Descubren la tumba de Aristóteles

Descubren la tumba de Aristóteles. El descubrimiento fue revelado este jueves durante el congreso internacional “Aristóteles, 2.400 años”. Este viernes, los más de 250 estudiosos del filósofo provenientes de 40 países visitarán el eminente lugar.

tumba-aristoteles3

Un equipo de arqueólogos griegos dicen que han descubierto la tumba de Aristóteles. Después de más de dos décadas de excavaciones, la tumba de uno de los filósofos más grandes de la historia podría estar en Estagira (Grecia), su ciudad natal.

“No tenemos ninguna evidencia pero sí fuertes indicios que nos llevan casi a la certeza”, ha asegurado el arqueólogo Kostas Sismanidis, director de las excavaciones.

[pullquote]Según el equipo de arqueología, las características del edificio descubierto hacen pensar que no puede ser otra cosa que el mausoleo del discípulo de Platón.[/pullquote]

“Aristotelión”, la tumba de Aristóteles

Según el equipo de arqueología, las características del edificio descubierto hacen pensar que no puede ser otra cosa que el mausoleo del discípulo de Platón. Los restos del yacimiento arqueológico han sido hallados bajo restos de una torre bizantina construida con posterioridad. Esa construcción posterior era lo que había hecho dudar al principio a los arqueólogos, que llevan desde 1990 trabajando en el yacimiento.

la tumba de Aristóteles

El edificio desenterrado es una gran tumba rectangular con suelo de mármol y una bóveda que en otros tiempos alcanzaba los 10 metros de alto. Estaba recubierta con tejas de la fábrica de cerámica real, lo que revela la inminencia de los restos que debía contener.

la tumba de Aristóteles

Dentro de la tumba se han encontrado más de 50 monedas de la época de Alejandro Magno, diversos objetos de cerámica y el rastro de un antiguo altar destinado a sacrificios que ha sido destruido.

Emplazada entre una galería del siglo V a.C. y un templo de Zeus del siglo VI a.C., la tumba reposa en el ágora de la ciudad y tiene unas vistas panorámicas.

El convencimiento de los arqueólogos viene además acompañado de dos fuentes literarias que señalan que ese es el lugar exacto del enterramiento de Aristóteles. Uno de ellos es el manuscrito 257 de la Biblioteca Marciana de Venecia y otro, una biografía árabe de Aristóteles.

Según los dos registros, tras la muerte del filósofo en la isla de Eubea en el 322 a.C. los habitantes de Estagira llevaron sus cenizas en una urna de cobre, la enterraron en el gran sepulcro y erigieron un altar en un lugar llamado “Aristotelión” donde se reunía su asamblea.

Fuente

Collar Maya de 1.620 cuentas de nácar expuesto por primera vez

Un collar Maya que buscaba emular la piel de un pez al moverse, la cual está conformado por 1.620 lentejuelas de concha nácar y 34 pendientes de diferentes tonos rosados, se exhibirá por primera vez en el Museo del Templo Mayor dentro de la exposición Oxtankah. Lujo y poder, la cual se inauguró ayer.

Collar Maya

 

El collar maya fue descubierto en el año 2000 dentro de un entierro encontrado en la zona arqueológica de Oxtankah, ubicada en la bahía de Chetumal, Quintana Roo. Estaba colocado en el pecho del personaje principal de la cámara funeraria, en la que también se hallaron otros seis individuos entre adultos y niños.

Los especialistas tienen indicios de que el personaje era un miembro de la clase alta debido a la parafernalia con la que fue enterrado.

Las piezas —que datan del periodo Clásico Tardío-Terminal (600-900 d.C.)— se encontraron desarmadas, por lo que un equipo de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se abocaron a su restauración.

Collar Maya

Hortensia de Vega Nova, directora del Proyecto Arqueológico de Oxtankah; el arqueólogo Emiliano Melgar Tísoc y la restauradora perito Lourdes Gallardo Parrodi, fueron los encargados del proyecto y en el curso de la investigación descubrieron que aunque la vestimenta tiene el aspecto de pectoral o collar, debido a que las cuentas estaban unidas en forma imbricada y con brillo sólo en una de sus caras, formaron parte de la indumentaria del individuo.

[pullquote]“Los artesanos quisieron emular la piel del pez plateado de nombre xihua, oriundo de aquella región y de gran valor para los mayas, por eso las lentejuelas, al moverse y brillar, semejan escamas”, explicó De Vega.[/pullquote]

Los artesanos quisieron emular la piel del pez plateado de nombre xihua, oriundo de aquella región y de gran valor para los mayas, por eso las lentejuelas, al moverse y brillar, semejan escamas”, explicó De Vega.

Las piezas fueron confeccionadas con cuatro especies diferentes de moluscos, dos de almejas y dos de caracoles, “de las cuales tres provienen de aguas marinas del Caribe y una de agua dulce, probablemente de Belice o del Petén guatemalteco que es zona de ríos. El nácar de agua dulce emite colores claros y el de agua marina tiene tonos oscuros; los artesanos mezclaron ambas especies, lo cual indica que estaban buscando el color nacarado”, señaló Emiliano Melgar.

Los especialistas determinaron que las 1.620 lentejuelas, cuentas circulares nacaradas con las que se armó la mayor parte de la vestimenta, fueron elaboradas con moluscos Pinctada imbricata y Psoronaias. Para los 28 pendientes rectangulares y tres pares de colgantes en forma de L, que rematan el objeto, se ocuparon caracoles Strombus gigas y Strombus alatus. Estas especies no pertenecen al litoral de la bahía de Chetumal ni son fáciles de obtener, lo cual añade un valor cultural especial al objeto.

El collar maya remite al estrecho vínculo que tuvieron los mayas prehispánicos con su entorno natural, en especial el acuático. “Esa buena relación de simbiosis les permitió sobrevivir en el área por más de mil 400 años”, refirió De Vega Nova, quien continúa con la investigación de Oxtankah y sus relaciones con otros asentamientos de la bahía de Chetumal.

Un collar maya y más piezas para celebrar.

Collar Maya

Para festejar el 25 aniversario del Programa de Arqueología Urbana (PAU), que se realiza en el Centro Histórico de la Ciudad de México, el INAH realiza la exposición Revelaciones de la arqueología mexica, en la que muestra los hallazgos más recientes en la Plaza Manuel Gamio y en predios de la calle Guatemala.

Cuauhxicalco, el Calmécac, el Templo de Ehécatl-Quetzalcóatl, la Cancha de Juego de Pelota y el Huei Tzompantli, son los cinco lugares vinculados con la vida mexica, donde se han encontrado ofrendas entre las redes de cableado telefónico y de drenaje.

Entre los hallazgos destacan los huesos de una mujer de aproximadamente 70 años, que fue depositada bocabajo de forma flexionada, hace 550 años.

Raquel Vargas
raquel.vargas@razon.com.mx

¿Un templo Neandertal de 175.000 años?

¿Un templo Neandertal de 175.000 años? Descubierta en el fondo de una cueva de Francia una construcción hecha con estalagmitas.

templo Neandertal

 

Iluminados Iluminados con antorchas, los neandertales se adentraron en la cueva. Pasaron las primeras cámaras, que los osos utilizaban para hibernar. Recorrieron largas galerías hasta donde no llegaba ninguna luz del día. Eran lo bastante anchas para avanzar sin tener que agacharse. Bordearon los pequeños lagos del interior de la cueva. A 336 metros de la entrada encontraron una cámara enorme, como la nave de una iglesia, de 30 metros de longitud por 20 de anchura y 5 de altura.

bruniquel templo Neandertal

Fue el lugar que eligieron para construir su obra. Dos anillos de piedras que levantaron con fragmentos de estalagmitas. En el centro del anillo más grande, de casi siete metros de diámetro, situaron dos pequeñas acumulaciones de estalagmitas. Como un Stonehenge en miniatura. Con la diferencia de que Stonehenge rendía culto al sol y estos anillos se crearon en un reino de oscuridad. Y de que Stonehenge fue construido por Homo sapiens hace 4.500 años y los anillos de estalagmitas fueron obra de neandertales hace unos 175.000 años.

bruniquel neandertal 175. 000
Reconstrucción 3D

Son la obra más antigua que se ha descubierto de los antiguos pobladores de Europa. Un descubrimiento que demuestra que los neandertales tenían “un nivel de organización social más complejo de lo que se pensaba hasta ahora” y que eran capaces de realizar actividades en las profundidades de las cuevas, según los resultados de la investigación que se presentan esta semana online en la revista Nature.

¿Un templo Neandertal?

“Esto no era un campamento ni un lugar donde vivían. ¿Para qué iban a ir tan lejos de la luz del día?”, declara por correo electrónico Jacques Jaubert, prehistoriador de la Universidad de Burdeos (Francia) y primer autor de la investigación. Según Jaubert, “podríamos asumir algún tipo de comportamiento simbólico o ritual”, pero advierte que la función de los anillos de estalagmitas se desconoce.

Las construcciones fueron descubiertas en 1990 en la Cueva de Bruniquel, situada en el sur de Francia ante un meandro del río Aveyron. Sin embargo, no se han podido fechar hasta ahora. La datación de 176.500 años (con un margen de error de 2.100 años) es lo que indica que fueron obra de neandertales, ya que es la única especie conocida en el sur de Europa en aquella época.

bruniquel-neandertal-175000-anos-4

Sin embargo, no se han encontrado fósiles de neandertales ni herramientas de piedra en la cueva de Bruniquel. Los investigadores tampoco han estudiado todavía si los restos de otros animales hallados en las cámaras de la cueva más próximas a la entrada tienen marcas de cortes o algún otro signo de actividad humana, informa Jaubert.

Las construcciones, que incluyen los dos anillos y cuatro acumulaciones de piedras, están formadas por unas 400 piezas. Sumadas, pesan 2,2 toneladas. La mayoría de estas piezas, con un peso medio de 5,5 kilos, tienen unos 30 centímetros de longitud, lo que indica que fueron talladas expresamente del mismo tamaño para elaborar las construcciones.

Si el anillo grande mide casi siete metros de diámetro, el pequeño mide poco más de dos. Las paredes, formadas por hasta cuatro capas superpuestas de estalagmitas, llegan a cuarenta centímetros de altura. Debió ser un trabajo de semanas o meses para un grupo de varios neandertales. El número de individuos que participó en la construcción no se ha podido determinar.

bruniquel-neandertal-175000-anos-5

Muchas de las piezas presentan manchas oscuras causadas por fuego. Asimismo, en uno de los anillos se ha encontrado un fragmento de hueso de 6,7 centímetros de longitud, probablemente de un oso o de un gran herbívoro, que fue sometido a altas temperaturas. Todo ello demuestra que los neandertales de Bruniquel ya controlaban el fuego y explica que pudieran adentrarse hasta el fondo de la cueva.

“Es un descubrimiento excepcional”, declara Robert Sala, director del Institut de Paleoecologia Humana i Evolució Social (Iphes) en Tarragona. “Se suma a otras investigaciones que en los últimos años han cambiado la imagen de los neandertales al demostrar que ya tenían comportamientos modernos. Pero tiene el gran valor de la datación de 175.000 años, porque los comportamientos modernos de los neandertales se habían observado en fechas más recientes y quedaba la duda de si los habían adquirido imitando a los Homo sapiens, que se extendieron por Europa hace poco más de 40.000 años. Ahora queda claro que los neandertales tenían comportamientos que consideramos modernos y que no los copiaron de nadie”.

Fuente