De Stonehenge a Egipto: la tecnología que transforma nuestra visión de la historia

De Stonehenge a Egipto: Un reciente descubrimiento podría cambiar radicalmente nuestra visión de uno de los lugares arqueológicos más famosos del mundo, la tumba de Tutankamón. Exploraciones en el Valle de los Reyes de Egipto revelaron que la tumba de Tut-Ank-Amon todavía puede incluir cámaras sin descubrir – tal vez incluso el lugar de descanso de la reina Nefertiti – a pesar de que hemos estado estudiando la tumba desde hace casi 100 años.

Stonehenge

Es normal emocionarse ante estos descubrimientos arqueológicos y mostrar impaciencia, pero aun así la investigación en curso que muestra el verdadero potencial de la nueva tecnología para cambiar nuestra comprensión de la historia es lenta.

Los últimos hallazgos evidencian misterio y muschas son las conjeturas en torno a la tumba de la reina que la egipcia Nefertiti, que murió hacia 1330 antes de Cristo. Algunos eruditos creen que fue enterrada en una cámara de la tumba de su hijastro Tutankamon (conocida como KV62), aunque otros han instado a la precaución sobre esta hipótesis.

Nefertiti es una figura fundamental en la egiptología. Ella y su marido, el faraón Akenatón perpetraron una revolución religiosa en el antiguo Egipto y ella pudo ser – aunque sea brevemente – quien gobernara el país después de la muerte de Akenatón. Pero tenemos poca información sólida acerca de su vida o su muerte ya que sus restos nunca han sido encontrados.

Por lo que el descubrimiento de su tumba podría contribuir a revelar más acerca de este período crítico de la historia egipcia, e incluso cambiar nuestros puntos de vista sobre esta etapa. Nicholas Reeves, el director de la investigación, cree que por el tamaño y la disposición de las estancias de la KV62 pueden haber sido diseñados originalmente para una reina. También ha utilizado una sonar de radar de penetración terrestre (GPR) para buscar posibles antecámaras ocultas que puedan contener los restos de Nefertiti.

Arqueología subterránea

StonehengeLas técnicas de prospección geofísica que se utilizan para estudiar la tumba se han aplicado en la arqueología desde la década de 1970. El GPR consiste en la emisión de ondas electromagnéticas de radar a través de una superficie y medir el tiempo que tarda en ser devuelta por los diferentes objetos y elementos que componen el terreno. Diferentes materiales reflejan distintas ondas de radar a diferentes velocidad por lo que es posible utilizar esta información para construir un mapa 3D de una estructura. Para la KV62, el mapa sugiere que hay espacios más allá de los muros de la tumba y que podrían ser antecámaras no descubiertos.

El problema con este tipo de prospecciones es que las grandes esperanzas de las conclusiones iniciales presentadas al público pueden no coincidir con la realidad de los resultados posteriores. Los datos a menudo pueden interpretarse de diferentes maneras . Por ejemplo, las pausas naturales y fisuras en la roca pueden producir respuestas similares a las cámaras sin descubrir. El escaneo de una superficie relativamente pequeña de las paredes de una cámara individual puede hacer que sea difícil situar los resultados en un contexto más amplio.

Mediante la recopilación de una gama amplia de datos, podemos construir lentamente una imagen más clara de la historia de un lugar. Aunque no es tan excitante como el descubrimiento de una tumba olvidada, el proceso de usar la tecnología para estudiar poco a poco un sitio puede, directa e indirectamente, cambiar de manera significativa nuestra visión de ella o las personas asociadas con él.

Otras técnicas geofísicas tienden a ser utilizados para estudiar los sitios más abiertos o paisajes. Magnetometría mide las variaciones en el campo magnético de la Tierra que son causadas por muchas formas de materiales arqueológicos enterrados, de material cocido, tales como hornos de material de construcción y zanjas rellenas. La resistencia de la tierra aporta medidas debido a la corriente eléctrica que pasa a través de ella, por ejemplo paredes, pavimentos y escombros tienen una alta resistencia a la corriente, mientras que las zanjas y fosas llenas tienden a tener una baja resistencia.

El descubrimiento de la verdadera Stonehenge

Utilizando estas técnicas en Stonehenge, por ejemplo, se ha transformado completamente la forma que creíamos sobre el paisaje y las formas de culto utilizadas por la sociedad neolítica. Antes de la prospección sólo un puñado de monumentos rituales eran visibles como los impresionantes restos de Stonehenge, lo que significa que los arqueólogos no podrían evaluar fácilmente la manera en que se utilizó Stonehenge.

Stonehenge

La prospección geofísica reveló en Stonehenge cientos de elementos arqueológicos, entre ellos 17 grandes monumentos rituales. Por primera vez, los arqueólogos fueron capaces de cartografiar cada monumento enterrado posible en el paisaje, incluyendo henges, hoyos, túmulos y zanjas. Esto significa que podemos empezar a apreciar plenamente la forma en que se organizó un paisaje ritual. Por ejemplo, los nuevos monumentos revelan alineaciones astronómicas que eran previamente desconocidos o solamente reconocida en parte.

Similares prospecciones geofísicas se llevaron a cabo en Ostia Antica en Italia que han alterado por completo las teorías acerca de la disposición de la ciudad y su puerto. Una prospección con magnetómetro realizado a través de la zona comprendida entre Portus y Ostia entre 2008 y 2011, descubrió la presencia de depósitos enterrados y estructuras asociadas. Estos fueron encerrados por la línea de un muro de defensa, lo que demuestra que la extensión de la antigua ciudad incluye las dos orillas del Tíber. Este hecho crucial cambia el tamaño potencial de la ciudad y altera nuestro mapa de la zona del puerto. Esto sugiere mucho más, la ciudad fue utilizada para el almacenamiento y lo que es aún más importante como un importante puerto para las cercanías de Roma de lo que se pensaba.

Stonehenge

Una prospección en curso en Old Sarum en Wiltshire en el Reino Unido ha estado estudiando el área que rodea los restos del castro de la Edad del Hierro y de la ciudad medieval. El uso de GPR, la magnetometría y la resistencia a la tierra, han descubierto un número sin precedentes de estructuras romanas y medievales, patios y otros restos. Esto indica que hubo un asentamiento mucho más importante y complejo en Old Sarum mucho antes de lo que se pensaba. Más trabajo en el año 2016 está evidenciando la existencia de un asentamiento sajón tardío en el lugar.

Este tipo de descubrimientos muestran que la tecnología geofísica tiene un papel importante que desempeñar en la arqueología, tanto a través de la investigación de los grandes sitios y su entorno como también de los monumentos más pequeños, tales como edificios y tumbas. Pero tenemos que mirar más allá de los aspectos más sensacionales de este tipo de investigación y comprender el papel que desempeña en un diagrama mucho más grande, el de descubrir como fue en realidad nuestro pasado.






Deja un comentario

Uso de cookies en Historia y Arqueología

www.historiayarqueologia.net utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia como usuario de esta web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche AQUÍ para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies