Antropofagia: Canibalismo Ritual

Atapuerca sugiere que el canibalismo en el paleolítico, definido hasta la fecha como “nutricional”, no era practicado por razones nutricionales sino en un acto trascendente. La revista Nature, publicó el 6 de abril de 2017 un estudio sobre las calorías del cuerpo humano que sugiere que la antropofagia de nuestros ancestros no era practicada por razones nutricionales sino en una función simbólica o ritual.

El artículo presenta una plantilla nutricional que ofrece un valor de calorías para el cuerpo humano. Cuando se aplica al registro paleolítico, la plantilla proporciona un marco para evaluar el valor dietético de los episodios de canibalismo prehistóricos en comparación con el registro faunístico. Los resultados muestran que los seres humanos tienen un valor nutricional comparable a aquellas especies de fauna que coinciden con nuestro peso corporal típico, pero significativamente menor que un rango de fauna que se encuentra a menudo en asociación con restos de homínidos modificados antropógicamente. Esto podría sugerir que las motivaciones detrás de la antropofagia homínida no puede haber sido motivado puramente por motivos nutricionales.

Sin lugar a dudas, cada episodio de canibalismo en el paleolítico habría tenido su propio contexto cultural específico y motivo exclusivo de consumo. En algunos casos, esto puede representar un acercamiento más práctico o oportunista, por ejemplo, el consumo de individuos que mueren de causas naturales dentro del grupo social. Tal interpretación no puede ser totalmente descartada, dado que el valor nutricional del cuerpo humano no es particularmente alto, y los homínidos explotan regularmente los restos faunísticos que eran más bajos en calorías sin influencia cultural.

Sin embargo, la similitud de los datos demográficos entre los episodios de canibalismo paleolítico (de adultos y lactantes) puede indicar que las motivaciones siguieron la dinámica inter e intragrupal de defensa de recursos y territorio propuesta en Gran Dolina TD613.

Si este es el caso, podría sugerir que pre-homo sapiens del pleistoceno tuvo estructuras sociales e interacciones dentro y entre los grupos pueden haber sido mucho más complejas de lo que actualmente se estima.

Estudios paleogenéticos recientes han insinuado un grado de interacción social más explícito y activo entre las especies de homínidos de lo que se creía posible. Además, la reconocida complejidad dentro de las sociedades de Neanderthal con tradiciones culturales y simbólicas distintas ilustra unosd hominidos que más similares en comportamiento a nuestra propia especie. Sabemos que los seres humanos modernos tienen una gama de motivaciones complejas para el canibalismo que se extienden desde el ritual, la agresividad y la supervivencia a razones dietéticas. ¿Por qué, entonces, una especie de homínidos como los neandertales, que parecen haber tenido diversas actitudes respecto al entierro y al tratamiento de sus muertos no tienen una actitud igualmente compleja hacia el canibalismo? Como tal, las motivaciones sociales detrás de actos de canibalismo paleolítico no deben descartarse fácilmente cuando se examinan dentro del contexto de comportamiento más amplio de los homínidos en estudio.

El uso de la plantilla nutricional humana presentada pone de relieve que los seres humanos (y por inferencia homínidos) caen dentro del rango esperado de calorías para un animal de nuestro peso corporal promedio. Sin embargo, somos significativamente más bajos en valor calórico cuando comparamos con una fauna grande (como un mamut, un bisonte o un caballo) que tienen un rendimiento calorífico mucho mayor por individuo que muchos de los grupos de restos humanos canibalizados. Por lo tanto, esto debe cuestionar la viabilidad de la caza y el consumo de homínidos por razones estrictamente nutricionales.

Se recomienda que los datos y métodos presentados formen parte de un enfoque holístico de la definición de episodios de canibalismo prehistórico, con un uso más estricto de la terminología al describir episodios de canibalismo prehistórico más allá de los términos ambiguos y principales “nutricionales” o “simbólicos”.

Fuente: https://www.nature.com/articles/srep44707






Deja un comentario

Uso de cookies en Historia y Arqueología

www.historiayarqueologia.net utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia como usuario de esta web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche AQUÍ para mayor información.

ACEPTAR