Las minas del rey Salomón: Nuevos hallazgos

Las minas del rey Salomón. El arqueólogo Erez Ben-Yosef, de la Universidad de Tel Aviv comenzó las excavaciones en el sitio en 2013. El año pasado, 2016, él y su equipo se encontraban excavando los restos de varias estructuras amuralladas, entre ellas, una puerta fortificada, cuando descubrieron lo que les pareció que eran excrementos de animales de un origen relativamente reciente.

Un grupo de arqueólogos descubrió estiércol de 3.000 años en un antiguo campo minero ubicado en una meseta de arenisca conocida como Colina de los Esclavos. En el área abundaban las minas de cobre y los campamentos de fundición, donde el mineral era calentado y convertido en metal.

Erez Ben-Yosef“Pensamos que algunos nómades habían acampado allí con sus cabras hace una décadas”, contó Ben-Yosef, ya que el estiércol todavía contenía material vegetal que no se había descompuesto.Pero cuando el laboratorio entregó el fechado por radiocarbono, confirmamos que estábamos hablando de burros y ganado del siglo X a.C. Era difícil de creer”.

Y si la gran antigüedad y el extraordinario estado de conservación de los excrementos fueron sorprendentes, las implicancias de los resultados del fechado son todavía más sorprendentes.

“Hasta que comenzamos con el proyecto en 2013, éste era considerado un sitio de fines de la edad de Bronce relacionado con el Imperio Nuevo de Egipto en los siglos XIII a.C y comienzos del XII a.C.”, explica Ben-Yosef. Existen pruebas claras de una presencia egipcia durante esos siglos, y los visitantes actuales al cercano Parque del Valle de Timna son recibidos con signos que representan a egipcios antiguos.

Rey Salomón

Pero el fechado de alta precisión con radiocarbono de los excrementos, además de los textiles y otros materiales orgánicos, demuestra que la época de apogeo del campamento minero fue el siglo X a.C., era de los reyes bíblicos David y Salomón.

El rey Salomón era reconocido por su gran sabiduría y riqueza, y entre sus muchos proyectos edilicios figura un templo en Jerusalén generosamente dotado de objetos de oro y bronce. Una estructura semejante habría requerido enormes cantidades de metal de actividades mineras a escala industrial en algún punto de Medio Oriente, pero las Escrituras nada dicen sobre su ubicación.

En la década de 1930, el arqueólogo estadounidense Nelson Glueck anunció haber encontrado las famosas minas mientras exploraba el valle de Arabá, rico en cobre, una falla geológica que se extiende desde el Mar Muerto hasta el Mar Rojo, a caballo de la actual frontera entre Israel y Jordania.

Las minas del rey Salomón

“Se sabe que todo a lo largo del Arabá hay depósitos de cobre y hierro”, explica Glueck en un artículo titulado “Tras la pista de las minas del Rey Salomón”, en el número de febrero último de National Geographic. “Eran explotadas de manera intensiva en tiempos antiguos, particularmente en épocas del rey Salomón”. Muchos arqueólogos que siguieron los pasos de Glueck, sin embargo, sostienen que David y Salomón no fueron los reyes poderosos descriptos en la Biblia. Afirman que, en cambio, fueron jefes menores incapaces de organizar una operación minera importante y orquestar el comercio de larga distancia. También hay quienes objetan la tradicional cronología bíblica, que ubica a los reinados de David y Salomón en el siglo X a.C. Como resultado, dice Thomas Levy, profesor de arqueología de la Universidad de California.

Pero los descubrimientos efectuados en décadas recientes podrían reivindicar la fe de Glueck en el registro bíblico de los hechos.

En 1997, Levy inició excavaciones en múltiples capas en Khirbat en-Nahas, un sitio al sudeste de Jordania que según Gluck podía ser un antiguo centro de producción de cobre. Levy y su equipo cavaron más de seis metros de desechos de cobre hasta llegar a suelo virgen, lo que indicaba que allí se había producido metal en gran escala. “Nuestras excavaciones refuerzan muchas de las ideas de Glueck”, escribió Levy en 2006.

El reciente descubrimiento en el valle de Timna suma créditos a Glueck, que descubrió y dio nombre al sitio Colina de los Esclavos en 1934. La actividad minera de ese lugar todavía no se relaciona con Salomón, pero sugiere que en la región había una sociedad compleja, muy probablemente los edomitas, antiguos enemigos de los israelitas.

Siempre se discutió la precisión de pasajes bíblicos según los cuales el rey David entraba con su ejército en el desierto en busca de los edomitas. Pero Ben-Yosef dice que los muros fortificados que encontró alrededor del campo de fundición indican que muy probablemente haya sido un blanco militar.

Si como dice la Biblia, David hizo entrar en vereda a los edomitas, pudo haber estado en posición de exigir un tributo, afirma Ben-Yosef. “Hay una posibilidad cierta de que Jerusalén haya obtenido su riqueza gravando estas actividades mineras”.

Las muestras de excremento incluían semillas y polen tan intactos que el equipo pudo determinar la dieta de los animales, lo que arrojó otra sorpresa: el alimento era importado de una zona a más de 160 kilómetros al norte, cerca de la costa del Mediterráneo. Jerusalén queda a 300 kilómetros, un viaje de dos semanas a lomo de burro en tiempos antiguos.

El comercio a larga distancia era clave para la supervivencia en este sitio remoto rodeado de desierto. Las provisiones debían ser acarreadas a lomo de burro, incluso la fuente de agua más cercana estaba a 20 kilómetros, por lo que este emprendimiento era complejo y costoso.

“En este período el metal era un producto esencial, semejante al petróleo en la actualidad. Así que debían invertir mucho en esta operación en medio del desierto”, explica Ben-Yosef.

En la Colina de los Esclavos se desenterraron más de 1.000 toneladas de restos de fundición, lo que indica que se trata de una producción a escala industrial digna de un reino o estado antiguo.

Sigue en discusión si los israelitas o los sodomitas alcanzaron semejante nivel de desarrollo durante el siglo X a.C.

Fuente:






Deja un comentario

Uso de cookies en Historia y Arqueología

www.historiayarqueologia.net utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia como usuario de esta web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche AQUÍ para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies