna fortaleza construida en los siglos VIII ó IX.

En 1241, Raymond VII de Toulouse, cuidadoso de preservar lo que le quedaba de su condado, prometió a Louis IX destruir Montségur, donde según él, habitaba la «sinagoga de Satanás». Puso todo su empeño sin lograr ningún resultado. El año siguiente, en 1242, unos caballeros faidits parten de Montségur a Avignonet donde masacraron a los inquisidores. No hizo falta más, bajo el liderazgo de Huges des Arcis, senescal de Carcasona, y de Pierre Amiel, arzobispo de Narbonne, un ejército imponente se instala al pie de «Pog». En noviembre de 1243, el ejército recibe un efecto importante para la moral tras la llegada en persona del obispo de Albi, Durant de Beaucaire, que el mes anterior había formado en su ciudad una milicia armada, para luchar contra los herejes.

trebuchet-montsegur9
Reconstrucción de la posición de las catapultas. La imagen del castillo pertenece a la actualidad, se trata de un castillo del siglo XV y que nada tiene que ver con el castro del siglo XIII.

Un pequeño grupo de montañeses vascos sacó al ejército sitiador de su encenagamiento en el que llevaba meses. En una especie de operación nocturna tipo «comando», ligeramente armados y después de haber escalado los vertiginosos escarpados de la montaña, tomaron por sorpresa un puesto de vigilancia para establecer allí una «cabeza de puente». En el curso de los dos últimos meses, los cruzados progresaron sobre la línea de cresta. Una vez dueños del terreno, a una centena de metros del castillo actual, justo en el lugar llamado «la barbacane«, instalaron una catapulta que machacó con bolas de piedra el castro fortificado. Una tregua de quince días fue concedida, al final de esta, Perfectos y Perfectas se entregaron a los inquisidores. Negándose a abjurar de su fe, fueron echados en las llamas de una hoguera inmensa y colectiva.

Esta página trágica de la historia de Montségur es relatada por la crónica de Guillaume de Puylaurens. Estas fuentes principalmente han sido estudiadas por historiadores especializados en el catarismo como Fernán Niel, Jean Duvernoy, Michel Roquebert y Anne Brenon entre otros. Aunque de una precisión notable en sus trabajos todavía tenemos algunas sombras en materia de poliorcética. Aparte de los testimonios de la Inquisición, las únicas evidencias de este asedio son unas bolas de piedra dispersas por la ladera y que pesan entre 50-70 kg cada una.

Este hecho hace que nos preguntemos, como es natural, las cuestiones siguientes:

– ¿Qué tipo de máquina podía corresponder estas bolas de piedra?
– ¿Qué tamaño tenía esta máquina?
– ¿Cuál era su capacidad y su cadencia de tiro?
– Vista la configuración montañosa del lugar, ¿dónde estuvo instalada?
– ¿Cuántas personas para una utilizar una máquina?
– ¿Había una o varias catapultas?
– ¿Estas máquinas han sido construidas sobre el sitio?
– ¿Han sido aportadas en piezas de recambio y vueltas a montar en el mismo lugar?

Las fuentes relativas a la historia de Montségur no aportan soluciones precisas a todas estas preguntas y para intentar responder a esto es necesario estudiar una de estar armas del siglo XII-XIII. Tenemos la gran suerte que la historia haya conservado un libro manuscrito datado en el siglo XIII perteneciente a Villard de Honnecourt y comunmente aceptado que se escribió entre 1225 y 1235 y considerado el único documento fiable sobre este tema, este personaje para algunos fue un arquitecto, para otros un maestro cantero o un maestro escultor que dedicó parte de su vida a viajar por Francia y plasmar con gran acierto en un cuaderno de pergamino aquellas cuestiones que consideraba interesantes como las tendencias artísticas, estudios del cuerpo humano o los nuevos avances tecnológicos de la época, sin duda, un Leonardo Davinci de su tiempo, la estructura del cuaderno, las anotaciones y los dibujos nos recuerdan a los del genio renacentista.

 

El cuaderno del maestro Villard consta de 33 páginas de las cuales se han perdido 8 pertenecientes a la parte de arquitectura. En el folio 30, en la plancha 59 encontramos el diseño de un «trebuchet», practicamente la misma máquina que se usó para bombardear el Pog de Montsègur y donde tenemos las explicaciones para realizar uno de estos artefactos, en un francés antiguo dice lo siguiente:

« Si vous voulez faire le fort engin qu’on appelle trébuchet, prenez garde! Voici les semelles ainsi qu’ il convient de les poser sur le sol. Voilà en haut, les 2 cabestans et la corde pliée avec laquelle on descend la vergue, vous pouvez le voir en cette autre page. Il y a un grand effort à la descendre car le contrepoids est très lourd. C’est un coffre plein de terre ; qui fait 2 grandes toises de long, et 9 pieds de large, et 12 pieds de profondeur. Mais pensez au décochement de la flèche. Aussi, faites attention! Car elle doit-être attenante à cet étançon là-haut.»
trebuchet-montsegur4
«Si usted quiere hacer el fuerte artefacto que llamamos catapulta, ¡tome nota! He aquí las suelas y como conviene ponerlas sobre el suelo. He aquí en lo alto de la hoja, los 2 cabrestantes y la cuerda plegada con la cual se baja la verga, ver página siguiente. Hace falta un gran esfuerzo por bajarla porque el contrapeso es muy pesado. Es un cofre lleno de tierra; que hace 3,60 metros de longitud de 2,70 metros de anchura, y 3,60 metros de profundidad. Pero piense en el desenganche de la flecha. ¡Pero tenga cuidado! debe ser contigua a esta asnilla en lo alto del dibujo. «

TrebuchetEl estudio de la poliorcética del lugar y la reconstrucción de la lámina de Villard de Honnecourt, nos permite afirmar que la máquina utilizada en Montségur por los agresores en el momento del asedio, era una catapulta de aproximadamente unos 7 u 8 metros de longitud. Su distancia de tiro podía ser de 200 a 250 metros y su cadencia 3 ó 4 bolas por hora. El número necesario de personas para construir y hacer funcionar tal máquina era por lo menos 30 personas entre carpinteros, picapedreros, soldados, etc. y el único lugar posible para la instalación de una gran catapulta en Montségur, según todos los historiadores mencionados anteriormente, estaba en el lugar llamado «la barbacane «. Está situado aproximadamente a unos 150 metros del castillo actual. Vista la configuración del terreno, no existe otro lugar para instalar máquinas de este tipo. Además, se han encontrado vestigios de paredes cuyo construcción es diferente a las terrazas noroestes situadas más abajo de la torre del homenaje entre ellas se han hallado, un martillo de cantero, un horno, trozos de bolas y bolas enteras han sido descubiertas en este lugar que fue especialmente acondicionado por los agresores.

La caza en la edad media, el noble arte de la cetrería

cetreriaLa caza estaba muy extendida entre los nobles. Era una de sus diversiones preferidas. La cinegética está muy desarrollada y en especial la cetrería. Los expertos dejaron numerosos textos en los que se daba cuenta de los pasos a seguir para hacerse con un halcón obediente y mortal.

En primer lugar, el cetrero debía hacerse con una cría joven o recién nacida, pues esta era la mejor forma para que una doma fuera efectiva.

En segundo lugar, el cazador debe acostumbrar al halcón a su presencia. Lo mejor era que él mismo lo alimentara y lo dejará reposar sobre su brazo, eso sí, convenientemente forrado con cuero.

Una vez terminada la doma, había que enseñar a cazar al halcón. Para eso había que sujetar un largo cordel a una de sus patas y poner además una campanilla que permitiese conocer el cazador, en todo momento, la ubicación del pájaro. También había que enseñarle a volar en círculos. Es el animal respondía se premiará con carne, pero no en demasía, no fuera que la halcón se acostumbra a comer sin esfuerzo y serenas a trabajar. Una vez finalizado este largo aprendizaje, el depredador que estaba listo para cazar.

El camino hacia la caballería

El camino hacia la caballería. Los hijos de los nobles comenzaban su carrera como caballeros a los seis años, momento en el que eran enviados a servir en el castillo de gran señor feudal. Por delante esperaban 10 años de duro aprendizaje.

La primera condición para ser armado caballero era haber nacido noble. Desde pequeño -con apenas seis años -el niño cambiado a Castillo para servir como paje. En este puesto vendía las virtudes de la obediencia, del respeto de la cortesía. Pasaba su infancia entregado estas labores hasta que llegaba su mocedad -más o menos coincidiendo con la puerta -, momento en el que un caballero tomaba su cargo como escudero.

Era éste un paso importante en su formación como futuro caballero. De la mano de su mentor, aprendía (vistiendo ley sirviéndole) el funcionamiento y el manejo teórico de las armas, así como significado simbólico de vestir la armadura. Pasados unos tres o cuatro años hacia los 18, el joven escudero abandonaba al mentor y se prepara para recibir la instrucción militar pertinente para ser armado caballero.

En el campo de práctica se llevaban a cabo los ejercicios y combates simulados. El aspirante debía aprender a manejar la espada. Para ello se enfrentaba sus iguales con las armas de madera. A medida que avanzaba en las clases de Lima, el peso de la espada se irá incrementando hasta alcanzar el de un mandoble real. También es importante saber dominar a la perfección el caballo. Los ejercicios de montar a largos. Había que acostumbran animar a las posibles distracciones, ruidos y sustos que puedan producirse el campo de batalla. Para ello se procedía a soliviantarlo con el tañido de diversos instrumentos de percusión. El jinete debía aprender a calmar y conseguir que el animal obedeciera a la perfección. La aprendiz también debía acostumbrarse cabalgar de dominar su montura con una sola mano, pues tenía que dejar libre para empuñar sus armas. Cabalgar y manejar certeramente un arancel de su secreto, el del equilibrio, que siga ganando a base de repetir, una y otra vez y hasta la saciedad, interminables carreras y numerosas embestidas sobre blancos móviles.

Caballero medieval velando sus armas. "La vigilia" 1884
Caballero medieval velando sus armas. «La vigilia» 1884

El momento de su investidura en el más esperado por aspirante a caballero. La ceremonia solemne comenzaba la noche de la víspera, que el postulante pasaba rezando la capilla de la fortaleza. Es justo de este momento que en el acervo popular quedó la expresión «pasar la noche en vela», ya que el aspirante a caballero pasaba la noche en una habitación junto a una sola vela. De ahí tambien la expresión de «velar las armas». Al alba, los sirvientes le bañaban, cubrían de aceites y vestían con la túnica blanca, de manera que su pureza interior queda se manifiesta en su presencia y atuendo.

Por la mañana, pero su aparición en el gran salón del señor. Allí están presentes todos los cortesanos, testigos del ritual.

Seguidamente, se procedía vestida candidato con los ropajes de batalla. En primer lugar, se ataviaba con unas prendas acolchadas -gorro incluido -que servían para soportar tanto los golpes enemigos como el peso de la propia armadura. A continuación, se cubría la totalidad de su cuerpo una cota de malla. Se trataba de una tela metálica fabricada con pequeños anillos tejidos entre sí. La parte superior, con capucha, se introducía como mujer señalada y las terneras, como un pantalón. Después se colocaba la coraza férrea sobre el pecho, las obreras, las terneras, las carpas, los montajes y los antebrazos metálicos que protegían al resto de las extremidades y que posteriormente, serían cubiertas por una túnica. Finalmente se entregaban al aspirante sus armas: escudo, casco, espada y lanza estilo ya, el otrora escuderos arrodillaba ante señor feudal que con su espada y proclamando juramento le investigue caballero y así ponía fin un aprendizaje de más de 10 años.

La prueba histórica de Arturo

«Arturo, ha hecho esto”

Así de rotundo dice la supuesta prueba histórica de Arturo. Como el chiquillo que inmortaliza su nombre en el tronco de un árbol, sabedor de lo indeleble de su acto, el rey Arturo nos legó una lápida con una inscripción que presuntamente escribió de su puño y letra.

Chris-Morris-Artognou
Profesor Chris Morris y la inscripcion de Artognou.

Al menos eso defiende un grupo de arqueólogos que descubrió en 1998 un pedazo de pizarra de 1400 años de antigüedad con la descripción que titula este texto. Tan maravilloso hallazgo tuvo lugar cerca del castillo de Tintagel en Cornawall, en el país de Gales, de corte y morada del rey Arturo en lo que bien pudo ser Camelot. Éste conjunto de factores daría veracidad a la leyenda -agigantada por el fin de la literatura -y aportaría concreciones reales sobre su debatida existencia. La inscripción en cuestión reza «Pater Coliavi ficit Artougnou”, latinajo que que se traduce como «Artougnou, padre de un descendiente de Coll, ha hecho esto”

Artougnou es la versión latina de Arhnou y de ahí a Arthur o Arturo la grafía da un simple paso. Una de las novedades radica en que es la primera inscripción laica de la edad media hallada en el Reino Unido. Esto hay que unir que la zona ya fue investigada y que los estudios se abandonaron por infructuosos en 1930, la dicha de los arqueólogos estaba más que justificada, aunque pidieron cautela ante tamaño tesoro. Las letras de la lápida no fueron inscritas con trazo firme pero lo contundente de su sentido, reclamando autoría, constituye el testamento de alguien que escribe para el futuro. Quizá para acallar las reclamaciones de «patria artúrica» que reivindican casi todas las colinas desde Escocia hasta sur de Inglaterra.

Como era un castillo medieval

Los grandes castillos son el símbolo indiscutible de la Edad Media. Estas titánicas construcciones albergaban en su interior todo lo necesario para llevar a cabo una vida autárquica.

El Castillo de Caerphilly es una fortificación normanda, situada en el centro de la pequeña ciudad de Caerphilly, en Gales del sur. Es el castillo más grande de Gales, y quizá una de las mayores fortalezas de Europa.
El Castillo de Caerphilly es una fortificación normanda, situada en el centro de la pequeña ciudad de Caerphilly, en Gales del sur. Es el castillo más grande de Gales, y quizá una de las mayores fortalezas de Europa.

A la hora de construir un castillo se debían respetar dos reglas de oro. Primera, que hubiese agua cerca, y segunda, que el terreno elegido para levantar la fortaleza estuviese cierta altura, sobre una colina o peñasco escarpado. Estas dos normas, en realidad, no eran otra cosa que medidas de seguridad. El lago garantiza la supervivencia de las horas de sitio, amén de procurar una rápida vía de escape, y la altura y lo accidentado del terreno facilitaba las tareas defensivas.

La barbacana el único acceso exterior la fortaleza. Pero la construcción rectangular, amurallada y con dos puertas. Los visitantes entraban por una de ellas y acto seguido quedaban encerrados en el interior de este recinto. Se procedía su identificación y sin había sospechas se permitirá la entrada a la atalaya a través de una segunda puerta. A continuación, desde la torre principal se extendía el puente sobre el foso. Esta cavidad circunvalará toda la construcción normalmente estaba llena de aguas farragosas y de alguna que otra estaca apuntalada en el fondo. Atravesado el foso, los recién llegados debían esperar unos minutos sobre el puente, pues todavía debía izarse la reja de hierro y abrirse los pesados portones.

Todo este proceso de acceso castillo era largo pero lógico, ya que cualquier precaución defensiva era poca por eso, no es de extrañar una de las partes más privadas de la fortaleza fueron las murallas. Estos muros, de un perímetro defensivo de casi 2 km y de hasta 3 m de ancho, se construían con grandes y pesadas piedras de inquebrantable solidez. Existía en estos lienzos un largo y continuado pasillo, protegido por almenas de tamaño de un hombre. A lo largo de este adarve, discurrían los soldados, los centinelas y arqueros capaces de acudir prestos allí donde se produjeron emergencia.

Los terrenos interiores constituyen en sí una pequeña ciudad autárquica en la que se daban cita hombres dedicados a diferentes oficios -artesanos, carpinteros, labradores, zapateros, sastres, al menos… -y emplazamientos de diversa naturaleza: almacenes, establos, pozos, forjas, huertas, hornos y cobertizos. A su vez, una segunda muralla separar estos terrenos de la fortaleza vivienda del señor feudal y sus posesiones.

La vivienda feudal tenía varios pisos y guardaba mucho más parecido con un castillo el uso que con una residencia. Esta gran casa pétrea de aspecto lúgubre contaba con un enorme salón donde se llevaban a cabo los banquetes y las audiencias judiciales. Había capillas destinadas al resto de las ceremonias de investidura de los futuros caballeros. También albergaba dormitorios, dependencias para los siervos y almacenes diversos en los que se llevó a cabo un exhaustivo registro de las entradas y salidas de los productos y mercancías del castillo.

El ideal de la caballería

El ideal de la cabelleríaLa caballería no es sólo una forma de vivir, es también una ética. Si se considera históricamente innegable el compromiso moral adquirido por el joven guerrero el día de su investidura, debemos reconocer que la existencia de un verdadero código de caballería está atestiguada únicamente la literatura. Y sabemos que distancia existe, en el siglo XII, entre los modelos literarios y la realidad cotidiana. Además, los efectos de dicho código difieren de una obra otra, y su espíritu se modifica sensiblemente a lo largo del siglo. Los ideales del cantar de Roldán ya no son de los de Chrétien de Troyes.

De manera muy general, el código de la caballería puede resumirse en tres grandes principios: fidelidad idealizada a la palabra dada entre todos; generosidad, protección y asistencia a todos los menesterosos; obediencia la Iglesia defensa de sus ministros y bienes.

A finales del siglo XII, el perfecto caballero no es aún Parsifal, ni por supuesto Galahad, tal como ambos aparecerán, hacia 1220, en la búsqueda del Santo grial. No es tampoco Lanzarote, cuyos amores con la reina Ginebra tienen algo de incompatible con las virtudes de la caballería. El «sol de toda caballería», es Galván, es sobrino del rey Arturo, un miembro de la tabla redonda que posee en el más alto grado las cualidades que esperan un caballero dos la franqueza, la bondad y la nobleza de corazón; la piedra y la templanza; el coraje la fuerza física; el desprecio del cansancio, el sufrimiento y la muerte; la conciencia de su propio valor; el orgullo de pertenecer o linaje, de ser el nombre del señor, de respetar la fidelidad jurada; y sobre todo esas virtudes que antiguo francés denomina “largesse” y “courtoisie” que ningún término del ánimo moderna puede producir de forma satisfactoria.

La “largesse” es a la vez la liberalidad, generosidad y prodigalidad. Se opone la riqueza. Tiene por contrarios la avaricia la búsqueda del beneficio, algo que es patrimonio de los mercaderes y burgueses, ridiculizado siempre por Chrétien de Troyes y sus imitadores. En una sociedad en que la mayor parte de los caballeros viven parcamente de lo que sus protectores que ganar o conceder, es normal que la literatura exalta los regalos, los gastos, la generosidad y la manifestación de lujo.

La “courtoisie” es todavía más difícil de definir. Completo a las cualidades que acabamos de enumerar, pero señales de la belleza física, la elegancia y el deseo de agradar; la dulzura, la pureza del alma, la delicadeza de corazón y de las maneras; la agudeza de la mente, la inteligencia, una exquisita cortesía y, por decirlo todo, un cierto esnobismo. Supone además la juventud, la libertad de todo apego a la vida, la disponibilidad para la guerra y los placeres, la aventura y la ociosidad. La “courtoisie” se opone a la “vilainie”, delito propio de los villanos, los adultos, la gente mal nacida y sobre todo mal educada. Pues para ser cortés, la nobleza de nacimiento no es suficiente; los roles naturales deben ser afinados por una educación especial y mantenidos por la práctica diaria en la corte gran señor. La del rey Arturo constituye un modelo. En ella se hallan las damas más bellas, los caballeros más valientes y las maneras más corteses.

Merlín urdió, según la leyenda, la restauración del linaje británico.

Merlin y Morgana en una escena de la película de 1981 "Excalibur"
Merlin y Morgana en una escena de la película de 1981 «Excalibur»

La realidad y el mito se enmarañan en la vida de Merlín, considerado por sus enemigos «hijo del diablo«, aunque su personalidad estuvo marcada por el triunfo del bien. El famoso mago del ciclo artúrico estaba dotado de gran talento y enorme capacidad estratégica.  Sólo el amor consiguió llevarle a la perdición.

La leyenda nos presenta Merlín como un personaje que ríe con frecuencia. Ya dejó escrito Bergson, que la risa es un mecanismo fundamentalmente intelectual. Y nada mejor aplicable al mago y profeta protagonista del ciclo artúrico. Porque Merlín fue convertido por la inventiva humana en -como se diría hoy en día- el autor intelectual de la restauración del linaje de los emperadores británicos, arrebatado con malas artes por los invasores sajones.

«Sabe más que Merlín», asegura un antiguo dicho castellano, ya que tantos y tan peligrosos debían de ser sus conocimientos que el Concilio de Trento llegó incluir en el índice de los libros prohibidos «Las Profecías de Merlín».

Pese a que Walt Disney y siglos de ficción literaria han hecho de él una criatura que habita en el imaginario colectivo de la humanidad, parece fuera de dudas que Merlín fue un personaje real, Myrddin, nombre gaélico que Geoffrey de Monmouth latinizó en su Vita Merlini (hacia 1151) para evitar sus similitudes con el vocablo francés que designa a los excrementos.

Su vida real suele situarse en el siglo IV, una centuria posterior a Arturo, sobre que la leyenda medieval tejería una inextricable tarea de tutelaje. Los espesos bosques de Kelyddon (calcedonia), territorio ubicado entre Carlisle y Glasgow, vieron crecer a este jefe tribal dotado de gran talento, en torno al cual surgiría una mitología imperecedera por su alto potencial simbólico.

La resistencia de los británicos al empuje sajón fue el caldo de cultivo en el que este druida inteligente se transformó en mito. Sus enemigos le asignaron tempranamente una sentencia demoniaca, a convertirlo en hijo de una monja y un incubo, espíritu maligno que hace el amor con mujeres dormidas. «Juro por mi salvación eterna que jamás he visto conocido el padre de este niño y que nunca tenido intimidad suficiente con un hombre como para quedarme pintada el», hace decir a su madre Jean Markale en su novela el nacimiento del rey Arturo, basada en dos textos clásicos, el Historia Regnum Britanniae y el Merlín de Robert de Boron.

Fue precisamente la gran virtud de su madre la que contrapeso la malignidad paterna, de tal manera que la personalidad de Merlín el bien triunfo legendariamente. Su capacidad profética lo llevó a revelar la derrota y muerte del rey pro-sajón Vortirgern, instigador del asesinato de Constantino, el emperador que se dieron los británicos bajo la declinante égida romana. Su capacidad protegida le convirtió en un urdidor del plan de defensa de la isla en la llanura de Salisbury. Allí había mandado Merlín elegir el monumento de Stonehenge el reconocimiento a uno de los hijos de Constantino, el rey repuesto Emrys, fallecido en la contienda con los sajones.

Caballeros de la mesa redondaSu hermano, Uther, quien heredaría el trono y al que Merlín haría partícipe de la leyenda del Santo grial, a imitación de la cual se constituyó la orden de los caballeros de la tabla redonda. Enamorado Uther de forma desconsolada de la casada Ygerne, Merlín Telmo el ardid que le permite acostarse con ella haciéndose pasar por su esposo. De esta unión vendría el mundo Arturo, es destinado ocupar el sitio vacante de los elegidos de la tabla redonda, el enviado a impartir la justicia y esparcir el tiempo del mundo. Merlín fue quien trajo el plan que se cometieron rey en el legendario desafío de la espada insertada en la piedra; quien se erigió en su consejero áulico; quien combatió la magia negra de Morgana y quien profetizó e inevitable final catastrófico de los caballeros.

Sólo el amor iba a llevar al sabio Merlín, entrado ya en años, al retiro y la perdición. Han enseñado asomada sus equipos, estaría preso para siempre en medicina o en una roca, neutralizado pero vivo, quizás a la espera de los tiempos oscuros en los que su presencia será necesaria.

El reino olvidado de Ankor Wat

Después de varias semanas abriéndose paso entre la impenetrable maleza de la selva camboyana, luchando contra plagas de mosquitos, serpientes, tigres y otras adversidades inenarrables, el naturalista francés Henri Mouhot, que andaba perdido en busca de nuevos insectos para clasificar, levantó su vista ante lo que sería uno de los mayores descubrimientos de la arqueología, se encontró con un espectáculo imponente y maravilloso, engullido literalmente por la selva tropical permanecía oculto y olvidado de la memoria colectiva, el mayor conjunto arquitectónico religioso del mundo, un lugar creado por el hombre hacía más de 1000 años, Angkor, la «Ciudad Sagrada» de los khemeres, al norte de la actual Camboya, era el año 1860.

Henri Mouhot
Henri Mouhot

Según nos relata una leyenda, el reino de los khemeres tiene un origen divino, pues fue la unión conyugal entre un sadhu 1 y una apsara 2 lo que propicio el nacimiento de este linaje; el dios Shiva entregó al sabio asceta Khambu3 la ninfa llamada Mera con la condición de crear una civilización a partir de un linaje real que otorgara grandeza para aquellas tierras, lo que dio fruto a varios descendientes, estos últimos fueron conocidos como los «Khambuya», literalmente «los hijos de Khambu», el primer linaje sagrado de Camboya conocido como «la dinastía del Sol», que con el tiempo originó la estirpe de reyes de Angkor, posteriormente llamados Khmer.

El primogénito de Khambu y Mera, Sreshthavarman, fundó la mítica capital llamada Sresthapura cerca del sagrado rió Mekong, creando lo que sería el primer estado Hindú del Extremo Oriente conocido como «Chenla». De esta época tenemos evidencias arqueológicas de grandes canalizaciones para regular el agua del río Mekong, la capacidad de organización de aquellos primera cultura hizo crecer rápidamente una sociedad que lograría extenderse tanto como para llegar a las fronteras del reino de «Funam», un poderoso estado vecino (actual Vietnam) donde existía una cosmogonía idéntica con una misión encomendada por Shiva para crear un linaje real que gobernara aquellas tierras; la conquista del territorio del Funam propicio el intercambio cultural, comercial, político y religioso y haciendo caso de sus respectivos orígenes divinos, hacia la mitad del siglo VI las dos realezas se fundirían en un solo estado con la boda de una princesa de Chenla con un príncipe de Funam.

Como era tradición en el reino de Chenla, los soberanos de este nuevo estado eran elegidos por su capacidad de protección y de poder, por eso todos los reyes de esta cultura incluían un sufijo a su nombre –varman, cuyo significado es «el protector». Los primeros monarcas tuvieron la capital de este nuevo reino en Sambor Prey Kuk, pero no sería hasta la llegada del monarca Jayavarman I (657-681) que el núcleo de la civilización se concentraría en Angkor, antigua palabra sánscrita que significa «ciudad». Pasado un siglo, el estado nacido de los míticos reinos de Chenla y Funam sería súbdito de Java hasta, que el rey Jayavarman II (802-850) devolvió la libertad a su pueblo y fundó lo que realmente hoy conocemos como las dinastías de Angkor, no fue hasta esa época que la totalidad de los pueblos que formaban el nuevo estado aceptarían estar bajo la protección de un mismo monarca.

Los templos-montaña de la selva

Jayavarman II fue el primer soberano Khemer que empezó a darle forma al complejo sagrado de Ankor, realizó los primeros trazados y construyó la primera pirámide escalonada del complejo como un reflejo del orden del universo y de la nueva sociedad que estaba floreciendo, la sabiduría de su civilización fue esculpida en Angkor siguiendo los preceptos del «Sthapatya Veda», la Ciencia Védica para la construcción de arquitectura sagrada de acuerdo con las leyes del universo. Concebido desde el primer momento para albergar la esencia de lo divino, Ankor se fue convirtiendo en la mayor ciudad-templo del mundo, el complejo religioso más grande creado por el hombre.

Encontramos en el antiguo idioma khemer una frase significativa sobre la organización y esencia del reino, «Kamraten jagat ta rajya», el termino «jagat» se traduce como «flujo del universo» y «rajva» como «estabilidad u orden en la tierra», el concepto de esta frase a nuestro idioma sería la idea de la aplicación de las leyes universales en la tierra, un reflejo de lo divino en lo terreste, donde el soberano (Devaraja) es el garante del orden del universo aplicado en la tierra. La esencia de estas ideas y representaciones arquetípicas, encuentran el equivalente de la figura de un Rey-Dios en otras culturas como la babilónica, la egipcia o la maya, donde tenemos grandes estructuras sociales y complejos sagrados con las mismas características y finalidades, la voluntad del ser humano en pos de armonizarse con el universo y la divinidad.

A lo largo de más de setecientos años los monarcas Khemeres consiguieron mantener esa esencia y fueron ampliando la idea de Jayavarman II, la expresión de su filosofía la plasmaron en imponentes templos de piedra, enormes complejos sagrados dotados de bibliotecas de estudio donde se almacenaban los textos de Sabiduría, tratados de astronomía, de matemáticas, de ciencia y de religión, los artesanos esculpían magistralmente a los dioses, asuras y devas; siglo tras siglo los ciudadanos del Ankor se convirtieron en fuertes guerreros, en campesinos, en hábiles artesanos y comerciantes y a la vez en sacerdotes, historiadores, escritores y escultores que en lugar de escribir a pluma lo hacían a cincel en las paredes de los templos, trabajando hasta el último centímetro de piedra con algún motivo, ya sea histórico, mitológico o puramente religioso.

El complejo de Ankor tiene dos zonas destacadas, una se conoce como Ankor Thom, palabra actual del idioma khemer que quiere decir «gran», así pues significa «La gran ciudad» y el otro lugar es Ankor Wat, «La ciudad del Templo». Actualmente en Ankor sobreviven cerca de 400 templos y templetes en comparación de los más de 1000 que albergaba esculpidos en piedra arenisca rosada. Cuando centramos la atención en «La gran ciudad» (Ankor Thom) esta nos abruma con sus dimensiones, cubre un área de tres kilómetros cuadrados protegida por un muro de ocho metros de altura y un espectacular foso que rodea todo la muralla, dentro se ubican algunos de los monumentos más impresionantes de todo el recinto arqueológico. Para acceder a esta maravilla de la antigüedad hay que atravesar una de las cinco puertas de acceso de 25 metros de altura, estas llevan esculpidos los colosales rostros del Bodhisattva Lokesvara, que a la vez tienen los rasgos del monarca Jayavarman VII 4 , en la parte inferior de las puertas cabalga el dios Indra a lomos del elefante tricéfalo Airavana, vehículo celestial del dios, las trompas de los elefantes arrancan flores de loto del lecho del río, sirviendo los tallos arrancados como soporte al conjunto. Según palabras de Zhou Da-Guan, que fue funcionario de la corte imperial china a finales del s. XIII y pudo conocer al imperio khemer en todo su esplendor y que además, nos consta como el único testigo presencial de aquella época de esplendor, escribió sobre los ciclópeos muros de Ankor Thom:

«Las murallas de la ciudad miden unas cinco millas de circunferencia. Cuentan con cinco puertas, cada una con pórticos dobles… Extramuros se extiende un gran foso, sobre el cual acceden a la ciudad cinco enormes pasarelas. Jalonando estos caminos, cincuenta y cuatro divinidades que semejan pétreos señores de la guerra, enormes e imponentes…»

Zhou Da-Guan, nos contaba que «…frente a las puertas surgen pasarelas adornadas por cincuenta y cuatro dioses de dulces ojos almendrados y demonios con ojos esféricos y malévolos que sostienen poderosas serpientes nagas de múltiples cabezas…».

Ankor Thom como morada simbólica de los dioses es conocido por sus «templo-montaña» pues son una representación en piedra del monte Meru, lugar donde residen los dioses hindúes. El primero en establecer esta tradición sería Suryavarman II (1113-1150) aunque el mayor de los templos de estas características sería Ankor Wat que no se terminaría hasta la llegada de Jayavarman VII (1181-1218) que hizo posible la finalización de este inmenso templo logrando que el imperio khemer alcanzara su época dorada. Dentro de Ankor Thom encontramos uno de los templos más bellos de todo Ankor, El Bayon, el templo oficial de Jayavarman VII, según se cree, el monarca quería consagrarlo a todas las religiones de su reino: hinduismo, budismo e islamismo, religión que profesaba el recién conquistado reino de Cham, este templo es particularmente conocido porque esta coronado con cincuenta y cuatro torres y 216 rostros del Bodhisattva Lokesvara.

Ankor Wat resulta algo excepcional para cualquier construcción de cualquier época, el complejo en si mismo es un mándala de proporciones perfectas y extremadamente hermoso, se ideó puramente como morada de los dioses, un macro calendario cósmico habilitado para que residan los millones de divinidades hindúes, ni los reyes ni los habitantes del reino vivían en aquellos complejos sagrados, estos templos no eran un lugar de reunión u oración para fieles, el acceso al interior del recinto estaba prohibido a todo el mundo, únicamente los monjes encargados de los menesteres del dios, que se cuidaban de vestirlo y ungirlo cada día podían atravesar los sagrados umbrales. Su construcción no fue una tarea fácil, el monte Meru esta coronado por 5 picos y rodeado por un océano, la organización debió de ser muy compleja para poder realizar semejante proeza arquitectónica, se construyó un enorme foso-embalse de 150 metros de ancho y una muralla de más de 3,5 km de longitud, el acceso al centro del recinto se realiza a través de una calzada de piedra de 99 metros de longitud, que en si mismo ya es de extraordinaria dificultad y que nos conduce al interior donde se alzan 5 torres en forma de loto cerrado y más de 60 metros de altura, ocultando en el corazón del templo un Santo Santorum de apenas 12 m2. Tras investigaciones realizadas a principios de los años 70 se estableció que el templo, además de cumplir con su carácter espiritual, sirvió como observatorio astronómico donde el sol se alineó en sus solsticios con la entrada occidental del templo, todo el complejo está relacionado matemáticamente con observaciones astronómicas, se dice que las medidas exteriores e interiores están hechas a escala de estos parámetros y detallan de forma precisa distancias entre la tierra y algunos astros como el sol y la luna.

Nada conocemos de la desaparición del imperio Khemer y el olvido su antigua sabiduría, los hombres que leían el universo y aquellos que sabían interpretar los símbolos de las piedras se desvanecieron y la selva reclamó su lugar engullendo literalmente a los templos que tras los años fueron habitados por mojes budistas y que actualmente dan vida al lugar sagrado pero, no sería hasta bien entrado el siglo XX que se realizarían las primeras tareas de limpieza de modo sistemático, se habilitaron los enclaves más importantes para visitas turísticas y se preservaron algunos templos tal cual fueron encontrados para que ha día de hoy, podamos reflexionar sobre el gran poder de la naturaleza y los misterios que esta ha podido engullir a lo largo de miles de años.

Notas

[1] Un sadhu (Saa-dhu) es un asceta hindú o un monje.

[2] Ninfa celestial. Las apsaras surgieron de la batalla entre devas y asuras (dioses y demonios), conocida como «Batido del mar de leche» de la cual los devas obtuvieron el «elixir de la vida», de cuyo batir de las aguas nacerían las Apsaras, bellas bailarinas cósmicas que inspiran simbólicamente las actuales danzas de las bailarinas tradicionales de toda Asia oriental.

[3] Según los historiadores modernos Khambu podría haber sido un rey indio que encabezó una campaña militar hacia oriente, llegando a una zona de selva que estaba gobernada por un rey adorador de Naga. Tras vencerle se casó con su hija llamada Mera y se estableció en la zona.

[4] Jayavarman VII fue un humilde monje, que tras rehusar el trono dos veces acabaría convirtiéndose en el mayor de todos los gobernantes del imperio khemer.

El Catarismo y la investigación Histórica

Castillo Montsegur
Montsegur cátaros
Montsegur cátaros

A día de hoy, las investigaciones referentes al Catarismo tienden a inclinarse hacia dos ideas que se disputan la razón, la primera, que durante muchos años ha sido la que más peso ha tenido, nos hace referencia a través del maniqueísmo, de una raíz oriental que subyace en esa Religión, la segunda, una nueva idea que la enlazaría directamente con el cristianismo primitivo; a todo esto encontramos cientos de libros que tratan de hondar sus investigaciones sobre un Catarismo dualista, siempre aceptando unas raíces hindúes o gnósticas, esta serie de artículos, lejos de acercarse o alejarse de una idea o de otra, pretenden demostrar que las dos tienen razón y que la esencia o raíz del cristianismo cátaro tomó como modelos otras tradiciones más antiguas, bebiendo de unas y de otras logró difundirlas en un lugar muy concreto y de una forma adecuada para la mentalidad de una época muy especifica, la Europa medieval de los siglos X, XI y XII.

Cruz cátaros
Cruz Occitana mal llamada Cruz de los cátaros

Para acercarnos al inicio de esta creencia, debemos hacer referencia a la etimología de varios términos y aclarar algunos conceptos, que debido a nuestro sistema de pensamiento occidental podrían estar influenciados erróneamente y para ello debemos tomar conciencia de su verdadero sentido para hacer un esfuerzo e intentar penetrar en lo posible dentro de las mentes de los habitantes de esos siglos y lo que significaban tales conceptos para ellos que, como veremos en artículos posteriores, tomaran otro sentido al ir comprendiendo la sociedad en la que vivían, como eran los hombres y mujeres de esos años.
mensajes del agua

La primera palabra obligada que hay que hacer referencia es «Religión», que corresponde a la etimología latina «re-ligare», volver a ligar, atar, unir de nuevo aquello que se ha des-unido; esta «unión de lo que se ha separado» es la del espíritu humano con el Espíritu Divino, es decir, Dios. [pullquote]La primera palabra obligada que hay que hacer referencia es «Religión», que corresponde a la etimología latina «re-ligare», volver a ligar, atar, unir de nuevo aquello que se ha des-unido; esta «unión de lo que se ha separado» es la del espíritu humano con el Espíritu Divino, es decir, Dios. [/pullquote]Cada cultura ha llamado a Dios de diferente forma, pero la esencia de cualquier Religión de épocas pasadas, presentes o futuras es y será la de «volver a unir al Hombre con Dios». Esto podría decirse que puede cumplirse mediante dos caminos, la plena dedicación a esta búsqueda mediante lo que son los sacerdocios, o mediante una serie de conductas y pautas, menos estrictas y que son las que generalmente acepta la sociedad o simples creyentes: actúa con bondad, piensa bien y acuérdate de Dios mediante oraciones y rezos.

El sacerdocio por lo contrario, lleva explicito la unión de una ética y una estética, significa entregar tu vida a esa unión, estar inmerso en esa búsqueda, y eso se convierte en un oficio sagrado, un «Sacro oficio», etimología de donde derivan las palabras sacerdocio, sacerdote y el «sacrificio» que conlleva ese compromiso místico.

El camino a seguir para lograr esa unión varia, es decir, cada Religión desarrolla un método, un sistema en concordancia con el lugar y la época donde aflora, y ese sistema debido a la búsqueda de esa unión con ese ser Divino y único, conlleva implícita una interpretación del Mundo, un método de pensamiento que dirija al hombre al conocimiento de la Verdad y hacia esa Unión mística, eso que implica que uno o más pensadores, filósofos, místicos, etc. han recorrido antes que nadie esa vía que lleva hacia lo divino y que encontrándolo válido para la época y el lugar siente el impulso de transmitirlo, para ello se conjugan dos circunstancias muy claras y que se nos desvela en esta frase tan lógica: «Si hay enseñanza, es que hay un Maestro que la transmite ha alguien dispuesto a aprenderla», ejemplos de esto son Jesús y sus primeros discípulos, Sidharta Gautama (Buda), Moises, Mahoma…

La transmisión de las enseñanzas Maestro-discípulo conlleva la creación de un orden jerárquico, que uno enseñe y otro aprenda establece una jerarquía, que etimológicamente significa, «escalera sagrada», es una forma de crear un camino de tránsito, en ambos sentidos, entre dos puntos y que debido a su condición uno está más elevado que el otro; para la religión, esa jerarquía establece que Dios está arriba y los hombres están debajo de la escalera y este último debe subir esos peldaños para poder acercarse cada vez más a la Divinidad. [pullquote]…todas las empresas, organizaciones, gobiernos y países actuales, están formadas por una jerarquía, una estructura piramidal, que une el punto más alto, con la figura del «líder» a través de unos vértices hasta «la base», que es representada por la sociedad y, tengan el tipo de gobierno que tengan aceptan plenamente la validez de la etimología «escalera sagrada».[/pullquote] Quizás los primeros indicios de los que tenemos constancia donde se aplicó este concepto a lo que podríamos llamar una país, estado, o sociedad, son las antiguas civilizaciones de las que tenemos constancia, donde el gobierno del Estado y la Religión tenían un mismo líder, eran lo que conocemos como «Estados o gobiernos iniciáticos», el ejemplo perfecto de una sociedad iniciática fueron los egipcios y evidencias de ello son las increíbles estructuras piramidales que encontramos repartidas por todo lo largo de su territorio en una eterna alusión en piedra a este significado sagrado y ahora debemos recordar que nuestras sociedades actuales y todas las estructuras sociales que las forman, aunque actualmente existe una ruptura entre Estado y Religión, todas las empresas, organizaciones, gobiernos y países actuales, están formadas por una jerarquía, una estructura piramidal, que une el punto más alto, con la figura del «líder» a través de unos vértices hasta «la base», que es representada por la sociedad y, tengan el tipo de gobierno que tengan aceptan plenamente la validez de la etimología «escalera sagrada» como la única viable para poder vivir en una sociedad en armonía, por el simple hecho que es esa la forma en que el hombre a observado que la Naturaleza se manifiesta a nuestro alrededor, hasta ahí todas aceptan la jerarquía como único método valido para el desarrollo y convivencia del ser humano pero, según las condiciones que se den, el lugar, la época, el tipo de gobierno que exista, la visión de lo que debe ser la «Armonía con nuestro entorno» varía y el mundo es observado de una forma u de otra, el método religioso que se establece, si es que se establece alguno, tiene la misma esencia que todos los demás métodos, la unión mística con ese ser divino, pero donde el ser humano encuentra su gran enemigo, no es en la Religión donde muchos pretender culparla de muchos de los desastres que han ocurrido en el mundo, no se puede culpar a la religión, pues es un concepto que únicamente nos establece un fin, sino a la interpretación que el hombre hace de ella y la forma en que la aplica a la sociedad, la esencia de la religión no se cree superior a nadie ni a nada, es el ser humano quien se cree capaz, en nombre de su Religión de pretender erradicar otras creencias, convirtiéndonos así en los verdaderos causante de todo lo que acontece.

Como ha sucedido constantemente en la historia, en los momentos de mayor libertad social y en los lugares donde distintas naciones y credos del mundo se unen por cualquier motivo, ya sea por el comercio, el saber, la ciencia, el arte, la política etc. el paso del tiempo se encarga de hacer surgir nuevas ideas o cuestiones reformadoras que ponen en crisis la autoridad gobernante o religiosa del momento, el intercambio de conocimiento entre culturas y sociedades trae consigo nuevos hábitos y conductas sociales, «lo extraño deja de serlo si se conoce», la convivencia entre culturas conlleva a una forzada comparación de comportamientos y de creencias, surge un acercamiento sino más, hacia aquello que hasta el momento era desconocido y que modifica parcialmente las sociedades implicadas como bien podemos comprobar en nuestra sociedad actual del siglo XXI con todas las filosofías y religiones orientales que llegan a nuestras ciudades impulsados por un interesado intercambio comercial, encontramos a millones de occidentales practicando «espiritualidad» en distintos cursos de yoga, centros budistas, cursos de Feng-Shui… en nuestras ciudades tenemos un fenómeno reciente como son las mezquitas que utilizan los musulmanes, en nuestras librerías tenemos cientos de libros de consulta referentes a todas las tradiciones, filosofías y religiones del mundo, etc. Comparando la historia encontramos momentos similares al actual, si no son iguales en su forma si se acercan en su esencia, ejemplos de esto los tenemos en la reformada sociedad egipcia de la época Alejandrina , en el «Renacimiento florentino» o como podremos comprobar, la sociedad Occitana de los s XI, XII y XII, movimientos todos ellos abortados por la Iglesia de Roma en un intento de continuar con su supremacía sobre todas las instituciones o creencias de Occidente y que utilizó todos los medios a su alcance para combatirlos, tanto divinos como humanos.

Entrados en el s.XXI, en plena era de la información y la comunicación, poco puede hacer la Iglesia de Roma y el poder de «La Congregación para la Doctrina de la Fe», institución que originalmente fue llamada «Sagrada Congregación de la Romana y Universal Inquisición» o más conocida como «La Santa Inquisición», creada para «defender a la Iglesia de las herejías»; para impedir la difusión e implantación de las distintas creencias, filosofías y religiones que llegan a Occidente. Amparándose en el único evangelio de Juan que la Iglesia considera verdadero, sigue considerándolas a todas ellas como falsas, erróneas o simplemente no validas por los nuevos sucesores de la Inquisición, que bajo un nuevo nombre están encargados (sin las formas drásticas que utilizaba su antecesora) de «difundir la sólida doctrina y defender aquellos puntos de la tradición cristiana que parecen estar en peligro, como consecuencia de doctrinas nuevas no aceptables».

[pullquote]La mirada del historiador/investigador debe ser neutral, no debe emplearse para santificar, para martificar a las victimas o escandalizarse por las atrocidades del pasado, sino para intentar establecer un nexo de unión entre el pasado y el presente.[/pullquote]Hoy en día, en el terreno del Catarismo, la investigación puede apoyarse sobre una cantidad y calidad de materiales muy superiores a los que se disponía hasta la mitad del siglo pasado, hasta entonces no se hacía más que repetir lo dicho por los vencedores. Los descubrimientos de los únicos documentos de origen auténticamente cátaros (dos tratados y tres rituales) y la atención que se le presta al estudio de los lugares donde vivieron, nos dan una nueva orientación sobre esta visión del cristianismo. La mirada del historiador/investigador debe ser neutral, no debe emplearse para santificar, para martificar a las victimas o escandalizarse por las atrocidades del pasado, sino para intentar establecer un nexo de unión entre el pasado y el presente, entre ellos y nosotros, para poder ir acercándonos más a la Verdad, conocer quienes eran, como pensaban, como vivían y por que lo hacían de un modo y no de otro. ¿Por qué?, se preguntaran muchos, pues por que como dice la sabiduría popular «quienes no aprendan de los errores cometidos en el pasado están condenados a repetirlos en un futuro».

Uno de los hechos que nos sorprende más cuando se habla de los Cátaros, es al conocer, que aquella gente, acusados a miles de herejía por la Iglesia de Roma y sentenciados a muerte por su forma de pensar, entraban por su propio pie y cantando a las hogueras que les habrían de purificar. Hay que estar loco o, firmemente convencido y entregado a un Ideal, para preferir la muerte antes que seguir viviendo, esto sin embargo, no nos dice nada en cuanto al Ideal, pues la historia nos ha demostrado que, el hecho de luchar o morir por una Ideal no significa nada en cuanto a la razón, causa o verdad que pueda encerrar, ese juicio sólo puede establecerlo el tiempo, pero en cambio y aun con la lejanía histórica que ello supone, si podemos esbozar o intentar definir la personalidad de la sociedad o de la gente que fueron capaces de dar su vida por defender unas ideas que vivían según ellas y consideran acertadas.

Pero un Ideal no es nada sin un idealista, no existe sin espíritu de entrega y sacrificio de las personas que creen en él, sería como una semilla que cae en tierra estéril y nunca da su fruto; lo que hace grande y posible un Ideal son las personas, el Amor que se siente por esas ideas, la dedicación por la construcción de algo que se cree que es positivo, el esfuerzo y las horas dedicadas a él es lo que lo hacen propio, el convencimiento de poder cambiar las cosas que no nos gustan, la constante y plena dedicación del individuo, el altruismo suficiente como para no esperar el fruto, saber que lo que se hace no es en beneficio propio sino, como un bien común para los que están o para los que vendrán, eso es lo único que va hacer realidad un Ideal.

Nuestros países y sociedades, con sus cosas buenas y sus cosas malas, son como son por que nosotros los hemos hecho así, y no hay agradecer o culpar a nadie ni a nada excepto a nosotros mismos, podrían ser mejor, más justas, más honradas, seguramente si, podrían serlo pero, es con nuestro esfuerzo o con nuestro pasotismo, con nuestro conocimiento o con nuestra ignorancia que las creamos, únicamente se debe a nosotros, las sociedades no están hechas, nosotros las hacemos como son.

Los primeros impulsores de lo que hoy en día conocemos como Catarismo conocían esto y quisieron modelar con plena consciencia la sociedad de su tiempo, difundieron sus enseñanzas a los demás, se pusieron a predicar de forma abierta por todo un territorio, no sólo de palabra o de forma teológica, sino con el ejemplo, con hechos, con intención de demostrar que aquello en lo que creían era realmente bueno, para el presente y para un futuro, acercándose a las personas que viven las realidades cotidianas.

La Iglesia de Roma y los 56 Papas comprendidos en los tres siglos que tardaron en concluir de forma violenta la herejía cátara, se encargaron de que la visión histórica que debía prevalecer y que se debería tener sobre la religión y filosofía del Catarismo fuera únicamente la que escribían los autores pertenecientes al bando vencedor, especialmente por los teólogos católicos de Roma, siempre basándose en los documentos inquisitoriales de los juicios contrarios a ellos, como las sumas teológicas que los dominicos del siglo XIII habían redactado para erradicar aquella «peste» que se extendía sin tregua por tierras Occitanas.

El papel que durante los siglos XI, XII y XIII representaban los cátaros, era el que ocupaba la Iglesia de Roma en los primeros tres siglos del cristianismo, quienes también recibieron persecución y horribles muertes por predicar sus creencias, pero si tenemos en cuenta los hechos que se tratan a continuación, la Iglesia de Roma no aprendió del pasado y repitió los mismos errores cometidos, paso de victima a juez y verdugo.

Actualmente la historia, después de más de 750 años, nos permite devolverles a su verdadero contexto dentro de la cultura cristiana de la Edad Media, para así poder conocer las experiencias vitales y religiosas de los «bons homes», los Perfectos, los creyentes y sus familias, en realidad un pueblo de creencias cristianas bastante normal.

La investigación histórica, tras una revisión, despoja la silueta de esta herejía medieval del ropaje de la mentira y los extraños mitos que la cubrían y deformaban, le devuelve su idea reformista en el seno de un cristianismo medieval en decadencia.

Conocidos como Albigenses, Apóstoles de Satán o pobres de Cristo, los Cátaros o como ellos preferían llamarse «verdaderos cristianos», nos legaron un testimonio inquebrantable de la fe que tenían en sus creencias, y esta fe nos obliga a mostrar todo nuestro respeto para poder encontrarles su verdadero lugar en la historia.

La cruzada contra los cátaros y la conquista de Occitánia

Castillo de Queribus
Montsegur cátaros
Castillo de Montsegur

Para poder comprender qué sucedió en el siglo XIII en el sur de Francia, deberemos hacernos eco de los acontecimientos anteriores al año 1209, como consecuencia de los cuales estalló por entero el país de Oc en lo que conocemos como «La cruzada contra los cátaros». En 1207, Raymond VI (1156-1222), conde de Tolosa, uno de los principales señores occitanos, casado con Leonor, hermana del Rey Pere I de Cataluña y II de Aragón, había sido excomulgado por el Papa Inocencio III por su negativa a combatir la herejía que recorría sus tierras. Aunque nunca renunció a su fe católica, toleraba y simpatizaba con aquellos «hombres buenos» de su condado, al igual que lo hacían sus súbditos, con total indiferencia entre los que eran cátaros y los que no lo eran.

Todo se detonó el 15 de enero de 1208. En una posada cerca de un pueblo llamado Saint Gilles du Gard, el legado papal Pierre de Castelnau se disponía a continuar su viaje tras el fracaso del encuentro que el día antes había tenido con Raymond VI. El conde quería que se le levantase la excomulgación, mientras el legado insistía en su obligación de combatir la herejía, ya que se encontraba en sus tierras y en las de su linaje más arraigada que en cualquier otro lugar. Como ya había sucedido en encuentros anteriores, no se pusieron de acuerdo, por lo que la reunión terminó con un aviso por parte del conde al religioso: «Andad con cuidado. Por allí dónde estéis, no os perderé de vista». Aquella mañana, Pierre de Castelnau y su séquito se disponía a tomar una barcaza y cruzar el Ródano. De repente, unos caballeros impiden el paso de los religiosos, entablando una fuerte discusión. Uno de ellos dispone su lanza en posición horizontal y asesta un golpe mortal al legado papal, hiriéndole de muerte; fallecería aquella tarde desangrado por tan terrible herida. Esta acto supuso un grave error por parte de los Tolosanos, que quedarían condenados para siempre. Fue de tal magnitud el acontecimiento, que instaría, a los pocos días, el repulso total de la Iglesia católica y, por tanto, la determinación de actuar por cuenta propia contra aquella herejía y los señores occitanos que la defendían.

Felipe Augusto, rey de Francia, cuyo reino estaba pasando un mal momento en aquella época, se lavó las manos y no dictó ninguna orden contra lo dictado por el Papa, como había hecho ya en anteriores ocasiones. Dejó que los caballeros de su reino que así lo desearan, combatiesen en aquella santa cruzada convocada por el Papa Inocencio III. Al rey le interesaba que algunos de sus caballeros conquistasen tierras, pues eso representaba un ensanchamiento de su reino y un mayor acercamiento a la Iglesia,dando a la cruzada, la primera en tierras cristianas, un cariz político además de religioso. Las condiciones dictadas por el Papa serían las mismas que en una cruzada en Tierra Santa, con la ventaja de que no había que viajar: la absolución de todos los pecados cometidos en la guerra, una permanencia mínima de 40 días y la suspensión de todas las deudas hasta su regreso.

Arnau Almeric, abad de Citeaux, nuevo legado personal del Papa e instigador constante de combatir el problema de la herejía, encabezaba la gran masa de 20.000 cruzados, más los porteadores (150.000 en total según algunos). El cronista de la época Guillermo de Tudela, que llegó a Languedoc a finales del siglo XII, nos narra en su Canción de la cruzada albiguense, cómo iban en cabeza todos los nobles y caballeros franceses seguidos por sus ejércitos; después los «ribalds», que eran mercenarios contratados y «que habían visto el cielo» por todo lo que aquello significaba, teniendo derecho de saquear todo lo que encontrasen y de sembrar el pánico; los porteadores, que eran los encargados de llevar todo el material necesario para una guerra: armaduras, armas, tiendas; y por último cocineros, picapedreros, leñadores encargados de conseguir madera para fabricar las torres de asalto, arietes, catapultas y demás instrumentos bélicos…

Raymond VI, a la vista de semejante ejército y temiendo perder su condado y su propia vida más que por el destino de los cátaros, tiene varios encuentros en Roma con Inocencio III, a fin de conseguir la paz. El Papa le pide, como muestra de su «reconciliación», la entrega de 7 castillos, además de algo mucho más humillante: el 18 de junio de 1209, en el mismo lugar donde se produjo la muerte de Castelnau, el conde Raymond VI, atado con una cuerda al cuello y desnudo hasta la cintura, fue azotado en presencia de la delegación papal, que le insultaba mientras suplicaba perdón y prometía penitencia. Con este sacrificio personal, el conde pudo evitar, momentáneamente, una matanza en sus tierras. Incluso pidió unirse al ejército como cruzado; muchos se opusieron, pero obtuvo del propio Papa el permiso para unirse a la cruzada, quien ordenó que se le respetase… de momento.

Todo estaba dispuesto para empezar a «extirpar el mal» de tierras occitanas. Aparece en escena otro gran noble occitano, Raymond Roger de Trencavel, vizconde de Carcassona, Beziers y Albi, un joven de tan sólo 24 años que, viendo el destino que iba a correr, pretendió actuar de la misma forma que su tío Raymond VI. El legado Almeric no aceptó tal proposición, no podía aflojar en el mismo momento de empezar la acción. El ejército cruzado se dirigió hacia la ciudad de Beziers, mientras pequeños pueblos caían rendidos y todos los cátaros que encontraban perecían en las hogueras. El 22 de julio el ejército llegaba a la ciudad, que había sido avisada por el vizconde Trencavel. La orden de los cruzados era entregar a todos los herejes, más una lista de 222 nombres entre los que se encontraban tanto burgueses que abrazaban el Catarismo como algunos herejes reconocidos. La evidente respuesta de la ciudad no se hizo esperar: «Nunca cederemos ante tales proposiciones… preferimos morir cátaros que no vivir como cristianos».

Se empieza a preparar un asedio a conciencia, los cruzados son conscientes de intentar resolver el conflicto antes de la cuarentena y de la importancia que tendría la toma de una ciudad como aquella. De nuevo un error decantaría la guerra hacia el bando cruzado, pues lo que parecía iba a ser un largo asedio, acabó el mismo día 22. Un grupo de gente de la ciudad, llevando a cabo una misión para reconocer el terreno, olvidó cerrar la puerta por la que abandonaron la muralla, y un grupo de ribalds consiguió hacerse con el dominio de la puerta, por la que entró todo el ejército a golpe de espada.

Absolutamente todos los cronistas de la época, fueran del bando que fueran, coinciden en la escalofriante matanza por la toma de Beziers. Tudela nos lo narra de la siguiente manera: «Los sacerdotes se visten con sus ropajes, tocan las campanas como si tocaran a los difuntos (…) no pueden evitar que los ribalds asalten todo cuanto encuentran, incluidas las iglesias. Nada puede protegerlos de la muerte, ni las cruces ni los altares (…) han degollado sacerdotes, mujeres, niños, ancianos, tal vez creo que no sobrevivió nadie. Temo que nunca, ni en tiempo de los árabes, se produjo una matanza tan aterradora». La ciudad contaba con unos 15.000 habitantes, que fueron asesinados. Lo que pudiera parecer un acto totalmente descontrolado, tenía cierto grado de premeditación, pues eso provocó que a partir de entonces todos los pequeños pueblos y castillos feudales se rindieran sin ningún tipo de resistencia.

A principios de agosto la ciudad de Carcassona era asediada. El rey Pere I actuaba de mediador defendiendo a sus vasallos y buscando soluciones al conflicto, pues muchos de los castillos calificados de cátaros eran en realidad de nobles aragoneses y catalanes, ya que en la situación del mapa político del siglo XIII, Aragón y Cataluña extendían sus dominios hasta Tolosa, pasando por todo el Languedoc y llegando hasta la Provenza. Tras largas negociaciones sin éxito, el rey abandona Carcassona.

El vizconde Trencavel, en un intento de evitar la guerra, se desplaza al campamento cruzado, donde es hecho prisionero el 15 de agosto de 1209. Carcassona cae tras varios días de ataques por parte de los cruzados, que logran entrar en la ciudad. Pero quedan estupefactos, todos sus habitantes han desaparecido; según algunos historiadores, huyeron por túneles subterráneos, dejando atrás todas sus pertenencias, excepto aquello que podían cargar. El vizconde fue encerrado en las mazmorras de su propia ciudad, donde murió «oficialmente» de disentería el 10 de noviembre, con tan sólo 24 años. Por otra parte, Simón de Monfort, del bando cruzado, señor de Monfort y conde de Leicester (Inglaterra), es nombrado señor de las tierras que pertenecían al vizconde por haber sido un feroz combatiente. Más tarde encabezó durante 9 años una sangrienta conquista de las tierras Occitanas y acabó siendo llamado por sus vasallos «el verdugo de Occitánia».

En 1210 cae Minerve y se prende la hoguera para 150 herejes, entre Perfectos y Creyentes. Después le tocó el turno al castillo de Termes y al de Cabaret. En 1211, la ciudad de Lavaur, en donde 400 cátaros son quemados. Poco a poco, el territorio del conde Raymond VI es conquistado por el temible Simón de Monfort. Las hogueras contra los «buenos hombres» se encienden por todo el país. La situación general propició la aparición de los faidits, señores desposeídos de sus ducados y condados, nobles que habían perdido sus tierras y que iban de castillo en castillo defendiendo a los nobles que todavía las conservaban. Este hecho provocó un acercamiento de la nobleza hacia los cátaros, creando un estrecho vínculo de unión entre cátaros y faidits, quienes defendían con su propia vida a los herejes como si de nobles se tratara. Los faidits conservaron su fe católica, exceptuando algunos que en el momento en que la fortaleza había sido perdida, pedían recibir el «Consolament» cátaro, para morir con aquellos a los que habían defendido.

Batalla Montsegur
Batalla Montsegur

La conquista completa del Lauragais, de la comarca del Albi, del bajo Quercy y la comarca de Agen, hacen irremediable una guerra en la que intervendría el propio rey Pere I. El 12 de septiembre de 1213, las fuerzas de Simón de Monfort luchan contra un ejército catalano-aragonés y otro occitano, encabezado por Raymond VI y el Conde de Foie. Se enfrentaban por la reconquista de la ciudad de Muret. La superioridad numérica del bando aliado hizo tomar un exceso de confianza a la tropa, y cuando se enfrentaron al ejército cruzado, resultaron derrotados debido a la enorme disciplina guardad por estos. El sonido de la batalla nos lo narran así los cronistas: «…se oía el mismo ruido que si se talaran a la vez todos los árboles de un bosque». Entre tal estruendo, dos caballeros franceses tenían la orden de matar al rey Pere I, pues era la única esperanza de Simón de Monfort para salir victorioso. Cuentan que fue abatido un caballero vestido con la armadura del rey y que ante la facilidad del caballero francés para acabar con su vida, se extrañó exclamado: «Este no puede ser el rey, tiene fama de ser un valeroso guerrero». Entonces el rey, que estaba próximo y lo escuchó, levantó su espada al grito de «¡Aquí tenéis a vuestro rey!», imprudencia que le costó morir aquel 12 de septiembre de 1213, al abalanzársele encima una docena de caballeros franceses.

A partir de aquí, la cruzada no tiene rival, irá cayendo paulatinamente Occitánia entera y con ella el Catarismo, que apoyaba la independencia de Occitánia y fue extirpado de raíz. Los caballeros de uno y otro bando fueron relevados ccuadro_cataros_04on el tiempo por sus descendientes, y nuevos Papas y nobles se unieron a la causa anticátara, hasta que al fin, el 1 de marzo de 1244, se asestó lo que sería el golpe definitivo al Catarismo: cae Montsegur, sede de la iglesia cátara y templo espiritual para los Perfectos. Tras una tregua de quince días, el 16 de marzo, 205 cátaros fueron quemados en una enorme hoguera a los pies de la montaña; entre ellos se encontraban los más altos representantes del Catarismo, la nobleza de la zona y algunos caballeros faidits.
cataros

La guerra duró todavía hasta 1255, año en que es destruida la última resistencia, el castillo de Queribús. En 1271 Occitánia quedó «libre de herejes» y anexada a la corona francesa. De esta manera terminaría el gran sueño de los caballeros occitanos: un país libre de todos sus sentidos, tanto político como religioso. La cruzada, que supuestamente comenzó siendo espiritual, acabó siendo una masacre político-religiosa, con centenares de miles de muertos, exterminando cruelmente aquellos «buenos hombres», que por su forma de pensar y ver el mundo, fueron «purificados» por el fuego de la intolerancia y el acero de la ambición.

Un trovador occitano del siglo XIII cantó: «Cada 700 años, renacerá el laurel». Hoy, que apenas han pasado 750 años de su historia, el eco de aquella profunda espiritualidad atrae todavía poderosamente a investigadores y público en general que se preguntan el motivo de tan salvaje destrucción.