El flautista de Hamelin y la cruzada de los niños por Óscar Fábrega

El flautista de Hamelin y la cruzada de los niños. Perpetrado por Oskarele

El otro día hablábamos de la conocida Cruzada de los Niños, de 1212, en la que, supuestamente un montón de niños franceses (o alemanes, según la versión), se aventuraron rumbo a Tierra Santa para terminar o muertos o desaparecidos o convertidos en esclavos, según quien lo cuente. No está muy la veracidad histórica de este acontecimiento, aunque algo, al parecer, tuvo que haber. Lo que si es cierto es la relación de esta historia con uno de los cuentos más famosos de nuestra infancia, “El Flautista de Hamelín”… vamos a ver un poco de que va esta movida…

James P. O’Donnell escribió un ensayo titulado “What happened to these Children” (Que pasó con estos niños) en el que pretende encontrar la verdad histórica tras la historia del Flautista de Hamelín. Y propuso que esta presunta cruzada infantil dio lugar a la leyenda que nos ocupa. El caso es que es posible, pues solo separan estos hechos unos 70 años.

Lo cierto es que el cuento documentado por los Hermanos Grimm, cuyo título original alemán es “Rattenfänger von Hameln”, que se traduciría como El cazador de ratas de Hamelín, cuenta la historia de una misteriosa desgracia acaecida en la ciudad de Hamelín (Hameln en alemán), de Alemania, el 26 de junio de 1284.

También es muy conocida la versión de Robert Browning (1812-1889), escrita en verso y que podeis consultar aquí: http://gantillano.blogspot.com.es/2011/05/el-flautista-de-hamelin-robert-browning.html

El cuento cuenta como en 1284 el pueblo de Hamelín sufría una terrible plaga de ratas. Pero un buen día un desconocido apareció y se ofreció para liberarles de los roedores, a cambio de una suculenta recompensa. El pueblo aceptó y el desconocido comenzó a tocar la flauta, atrayendo a todas las ratas con su música. Se dirigió hacia el rio Weser donde, finalmente, perecieron ahogadas. Pero, al reclamar su recompensa, los aldeanos se negaron a pagarle.
El cazador de ratas, indignado, se fue, para regresar poco después en busca de venganza. Volvió a tocar la flauta y su extraña música. Pero esta vez fueron los niños y niñas del pueblo los que le siguieron, y abandonaron el pueblo, llevándolos hasta una cueva, para no ser vistos nunca más.

El caso es que la historia no tiene un origen claro. Unos argumentan que hace referencia, en realidad, a la expansión hacia el este (Ostsiedlung) de los habitantes de la Baja Alemania entre los siglos XII y XV. Los niños de Hamelín serían los jóvenes de la ciudad que fueron reclutados para tal empresa. Otros plantean que los niños fueron víctimas de algún tipo accidente por el cual se ahogaron en el río Weser (que pasa por Hamelín) o fueron enterrados por algún deslizamiento de tierra. También se ha sugerido que los niños, en realidad, padecían alguna enfermedad contagiosa que obligó a alejarlos del pueblo.

Y luego está la extendida idea de que en realidad hace alusión a la Cruzada de los Niños, versión alemana, de la que hablamos en el artículo anterior de esta sección. El flautista representaría al joven Nikolaus de la leyenda, aquel que, tras escuchar a Jesucristo, comenzó a reclutar a niños para emprender una cruzada en Tierra Santa.

Pero hay más datos: un tipo llamado Decan Lude, originario de Hamelín, informó hacia 1384 de que poseía un libro coral que contenía un verso que daba un testimonio del suceso. Decía que este verso había sido escrito por su abuela. Lamentablemente este libro se considera perdido desde fines del siglo XVII. Pero en el pueblo de Hamelin se encuentra una inscripción de 1602 o 1603, que dice lo siguiente:

Anno 1284 am dage Johannis et Pauli
war der 26. junii
Dorch einen piper mit allerlei farve bekledet
gewesen CXXX kinder verledet binnen Hamelen gebo[re]n
to calvarie bi den koppen verloren

Lo que puede traducirse al español como:

En el año de 1284 en el día de Juan y Pablo
siendo el 26 de junio
por un flautista vestido con muchos colores,
fueron seducidos 130 niños nacidos en Hamelin
y se perdieron en el lugar del calvario, cerca de “koppen“.

Esta parece ser la mención más antigua del hecho.

Por otro lado, existe una ley-costumbre largamente establecida en Hamelín, que prohíbe cantar o tocar música en una calle particular de la ciudad, por respeto a las víctimas del legendario acontecimiento: la llamada Bungelosenstrasse, adyacente a la “Casa del Flautista”.

Durante los desfiles públicos con música, incluidas las procesiones matrimoniales, la banda musical deja de tocar al llegar a esta calle y continúa con la música una vez que la ha atravesado.

Mas info y fuentes por
aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/El_flautista_de_Hamel%C3%ADn
aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Cruzada_de_los_ni%C3%B1os
aquí: http://almaerrante.forumcommunity.net/?t=2622190
aquí: http://www.flautistico.com/articulos/el-flautista-del-flautista-de-hamelin
aquí: http://www.flautistico.com/articulos/el-flautista-de-hamelin-historia-oficial

Oscar Fabrega Calahorro
Sígueme

Oscar Fabrega Calahorro

Andaluz de nacimiento, Óscar Fábrega Calahorro (Almería, 1976) es un apasionado de los misterios además de un incansable buscador de la verdad y el conocimiento. Licenciado en Humanidades, amante de la filosofía y la antropología, siente especial predilección por la literatura y la historia, así como por todo lo relacionado con el mundo de las religiones. Ha desarrollado una amplia trayectoria literaria como blogger y articulista en diversos medios de la red, aunque desde hace varios años se centró en el proyecto cultural colectivo «Pa lo que hemos quedao», un pequeño rincón dedicado a la cultura en la red social Facebook, para el que ha escrito infinidad de artículos y que cuenta con más de 50.000 seguidores en la actualidad. Crítico y escéptico por definición, defiende la búsqueda del saber sin límite haciendo suya aquella frase del físico estadounidense Richard Feynman: «Hay que tener la mente abierta. Pero no tanto como para que se te caiga el cerebro.»

Prohibido excavar en este pueblo es su primera obra y, tras un exitoso paso por el mundo digital, ha sido publicado recientemente por Planeta a través de la editorial Booket. Además, está preparando la edición de su segunda obra, un estudio histórico sobre Jesús de Nazaret; y está inmerso en el proyecto filosófico Aprende a Pensar, junto con varios estudiantes del IES Carmen de Burgos (Huércal de Almería)

Actualmente forma parte del equipo del programa Tempus Fugit, de Candil Radio (Huércal de Almería), donde tiene además un programa propio, Homo Insolitus, dentro del magacín Días de Radio Candil. Además ha colaborado con otros importantes programas del género, como La escóbula de la brújula o El último peldaño, y ha escrito artículos para revistas como Más Allá y El Ojo Crítico.
Oscar Fabrega Calahorro
Sígueme

Latest posts by Oscar Fabrega Calahorro (see all)






Un Comentario para El flautista de Hamelin y la cruzada de los niños por Óscar Fábrega

  1. Jorge Barroso Castilla dice:

    Muy interesante!!!

Deja un comentario

Uso de cookies en Historia y Arqueología

www.historiayarqueologia.net utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia como usuario de esta web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche AQUÍ para mayor información.

ACEPTAR