Atapuerca, Excalibur y el simbolismo

¿Existen evidencias de comportamientos simbólicos antes de la creación de las sociedades, la agricultura o de la religión?

globeki-tepeUna de las cuestiones más díficiles de sortear para los detractores de las creencias en el ser humano son las evidentes muestras de simbolismo trascendente que muestra el género Homo mucho antes de la invención de la agricultura, como es el caso de Göbekli Tepe (Turquía) o sin ir más lejos, en Atapuerca (España) donde nos remontamos a cientos de miles de años.

La sierra de Atapuerca es una pequeña elevación, de 1085 m, situada a unos 15 km al este de la ciudad de Burgos. Las cuevas forman una secuencia subhorizontal de tres niveles de conductos sobre el actual cauce del río Arlanzón.

Está compuesta por distintos yacimientos, los que se consideran “En cueva” y que reciben nombres tales como: Sima del Elefante, Galería, Gran Dolina, Portalón, Galería del Sílex, Sima de los Huesos o Cueva del Mirador o los yacimientos “Al aire libre” donde tenemos: El valle de las Orquídeas, Hundidero y Hotel California.

La Sima de los Huesos destaca por su antiguedad, unos 500.000 años mínimo, se trata de la mayor acumulación de fósiles humanos del planeta y probablemente, de la primera acumulación conocida de cuerpos humanos de origen antrópico. Se especuló en un primer momento con la idea de que este grupo viviera allí y por alguna catástrofe se enterrasen vivos, hoy sabemos que esto no fue así ya que no se han encontrado herramientas líticas ni herbívoros cazados en el exterior y trasladados a la cueva para consumir.

Otro de los planteamientos era que el clan arrojara a la sima a los cadáveres, lo que implica una gran cohesión del grupo, hecho del que ya se tiene constancia debido al estudio de los restos óseos según el cual algún individuo tuvo que ser atendido por sus congéneres antes de morir.

excalibur-atapuercaLa siguiente cuestión es ¿por qué los arrojan?. Para no dejarlos abandonados a la suerte de carroñeros o porque tenemos ante nosotros lo que podemos denominar un comportamiento simbólico. Con el hallazgo en 1998 de un hacha de mano, el equipo de investigación dio respuesta a este enigma.

Se trata de un bifaz, bautizado desde el primer momento como Excalibur en recuerdo de la espada mágica de las leyendas artúricas, realizado en cuarcita de color rojo y de una calidad excepcional. Este instrumento de piedra, recuperado junto con 4.000 fósiles humanos de unos 500.000 años de antigüedad nos indica que estamos ante un hito representativo de alguna creencia compartida por todo un grupo, y a la vez el comportamiento simbólico más antiguo hasta hoy conocido.

Muy cerquita se encuentra en La cueva del mirador, de época magdaleniense en el nivel denominado MIR-4, excavado durante la campaña de 1999, se intervino en una fosa que contenía restos de al menos seis individuos. Lo interesante de este enterramiento es el tratamiento que presentan los cadáveres, por un lado y el uso como recinto sepulcral que tuvo esta cavidad entre momentos anteriores y posteriores de estabulación y de habitación, por otro. El enterramiento aparecido en el Mirador, en donde se acumulan seis individuos parece indicar que estamos todavía ante una sociedad grupal. Más interesante es el tratamiento de los cadáveres que fueron depositados ya que no están representadas todas las partes esqueléticas y las que están presentan singularidades. Los huesos más pequeños no aparecen, lo que nos indica que se trata de una inhumación de carácter secundario. Los huesos se han descarnado con un instrumento cortante y los huesos largos han sido fracturados. Por lo que respecta a los cráneos, han sido seccionados y lo que se ha depositado en la fosa es el neurocráneo, lo que la bibliografía recoge como “cráneos-copa”.

Existe la voz crítica de algún paleontólogo (D.Rabadà) quien en junio del 2015 en un acto de nombramiento académico correspondiente en Barcelona de la Academia de Veterinario de Catalunya y en contra de lo dicho por los propios componentes del equipo de antropólogos y paleontólogos que realizaron el hallazgo y excavaron con sus manos el lugar, nos habla de enterramientos no rituales en la Sima de los huesos, analizando la disposición, la erosión, la edad de los cadáveres, etc. y no de comportamientos rituales o trascendentes achacando a que los huesos y el bifaz Excalibur fue transportado por las corrientes de agua, incluso he leido en algún lugar que “perdieron la piedra”, sin tener en cuenta todos los estudios sobre paleantrópidos realizados por el Académico, profesor y director de la Cátedra de Religiones comparadas de la Universidad de Chicago como fue Mircea Eliade y sin tener tampoco en cuenta que en aquella época, un bifaz como el que tratamos equivaldría a perder “un cohete de la Nasa”…

Todos estos datos evidencian una intencionalidad ritual clara mucho antes de la creación de las culturas, sociedades y religiones a pesar de las voces críticas más cercanas a lo que se conoce como “materialismo cultural” para quienes todos estos hechos evidenciados en Atapuerca o Gobleki Tepe parten por la mitad esta hipótesis.






Deja un comentario

Uso de cookies en Historia y Arqueología

www.historiayarqueologia.net utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia como usuario de esta web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche AQUÍ para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies